Primera página>Temas Especiales>Exposición Internacional de Importaciones de China>Actualidad

La Expo de Shanghai 2018: China apoya el comercio mundial

2018-11-02 10:54:00 Source:China Hoy Author:AUGUSTO SOTO
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

  La Exposición Internacional de Importaciones de China, que se celebrará en Shanghai entre el 5 y el 10 de noviembre, se presenta como un gran acontecimiento en la actual coyuntura comercial. Conocida como CIIE por sus siglas en inglés, será una potente señal de reimpulso al flujo global de intercambios y mercancías. Congregará a más de 130 países y regiones con la prevista asistencia de cerca de 160.000 compradores de más de 80.000 empresas nacionales y extranjeras. Sus anfitriones esperan que contribuya a un mayor conocimiento entre las partes y a una adquisición de bienes y servicios que bien podría superar una decena de miles de millones de euros en cinco años.

  Ciertamente el megaevento dará más claves sobre cómo seguir impulsando un comercio acechado por las barreras y disrupciones que le plantea la administración Trump a las cadenas de suministro globales. Es evidente que varias grandes empresas no comparten esa visión y su mejor manera de respaldar el libre comercio es acudiendo a Shanghai. Concretamente, todos los países del G20 estarán representados por sus compañías más emblemáticas. Además, acudirán unas 200 empresas de la famosa lista Fortune Global 500 y, por cierto, grandes empresas provenientes de 50 países y regiones de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (también conocida en Occidente como Nueva Ruta de la Seda). También atraerán visitantes los gigantes del chip Intel y Qualcomm, los conglomerados electrónicos japoneses Sony y Panasonic y ocho grandes constructores líderes de la industria de maquinarias, que presentarán más de diez muestras anunciadas como una primicia mundial.

  Puesto que el país anfitrión se ha convertido en el segundo mayor importador global de bienes a lo largo de la última década, representando hoy un 10,2 % de las importaciones globales, parece muy lógico que abogue por el libre comercio desde un encuentro de estas características. Y concita la atención porque paralelamente coincide con la entrada en vigor de una bajada generalizada de aranceles a importaciones de maquinaria, equipos eléctricos y materias primas para 1585 productos, recientemente anunciada por Beijing. De allí que en estos días todas las miradas estén puestas tanto en la capital como en Shanghai.

  El comercio chino-español

  España ha asignado la debida importancia a la feria de Shanghai. En enero pasado la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) recibió a una delegación china de autoridades y empresarios en una gira europea que los visitantes decidieron iniciar en España. En verdad entre nuestra clase empresarial ha crecido la percepción de que China plantea un diálogo muy concreto basado en una mayor interconexión comercial tanto euroasiática como de rango global. Ambas partes están convencidas de que, como ayer, el libre comercio sigue abriendo grandes vías para una riqueza compartida. Que se profundice aún más esta posibilidad es una responsabilidad común.

  El momento parece propicio. Destaca el incremento de las importaciones de productos españoles por parte de China, como ha resaltado recientemente Lyu Fan, el embajador chino en Madrid. Beijing subraya que el volumen comercial bilateral ha crecido de 21.000 millones de dólares en 2014 a 30.000 millones en 2017. Y citando también datos de la Embajada de España en Beijing, Lyu destaca que las cifras muestran que en 2017 las exportaciones españolas a China se incrementaron un 30,9 % respecto del año anterior. Nuestros productos que más han contribuido a esta alza, particularmente en estos dos últimos años, son la carne de cerdo, seguida a distancia por el aceite de oliva, el vino y la cerveza. También ha crecido la exportación de minerales (especialmente cobre), además de maquinaria y bienes de equipo, así como componentes de automoción.

  Conviene especificar que el ICEX España Exportación e Inversiones, en colaboración con la Oficina Económica y Comercial de España en Shanghai, han organizado la participación española entendiendo que es una plataforma de cooperación internacional como parte del proceso de construcción de la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

  Interconexión y conectividad

  La citada Iniciativa de la Franja y la Ruta se basa en hechos que nos interpelan. El ejemplo más evidente es el tren de mercancías de iniciativa china que desde 2014 une comercialmente a nuestros países entre la ciudad oriental china de Yiwu y Madrid, tras atravesar 13.000 km de espacio euroasiático. Recientemente Zaragoza se ha unido a la red ferroviaria como nodo relevante de distribución de una vía que alienta nuestras exportaciones hacia China y a la vez nuestras importaciones desde ella. El tren Yiwu-Madrid ya ha realizado el trayecto más de 300 veces. Pero junto con potenciar esa vía, España tiene aún más que ofrecer a China desde el punto de vista geoeconómico. Nuestros puertos de Algeciras, Barcelona, Bilbao, Cartagena, Huelva y Valencia son una alternativa ideal para una mejor y más rápida conexión en los trayectos entre China y Europa y, por tanto, son claves para las importaciones y exportaciones que abandera la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

  A través de nuestros puertos se pueden ahorrar cuatro días para entrar al continente que haciéndolo a través de grandes y tradicionales puertos septentrionales de Europa. Actualmente se necesitan cerca de ocho días en los enlaces marítimos de rutas más largas que conducen a Ámsterdam y Hamburgo. Si se activaran más las rutas del Mediterráneo se comprobaría un ahorro significativo en fletes y se contribuiría a disminuir el impacto medioambiental. Precisamente estas posibilidades geoeconómicas también serán trasladadas por los grandes empresarios españoles a sus contrapartes chinas que visiten la Exposición de Shanghai.

  Cerca del 40 % de las mercancías procedentes de China llega a nosotros en tránsito, o sea pasando hacia terceros países. Desde el Mediterráneo jugamos un papel potencial para la importación y exportación hacia el centro de Europa. Esto va unido a la complementación con el Corredor Mediterráneo, doble vía ferroviaria de alta velocidad planificada para unir a Barcelona, Valencia, Alicante, Murcia y Málaga, conectando desde Algeciras hasta la frontera francesa. La red a su vez se vincula con el resto de Europa y por extensión contribuye al flujo de mercancías Este-Oeste.

  Más compraventas

  La Exposición de Shanghai corroborará la urgencia de actualizar constantemente el conocimiento básico que todo exportador debe tener del mayor mercado del mundo. En efecto, debemos seguir los más recientes reglamentos promulgados en los últimos años y meses en China, y a la vez analizar concienzudamente la dinámica empresarial de las grandes megalópolis que incesantemente genera oportunidades. Cabe subrayar que China es el principal destino de las exportaciones españolas a Asia, siendo Shanghai uno de los mayores focos de la innovación mundial.

  Nuestros empresarios debieran concienciarse más de que unos sectores de superlativo interés para los compradores chinos se encuentran en la agroalimentación, la moda, los productos de lujo, salud y bienes de equipo. Y, además, en campos que abren unas posibilidades insospechadas. Por ejemplo en la educación, ahora que el idioma español está entrando en las escuelas chinas. Igualmente en el turismo, con una cifra de visitantes que hacia nuestro país se ha multiplicado 20 veces entre 2004 y 2017. Y por cierto en el deporte, particularmente en fútbol, baloncesto o tenis, con todas las sinergias comerciales a las que se asocian tales actividades.

  *Augusto Soto es director de Dialogue with China Project y representante de China Hoy en España.

Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号