Primera página>Entrevistas

“La comunidad de destino de la humanidad es una contribución histórica”

2018-03-15 11:33:00 Source:China Hoy Author:MICHAEL ZÁRATE
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

Carlos Larrea Dávila, embajador de Ecuador en China.

Por MICHAEL ZÁRATE

Fue uno de los invitados extranjeros a la inauguración de la primera sesión de la XIII Asamblea Popular Nacional. En esta entrevista con China Hoy, el nuevo embajador de Ecuador, Carlos Larrea Dávila, se refiere a la trascendencia de la política de reforma y apertura que China viene impulsando desde 1978 y destaca, en particular, dos conceptos chinos que para él tienen un profundo carácter filosófico: la nueva normalidad y el socialismo con peculiaridades chinas.

China Hoy (CH): Embajador, este 2018 se cumplen 40 años de la aplicación de la política de reforma y apertura, la cual ha delineado la China que vemos hoy. ¿Cuál es el significado que según usted tiene este proceso iniciado en 1978?

Carlos Larrea Dávila (CLD): Usted ha dicho algo que es muy claro. China ha mostrado al mundo el éxito que ha logrado en estos 40 años, y sus implicaciones que son de carácter global. Eso es incuestionable. Y también es incuestionable que la China de hoy se encuentra en una situación completamente diferente a la de 40 años atrás, lo cual básicamente se refleja en altas tasas de crecimiento y en bajas tasas de desempleo.

La visión estratégica del presidente Xi Jinping es indiscutible, y se evidencia en conceptos trascendentales para este proceso que ha tenido impresionantes implicaciones para todo el mundo. Me refiero, por una parte, a la nueva normalidad y, por otra parte, al socialismo con peculiaridades chinas. Estos dos conceptos, filosóficos a mi criterio, son muy profundos. El primero hace una clara referencia a un crecimiento económico cualitativo, mientras que el segundo, en cambio, se refiere a una modalidad avanzada en la relación entre el Estado, la economía y los ciudadanos en sus vertientes tanto interna, como regional e internacional.

El Informe sobre la Labor del Gobierno del primer ministro Li Keqiang refleja con mucha claridad estos colosales logros de China, que es un país con pleno empleo, con una potente inversión en investigación, innovación y desarrollo, con considerables ganancias empresariales, y que ha construido megaobras en infraestructura. Al mismo tiempo, el informe incluyó desafíos propios ya de este siglo, como la teletransportación cuántica a la que se refirió el primer ministro, así como las exploraciones aeroespaciales y marítimas, el Internet, el big data y la inteligencia artificial, la construcción de trenes de alta velocidad y algo en el que China también ejerce un liderazgo internacional: el comercio y la economía digital.

No puedo dejar de mencionar que nosotros, como Ecuador, vemos con mucha admiración los logros obtenidos con miras a eliminar la pobreza absoluta para fines de 2020, y otros aspectos que también son coincidentes con nuestra política exterior y nuestros objetivos de desarrollo, como el combate contra el cambio climático o la lucha internacional contra la corrupción, a los cuales de manera reiterada se han hecho referencia en los discursos del primer ministro, del ministro de Relaciones Exteriores, del ministro de Economía y del propio presidente Xi Jinping.

CH: Usted estuvo presente en la inauguración de la primera sesión de la XIII Asamblea Popular Nacional, donde se han realizado importantes enmiendas a la Constitución china. Una de ellas ha sido la incorporación de la propuesta del presidente Xi Jinping sobre la construcción de “una comunidad de destino de la humanidad”. ¿Cuál es su punto de vista sobre esta propuesta?

CLD: Lo anterior se concatena directamente con este aspecto. La construcción de “una comunidad de destino de la humanidad”, propuesta por el presidente Xi Jinping, será indiscutiblemente también una contribución histórica del pueblo chino en momentos en los cuales todos los líderes mundiales se encuentran realizando esfuerzos extraordinarios para combatir el terrorismo y el cambio climático, o para lograr la seguridad alimentaria o erradicar la pobreza en el marco de una convivencia armoniosa.

Los males globales requieren, asimismo, respuestas de carácter global, pero que sean respetuosas de la soberanía y de la identidad de todos los miembros de la comunidad internacional. He aquí para mí el gran pragmatismo y la legitimidad de esta perspectiva china, que se convertirá en una verdadera contribución a la paz y al desarrollo, en una época que se caracteriza por un dramático reacomodamiento global.

CH: Desde hace unos años, China viene también impulsando la Iniciativa de la Franja y la Ruta. ¿Cómo toma el gobierno del presidente Lenín Moreno esta propuesta?

CLD: El 21 y 22 de enero, es decir hace muy pocas semanas, en el marco de la II Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores del Foro CELAC-China, nuestra canciller, María Fernanda Espinosa, junto con los cancilleres de la región y altos representantes de los países hermanos suscribieron una declaración conjunta en la que se refleja ya a nivel político el interés de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) por trabajar conjuntamente con China en esta iniciativa.

¿Qué permitirá esta iniciativa? Permitirá la facilitación del comercio, del turismo y de la inversión en condiciones mutuamente ventajosas. Esta es la clave. Puntos importantes son la mejora de la conectividad con envergadura global tanto marítima como aérea, el desarrollo de zonas económicas especiales y el impulso de plataformas digitales. Pero a la vez, como también lo ha mencionado el ministro (chino de Comercio) Zhong Shan, la Iniciativa de la Franja y la Ruta tiene componentes sustanciales de cooperación en desarrollo y de combate a la pobreza. Es más que apertura al exterior. Es una apertura, pero con un hilo conductor de diferentes pueblos, de diferentes civilizaciones, a través siempre de la paz. El respeto a los principios del derecho internacional, la prosperidad y la innovación están insertos en toda esta lógica.

Es en este marco que el gobierno del presidente Lenín Moreno entiende su involucramiento estratégico en la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Además, como dato interesante, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) prevé que China duplicará sus importaciones de alimentos para el año 2020. Este es un escenario propicio para la inserción de Ecuador en esta iniciativa.

Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号