Primera página>Entrevistas

La cooperación y el beneficio compartido de la diplomacia china

2018-03-14 10:14:00 Source:China Hoy Author:China Hoy
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

Por CHINA HOY

Gustavo Alejandro Girado, director de la carrera de posgrado “Especialización en Estudios en China Contemporánea” en la Universidad Nacional de Lanús (UNLa), y profesor-investigador en la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM) y en la Universidad de Buenos Aires (UBA), respondió a China Hoy algunas interrogantes relacionadas con el desarrollo económico de China en los 40 años de reforma y apertura. Sus declaraciones ofrecen una visión del papel actual de China en el contexto mundial y de sus proyecciones de futuro relacionadas especialmente con América Latina y el Caribe.

China Hoy: ¿Qué opina sobre los avances cosechados por China en estos últimos 40 años, después de la aplicación de la política de Reforma y Apertura?

Gustavo Alejandro Girado (GAG): Es evidente que hay una mirada positiva sobre todo el proceso, y en todo caso las pruebas derrumban cualquier ambigüedad al respecto. La drástica caída de los niveles de pobreza en China, así como el aumento en los niveles de bienestar promedio, son el resultado de una gran cantidad de esfuerzos colectivos que realizó no solamente el PCCh sino toda la población en su conjunto. En Occidente fuimos muy curiosos y había muchos escépticos respecto de lo que podría pasar, especialmente porque el proceso chino se produce casi en simultáneo con la caída de la ex URSS y su Glasnot y Perestroika. En ese entonces, de esos temas hablábamos aquí, y por eso cuando China comienza con sus reformas en el Estado, era natural que hubiese mayoría de pesimistas respecto del futuro inmediato de China. Sin embargo, no se tuvo en cuenta la solidez alrededor de un proyecto, el consenso, y el empeño que era capaz de poner en juego su pueblo para progresar. La apertura en China trajo progreso, y su mayor relación con el mundo permitió que China volviese a tener los niveles de importancia global que supo tener dos siglos atrás. Está en pleno proceso de hacerse del conocimiento y alcanzando fronteras tecnológicas rápidamente, y no tengo dudas que la evaluación futura del proceso va a conseguir aún más seguidores y apoyo.

China Hoy: ¿Qué comentarios tiene sobre las medidas que viene tomando China en la promoción del desarrollo económico y la mejora del nivel de vida del pueblo chino?

GAG: La historia muestra que, en términos muy generales, la perpetuidad en el poder puede terminar siendo perjudicial si el proyecto que gestiona ese poder no puede captar las nuevas y cambiantes necesidades de la gente para la cual trabaja, o por caso no se transforma en la medida que el mundo cambia haciendo que las prioridades políticas también cambien. En mi modesta opinión, creo que justamente lo que le ha permitido al PCCh permanecer en el poder ha sido su carácter heterodoxo con respecto de cuestiones tan importantes como la economía y el orden mundial en general. Ha sabido adaptarse a los fenomenales cambios y modificaciones en el mapa del poder de tal manera que siempre el PCCh pudo aportar una mirada diferente, sin aferrarse a un preconcepto o una mirada rígida y permanente en el tiempo, evitando que la foto se vuelva amarilla por su envejecimiento, con perdón de la metáfora. En ese sentido, los últimos líderes han sido lo suficientemente inteligentes como para adaptar su mirada del mundo desde una perspectiva china, claro, pero considerando que el mismo proceso de evolución de la sociedad china es cambiante, y por lo tanto también sus demandas. A los ojos occidentales esos cambios pueden ser lentos, pero a mi juicio occidente todavía no puede mostrar que hacer esos cambios más rápidamente es que se consigue mayor consenso social, ni tampoco que se llega más lejos si es que se va más rápido. Creo que el PCCh se ha autoimpuesto normas de funcionamiento que, cuando detectó que no iban en el sentido correcto, supo readecuarlas con rigidez pero también rápidamente, consiguiendo que los movimientos y las decisiones que estuviesen muy por fuera de lo planeado, pudiera corregirse. La forma en que actualmente se actúa frente a la corrupción parece ser un buen ejemplo. Hay elementos que han permitido que exista, pero una vez detectada, se trabaja contra ese elemento en forma contundente y desde el vértice del control político, haciendo que el ejemplo sea la mejor manera de mantener coherencia política y sistémica. Es muy difícil encontrar en Occidente ejemplos donde la consecución de políticas pueda mostrar un resultado parecido. Las consecuencias de esa insistencia están a la vista: la economía china se ha transformado en uno de los primeros tres socios comerciales y uno de los principales inversores de las economías latinoamericanas; y en todo el mundo, es la única economía que comercia con absolutamente todos. No hay ninguna economía del mundo que no haya tenido una relación comercial con la economía China. Hoy es el tercer inversor del planeta después de Estados Unidos y Alemania; es el segundo inversor en África después de Alemania, y ya es la economía más grande del mundo en términos de PPP (paridad de poder adquisitivo). Ya es el primer exportador del mundo, es el primer consumidor de petróleo del mundo y por supuesto, siendo tan impactante, cualquier cosa que haga en el terreno de los commodities por ejemplo, impacta seriamente en aquellos que somos proveedores.

China Hoy: El ministro chino de Relaciones Exteriores, Wang Yi, ha afirmado que la cooperación entre China, América Latina y el Caribe no se dirige contra nadie, ni desplaza a nadie. ¿Qué opina usted al respecto?

GAG: De lo que se trata, creo, es de buscar convergencia de intereses. China hace de su poder político -ahora que puede, ahora que le conviene-, un ariete importante de su política exterior para alcanzar objetivos que parece tener claros, para lo cual ofrece un determinado menú de intercambio que, en sus términos, implican beneficios para ambas partes. Convengamos que ninguna relación es de iguales, y que hay pocas relaciones que sean tan complementarias como la sino-argentina, por caso. Saber proponer qué nos conviene en cada instancia, me parece un diálogo con nosotros mismos que aún nos debemos, e incluye un diálogo intrarregional aún ausente, ya que las urgencias apremian. Cuando ello deje de ser así, quizás podamos evaluar mejor y, con buen criterio y capacidades más desarrolladas, acercar más agua para nuestro molino y hacer que el “ganar-ganar” no suene como algo descabellado. A lo largo de los cinco años de su lanzamiento por el presidente Xi Jinping en 2013, la Iniciativa de la Franja y la Ruta para la cooperación internacional ha pasado paulatinamente de concepto a acciones y de perspectivas a la realidad, logrando fructíferos resultados y convirtiéndose en el producto público más popular a nivel global con amplio reconocimiento de todos los países del mundo, incluidos los de la región. Siendo históricamente una extensión natural de la Ruta Marítima de la Seda, ALC constituye un importante e imprescindible partícipe en dicha iniciativa. Muchos países de la región esperan sumarse a esta iniciativa con miras a fortalecer su propio desarrollo y elevar nuestras relaciones a una nueva altura. De alguna manera, la diplomacia china busca un nuevo tipo de orden mundial basado en la cooperación y el beneficio compartido, y en ese registro se puede comprender más cabalmente el sentido del encuentro de China con la CELAC recientemente, por ejemplo. El presidente chino Xi Jingping saludó el resultado del encuentro con una carta donde manifestó que “Hoy día, vamos a plasmar un nuevo plan maestro de la construcción conjunta de la Franja y la Ruta y forjar una ruta de cooperación transpacífica, con vistas a conectar y estrechar aún más nuestras fecundas tierras de China y América Latina y el Caribe, dando inicio a una flamante era de nuestros vínculos”. Se trata sencillamente de confirmar, corroborar, lo que China viene sosteniendo en sus múltiples informes públicos acerca de su visión sobre el futuro de las relaciones con Latinoamérica y el Caribe. Lo reafirma.

Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号