Primera página>Cultura

El Mono Peludo: una muestra de la vida en Beijing

Source:China Hoy Author:JIAO FENG
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
Zhang Fengxia, artesana del Mono Peludo de Beijing.

 

 

Tienen una lengua viperina y se visten de piel. Se trata de un grupo especial de monos a los cuales uno puede ver, por ejemplo, en los tradicionales patios (siheyuan) de Beijing. Algunos aparecen tomando té, otros pasean a sus pájaros y otros recorren las calles de la capital. Aunque no pueda moverse ni hablar, el Mono Peludo es un fiel reflejo de la vida cotidiana en Beijing y, por ello, fue incluido en 2009 en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la capital.

 

Nacido en una farmacia

 

No hay un registro exacto sobre su aparición. Sin embargo, se dice que su fabricación se dio durante la dinastía Qing (1644-1911) en una farmacia de medicina tradicional china de Beijing, donde había un muchacho que se encargaba de preparar las medicinas. Un día, el contador de la farmacia le regañó duramente. Al anochecer y muy angustiado, el joven comenzó a preparar las hierbas para las medicinas y a arreglar las camisas de cigarra (una hierba medicinal china). Al darse cuenta de la cabeza aguda y los cuatros miembros delgados de la camisa de cigarra, al muchacho se le ocurrió crear una “figura” que se pareciese a aquel contador. Entonces, utilizó la yema floral de la magnolia bicolor como cuerpo, la cabeza de la camisa de cigarra como cabeza humana, y los cuatros miembros de la camisa de cigarra como los brazos y piernas. Después, pegó todo con rizoma de bletia y así nació el primer Mono Peludo.

 

Algunos empleados le dijeron al muchacho que el Mono Peludo que había creado se parecía mucho al contador. El dueño de la farmacia vio en todo esto una buena oportunidad comercial y decidió hacer un paquete de hierbas de camisa de cigarra, rizoma de bletia y akebia, y lo etiquetó como “material de mono”. A aquellos clientes que compraban hierbas en la farmacia, se les obsequiaba un paquete de “material de mono”. De este modo, la gente comenzó a fabricar el Mono Peludo mientras preparaba la sopa de hierbas medicinales, la cual tomaba mucho tiempo. Con el paso de los años y tras algunos mejoramientos, el Mono Peludo se fue convirtiendo en una artesanía muy bien acogida por la gente.

 

El Mono Peludo se fabrica tradicionalmente con cuatro hierbas medicinales: la camisa de cigarra, la yema floral de la magnolia bicolor, el rizoma de bletia y la akebia (el tercero sirve de accesorio y la última, de pegamento). Posteriormente, la gente fue seleccionando otros materiales. Solo se siguen empleando los dos primeros materiales, los cuales deben ser reservados en una farmacia.

 

Song Lei, hijo de Zhang Fengxia, enseña a un niño cómo hacer un Mono Peludo.

 

Una vez conseguidos todos los materiales, se debe quitar la rama sobrante de la yema floral de la magnolia bicolor y separar la cabeza y las patas del cuerpo de la camisa de cigarra. Hay que tener mucho cuidado, pues la cáscara de la camisa de cigarra es muy frágil: primero se deben quitar las patas delanteras y luego las traseras. Las dos patas delanteras son muy fuertes y servirán para hacer las piernas del Mono Peludo, mientras que las traseras son finas y apropiadas para elaborar los brazos. Lo más complicado es separar la cabeza de la camisa de cigarra. Primero, se debe conservar la parte de la oreja triangular y la mejilla al quitar su boca pequeña, así el rostro del Mono Peludo parecerá lleno. Luego, con unas pinzas, se debe quitar la parte de la cabeza, los ojos y sus antenas, lo que permitirá que esté lista la imagen de la cabeza del Mono Peludo.

 

El segundo paso es modelarlo. Un Mono Peludo de pie o caminando es frecuente, pero uno sentado o de rodillas es más vivo, lo que requiere de una gran habilidad. De todas maneras, primero se debe pegar bien el cuerpo y la cabeza del Mono Peludo, y luego modelar la postura pegando las piernas. Además, una fase importante es la elaboración de los accesorios. Los artesanos dibujan previamente una escena en su mente, determinan el modelado y la postura del Mono Peludo, y finalmente interpretan vivamente dicha escena. Es así como, por ejemplo, podemos ver Monos Peludos que están en una casa de té, junto a los camareros y un narrador de cuentos; o una boda en la que la novia es recibida por decenas de Monos Peludos, algunos de los cuales cargan la litera y otros tocan el clarín.
Una boda tradicional china es replicada con Monos Peludos.

 

 

La nueva generación

 

China Hoy pudo conversar con la señora Zhang Fengxia y su hijo Song Lei en el Taller del Mono Peludo de Zhangjiawan, en el distrito de Tongzhou, en Beijing.

 

Tras jubilarse en 2001, la señora Zhang quedó fascinada con esta habilidad manual. En una exposición artística, se encontró por casualidad con Jiang Shouyu, un heredero del arte de la fabricación del Mono Peludo, quien se convirtió en su maestro. Zhang Fengxia pertenece ahora a la cuarta generación de artesanos. Influido por su madre, Song Lei, quien llegó a estudiar muchos años computación en Alemania, ha empezado a interesarse también en la elaboración del Mono Peludo. No solo sigue la técnica de su madre, sino que busca una fusión con el diseño moderno. “Combino la habilidad tradicional con la vida de los jóvenes. Así, el Mono Peludo sigue relatando la historia cotidiana y contemporánea, de modo que más jóvenes puedan interesarse en este arte”, explica Song Lei.

 

Circula un dicho que reza: “Es fácil pegar la imagen del Mono Peludo, pero lo que cuesta es hacer los accesorios”. La imagen del Mono Peludo es sencilla y la simplicidad de su cabeza, cara y adornos no pueden expresar con exactitud lo que se busca transmitir. Por eso, el tema principal debe reflejarse en acciones físicas, accesorios y formas de expresión. De ahí que el valor del Mono Peludo no dependa solo de la habilidad manual, sino también de la capacidad de imaginación y la experiencia del artesano.

 

“Registramos distintas épocas y diversas vidas mediante este arte”, señala Song Lei. “Por ejemplo, los viejos artesanos, como los de la generación de mi madre, buscan expresar temas relacionados principalmente con la vida y las costumbres de Beijing. Suelen verse grandes bancos para la mesa baxian (mesa cuadrada para ocho personas, de estilo antiguo y tradicional), casas de té y artistas por las calles. Todas esas escenas ya no podemos verlas ahora”. Por ello, gracias a los viejos artesanos, los niños pueden hoy conocer cómo era la vida en la antigua Beijing.

 

“Los artesanos de nuestra generación debemos innovar en los temas y contenidos, pues muchos cambios han ocurrido en Beijing”, indica Song Lei, quien muestra a China Hoy una serie de obras inspiradas en los próximos Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022. Es así como puede verse a un grupo de Monos Peludos practicando esquí. Sin embargo, también hay otra serie de obras reunidas bajo el tema de la vida armoniosa, en las que se observa a padres e hijos felices, vecinos que platican alegremente, y niños divirtiéndose en una comunidad residencial. “Su valor está en que muestra la vida en Beijing, por lo que el Mono Peludo representa una cultura. Mediante su gesto y postura, así como sus escenas, se interpreta una vida en la que se integran la alegría, la cólera, la tristeza y el gozo”, sostiene Song Lei.
 
Diferentes escenas que tienen lugar en el Gran Canal de Tongzhou son replicadas a través de Monos Peludos por la artista Zhang Fengxia.

 

 

Obras con contenido espiritual

 

Cada día más personas visitan el Taller del Mono Peludo de Zhangjiawan, entre estudiantes universitarios, visitantes de otras provincias y niños de escuelas primarias, e incluso algunos extranjeros. El taller es un lugar de intercambio cultural en el distrito de Tongzhou.

 

“El Mono Peludo es la tarjeta cultural de presentación de Beijing. Constantemente analizamos su atractivo en el mercado, a fin de fomentar un mayor interés en él”, manifiesta Song Lei. Sin embargo, Zhang Fengxia advierte que hay tres puntos débiles. “El Mono Peludo es frágil y difícil de llevar, su elaboración cuesta tiempo y dinero, y hay una falta de diversificación en los temas”, dice. En lo que respecta a los dos primeros puntos, el Mono Peludo viene siendo colocado en un vidrio a fin de facilitar su traslado y, además, se están empleando técnicas modernas en la elaboración de sus accesorios para reducir su costo. “Ahora estamos analizando la manera de resolver el tercer punto débil”, asegura Zhang.

 

La señora Zhang Fengxia lleva muchos años en Tongzhou y está fascinada con el Gran Canal de Tongzhou. “Una buena figura de Mono Peludo no debe solo copiar accesorios y escenas, sino crear mensajes con un rico contenido espiritual”. Zhang, quien vive al lado del Gran Canal –considerado Patrimonio Mundial Cultural–, tiene ganas de exhibir el encanto de esta obra arquitectónica. Su trabajo El precioso Gran Canal, de apenas 0,5 m2, presenta los ocho paisajes de Tongzhou. Se ven con claridad las losas sobre el puente antiguo de Yongtong, a dos Monos Peludos en el puente sosteniendo la balaustrada y mirando al agua correr debajo, y a otro mono que se apoya en la barandilla y observa a lo lejos. Mientras que, en la orilla, un grupo de cuatro Monos Peludos cargan la madera para llevarla al muelle: a uno le cuesta empujar un material grueso de madera, y a su alrededor hay vendedores de helados y personas que comen sandías, toman té y leen libros. Cada detalle describe el rico sabor de la vida.

 

“Las obras del Mono Peludo pueden también reflejar la vida social e inspirarse en el encanto del Gran Canal, lo que permitirá que nuestras obras se diferencien y presenten una característica propia”, asegura Zhang. “Espero que esa habilidad manual pueda desarrollarse y que mi hijo me ayude a tener más ideas innovadoras. Además, planeamos ofrecer clases para que este arte pueda ser transmitido y más gente conozca al Mono Peludo de Beijing”.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号