Primera página>Cultura

El Señor Conejo: un embajador de la vieja Beijing

Source:China Hoy Author:JIAO FENG
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

Hu Pengfei elabora un Señor Conejo en su estudio en Beijing.

 

El Festival de Medio Otoño forma parte de las tradiciones chinas. De acuerdo con la costumbre, ese día toda la familia se reúne a cenar y también a venerar a la Luna. En Beijing se lleva a cabo una ceremonia especial. Además de ofrecer pasteles de luna, melones y otras ofrendas, se coloca un Señor Conejo como un deseo de paz y buena suerte.

 

El Señor Conejo es una especie de escultura en arcilla. En la mitología china, el conejo vivía en la Luna y su trabajo diario consistía en elaborar una píldora para la Reina Madre de Occidente. Cuenta la leyenda que una enfermedad infecciosa se desató en Beijing, así que el conejo se convirtió en ser humano para combatir el desastre. Como una forma de agradecimiento, la gente comenzó a elaborar en el Festival de Medio Otoño una estatua de barro del conejo convertido en persona, una costumbre que se ha mantenido durante siglos. En 2009, el Señor Conejo fue incluido en la lista del Patrimonio Cultural Intangible de Beijing.

 

Un origen relacionado con la Luna

 

Esta costumbre tiene su origen en la antigua adoración a la Luna, registrada en la mitología china. Un hada llamada Chang’e vivía en el Palacio de la Luna, donde tenía un conejo de jade y un árbol de osmanto. Por lo tanto, en la cultura china, Chang’e, el conejo de jade y el árbol de osmanto pueden usarse como metáforas de la Luna. A partir de las dinastías Ming (1368-1644) y Qing (1644-1911), el conejo de jade fue separado de los rituales correspondientes a la Luna para volverse una imagen independiente, mucho más artística y personalizada. Finalmente, se estableció que tuviese como imagen una cabeza de conejo, con armadura y banderas, además de llevar un martillo médico en la mano, y que estuviera montando un animal auspicioso.

 

El Señor Conejo típico de Beijing es principalmente una escultura de arcilla, hecha generalmente a través de un molde o a mano. Cada Festival de Medio Otoño, el artesano usa la arcilla para fabricar la escultura del Señor Conejo, la cual estará lista para su venta al público. Algunos llevan una vestimenta, armadura y bandera, montan un tigre y lucen silenciosos. El tamaño varía de los 30 a los 100 centímetros.

 

Entre las dinastías Ming y Qing y la República de China (1912-1949) hubo numerosos talleres de artesanía en la antigua Beijing que producían variadas formas del Señor Conejo. En los días previos al Festival de Medio Otoño, uno puede verlo en muchos puestos a ambos lados de la calle en algunas de las principales zonas comerciales de la ciudad.

 

La gente de Beijing adquiere un Señor Consejo como una forma de mostrar respeto. En la noche del Festival de Medio Otoño, cuando la familia termina la cena y aparece la Luna, se celebra una ceremonia de ofrecimiento a esta. Generalmente, el ama de casa dirige a las mujeres y los niños, mientras que los hombres adultos no se unen. Se coloca una mesa en la esquina sureste del patio, se encienden velas e incienso, y se ponen pasteles de luna y melones. Pero lo más importante es colocar un Señor Conejo. Luego del rito, la familia divide los pasteles y las frutas, y el Señor Conejo se vuelve un juguete para los más pequeños.

 

Debido a que está hecho de arcilla, el Señor Conejo puede ser fácilmente destruido. Incluso, el mejor conservado será aplastado antes del Año Nuevo chino, lo que indica que la familia superará el dolor de todo un año y estará libre de enfermedades y desastres para el próximo.

 

Un señor Conejo sentado sobre un tigre amarillo.
Una nueva imagen

 

Antes de que llegara la década de 1980, hubo un momento en el que la cultura tradicional china se quedó en el vacío y algunas costumbres populares y artesanías tradicionales desaparecieron de la vida de la gente. No fueron restaurados sino hasta que comenzó a aplicarse la política de Reforma y Apertura.

 

De esta forma, la artesanía tradicional ha vuelto a capturar la atención de la gente. Los viejos artistas volvieron a sus viejos quehaceres. El Señor Conejo, que había desaparecido durante décadas, también volvió a la vida de la gente de Beijing. Su hermosa postura, su modelado exquisito y meticuloso, y sus alusiones auspiciosas despertaron los recuerdos de infancia de las personas de mediana y mayor edad, y atrajeron también la curiosidad de los niños. Poco a poco fue recuperando su popularidad y fue así como un joven del distrito de Fengxiang, en la provincia de Shaanxi, vio una buena oportunidad de negocio.

 

Fengxiang es también la cuna de la escultura tradicional china de arcilla. Hu Pengfei, quien creció en el seno de una familia de escultores, aprendió el oficio desde temprana edad. En 2001, Hu, de 19 años, llegó a Beijing con un sueño.

 

Hu Pengfei descubrió que muchas personas en Beijing estaban interesadas en el Señor Conejo, pero pocas sabían cómo fabricarlo. Así que comenzó a estudiar su historia, recopiló materiales e imágenes y aprendió el arte de los viejos artistas. Durante el proceso de aprendizaje, Hu se fue encariñando con el lindo conejo.

 

Para el Festival de Medio Otoño de 2008, sus obras fueron exhibidas en la Feria del Templo de Dongyue, entre las cuales figuraron cientos de Señores Conejo, algunos montando tigres, otros a caballo, unos con armadura y otros que llevaban el carácter chino fu (“suerte” o “felicidad”, en español).

 

Hu Pengfei decidió quedarse en Beijing. Comenzó con un pequeño estudio y ahora cuenta con una fábrica en la que trabajan cientos de personas. Su equipo cuenta con profesionales responsables del diseño, el empaque, el mercadeo y el desarrollo de sus productos. Registró la marca Jitufang, lo que ha permitido que sus obras salgan de la capital. Muchos turistas que vienen a Beijing compran un Señor Conejo como recuerdo y señal de buen augurio. Algunos jóvenes han comenzado a interesarse en su historia y significado popular, mientras que algunas personas le dan nuevos significados e interpretaciones. El Señor Conejo está cada vez más presente en Beijing, es cada vez más popular y se va convirtiendo en un verdadero embajador de la capital china.

 

Herencia e innovación

 

El estudio de Hu Pengfei se localiza en el segundo piso del mercado artesanal de Baigongfang, en Beijing. Cuenta con una sala interior (el área de trabajo) y otra exterior (el área de exhibición). Los gabinetes en los que muestra sus Señores Conejo están cuidadosamente diseñados. En el medio hay una larga mesa de madera y ha decorado el ambiente con una variedad de pinturas y productos semiacabados, lo que contribuye a que los visitantes experimenten verdaderamente este arte.

 

El Señor Conejo de Hu Pengfei es de dos tipos. El primero es el Señor Conejo heredado del estilo tradicional de la antigua Beijing, es decir, aparece montando tigres amarillos, elefantes blancos, Qilins (criaturas míticas), entre otros animales auspiciosos. El segundo tipo es innovador, basado en elementos de moda y que ha cambiado por completo el estilo tradicional. Tiene una forma similar a la de los dibujos animados. De ojos pequeños, esquinas curvadas y con una sonrisa, este Señor Consejo estilizado se ve muy bien y busca despertar el interés de los más pequeños.

 

Hu cree que el arte popular debe innovar. “Nuestra innovación es doble. Por un lado, innovamos en el diseño con nuevas formas; por el otro, también estamos innovando en la artesanía”, explica. Hu Pengfei toma dos obras para comparar y menciona: “Aunque ambas son esculturas de arcilla, en esta hemos tomado la técnica de la escultura de arcilla Fengxiang, agregándole algodón para que no sea tan fácil de romper. Es más sólida después del secado. Además, los pigmentos pintados a mano son otras mejoras que se han hecho para que los colores sean más duraderos”. La mayoría de integrantes del equipo de Hu no pasa de los 35 años, por lo que entienden las preferencias de los jóvenes, comprenden sus necesidades estéticas y a eso apuntan con la elaboración de sus productos de diseño.

 

La visión comercial de Hu Pengfei es, asimismo, diferente a la de la generación anterior de artesanos. “Las artesanías populares son también productos, por lo que deben tener un mercado para que gocen de vitalidad”, sostiene. Hu no solo registró su marca, sino que también solicitó una protección de patente para sus diseños. Esta audaz actitud representa muy bien el concepto creativo de la generación más joven de artistas populares. “Por supuesto, el significado de buena suerte y paz y la connotación cultural del Señor Conejo se mantienen inalterables”, asegura.

 

Otra idea que ha tenido Hu es dirigirse a las escuelas para difundir entre los estudiantes de primaria y secundaria la tradición del Señor Conejo. Más aún, de vez en cuando organiza encuentros para que los niños visiten su estudio. De esta manera, espera transmitir a las futuras generaciones la estética, el arte y la creencia popular que se esconden detrás de este tradicional objeto.

 

El Señor Conejo, uno de los símbolos del tradicional Festival de Medio Otoño en la vieja Beijing, muestra también el espíritu optimista y alegre de su gente, lo que contribuye a que el festival tenga una atmósfera mucho más distendida y alegre.

 

 
El Señor Conejo se ha vuelto a poner de moda.

 

Los significados del Señor Conejo

 

• Si se sienta sobre un elefante blanco:

 

Es un símbolo de buen augurio y felicidad.

 

• Si se sienta sobre un tigre amarillo:

 

El tigre es el rey de las bestias, por lo que es una manera de desear una carrera próspera y con amplias conexiones.

 

• Si se sienta sobre un Qilin (criatura mitológica):

 

Debido a la leyenda El Qilin escupe libros, simboliza el deseo de un amplio conocimiento y un éxito académico.

 

• Si se sienta sobre una calabaza de botella:

 

Simboliza la plenitud de la suerte.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号