Primera página>Cultura

La verdolaga, la hierba de larga vida

Source:China Hoy Author:QIU XINNIAN*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

La verdolaga (Herba portulacae) es de sabor ácido y naturaleza fría, y en la medicina tradicional china es vinculada con el hígado y el intestino grueso. Se trata de una hierba silvestre comestible y maravillosa por sus usos medicinales y culinarios, pero mucha gente la ignora y la considera como maleza. Sí, es una mala hierba, pues es más resistente y está dotada de una poderosa vitalidad, lo que impide el crecimiento de otras hierbas a su lado. Como otorga grandes beneficios para la salud, es apreciada por quienes la conocen.

 

Las verdolagas secas.

 

La hierba “nuncamuere”

 

En China, sobre todo en el norte del país, es muy popular y se la llama comúnmente “hierba de larga vida”, mientras que en ciertos países hispanohablantes es conocida como “nuncamuere”. Le dicen así por dos razones. En primer lugar, por la poca exigencia en la calidad del suelo donde crece. Al ser xerófila, crece en terrenos baldíos, mejor que otras plantas herbáceas. No se seca fácilmente. Es más, luego de ser arrancada y expuesta al sol unos días, ya muy marchita, vuelve a la vida si es nuevamente plantada en tierra húmeda. En segundo lugar, por sus beneficios para la salud humana. En situaciones de desastres naturales y escasez de alimentos, la verdolaga es muy útil porque puede salvar a la gente e incluso alargar la vida.

 

Se dice que hace mucho tiempo, una gran sequía hizo que se perdiera toda la cosecha del año de verdolaga en los campos del norte de China. Sin embargo, la desgracia no vino sola. Una epidemia de disentería también invadió la zona. Acosados por el hambre y las enfermedades, muchos murieron. No obstante, el emperador y los funcionarios locales hacían oídos sordos frente a los sufrimientos del pueblo. Los que podían desplazarse, se fueron de la aldea a buscar algo para comer en el campo. Las hierbas silvestres se habían secado por la poca humedad, pero la gente vio que un tipo de hierba verde seguía creciendo, con tallos y hojas carnosos. Pensando en saciar su hambre, muchos recogieron las hierbas, incluso con las propias raíces. En casa las hirvieron para comerlas. Así lo hicieron durante varios días. No solo mitigaron el hambre, sino que ganaron más energía, aunque lo más sorprendente fue que los enfermos de disentería se curaron. Los demás aldeanos hicieron lo mismo y todos se sanaron. Por ello, comenzaron a considerar a dicha planta como algo divino. Como no sabían su nombre, le pusieron “hierba de larga vida”. Este nombre, a pesar de no ser oficial, está registrado en la literatura médica china.

 

Y fue así como se descubrió el efecto de la verdolaga contra la disentería y su función nutritiva. De hecho, su nombre oficial en chino es: Amaranto diente de caballo (马齿苋, machixian). Sobre este nombre existe otra historia.

 

Hace muchos años vivió un comerciante adinerado, quien tenía tres hijos. La mujer del primero tenía pocas virtudes, la del segundo era muy bondadosa, mientras que el tercer hijo era muy joven, por lo que aún no estaba casado. Por esa razón, el comerciante le compró una chica de una familia muy pobre para que fuera su futura esposa. A tales chicas se las llamaba “nuera-niña” (una chica criada en la familia de su futuro esposo), lo que era bastante común en la antigua China. Generalmente, aquellas chicas sufrían vejaciones y malos tratos por parte de los miembros de la familia. ¡Pobre niña! Solo tenía 12 años, era débil, de cara pálida, pero todos los quehaceres domésticos recaían sobre ella. Lo peor era que su primera cuñada instigaba con frecuencia a su suegra para que la regañara y golpeara. Menos mal que su segunda cuñada era buena y la defendía.
 
Las verdolagas dan flores.

 

 

Durante una temporada, la disentería se extendió por la aldea. Debido a la carencia de medicamentos en aquel entonces, muchas personas morían en poco tiempo. Desafortunadamente, la chica se contagió, por lo que debía ir muchas veces al baño y padecía intensos dolores de barriga. Toda la familia se puso muy nerviosa. La primera cuñada le dijo a la suegra: “A la chica le quedan pocos días. ¿Qué haremos si nos contagia? Es mejor que la echemos de la casa”. La suegra era de la misma opinión, pero pensaba que echarla afectaría la reputación de la familia. Era mejor trasladarla a la choza del huerto. Y así sucedió.

 

La segunda cuñada quiso llevarle algo de comer, pero ni la suegra ni la primera cuñada se lo permitieron. La chica tenía mucha hambre, pero no se atrevía a comer los productos del huerto. Cuando no pudo soportar más, arrancó una hierba silvestre del borde del camino que le supo agria y un poco dulce, pero que aplacó su hambre. Pasados tres días, la diarrea se detuvo y se sintió con más energía que antes. Dos días después, se sanó.

 

Cuando volvió a casa, la chica se quedó boquiabierta al ver lo que pasaba: su futuro esposo estaba de luto y banderitas blancas colgaban de la puerta en señal de duelo. La suegra y la primera cuñada habían muerto de disentería, mientras que la segunda cuñada estaba en cama muy enferma. La chica regresó de prisa al huerto y recogió la hierba que la había curado. La hirvió y se la dio de comer a su segunda cuñada. Tres días después, ella se curó también. La noticia voló y toda la gente fue al campo en busca de aquella efectiva hierba. Sin embargo, nadie sabía qué nombre ponerle. Como era parecida al amaranto y las hojas eran espatuladas, similares a los dientes del caballo, entonces la denominaron “Amaranto diente de caballo”, el cual es su nombre hasta hoy en día. En los campos del norte de China continúa usándose la verdolaga para tratar la diarrea y la disentería, y sigue siendo consumida como plato o relleno de empanadas. Tiene una buena cantidad de mucílago, por lo que es sabrosa para hacer sopa.

 

Importantes propiedades

 

Además de las propiedades descritas en los libros de medicina tradicional china, la verdolaga tiene muchas más propiedades importantes ya corroboradas por estudios científicos: 1) contiene una alta proporción de ácidos grasos Omega-3, notablemente superior a otros vegetales, por lo que combate el colesterol y previene enfermedades cardiovasculares y el cáncer; 2) tiene vitaminas A, B1, B2 y B3, entre otras; 3) contiene minerales, magnesio, calcio, potasio, etc.; 4) actúa contra bacilos disentéricos y tifoideos; 5) contiene noradrenalina, la cual promueve la secreción de la insulina, regulando el nivel de azúcar en la sangre, así que es beneficiosa para los diabéticos; 6) posee aminoácidos; y 7) es buena para la piel.

 

En pocas palabras, la verdolaga tiene muchísimos efectos curativos. No soy capaz de enumerarlos todos. Sin embargo, nada es completamente maravilloso. La verdolaga también tiene efectos secundarios: (1) posee ácido oxálico, que puede favorecer la formación de cálculos renales, por lo que las personas con tal tendencia deben consumirla en cantidades moderadas y tomar mucha agua, o consumirla cocinada, pues de esa forma ya no actúa el ácido oxálico; 2) contiene nitrógeno, por lo que no se recomienda su uso excesivo; 3) no es recomendable para las mujeres embarazadas porque puede ocasionar contracciones uterinas ni tampoco para las personas de digestión lenta; y 4) por la elevada presencia de nitratos, es mejor no recalentarla una vez cocida.

 

 
 
*Qiu Xinnian fue uno de los primeros estudiantes de español enviados por el Gobierno chino a Cuba. Posteriormente trabajó como diplomático en Cuba, Argentina, Perú, entre otros países hispanohablantes.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号