Primera página>Cultura

Nuestros vecinos silvestres

Source:China Hoy Author:
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
Género: documental

 

Duración: 200 minutos (cuatro episodios)

 

Director: Yan Zhao

 

Productora: Televisión Central de China (CCTV)

 

Año: 2019

 

Introducción:

 

Hace más de tres mil años, un pequeño y remoto lugar, ubicado al pie de la montaña Yanshan, se encontraba rodeado de un desierto sin fin y solo los animales vivían en él. Hoy en día, este desierto es la capital de China, Beijing, una metrópoli de más de 20 millones de habitantes. Sin embargo, su pasado no ha desaparecido. Aquella Beijing, remota y salvaje, permanece en la moderna ciudad actual.

 

El Distrito Financiero de Beijing es una zona en donde se concentra la inteligencia. El espacio en el suelo, en los subterráneos e incluso en el aire ha sido aprovechado al máximo. No obstante, este entorno es también el territorio del cernícalo vulgar. Debido a su pequeño tamaño y a su fuerte capacidad de supervivencia, esta particular especie de ave rapaz puede permanecer en este bosque de cemento. Encontrar un lugar donde vivir no es una tarea fácil para el cernícalo vulgar, sobre todo en la temporada de reproducción. Cuando Li Xiang, quien vive en Beijing, descubrió que los cernícalos vulgares se quedaban en el lugar de su casa donde planeaba instalar el aire acondicionado, ella decidió aplazar sus proyectos a fin de proporcionarles un espacio seguro en el que las crías crecieran. “Esas aves me trajeron a la memoria la vez en que yo buscaba un alojamiento apenas llegué a Beijing. Sé cuánto cuesta encontrar un hogar”, recuerda.

 

En el año 2000, Qu Xisheng vio a su empresa quebrar. Desesperado por su futuro, Qu llegó al lago Shichahai, en pleno centro de Beijing, donde observó a dos patos silvestres que desde el aire se lanzaban al agua. Aquella escena reavivó sus esperanzas. “Los seres humanos no tenemos alas ni sabemos volar, pero nuestras ideas no tienen límites”, asegura. En aquel entonces, Qu tomó la decisión de construir un hogar para estos patos salvajes en el lago Shichahai.

 

Los apódidos de Beijing son una especie de aves que tienen el honor de ser los únicos animales que llevan el nombre de la capital. Han residido durante 700 años en Beijing, donde han tenido una y otra vez que adaptarse a los vertiginosos cambios de la metrópoli. Los huecos de madera en las torres de la Ciudad Prohibida y en las puertas de la ciudad son lugares ideales para sus nidos. Sin duda, entre los excrementos de aves y los antiguos edificios hay un irreconciliable conflicto. Sin embargo, un grupo de personas compuesto por empleados, profesores retirados y voluntarios se está esforzando por encontrar una manera de que tanto la naturaleza como la historia se vean beneficiadas.

 

En su momento, los patos mandarines también fueron considerados como “saboteadores” de la ciudad. Debido al efecto climático conocido como “isla de calor”, el hielo que se forma sobre la superficie del agua en Beijing se derrite antes de lo esperado, por lo que los patos mandarines se dirigen a morar en la ciudad. Hacen sus nidos en los huecos de los árboles antiguos, los cuales se ven amenazados por ello. De ahí que la construcción de nidos para patos mandarines se haya vuelto una actividad para Li Guo, un estudiante de educación secundaria de Beijing. En los últimos tres años, el joven Li no ha dejado de observar, estudiar y construir nidos de madera para estas aves. Todo su trabajo debe ser muy minucioso, a fin de que los patos mandarines se animen a hacer allí sus nidos.

 

Erizos, cuervos, garzas reales, búhos chicos, mantodeos. Estos animales habitan en las brechas de los edificios y parques, por lo que también forman parte de esta ciudad. Por lo general, solo nos preocupa nuestra vida en la metrópoli e ignoramos que estos animales viven a nuestro lado.

 

No hay diferencias entre seres humanos y animales. Todos enfrentamos la presión de ganarnos la vida, asumimos la responsabilidad de alimentar a nuestra familia, nacemos, morimos y le hacemos frente al destino del cual a veces no se puede escapar. Es solo que la situación de todos estos animales es más difícil que la nuestra.

 

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号