Primera página>Cultura

El fotohistoriador del Tíbet

Source: Author:LI YUAN y GUO QING
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
 
En enero pasado visitamos a Chen Zonglie, reconocido fotógrafo especializado en el Tíbet. A sus 87 años de edad, sus recuerdos sobre esta hermosa región de China están todavía frescos en la memoria. Chen fue fotoperiodista de Tibet Daily y de Beijing Review. En 1956 llegó al Tíbet y vivió los más preciosos 25 años de su juventud en la meseta nevada. Para Chen, esta experiencia significó mucho porque pudo testimoniar y registrar con su cámara el importante período histórico de la reforma democrática en el Tíbet.

 

Chen Zonglie. Li Yuan

 

Allá en la meseta

 

En 1956, Chen Zonglie, de 24 años, se fue a Lhasa, la capital del Tíbet. Conocía poco de esa región, pero tenía muchas expectativas. “El Tíbet era entonces una tierra virgen de China, en la que pervivía la servidumbre feudal. Yo me dediqué a la reforma social, una tarea gloriosa y ardua. La futura reforma democrática iba a ser una parte sustancial de la revolución democrática de China, así que me quedé en el Tíbet para ser testigo de su desarrollo a largo plazo y para servir al pueblo tibetano”.

 

Chen llegó primero en tren a la ciudad de Xining, desde donde abordó un vehículo que lo condujo por la carretera Qinghai-Tíbet, junto con una veintena de compañeros. Todos iban en un camión militar Dodge, sin asientos ni apoyabrazos. Después de 21 días dando tumbos en el camino accidentado, llegaron a Lhasa.

 

Para Chen todo era novedoso: la ropa de la gente, los nobles seguidos por sus sirvientes y los lamas con trajes extraños. Chen registró con su cámara las imágenes de aquellos años en los que todavía era difícil acceder al Tíbet para la mayoría de la gente.

 

Al penetrar en la vida local, vio el sufrimiento del pueblo tibetano, algo imprevisto para él. “Antes de llegar al Tíbet tenía cierto conocimiento de este lugar, pero la realidad era alarmante. El pueblo tibetano estaba sufriendo mucho. El Tíbet de aquel entonces era el lugar más atrasado, más apartado, más pobre y más complicado del mundo”.

 

En las fotos de Chen se puede ver, por ejemplo, a un pastor del norte del Tíbet vestido de harapos y comiendo carne cruda para sobrevivir, también a un siervo que habitaba en el lavabo de su señor, o a un siervo anciano que agonizaba en una tienda. En contraste con estas imágenes, Chen fotografió también al Dalai Lama en un palanquín dorado que había sido otorgado por el emperador Shunzhi, así como a nobles y funcionarios arrogantes y a señores acaudalados rodeados de lujos. “El Tíbet necesitaba cambiar y tenía que cambiar”, dice Chen Zonglie, quien estaba profundamente consciente de eso.

 

Celebración del fin de la rebelión. Chen Zonglie

 

Una reforma que estremeció al mundo

 

En 1959, las imágenes de Chen cambiaron. En ellas podemos ver a siervos liberados quemando contratos, a alegres campesinos recibiendo sus tierras y el ganado redistribuido, así como a la primera mujer tibetana que conducía un tractor. En aquel año, la reforma democrática del Tíbet estremeció al mundo aboliendo un sistema de servidumbre que había durado más de 1000 años.

 

En 1951, el Gobierno central y el local firmaron el Acuerdo de 17 Artículos para la Liberación Pacífica del Tíbet. Los miembros del Ejército Popular de Liberación de China se acantonaron en dicha región. En 1959 contuvieron a los separatistas y llevaron a cabo una vigorosa reforma democrática, la cual, según Chen Zonglie, tuvo límites: las tierras y propiedades de los nobles y señores que habían participado en la rebelión fueron confiscadas y redistribuidas entre los siervos y esclavos sin compensación; mientras que a los patriotas que no habían participado en la rebelión, así fueran grandes o pequeños señores, se les redimieron sus propiedades y se les asignaron trabajos.

 

“La represión de la rebelión y la reforma democrática en el Tíbet estremecieron al mundo. Fue un movimiento abolicionista. Este tipo de movimiento había ocurrido en Estados Unidos, Europa y África. La esclavitud en China se remontaba a la dinastía Xia (siglos XXI a. C.-XVII a. C.), pero incluso en aquella época lejana, los esclavos solo representaban el 40 % de toda la población. Por el contrario, los esclavos y siervos del Tíbet, en tiempos modernos, eran el 95 % de toda la población del lugar, una situación que se había extendido por más de 1000 años”.

 

Chen se siente profundamente emocionado al recordar su participación en esa histórica reforma. “Fue una misión gloriosa el poder cambiar un sistema social junto con el Partido y el pueblo. Me siento afortunado y agradecido de haber podido registrar esa gran época”.
Siervos liberados queman contratos. Chen Zonglie

 

 

Una historia irrepetible

 

Entre 1956 y 1980, Chen Zonglie recorrió todas las zonas del Tíbet, a excepción de la prefectura de Ngari, que hasta 1978 estuvo bajo la jurisdicción de la región autónoma uigur de Xinjiang. Allá fue un testigo privilegiado de los momentos más importantes del proceso de transformación del Tíbet: la represión de la rebelión, la reforma democrática, la Revolución Cultural y la III Sesión Plenaria del XI Comité Central del Partido Comunista de China. Fue la transición hacia un Tíbet nuevo.

 

Cuando le preguntamos sobre su estilo fotográfico, Chen dice: “No tengo ningún estilo, ni mucho menos hice alguna innovación. Fui solo un fotoperiodista que registraba los sucesos”. No sacrificar la verdad por el arte fue el principio que le enseñaron los fotógrafos y revolucionarios de la vieja generación.

 

El investigador cultural Zhai Fengjian cree que un buen fotógrafo debe tener un alma compasiva y tratar a los protagonistas de sus imágenes con una actitud humana. “Los poderosos funcionarios y los humildes siervos, todos son iguales ante la cámara de Chen Zonglie. Ellos representaban las demandas de vida de todas las personas del Tíbet. El Tíbet siempre ha sido pluralista. No era un lugar santo ni un paraíso tan puro. La devoción religiosa no solo aportó a la gente la purificación del alma y el amor. Había también sufrimiento, opresión y resistencias. Las civilizaciones y culturas del interior de China y del extranjero también se integraron en esta tierra”, apunta Zhai. “En las obras de Chen Zonglie vemos un Tíbet simple y complejo, el Tíbet del pueblo tibetano”.

 

En marzo de 2009, Chen donó 100 de sus fotografías tomadas en el Tíbet al Museo Nacional de China. Se trató de la primera colección temática sobre el Tíbet de dicho museo, el cual organizó una exposición fotográfica personal sobre Chen Zonglie, con retratos del Tíbet desde 1959 hasta 1980. Un visitante dejó este comentario: “Las fotos de Chen Zonglie nos abren una puerta hacia el pasado del Tíbet. Hasta donde llegó su cámara, nosotros hemos llegado también con el alma”.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号