Primera página>Cultura

Los petardos en el Año Nuevo Chino

Source: Author:
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
Es una costumbre popular en China lanzar petardos y fuegos artificiales en fiestas y días de celebración, con el fin de crear un ambiente festivo y expresar buenos deseos. Este 5 de febrero se celebrará el Año Nuevo Chino o Fiesta de la Primavera, la festividad más importante para los chinos. Aunque las costumbres varían en diferentes lugares, el pegar un pareado en la puerta y el lanzar petardos son tradiciones muy arraigadas en cada familia.

 

Inicialmente se creía que el lanzamiento de petardos, una costumbre de más de 2000 años de historia, era un medio para ahuyentar a un monstruo llamado Nian. Según una leyenda, Nian apareció en la víspera del Año Nuevo Chino y causó muchos perjuicios a la gente. Sin embargo, este tenía miedo a los ruidos fuertes, por lo que la gente comenzó a quemar bambúes cortados para crear fuertes sonidos y ahuyentarlo.

 

En el acto ritual de sacrificios al mar en la ciudad de Jimo, provincia de Shandong, los pescadores lanzan sartas de petardos rojos.

 

 

Primero fueron de bambú

 

Los primeros petardos fueron hechos de bambú. Después de que se inventara la pólvora, la gente rellenó tubos de bambú con nitro, azufre y carbón vegetal, y los encendía para producir estallidos. Más tarde, la gente reemplazó el bambú con rollos de papel y creó más variedades de petardos: el que daba un estallido, el que daba dos estallidos, así como la sarta de petardos que daba cientos y hasta miles de estallidos. Un tipo de petardo que no producía un sonido ensordecedor, sino hermosos rayos, como flores coloridas, fue llamado “fuego artificial”. Era el favorito de mujeres y niños.

 

También es costumbre que los chinos se reúnan en familia a cenar en la víspera del Año Nuevo Chino. Después de comer, se sientan juntos a esperar la llegada del nuevo año. Cuando el reloj da las doce de la noche, lo más importante es lanzar petardos y fuegos artificiales, pues se cree que las cosas malas se dispersarán y todo marchará bien en el nuevo año.

 

Poco a poco, el lanzamiento de fuegos artificiales y petardos se fue convirtiendo en una costumbre para los días festivos o los eventos importantes en China, como bodas, nacimientos, finalización de edificios, ceremonias de inauguración, entre otros.

 

Los fuegos artificiales de Liuyang

 

“Los fuegos artificiales no son solo productos químicos, sino también un resultado de la cultura y el arte. Los fabricadores de fuegos artificiales son artistas en algún sentido, pues toman el cielo como lienzo, los brillantes fuegos artificiales son sus pigmentos, y sus técnicas son como el pincel. Todo esto constituye la magia de los fuegos artificiales”, es la descripción que hizo un artista.

 

La ciudad de Liuyang, en la provincia de Hunan, es una importante base de fabricación de fuegos artificiales y petardos, por lo que internacionalmente es conocida como “la ciudad de los fuegos artificiales”. Sus productos fueron premiados en la Exposición Universal de Chicago de 1933. Debido a su reputación, los fuegos artificiales y petardos son importantes exportaciones de Liuyang, y son vendidos a más de 100 países y regiones.

 

En la antigüedad, los fuegos artificiales y los petardos eran usados principalmente en las ceremonias gubernamentales. Dicen que cuando el emperador Yongzheng de la dinastía Qing (1644-1911) fue entronizado, dio la orden de que se crearan nuevas variedades de fuegos artificiales y petardos para la celebración de la Fiesta de los Faroles. Los funcionarios de Liuyang se pusieron nerviosos y ordenaron a Li Tai, un maestro en este oficio, que creara nuevos fuegos artificiales antes de la fecha indicada. Li sintió una gran presión. Un día, al pasar por un taller de herrería, vio chispas y destellos bajo el martillo del herrero, largos y cortos, rojos y blancos, gruesos y delgados, como partículas o filamentos, lo que inmediatamente le inspiró. Recogió algunas virutas de hierro y volvió a casa. Destrozó las virutas con un martillo, luego los mezcló con pólvora y sopa de arroz. El nitro negro fue utilizado como propelente e instalado en la parte inferior conectado con la mecha. Así se permitió expulsar una gran variedad de formas brillantes. Los nuevos fuegos artificiales fueron lanzados hacia el cielo en la Ciudad Prohibida, en Beijing, y cayó una deslumbradora lluvia de relucientes flores, que encantó enormemente al emperador. Desde entonces, Liuyang ha disfrutado de la reputación de ser “la ciudad de los fuegos artificiales”.

 

La elaboración de fuegos artificiales en Liuyang todavía sigue los métodos tradicionales: se emplea papel local, nitrato de potasio, azufre, polvo de carbono, arcilla roja y blanca, y pasa en total por 12 procedimientos y 72 pasos. Beneficiándose de la tecnología moderna, los fabricantes han inventado una serie de nuevos productos, como fuegos artificiales libres de humo que son seguros y respetuosos con el medio ambiente, los de luz fría, los que se ven durante el día, los que se lanzan bajo techo y los que crean efectos escénicos. El encendido se hace con control remoto y todo el proceso puede operarse en computadora.

 

Los fuegos artificiales de Liuyang, según sus efectos visuales, se pueden clasificar en 13 categorías que cubren más de 3000 variedades. Entre ellos, el de luz fría (también llamado “fuego artificial frío”) es muy popular por ser respetuoso con el medio ambiente, inodoro y no tóxico, y su bajo punto de ignición permite que la gente pueda tocarlo al momento de explotar.

 

En 2006, los fuegos artificiales de Liuyang fueron incluidos en el primer lote del Patrimonio Cultural Intangible de la Nación.

 

Lanzar petardos es una costumbre tradicional para celebrar días festivos en China.
Los petardos de Shangli

 

El distrito de Shangli, en la provincia de Jiangxi, es el lugar de origen de los petardos chinos. Los documentos históricos indican que Li Tian (621-691) de Shangli mejoró la técnica de fabricación de petardos. Horadó el tubo de bambú para hacer un pequeño agujero y lo rellenó con pólvora, para luego sellar el agujero con aceite de pino. De este modo, la fuerza explosiva fue mucho más fuerte que si se hubiese quemado directamente un tubo de bambú. Poco después, los vecinos de Li comenzaron a seguir la técnica. Para hacerlo más portátil y seguro, Li intentó reemplazar los tubos de bambú por rollos de papel. Después de repetidos experimentos, empezaron a tomar forma los petardos modernos. Debido a esto, Li Tian es considerado el creador de los petardos. Cada decimoctavo día del cuarto mes del calendario lunar, los de la industria de petardos de Shangli organizan ceremonias para conmemorar su nacimiento.

 

En el siglo XVII ya era muy común en Shangli que todas las familias fabricaran petardos. El lugar se convirtió en un centro nacional de producción y distribución de petardos, y se veía una afluencia de comerciantes de otros lugares, que los revendían a zonas como Guangdong, Fujian, Shanxi, Shanghai, Hong Kong, e incluso a países del Sudeste Asiático.

 

La elaboración de petardos en Shangli sigue la técnica tradicional. Una sarta de petardos generalmente requiere 15 procedimientos. En las últimas décadas, la industria ha experimentado un rápido desarrollo en Shangli. Con el uso de máquinas, la eficiencia de la producción ha mejorado mucho y los costos se han reducido. La operación remota y el control automático se han utilizado en procedimientos peligrosos, garantizando así la seguridad de la elaboración. Incluso, se creó en el lugar un instituto de investigación de fuegos artificiales y petardos para capacitar a los fabricantes. En un concurso internacional de fuegos artificiales celebrado en España en agosto de 1987, la delegación de Jiangxi obtuvo el segundo lugar con siete productos adjudicados. En 2008, los fuegos artificiales de Shangli fueron incluidos en el segundo lote del Patrimonio Cultural Intangible de la Nación.

 

Palos de fuego

 

En el distrito de Pucheng, provincia de Shaanxi, hay una antigua forma de fuegos artificiales, que se enciende en un tipo de soporte de palos, adquiriendo así el nombre de ganhuo (“palos de fuego”). Es la única forma existente de fuegos artificiales de baja altura.

 

Diferentes variedades de fuegos artificiales son fijadas a los palos, y cada sección muestra una combinación diferente de patrones y colores. La costumbre local de transmitir la técnica solo a un heredero varón de la familia le ha agregado un toque misterioso a esta variedad de fuegos artificiales.

 

Los ganhuo son completamente hechos a mano y pasan por una serie de complicados procedimientos. Diferentes manualidades están involucradas en su fabricación, las que incluyen el amarre, el tostado, el montaje, el tejido, la pintura, el dibujo y el empaque. Según el proceso de diseño, el ganhuo se divide en wenhuo y wuhuo. Por lo general, toma de tres a cinco días fabricar un ganhuo. Los diseños complejos requieren casi un mes y pueden ser de hasta 20 metros de altura, de 12 a 24 niveles diferentes de fuegos artificiales.

 

El ganhuo se destaca como un producto cuyo arte no puede ser reproducido por las máquinas. En forma de fuegos artificiales, el ganhuo puede presentar vívidamente mitos, magníficas construcciones, animales, plantas, personajes, lo que lleva a la gente a imaginar un paraíso de ensueño.

 

El distrito de Pucheng ha desarrollado una nueva fórmula de pólvora sin azufre, haciendo que el ganhuo sea más ecológico y seguro. En 2008, el ganhuo de Pucheng entró en la lista del Patrimonio Cultural Intangible de la Nación.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号