Primera página>Cultura

La historia de Lao Zi

Source: Author:Meng Zhuo
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

El taoísmo es una de las escuelas ideológicas más importantes de la antigua China. Su origen puede remontarse a los tiempos del emperador Huangdi, pero no tomó forma sino hasta el Período de Primavera y Otoño (770-476 a. C.), cuando apareció Lao Zi.

 

Durante las dinastías Shang (siglo XVII-siglo XI a. C.) y Zhou (siglo XI-256 a. C.), las necesidades básicas de la gente estaban muy vinculadas con la naturaleza. En aquel tiempo, el carácter “Zi” se usaba generalmente para llamar a los ancianos que tenían un carácter noble y mucho prestigio. Lao Zi era un señor muy respetado.

 

Según Los registros históricos y otros clásicos del taoísmo, Lao Zi nació en un pueblo llamado Qurenli de Chu.

 

Lao Zi se apellidaba Li y su nombre era Er. Dan fue su nombre póstumo. Algunos decían que Lao Zi llevaba el apellido de su madre. Otros decían que se apellidaba Li porque nació cerca de un ciruelo (“lizi” en chino). El nombre de Er fue tal vez porque tenía unas orejas grandes y largas. En realidad, Dan también tenía el sentido de “oreja grande”.

 

Lao Zi era muy inteligente y estudioso, y le gustaba pensar en los problemas. Era discípulo de Shang Rong, quien fue un erudito virtuoso de amplios conocimientos durante el Período de Primavera y Otoño.

 

Una vez, Shang Rong cayó enfermo. Lao Zi fue a verlo y a pedirle instrucciones. Shang Rong abrió su boca y le preguntó: “A ver, ¿aún está mi lengua?”. Lao Zi contestó: “Aún está”. Shang volvió a consultarle: “¿Y mis dientes?”. Lao Zi respondió: “Ya no están”.

 

“¿Sabes por qué?”, le preguntó Shang Rong. Después de pensar un rato, Lao Zi le dijo: “La lengua blanda puede vencer a los dientes duros, lo que demuestra justamente que es más fácil que una cosa rígida se extinga, mientras que las flexibles son más duraderas”. Contento y consolado, Shang Rong inclinó la cabeza y dijo: “La verdad de todo el mundo reside en ello”.

 

Inspirado por Shang Rong, Lao Zi siguió reflexionando: “El cuerpo del bebé recién nacido es siempre suave, pero cuando uno muere se enfría y endurece. Cuando las plantas y los árboles apenas brotan son también débiles y suaves, pero en otoño se vuelven secos y duros. El agua es la cosa más blanda y suave del mundo, mientras que la piedra es muy dura; pero el agua que gotea constantemente puede penetrar una piedra. Así que todas las cosas bajo el cielo cumplen esta verdad”. Lao Zi se dio cuenta de repente y planteó el pensamiento de que “los débiles vencen a los fuertes”.

 

Lao Zi siguió reflexionando. Poco a poco se percató de que dos cosas que parecen opuestas no están realmente reñidas en absoluto. El haber y el no haber, lo difícil y lo fácil, a pesar de ser opuestos, existe entre ellos una relación de interdependencia y transformación mutua.

 

“En la desgracia habita la felicidad, en la felicidad se oculta la desgracia”, todas las cosas del mundo son interdependientes y se pueden transformar mutuamente. Es un pensamiento muy dialéctico y forma parte importante de la filosofía de Lao Zi.

 

Posteriormente, Lao Zi se dirigió a la entonces capital de la dinastía Zhou para profundizar sus estudios. Se incorporó al departamento de administración de códigos y archivos antiguos, y asumió el cargo de “cangshi shi”, una suerte de director de la Biblioteca Nacional, gracias al cual tuvo la oportunidad de acceder a una gran cantidad de documentos y registros históricos. Lao Zi estudiaba con gran anhelo para enriquecer sus conocimientos y poco a poco se volvió un famoso erudito.

 

Al oír hablar de Lao Zi, otro sabio de aquel tiempo, Confucio, tomó un carruaje desde el reino Lu hasta la dinastía Zhou para hacerle consultas, sin medir la gran distancia entre ambos lugares. Al saber que Confucio venía a visitarlo, Lao Zi salió a darle el encuentro.

 

Confucio le preguntó sobre los ritos de la dinastía Zhou. Lao Zi le dijo: “Los capaces deben convertirse en funcionarios si están en una buena época, pero si no, será mejor andar a sus anchas bajo el cielo”.

 

“He escuchado que los comerciantes diestros siempre conservan sus mejores mercancías, y los virtuosos se comportan a menudo como tontos. Lo que necesitas es deshacerte de tu orgullo y ansias, abandonar tu gesto despreciativo y tu ambición poco realista”. Confucio aprendió mucho de las palabras de Lao Zi.

 

Lao Zi, como director de la biblioteca de la dinastía Zhou, logró madurar gradualmente su pensamiento después de leer numerosos libros clásicos y estudiar ampliamente todo tipo de conocimientos. Creía que el “camino” era el origen del mundo y que de allí derivaban todas las cosas. El “camino” incluía el yin y el yang, que representaban las cosas opuestas, que interactuaban sin cesar entre la oposición y la conversión mutua.

 

El “camino” hacía referencia a las reglas naturales y también a las sociales. Lao Zi creía que los gobernantes debían administrar y gobernar el país de acuerdo con el “camino”, y preconizaba una gobernación sin esfuerzo. Lao Zi abogaba por establecer un “país pequeño con pocos ciudadanos” y deseaba revivir la situación de los tiempos antiguos: la gente no se visitaba, aunque algunos oían el canto de los gallos y el ladrido de los perros de los otros. Muy decepcionado por la política turbada y decadente de la dinastía Zhou, Lao Zi decidió alejarse de las turbulencias del mundo y volverse un ermitaño. Entonces, renunció al cargo y montó un buey negro con el que se dispuso a viajar solo al oeste.

 

Cuando llegó al Paso Hangu, divisó desde muy lejos a una persona de pie al lado del camino en espera de su llegada. Era el gobernador del Paso Hangu, llamado Yin Xi.

 

Yin Xi también era un estudioso. Había sido dafu (oficial de alto nivel) del rey Zhou y valoraba mucho la sabiduría de Lao Zi. Yin Xi atendió con reverencia al erudito y le hacía consultas con sinceridad.

 

A pesar de sus amplios conocimientos, Lao Zi aún no había escrito ninguna obra. Yin Xi, aunque comprendía algo de sus pensamientos, no se sentía capaz de heredar toda su ideología.

 

Entonces, Yin Xi trajo pincel y tinta, y le pidió a Lao Zi: “Su doctrina es muy profunda y amplia. Será difícil difundirla solo con el lenguaje. Por favor, anote sus reflexiones. Las escrituras son más fáciles de conservar y ayudarán a que más gente conozca sus pensamientos”.

 

Lao Zi aceptó la sugerencia. Después de meditar un poco, comenzó a escribir con mucha fluidez.

 

Así fue como nació la obra Laozi, conocida también como Dao De Jing.

 

La obra Laozi toma al “camino” y la “virtud” como los dos temas más importantes, e interpreta completamente la doctrina de Lao Zi. Explica sistemáticamente los pensamientos del sabio sobre la naturaleza, la sociedad humana, la política y la economía, incluyendo las teorías sobre la oposición y la conversión mutua entre el yin y el yang, la manera de gobernar sin esfuerzo, etc.

 

*Este cuento pertenece a la serie Libros Ilustrados de Historias Chinas, dirigida a los niños hispanohablantes. Los interesados en adquirirla pueden comunicarse con la editorial Blossom Press (Tel.: 0086-10-68996050, 68996618. Fax.: 0086-10-88415258. E-mail: minmin9305@163.com).

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号