Primera página>Cultura

Mexicali: una ciudad de tradición china

Source: Author:CARMEN GONZÁLEZ
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
Basta con recorrer en auto las calles de la ciudad norteña de Mexicali para darse cuenta de una cosa: hay muchos restaurantes de comida china, de todo tipo, desde los grandes edificios de dos o tres pisos, hasta los pequeños locales que son como fondas mexicanas, pero de comida china. Contrario a lo que pudiera pensarse, esta gastronomía es la típica de la ciudad, y eso tiene una explicación: los chinos jugaron un papel fundamental en el nacimiento de Mexicali.

 

Para conocer la historia completa es necesario ir al número 306 de la calle Reforma, en el centro de la ciudad. Ahí se encuentra la tienda “Manicomio”, de ropa y accesorios modernos, que en apariencia no tiene nada que ver con China.

 

El dueño del lugar es un joven de nombre Rubén Chen, perteneciente a la tercera generación de chinos. Su madre, Rossy Chen, nos cuenta: “Mi abuelo, Huang Chenhui, llegó a Mexicali en los años 40, pero ya llevaba varios años viviendo en México. Él llegó en barco al puerto de Salina Cruz, Oaxaca”.

 

Cuando Huang Chenhui llegó a Mexicali, la comunidad china en la ciudad ya era enorme. De hecho, ahí se reencontró con su hermano, Kim Chen Hui, quien lo creía muerto. Huang llegó a Mexicali con esposa, una mexicana oriunda de Sinaloa, y cuatro hijos. Debido a la inestabilidad política, había tenido que vivir en varias ciudades antes de asentarse en la naciente urbe fronteriza. Huang abrió una tienda de abarrotes en el centro, que por aquellos años estaba en plena reconstrucción, y pasó el resto de su vida ahí.

 

A manera de homenaje a sus orígenes chinos, en 2014, el joven Rubén creó el proyecto “Orígenes y secretos de La Chinesca”. “La Chinesca” es el nombre con el que se le conoce a un callejón en el centro de Mexicali, en torno al cual se asentaron los primeros negocios de los chinos. Rubén y su hermano Alejandro ofrecen recorridos guiados a lugareños y turistas por sitios emblemáticos de la historia de la comunidad china en Mexicali. El punto de partida es la trastienda de su propio negocio.

 

 
En la esquina de las avenidas Juárez y Altamirano, en el centro de Mexicali, se encuentra la Asociación China de Mexicali.

 

 
Por los caminos de la historia

 

Al escucharlos, el visitante se entera de que Mexicali es una ciudad más bien joven. Fue fundada el 14 de marzo de 1903, aunque los asentamientos humanos datan de años antes. Empresarios mexicanos y estadounidenses decidieron asentarse en esta región e impulsar la ganadería, aprovechando el agua del río Colorado. Así comenzó la historia de Mexicali, cuyo nombre, se dice, viene de la unión de las primeras sílabas de “México” y “California”.

 

Un hombre llamado Harry Chandler, socio de la firma Colorado River Land Company, con sede en Mexicali, llevó a ese poblado a cientos de trabajadores chinos en 1905. A esos inmigrantes se sumaron los que habían quedado sin trabajo después de terminada la construcción del ferrocarril continental y los miles de chinos expulsados de Estados Unidos; todos ellos se quedaron en territorio mexicano, particularmente en los estados del norte.

 

En 1914, al mismo tiempo del estallido de la Primera Guerra Mundial, hubo una demanda masiva de algodón, y en el valle de Mexicali se producía algodón de muy alta calidad y muy rápido. Gracias a ello, durante varios años esta región gozó de abundancia económica, lo que se conoce como la época del “oro blanco”. A partir de ese momento, cuando los trabajadores chinos pudieron percibir mejores sueldos, comenzaron a organizarse para adquirir propiedades, desde negocios y casas hasta rancherías, y atraer inversión. Como era natural, los primeros interesados en hacer negocios con los chinos de Mexicali fueron los chinos de las ciudades cercanas, como San Francisco.

 

A estos acontecimientos se unió la famosa “Ley seca” de Estados Unidos, que prohibía la manufactura, transporte y venta de bebidas alcohólicas, nicho en el cual los chinos de Mexicali también vieron una oportunidad de negocio.

 

Como parte del recorrido histórico que ofrece Rubén Chen, se puede visitar un sótano ambientado como un casino chino de los años 20, donde se exhiben documentos históricos, fotografías, decoración y, en cuestión de segundos, el visitante se traslada a lo que debió ser ese lugar en su esplendor.

 

En 1928 había 17.000 chinos y 1500 mexicanos en la ciudad. Es por ello que Rubén Chen no duda en afirmar que “Mexicali fue una ciudad china antes de ser una ciudad mexicana”. Hoy en día, Mexicali se precia de tener la comunidad china más antigua de México.
En lo alto de la Escuela de la Asociación China de Mexicali se llevó a cabo la ceremonia de honores a la bandera por el Día Nacional de China.

 

 

No están solos

 

A principios del siglo XX, nacieron diversas organizaciones dedicadas a proteger y promover los derechos de la comunidad china en Mexicali. En 1918, las 26 agrupaciones locales de chinos se unieron en lo que hasta el día de hoy es la Asociación China de Mexicali. Su presidente es Zhou Zhongyu y la asociación cuenta con una escuela en el número 120 de la avenida Juárez, en el centro de la ciudad, donde dan clases de chino y de cultura china a los niños hijos de chinos expatriados.

 

Cada año, en el Día Nacional de China se lleva a cabo una ceremonia conmemorativa en la Escuela de la Asociación China de Mexicali. Este 2018 contó con la presencia del cónsul general de China en Tijuana, Yu Bo, y su esposa Yue Fan. En las instalaciones de la escuela de la asociación, el domingo 30 de septiembre se llevó a cabo una ceremonia de izamiento de bandera en la que participaron todos los estudiantes, que con gran emoción entonaron el himno nacional de China.

 

Al término de la ceremonia, el cónsul recordó que este año marca el 40.º aniversario de la aplicación de la política de reforma y apertura. “La reforma y apertura es el único camino para el desarrollo y progreso de la China contemporánea, y la única forma de realizar el sueño chino”, expresó.

 

Como parte de los festejos por el Día Nacional de China, los alumnos de la escuela de la asociación ofrecieron un programa artístico. Zhou Zhongyu, presidente de la Asociación China de Mexicali, dijo que el patriotismo, la unidad, la armonía y la asistencia mutua son las tradiciones y valores de los cientos de chinos que residen en Mexicali.

 

El cónsul general Yu Bo tomó protesta a la nueva dirigencia de la asociación e hizo entrega de un equipo de cómputo e impresión a la escuela. El resto del domingo 30 de septiembre, en las instalaciones de la escuela, el Grupo de Trabajo del Servicio Consular del Consulado General en Tijuana apoyó a los chinos de Mexicali aceptando solicitudes de pasaportes en el extranjero, notarización y otros documentos, y brindando servicios de consultoría. Mexicali se encuentra a unos 200 km de Tijuana, por lo que poder hacer trámites sin tener que ir a otra ciudad fue muy bien recibido entre los miembros de la comunidad china.

 

Mexicali es, sin duda, un ejemplo de ciudad incluyente, que se ha construido gracias al esfuerzo conjunto de chinos, mexicanos y todo aquel que desee trabajar por su bienestar y el de la comunidad.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号