Primera página>Cultura

Toda una vida dedicada al español

2018-09-03 16:00:00 Source:China Hoy Author:DANG XIAOFEI
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
Con más de 90 años de edad, Liu Xiaopei es uno de los pioneros de la enseñanza del español en China. Formó parte del primer grupo de chinos especializados en el idioma y estuvo también involucrado en el establecimiento del Departamento de Español de la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing, al cual convirtió en el primer semillero de talentos de China en lo que respecta a la lengua de Cervantes.

 

Una desafiante misión

 

En octubre de 1952, Beijing celebró la Conferencia de Paz de Asia y la Región del Pacífico, la primera conferencia internacional después de la fundación de la República Popular China. Once de los 46 países participantes tenían al español como lengua materna. En aquel entonces, China no contaba con intérpretes en este idioma, por lo que las labores de traducción recayeron en diez estudiantes de francés de la Escuela de Lenguas Extranjeras de Beijing (hoy Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing, UEEB). Después de aquella cita internacional, Zhou Enlai, el entonces primer ministro y canciller de China, dispuso el establecimiento de un departamento de español en la UEEB. Li Dihua, quien era el vicerrector de la Escuela de Lenguas Extranjeras de Beijing, le encargó tal misión a Liu Xiaopei, en quien depositó todas sus esperanzas.

 

Por aquellos años, Liu era solo el secretario de la especialidad de francés de la escuela. Establecer el departamento de español fue un enorme reto, teniendo en cuenta que Liu Xiaopei hablaba francés y que, además, tuvo que afrontar una época en la que escaseaban los libros y los talentos en el idioma español. Afortunadamente, el Ministerio de Relaciones Exteriores le envió la ayuda de Wang Xie, quien sí hablaba dicha lengua.

 

Agosto de 1960. Liu Xiaopei con sus compañeros en la entrada del pabellón de dormitorios.

 

El primer problema para Liu Xiaopei fue la falta de materiales de enseñanza. Después de una minuciosa investigación, eligió el libro de español diseñado por el Instituto de Comercio Exterior de la Unión Soviética. Enseguida se apresuró a buscar a los docentes. Después de medio año, el grupo de enseñanza quedó compuesto por el propio Liu Xiaopei, Wang Xie, Meng Fu, Li Tiqian, Xiao Zhenji y la profesora Cen Chulan (cuya trayectoria fue publicada por China Hoy en la edición de febrero de este año). Fue así como en marzo de 1953 empezó la enseñanza del español en una universidad de la República Popular China.

 

“El departamento de español no habría podido establecerse sin la ayuda de los amigos extranjeros”, manifiesta Liu Xiaopei. En el otoño de 1953, él invitó personalmente a Delia Barahona, esposa del pintor chileno José Venturelli, a ser profesora de español en la universidad. Su llegada mejoró enormemente la calidad de la enseñanza.

 

Involucrado por las circunstancias en la enseñanza del español, pero proveniente del idioma francés, Liu Xiaopei puso mucha atención en su propio aprendizaje del español. “Me manejaba bien en el francés, por lo que aprendí español con los libros elaborados por profesores franceses”, recuerda. Los dos idiomas tienen una misma raíz lingüística, por lo que Liu obtuvo un rápido resultado con poco esfuerzo. Además, se puso a practicar la pronunciación con materiales de fonética elaborados por especialistas británicos. “Así aprendí mi español”, dice con emoción. De esta manera, Liu fue involucrándose más en la enseñanza del español, mientras iba aprendiendo este idioma.

 

Liu Xiaopei, quien se había desempeñado como asistente de enseñanza, se convirtió finalmente en profesor en 1955. Junto con Cen Chulan, se encargó de una clase de casi 20 estudiantes. En ese momento, el asesor lingüístico era un profesor procedente de la entonces Unión Soviética. Liu Xiaopei y Cen Chulan preparaban anticipadamente las clases, lo que después era revisado por el especialista soviético. Al final, los tres discutían y diseñaban la clase del día siguiente. “El especialista soviético jugó un papel clave en el mejoramiento de mi español”, recuerda Liu, quien, en agradecimiento, decidió llamar a su primera hija con el carácter chino “Su” (苏), que es el primer carácter de “Unión Soviética” en chino (Sulian, 苏联).

 

Liu Xiaopei junto a dos lingüistas chilenos en 1986.

 

Chile en el corazón

 

“Los extranjeros con los que más contactos he tenido han sido chilenos”, señala Liu. De hecho, el primer hispanohablante que conoció fue Delia Barahona, la esposa del artista José Venturelli. Mientras trabajaba en la Asociación de Amistad del Pueblo Chino con el Extranjero, Liu llegó a recibir a varios periodistas y escritores chilenos, así como a una delegación de dicho país invitada a raíz de las celebraciones por el décimo aniversario de la República Popular China, en 1959. Liu llegó a ser enviado en dos ocasiones a Chile.

 

A fines de ese año de 1959, Liu recibió la noticia de que podía estudiar en Chile. Durante su estancia en el extranjero llevó clases principalmente de español y literatura latinoamericana. “Estudiar y vivir en Chile fue un gran salto en mi aprendizaje del español”, considera. Su estancia en el país de Neruda, de 1960 a 1963, fue un tiempo inolvidable. Al regresar a China a principios de 1964, Liu fue nombrado director del área de enseñanza e investigación del curso superior del Departamento de Español de la UEEB.

 

En 1986, a sus 58 años de edad, Liu Xiaopei llegó por segunda vez a Chile para enseñar chino y cultura china en la Universidad de Chile. Durante sus dos años de estancia, se especializó en la investigación y recopilación de literatura sobre la mujer, lo que le valió ser admitido como miembro de la Asociación de Escritores de Chile.

 

Aquellos dos viajes a Chile le permitieron sentir la amistad del pueblo chileno hacia los chinos. “Hasta ahora mantengo contacto con profesores, compañeros de clase y amigos chilenos a través del WeChat, correo electrónico, tarjetas de felicitación, etc.”, asegura Liu.

 

“Son los recuerdos más hermosos de mi vida”, añade.
12 de junio de 1987. Liu Xiaopei con Delia Barahona, esposa del pintor chileno José Venturelli. Fotos cortesía de Liu Xiaopei

 

 

Un destino unido a un idioma

 

Pero en la vida están los buenos recuerdos y también los remordimientos. “Es una pena que no me haya dedicado toda la vida a la enseñanza”, expresa. Una vez concluida su labor como profesor, Liu comenzó a dedicarse a los asuntos administrativos. Se desempeñó como decano del Departamento de Español de la UEEB, director de la Oficina de Investigación de Literatura de América Latina y Europa Occidental, entre otros cargos.

 

Liu no se ha desligado jamás del español, ni se ve a sí mismo como “un viejo camarada que ha dedicado toda su vida a este idioma”.

 

Hoy en día, a sus 90 años de edad, Liu viene disfrutando su vejez en Beijing, aunque su pasión por el idioma español no ha disminuido.

 

Liu Xiaopei presta especial atención en el aprendizaje del español por parte de los jóvenes, por lo que ofrece seis sugerencias: practicarlo constantemente además de estudiarlo en clase, tener una pronunciación adecuada, revisar a fondo la gramática, priorizar la comprensión auditiva, leer literatura y, finalmente, conocer la historia, la geografía, la cultura y las costumbres de los países hispanohablantes.

 

Al referirse a la mayor cantidad de jóvenes chinos que vienen aprendiendo el español, Liu Xiaopei menciona: “Espero que todos ellos sobrepasen a sus maestros”.

 

Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号