Primera página>Cultura

El entretenimiento en la antigua China

2018-05-24 13:18:00 Source:China Hoy Author:NUESTRA REDACCIÓN
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

 

Si no conocemos la forma de entretenimiento diaria del pueblo, no podemos conocer a la nación; si no sabemos cómo una persona pasa su tiempo libre, no podemos conocerla bien”, dijo Lin Yutang, famoso literato chino.

 

Navegar por Internet, viajar, escuchar música, ver películas, ir al karaoke, entre otras, son actividades modernas de esparcimiento. ¿Qué hacían los antiguos chinos en sus ratos de ocio? En los registros históricos y obras artísticas antiguas de China existen muchas referencias a este tema. Los antiguos chinos se lo tomaban con un entusiasmo excepcional. Muchas actividades de esparcimiento que disfrutamos hoy son fruto del ingenio de nuestros antepasados.

Juegos de pelota

 

China tiene una larga historia de juegos de pelota. Los descubrimientos arqueológicos señalan que el cuju, el jiju y el chuiwan eran los más populares.

 

El cuju es el fútbol antiguo. El ju es un tipo de pelota de cuero con relleno de salvado de arroz. En el Zhan Guo Ce (el Libro de los Reinos Combatientes) se describe que “la capital del reino Qi es rica y mucha gante toca el yu (instrumento musical de viento), el se (instrumento musical de 25 cuerdas) y el zhu (instrumento musical de 13 cuerdas). Asisten a peleas de gallos, crían perros, juegan ajedrez liubo y el cuju”. De esta forma hemos podido conocer que ya a finales del siglo IV a.e.c., el cuju era popular en la zona de Linzi, la capital del reino Qi. El fútbol moderno se originó en la década de 1860 en el Reino Unido, pero en la historia de la humanidad ese deporte tiene un origen muy antiguo. De hecho, la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) afirma que “el origen del fútbol está en el cuju de la antigua China”.

 

El jiju es el polo. Dos conjuntos de jugadores montados a caballo con mazas de astiles largos intentaban golpear una pelota de madera para llevarla a la portería rival. Se jugaba generalmente en el prado o en un campo despejado. El polo se originó en Persia (hoy Irán) en el año 525 a.e.c., y posteriormente fue introducido en China. Cao Zhi (192-232) en su poema La capital escribió: “Él juega con destreza al jiju y al jirang, con interminables habilidades”. Por eso, podemos deducir que el polo ya existía en China, a más tardar, a finales de la dinastía Han (206 a.e.c.-220). Este deporte fue muy popular durante las dinastías Tang (618-907), Song (960-1279) y Yuan (1206-1368). El olvido llegó con la dinastía Qing (1644-1911). Se jugaba generalmente entre los soldados y entre la aristocracia cortesana.

 

El chuiwan es un juego que tenía características del hockey y el golf. En un poema escrito por Wang Jian (768-835) se describe: “En el día de la Fiesta de la Comida Fría, las damas en el palacio imperial juegan el budaqiu delante del palacio para que el emperador contemple. Las integrantes del equipo que llevan primero la pelota al arco, se arrodillan y tocan el suelo con la frente ante el emperador, y luego continúa el juego”. El budaqiu era un deporte similar al hockey que fue muy popular en el palacio imperial de la dinastía Tang. Durante la dinastía Song se sustituyeron los arcos por hoyos en el suelo, y si el jugador lograba entrar la bola en el hueco ganaba un punto. Entonces el nombre cambió y empezó a llamarse chuiwan.

 

Mujeres juegan al chuiwan en el palacio imperial.

 

Las mascotas

 

Los ancestros chinos también jugaban con animales, aves, insectos, al igual que las mascotas de los tiempos modernos, pero con más trucos.

 

En el Zi Bu Yu (Lo que el maestro no discutiría), escrito por Yuan Mei (1716-1798) durante la dinastía Qing, se registra un “teatro de sapos” dirigido por un mendigo: “Disponen una silla en el sitio. Un gran sapo saltó del saco del mendigo y se sentó en la silla. Luego ocho sapos pequeños saltaron del saco al suelo y rodearon en círculo al gran sapo, en silencio. El mendigo dijo: ‘¡Enséñales!’. El gran sapo empezó a gritar y los ocho pequeños le siguieron. El gran sapo dio varios gritos y los pequeños le imitaron, al igual que el maestro enseña a los estudiantes. El mendigo dijo: ‘¡Paren!’. Y todos se callaron”.

 

En la corte de la dinastía Qing, en los banquetes de bienvenida a los huéspedes occidentales, se presentaban actuaciones de ratones amaestrados. Dos ratones atados con finas cadenas, según el mandato del dueño, enredaban y luego desenredaban las cadenas. La “acrobacia de ratones” era tan alucinante que un ruso llegó a expresar: “La actuación de estos humildes animales es el espectáculo más asombroso que he visto”.

 

La pelea de grillos era una actividad de esparcimiento en la que se ponían a dos de estos a combatir para medir sus fuerzas. Solo seleccionaban a grillos machos, que peleaban por defender su territorio o buscar pareja. La pelea de grillos se inició en la dinastía Tang y llegó a ser popular en la dinastía Song. En la dinastía Qing, el evento se había perfeccionado. En la obra Registros del Buró de Tejidos de Suzhou, compilado por Sun Pei de la dinastía Qing, se describe vívidamente la escena del público que asiste a la pelea de grillos: “En Suzhou, al entrar el otoño, la gente tiene la costumbre de reunirse para las peleas de grillos (…). Canallas e ignorantes hacen apuestas con dinero. Cada día no menos de mil personas acuden a esos lugares, generando un gran bullicio”.

 

Debido a que la pelea de grillos y de codornices podía generar grandes ganancias, la gente los criaba y entrenaba cuidadosamente, y de ahí se desarrolló una doctrina sobre la crianza y pelea de grillos y codornices. Especialmente sobre los grillos, los antepasados dejaron un gran número de obras.

 

Juego de libaciones

 

Los juegos de libaciones que animaban el ambiente de los banquetes o reuniones han llegado hasta nuestros días. Además de aumentar la atmósfera festiva y promover la amistad, eran también parte de la etiqueta de la época. Fueron populares en casi todas las dinastías y tenían formas muy variadas. Ahí están, por ejemplo, el touhu del Periodo de Primavera y Otoño (770 a.e.c.-476 a.e.c.) y el Periodo de los Estados Combatientes (475 a.e.c.-221 a.e.c.); el qushuiliushang (copa flotante en un arroyo sinuoso) en el reino Wei del Periodo de los Tres Reinos (220-265), la dinastía Jin del Oeste y la dinastía Jin del Este (265-420); el canggou y el shefu, en la Tang, y el ningjiuling’er en las dinastías Ming (1368-1644) y Qing (1644-1911).

 

El touhu, también llamado shehu, fue un entretenimiento tradicional tanto entre la nobleza como entre la gente común. En las novelas de las dinastías Qing y Ming, casi todos los que viven en el peldaño más bajo de la sociedad juegan al touhu.

 

Según el Libro de los Ritos, la gente lanzaba flechas desde cierta distancia y usaba una vasija de vino como blanco. El resultado se decidía según la cantidad de flechas dentro de la vasija. Los perdedores estaban obligados a beber una copa como castigo. La vasija, de gran barriga y cuello delgado, estaba llena de soja, por eso las flechas solían rebotar en ella. Generalmente, la gente jugaba al touhu para animar el ambiente en los banquetes.

 

El canggou, también conocido como songgou, era fácil. Una persona ocultaba un gancho en una mano o en otro lugar, y cerraba los puños. Los otros adivinaban dónde podía estar. El shefu se jugaba entre dos equipos. Uno ocultaba algo bajo un recipiente y el otro adivinaba si era cierto o no.

 

El qushuiliushang era el pasatiempo de los letrados cuando bebían. Se sentaban alrededor de un arroyo sinuoso y dejaban que la corriente arrastrara una copa llena de licor. Si el recipiente se detenía ante alguien, esa persona bebía la copa y escribía un poema. En los poemas compuestos por emperadores y cortesanos, se menciona frecuentemente este juego. En la dinastía Tang, las familias imperiales y poderosas generalmente construían un canal sinuoso en su hogar para este juego.

 

El ningjiuling’er fue el juego más popular durante las dinastías Ming y Qing. Se hacía girar un dominguillo y cuando se detenía, la persona que estaba frente a él tenía que beber una copa como castigo.
28 de mayo de 2016. Sentadas alrededor de un arroyo sinuoso, las personas prueban el té imitando la antigua tradición qushuiliushang.

 

 

Ya en la dinastía Han (206 a.e.c.-220) existía un tipo de naipes llamado yezixi (juego de hojas). Dicen que el general Han Xin, para aliviar la nostalgia por el terruño natal de sus soldados, inventó el yezixi en su ejército. Como el tamaño de las cartas era como el de una hoja, le puso ese nombre. Las reglas del juego eran casi iguales a las actuales. Las evidencias han demostrado que el yezixi es el prototipo más antiguo de naipes del mundo. A mediados de la dinastía Tang empezaron a aparecer registros escritos sobre el yezixi.

 

Durante el reinado del emperador Tianqi de la dinastía Ming, las fichas evolucionaron gradualmente hasta convertirse en un nuevo juego de cartas, el madiaopai. Eran naipes de cartón y se jugaban entre cuatro personas. Cada paquete tenía en total cuarenta cartas, y se utilizaban ocho en cada mano, y las otras ocho se ponían en el centro de la mesa. Un jugador era el banquero y los otros combatían juntos contra él. La regla era un poco similar al popular doudizhu de hoy.

 

El mahjong se originó en China y su historia puede remontarse a 3000 o 4000 años atrás. En su larga evolución, este juego del palacio imperial se popularizó entre la gente y tomó su forma actual a mediados de la dinastía Qing.

 

Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号