Primera página>Extranjeros en China

El humor se toma Beijing

Source:China Hoy Author:MAGDALENA ROJAS
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

Sus rutinas de humor se han ganado el respeto y las risas del público local y extranjero, pero además, el joven mexicano ha sido un verdadero propulsor de su cultura, ayudando a afianzar aún más el lazo ya existente entre México y China.

Edson Orozco pertenece al grupo de comediantes Comedy Club China, con el cual hace rutinas regularmente.

 

 

Los chistes convertidos en profesión

 

Oriundo de Monterrey, Edson Orozco lleva una década viviendo en China. Como muchos, su llegada estuvo marcada por ese inconfundible deseo de aventura y los golpes fortuitos de la vida. Antes de pisar Beijing, su mayor lazo era con un restaurante chino de la ciudad mexicana norteña, donde la comida “era muy rica”. Un día, su mejor amigo le dijo: “Vámonos a China, güey”. Y así fue.

 

Ha estado durante 10 años, pero en dos periodos distintos. “Llegué a China y traje piedras al río”, cuenta Orozco. “Regresé a México por haber cargado esas piedras al río, por lo que vine por segunda vez sin piedras”. Esas piedras se refieren a la relación que tuvo con una exnovia, lo cual le impidió aprender chino como le habría gustado. Sin embargo, Edson Orozco señala que ahora ya puede escribir y leer el idioma, impulsado exclusivamente por su propio interés.

 

Su vida no es la de cualquier persona. Ha vivido en México, Estados Unidos y ahora, China, lo cual ha ido forjando su carácter a través de los años y su modo de entender las cosas. En Beijing se ha desempeñado de diversas formas, conforme han ido llegando oportunidades y abriéndose nuevos caminos. Desde profesor y coordinador de eventos gastronómicos y culturales a comediante, Edson Orozco es un hombre multifacético y carismático que ha hecho todo cuanto ha podido, cosechando grandes resultados en su andar.

 

Como muchas otras cosas, la comedia llegó a la vida de Orozco de forma inesperada. Había ido a un show de comedia en un bar de Beijing, y había tenido que levantarse varias veces para ir al baño, causando la molestia de algunos organizadores y comediantes que formaban parte del grupo. “Me di cuenta de que estaban hablando mal de mí en un grupo de WeChat. Me apunté a un open mic solo para hacer unos chistes y burlarme de ellos”. Orozco admite que aquello no les cayó en gracia, pero pudieron reconocer el talento que había en él.

 

Hoy en día, es parte de Comedy Club China (CCC), un grupo de stand-up comedy que organiza diferentes funciones en Beijing de forma regular, además de otras ciudades. “El grupo no es mío ni de nadie, entre todos nos ayudamos a mejorar nuestras habilidades de stand-up, y quienes llevan más tiempo se encargan de organizar los eventos o invitar a comediantes profesionales”, explica.

 

Sus rutinas de humor están inspiradas en su propia experiencia de vida, pero las adapta según el público. “Los chinos tienen un sentido del humor más inocente”, cuenta al respecto. “A los extranjeros les encantan las cosas más sucias, oscuras y crueles”. Sin embargo, también señala que los locales entienden con lo que los extranjeros muchas veces deben lidiar al vivir acá, y eso les resulta muy divertido.

 

El mexicano también ha llevado su talento a otras ciudades del país, entre las que destaca Wuhan, ya que fue la primera vez que hizo su rutina fuera de Beijing. “Fue en 2018 y me pagaron todo: el viaje, el hotel, las comidas y 1000 yuanes por 15 minutos de comedia. En ese momento pasé de amateur a profesional y sentí que ya podía decir que me pagaban por decir pendejadas”, manifiesta con su característico tono y modismo mexicano.

 

Edson Orozco participa en un show junto con otros miembros de Comedy Club China en el centro comercial Galaxy Soho, en Beijing.

 

Uniendo dos mundos

 

Por otro lado, Edson Orozco es un miembro activo de la comunidad de expatriados. Aparte de su faceta como comediante, se desempeña como organizador de diferentes eventos en el restaurante mexicano Pebbles Courtyard. Una vez más, la oportunidad le llegó accidentalmente.

 

Ray, nativo de Beijing y dueño del restaurante, había empezado a tomar clases de español con Orozco porque tenía planes de mudarse a México. Así, lo que comenzó como una relación profesional entre profesor y alumno se fue tornando en una amistad y, finalmente, Edson Orozco se convirtió en la mano derecha de su negocio. Entre bromas y veras, cuenta que Ray solía quejarse de la falta de clientela para mantener los altos estándares que exigía su restaurante. “Yo solito me ofrecí a ayudarle a cambio de tacos y bebidas. Acá en China, una orden de tres tacos cuesta aproximadamente 10 dólares, y yo fácilmente me como nueve”, señala de modo gracioso. De esa forma, Orozco se quedó con esos deliciosos tacos que recuerdan a los sabores de México, y Ray con el entrañable mexicano que le ha dado un renovado impulso al establecimiento.

 

En Pebbles Courtyard, Edson Orozco hace catas de tequilas y mezcales, además de prestar apoyo y organizar eventos culturales como Posadas (tradición católica y mexicana, en la que la gente se reúne durante nueve días antes de la celebración de Navidad a rezar y cantar villancicos) y el Día de los Muertos (una colorida fiesta celebrada el 1 y 2 de noviembre vinculada con el Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos).

 

“Hay cosas tan bonitas que no se conocen de México y yo hago todo lo posible para que los clientes puedan probar y aprender un poco de nuestra cultura”, dice. La película Coco, inspirada precisamente en la idiosincrasia y tradiciones mexicanas en torno al Día de los Muertos, fue un gran éxito entre el público chino. Desde entonces, el interés por el restaurante ha ido en continuo aumento. Al ser un establecimiento con auténtica comida mexicana, lo mejor es cuando a Orozco le preguntan si él es el dueño.

 

Su siguiente proyecto es comenzar a hacer catas en chino, para así armar eventos exclusivos para empresas que quieran hacer algo interesante. Sin embargo, en el mediano plazo, sus ojos ya están puestos en otra ciudad. ¿La razón? El amor. “El futuro mío está en Shanghai porque encontré a mi media naranja y no la voy a perder”, confiesa. Por otro lado, la Perla del Oriente –como también se le conoce a la megalópolis costera– ofrece más espacios para hacer sus shows de comedia y oportunidades para viajar. “Quiero llevar lo que estoy haciendo aquí y hacerlo allá”, expresa de manera decidida.

 

Por lo pronto, sus proyectos siguen en China, lugar del cual destaca varias cosas, pero por sobre todo, la seguridad y el respeto a la ley. “La policía no tiene pistolas ni esposas o macanas. Siempre están para ayudarte y solo cargan su radio”. De México lo que más extraña es su familia, amigos y la buena carnita asada. Pero sea donde sea, lo cierto es que Edson Orozco ha sabido hacerse un espacio en cada lugar y abrirse un camino gracias a ese ímpetu innato.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号