Primera página>Extranjeros en China

Una científica cubana en China

2018-08-01 15:16:00 Source:China Hoy Author:ABEL ROSALES GINARTE
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
Tamara González Estévez ha desarrollado su labor científica en China desde 2013 gracias a su experiencia en Biotech Pharma, una empresa mixta de alta tecnología chino-cubana que fabrica anticuerpos monoclonales, vacunas terapéuticas contra el cáncer y otras enfermedades autoinmunes.

 

Antes de llegar a China, González laboró en el Centro de Inmunología Molecular, una institución biotecnológica cubana de ciclo cerrado (investigación-desarrollo, producción, comercialización), que a partir del cultivo de células superiores orienta su investigación básica, desarrollo y fabricación de productos al tratamiento del cáncer y otras enfermedades autoinmunes. Biotech Pharma está ubicada en la impresionante Área de Desarrollo Económico y Tecnológico de Beijing. “Al llegar, me llamó mucho la atención que en esa zona también estuvieran grandes compañías como Sanofi, Novartis o Bayer, por lo que allí se juntan producciones nacionales y los principales actores mundiales del sector”, dijo la ingeniera industrial cubana a China Hoy.

 

En abril de 2013 comenzó a trabajar en Biotech Pharma como especialista en control de la calidad para elevar el nivel profesional del departamento. Lo hizo durante dos años. “En ese tiempo contribuí a la elaboración de protocolos para la optimización y validación de técnicas analíticas de anticuerpos monoclonales, la implementación de nuevos métodos de ensayos para el producto final y su liberación (aprobación del producto para su comercialización en China)”. Durante esa etapa, le entusiasmó la oportunidad de trabajar con profesionales chinos y conocer el desarrollo que China ha alcanzado en biotecnología y los rápidos progresos obtenidos en el campo de las ciencias. “Durante los cinco años que llevo trabajando en China, he podido asimilar y ejecutar nuevas técnicas analíticas e implementar nuevos conocimientos en ingeniería genética y biología molecular, sectores que China apoya con gran decisión”.

 

Tamara González también ha publicado en revistas científicas y formó parte del equipo que logró la obtención de una nueva patente para la empresa Biotech Pharma. “La mayor oportunidad que me ha ofrecido China es poder trabajar como investigadora en una de las mejores universidades del país y formar parte de grandes proyectos, lo cual me ha llevado a investigar con profesionales chinos de alto nivel internacional”.

 

Muchas horas de su vida las comparte junto con los colegas chinos del Departamento de Ingeniería Química de la Universidad Tsinghua.

Una nueva casa

 

“En julio de 2015 me ofrecieron trabajar como investigadora en el Instituto de Química Aplicada que pertenece al Departamento de Ingeniería Química de la Universidad Tsinghua, liderado por el profesor Liu Dehua y dedicado a la investigación de biorefinería de recursos renovables para la bioenergía y la producción de químicos biodegradables”. Al comenzar sus labores en dicho departamento fue seleccionada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología de China para participar en el programa de investigación como joven talento extranjero. “Me confiaron un proyecto nacional de investigación relacionado con la producción enzimática a partir de microorganismos y su aplicación en el proceso de obtención de biodiésel. Era un terreno inexplorado”. Para avanzar, Tamara González tuvo que dedicarle muchas horas semanales, e incluso madrugadas. “Ese trabajo impone un rigor tremendo y establecer una lógica de análisis que tiene que concretarse en evidencias prácticas”.

 

“El que persevera triunfa”, dice un refrán conocido que se aplica muy bien a la dedicación de la joven científica cubana. “Hemos avanzado en el proyecto. La experiencia es única e inolvidable, abre nuevas puertas para seguir desarrollando las ciencias en China, de una manera más global. Hoy por hoy, la Universidad Tsinghua se ha convertido en mi casa”.

 

El departamento tiene programas con más de 20 universidades líderes en el mundo en el intercambio académico, la capacitación de personal y la colaboración en investigación, y tiene sólidas alianzas con importantes corporaciones internacionales, empresas nacionales, gobiernos locales y centrales. En los últimos cinco años, ha publicado más de 2200 trabajos de investigación revisados por sus pares, ha obtenido más de 22 premios de investigación nacionales y provinciales, 358 patentes, 12 registros de derechos de autor de software y dos patentes internacionales.

 

Según su sitio web, ha habido un aumento constante en la financiación de la investigación, que ahora incluye 74 subvenciones del competitivo programa National Basic Research (973) y el National High Tech (863), y 119 subvenciones de la Natural Science Foundation. Igualmente garantiza 88 becas a niveles ministerial y provincial, mantiene 335 contratos con industrias nacionales y 126 subvenciones patrocinadas por corporaciones internacionales.

 

González confía en que las investigaciones que ha realizado con sus colegas chinos y el apoyo del Gobierno serán de gran beneficio para la humanidad. El objetivo de su proyecto para el Ministerio de Ciencia y Tecnología de China fue producir y caracterizar una determinada enzima producida por un microorganismo para probar su uso como catalizador en el proceso de obtención del biodiésel. “Un resumen de esta investigación fue presentado en el X Simposio Mundial de Bioenergía, que es uno de los principales eventos técnicos y científicos internacionales centrados en la bioenergía y la biotecnología que explora aspectos relacionados con las tecnologías de proceso, materias primas, ciclo de vida, vehículos limpios, además de las cuestiones inherentes a la logística y funcionamiento de estas estructuras”. Pero en dicho simposio, que tuvo por sede a la ciudad china de Dongguan, en la provincia de Guangdong, entre el 9 y el 11 de diciembre de 2016, no solamente expuso sus experiencias, sino que también pudo conocer de cerca la labor que realizan otros científicos chinos y del mundo. “Me alegró mucho ver una nutrida presencia de especialistas latinoamericanos. El deseo de cooperar con China fue uno de los aspectos que percibí dentro del ambiente científico del evento”. Precisamente con esa visión surgieron nuevos acuerdos para proyectos de colaboración en energía renovable.

 

Aún queda mucho camino por recorrer. El campo de la investigación y, específicamente, los de la energía renovable y el enfrentamiento al cambio climático son relativamente nuevos. “Recién estamos profundizando en ello, aunque hay que destacar que China ha logrado avanzar en ambos terrenos con gran rapidez”.
Tamara González participa en el programa de investigación como joven talento extranjero del Ministerio de Ciencia y Tecnología de China. Fotos cortesía de la entrevistada

 

 

En China todo es posible

 

Tamara González es meticulosa y siempre accesible para el diálogo cuando tiene tiempo libre. Sus días en China también le imponen la nostalgia natural por los familiares y amigos en Cuba. Sus experiencias cotidianas en el dragón asiático la convierten en un referente para los jóvenes latinoamericanos que deseen acercarse a China y sus avances científicos. “Hay que prepararse muy bien. China no puede imaginarse como un destino casual. Actualmente, en los laboratorios de este país se encuentran investigando desde consagrados premios Nobel hasta jóvenes talentos de países líderes en investigación científica”. Reconoce que en China hay mucho futuro por delante, recursos y deseos de innovar, lo cual es muy estimulante. “China es uno de los epicentros del siglo XXI y les exige un alto desempeño a los científicos extranjeros que acoge”.

 

A pesar de la complejidad del idioma chino y las particularidades culturales del país, Tamara González menciona que China está abierta al talento extranjero, “pero los científicos internacionales tenemos que ganarnos nuestro espacio en los laboratorios chinos con ciencia, consciencia y paciencia”. Para un científico, China ofrece la oportunidad de tener todos los recursos necesarios a su disposición para investigar. “Cuando el sueño personal, al igual que el propio sueño chino, es tan intenso, los imposibles no son tan imposibles. En China nada es imposible”.

 

Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号