Primera página>Deportes

Tokio 2020: recalibrando la mirilla

Source:China Hoy Author:JORGE RAMÍREZ CALZADILLA*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

Hu Binyuan, tirador deportivo chino de 42 años de edad.

 

En circunstancias ideales (entendiendo por ideal lo que asumimos como la normalidad en nuestra rutina) poco más de dos meses debían restar para que ardiera la llama en el pebetero del Nuevo Estadio Nacional de Tokio y se declararan oficialmente inaugurados los Juegos de la XXXII Olimpiada.

 

Sucede que la realidad por la que atraviesa la humanidad está más lejos que de costumbre de ser perfecta: el brote pandémico del COVID-19 continúa provocando contagios en decenas de países, cobrándose cuantiosas vidas, y ha obligado a implementar medidas de confinamiento en cientos de ciudades –y hasta el cierre de naciones en su totalidad– para contrarrestar su propagación.

 

Se esperaba entonces –como en efecto ocurrió– que, valorando la gravedad de esta crisis sanitaria global, el Comité Olímpico Internacional y los organizadores nipones pospusieran la celebración del certamen multideportivo, un hecho inédito en la historia de estos juegos en su era moderna (desde Atenas 1896), y una decisión que seguramente millones de aficionados recibieron con un suspiro de alivio, pues gravitaba en el ambiente de negociaciones la posibilidad de cancelarlos como las ediciones de 1916, 1940 y 1944 (por el estallido de la Primera y Segunda Guerras Mundiales).

 

Evidentemente, la situación supone un mazazo para muchos deportistas que habían fijado en Tokio el último reto de sus carreras.

 

China esperaba incluir en su nutrida delegación a varios de estos veteranos de dos, tres y cuatro olimpiadas, a los que mantener un alto estado de forma durante otro calendario conllevará ahora un sacrificio extra, una motivación renovada.

 

Sin embargo, en apariencia, atendiendo a las estadísticas históricas, hay atletas que se encuentran en una situación menos desventajosa. Es el caso de los practicantes del tiro deportivo, tradicionalmente, junto con jinetes y arqueros, los de mayor edad entre los concursantes –e incluso medallistas– olímpicos.

 

Francotiradores de élite

 

Cuando muchos deportistas transitan por su primera, segunda y hasta tercera década del retiro, los tiradores todavía no contemplan encajonar sus carabinas, pistolas o escopetas. No en balde, el atleta olímpico de mayor edad en las versiones modernas de estas lides cuatrienales es el sueco Oscar Swahn, quien a los ¡72! años, ganó una medalla plateada en Amberes 1920. En la cita previa, Estocolmo 1912, ya había inscrito su nombre en los anales del olimpismo como el veteranísimo entre los medallistas de oro: 64 abriles.

 

Émulos de Oscar Swahn y del también tirador Joshua Millner (Gran Bretaña), campeón olímpico en 1908 con 61 primaveras a cuestas, los francotiradores chinos también han contado con astros de este deporte que han desafiado el implacable paso del tiempo. El más ilustre y longevo: Wang Yifu.

 

El pistolero de Liaoning puso a prueba la salud cardiovascular de varias generaciones de coterráneos con sus 6 preseas individuales entre los Juegos Olímpicos de Verano Los Ángeles 1984 y Atenas 2004. Cuatro lustros en los que se caracterizó, además de por su puntería implacable, por una perseverancia pocas veces vista, especialmente en su arma favorita, la pistola de aire comprimido a 10 metros (en la pistola a 50 metros fue bronce en 1984 y plata en 1992). A los 43 años, tres cuatrienios después de tocar la gloria olímpica por primera vez en Barcelona y acariciarla amargamente en Atlanta y Sídney (2 platas), Wang repitió en Atenas su victoria de la Ciudad Condal.

 

Wang es el deportista chino de mayor edad en colgarse un metal de cualquier color en estos certámenes bajo los cinco aros y el único con 6 participaciones, una más que Tan Zongliang (Atlanta 1996-Londres 2012), su compañero de equipo en dos ediciones olímpicas, y el esgrimista Ye Chong (Seúl 1988-Atenas 2004).

 

En ese ranking histórico de China, a continuación del mencionado trío, se incluye un grupo de 20 atletas con 4 participaciones, de los cuales solo 5 pueden seguir soñando con un quinto evento estival: el jugador de bádminton Lin Dan, los de baloncesto Chen Nan (F) e Yi Jianlian (M), y un par de tiradores, Wei Ning (F) y Hu Binyuan (M).

 

La añorada quinta comparecencia en olimpiadas para Wei y Hu, sin embargo, pasa no solo por la necesidad de pedir prórroga al dios Cronos tras la postergación de Tokio 2020, ahora en la agenda de 2021 del 23 de julio al 8 de agosto. A esto se sumará que –obviamente, no anuncien su retiro– reserven sus billetes a fuerza de dianas perforadas en el centro ante el empuje de una hornada de compatriotas que no tiene intención alguna de retrasar el relevo generacional.

 

Apuntando a 2021

 

Cuando comiencen a detonar los disparos en el Campo Asaka tokiota, sede de las pruebas del tiro olímpico, Wei Ning estará rondando los 39 años y Hu Binyuan, camino a los 44. En este preciso instante, y a la espera de que la Federación Internacional de Tiro Deportivo (ISSF, por sus siglas en inglés) se pronuncie en cuanto a los reajustes en el proceso clasificatorio, China se ha ganado en las lides internacionales efectuadas recientemente más cuotas que ninguna otra nación: 23, seguida de las comitivas estadounidense (21), rusa, australiana e india (las 3 con 15).

 

Pero si la competición arrancara mañana, ni Hu (bronce en 2008 en doble foso) ni Wei (plata en 2004 y 2012 en skeet) estarían en contienda: ambos no figuran entre los 25 clasificados directos del país, por lo que algunos cambios deberán sucederse para que eso ocurra. Los nuevos baluartes de este deporte en China despuntan cada vez a menor edad, y el ejemplo más elocuente es uno de los nombres ya incluidos en la nómina, Yang Haoran, quien con solo 17 años se impuso en una etapa de la Copa Mundial en 2013 al entonces campeón olímpico y del mundo, el italiano Niccolo Campriani.

 

Y es que entre los tiradores del gigante asiático ha imperado una altísima competitividad y, con mucha menos fanfarria que sus compatriotas de otros deportes, son de los atletas que más puntúan en el medallero olímpico por naciones para su delegación. Solo el clavado (40-19-10), la halterofilia (31-15-8), la gimnasia artística (29-21-23) y el tenis de mesa (28-17-8) han superado lo conseguido por el tiro deportivo (22-15-19) desde Los Ángeles 1984.

 

Una muestra todavía más ilustrativa del acelerado ascenso de los especialistas chinos en este deporte es el hecho de que el país ocupe el segundo lugar de la tabla de medallas de todos los tiempos en certámenes estivales con únicamente 9 participaciones, 15 menos que el líder histórico Estados Unidos (54-29-27), por encima de potencias de la talla de Italia (16-15-11), presente en estas justas en 23 ocasiones; Suecia (15-24-18), 24; y Gran Bretaña (13-15-18) y Noruega (13-8-11), ambas con 23.

 

Esta condición de nación de la élite invita a pensar que, con o sin los veteranos de 4 Juegos Olímpicos, la escuadra china presionará el gatillo apuntando hacia una meta realizable en Tokio, mejorar las 7 medallas de la cita precedente (1-2-4, #3 lugar por naciones), con grandes posibilidades de rubricar una actuación que se aproxime a las gestas de Atenas 2004 (4-2-3, #1) y Beijing 2008 (5-2-1, #1).

 

 
 
*Jorge Ramírez Calzadilla es un periodista cubano que reside en Beijing desde 2007. Ha colaborado con publicaciones y medios audiovisuales nacionales y extranjeros por más de una década.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号