Primera página>Deportes

España recibe al goleador de China

Source: Author:JORGE RAMÍREZ CALZADILLA*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
En enero de 2016, cuando el multimillonario chino Chen Yansheng se convirtió en presidente y propietario del Real Club Deportivo Espanyol de Barcelona, se robó titulares con dos promesas muy concretas. El magnate al frente de la empresa Rastar Group adelantó que en la nueva era que comenzaba bajo su mando, el equipo catalán de balompié de la Primera División de España se clasificaría a la Liga de Campeones de Europa y ficharía a uno de los mejores futbolistas de China, todo en un plazo de tres campañas.

 

Cumplido el tercer aniversario de su arribo a la institución, el sueño de los pericos de incluirse en el principal torneo continental a nivel de clubes se proyecta como una auténtica quimera. Octavos de la tabla en aquel primer curso presidido por el empresario chino y undécimos el pasado calendario, la meta más urgente de los ahora dirigidos por Joan Francesc Ferrer Sicilia, apodado Rubi, es evitar el descenso.

 

En defensa de Chen y compañía, vale apuntar que su inyección monetaria no ha tenido un mayor impacto en la mejora de la plantilla del conjunto blanquiazul por estar demasiado ocupados los nuevos propietarios en saldar apremiantes deudas con Hacienda y varios proveedores. El presente futbolístico del club no invita a fantasear con la Champions, sin embargo, el prometido fichaje proveniente del gigante asiático sí se ha materializado y lleva el nombre de Wu Lei.

 

Wu Lei con la camiseta del Real Club Deportivo Espanyol 
Wu Lei empaca sus goles

 

Con todo el boato que la ocasión suponía, Wu Lei llegó a Barcelona en el último mercado de invierno. “¡Arriba al RCD Espanyol de Barcelona una de las máximas estrellas de la Superliga China!”, escribió el club barcelonés en su cuenta oficial de Twitter.

 

Precedían al goleador chino sus excelentes resultados en el último torneo liguero, aunque lejos está el campeonato profesional del gigante asiático de igualarse en calidad al español, uno de los que más nivel y estrellas congrega en todo el planeta. Wu, de 27 años, aterrizó en la Ciudad Condal tras rubricar la mejor temporada de su carrera. Sus 27 goles en 29 partidos le permitieron no solo convertirse, por primera vez, en máximo artillero de la Superliga, sino además en artífice de la coronación del club de toda su vida, un Shanghai SIPG que destronó al sempiterno monarca, el Guangzhou Evergrande.

 

En el SIPG se ha fraguado su leyenda en China. Debutó a los 14 años, marcó su primer tanto como profesional a los 16, ambas cotas sin precedentes, y luego de contribuir a la promoción del equipo a primera y a la posterior clasificación a la Liga de Campeones de Asia anidando esféricos en las redes contrarias, redondeó la faena con el primer título en la historia del combinado de Shanghai. Se despidió convertido en el artillero chino más prolífico en el último lustro, líder goleador histórico del SIPG (169) y de la Superliga (102).

 

Wu Lei ya había coqueteado con su mudanza a Europa, aunque la primera oferta de traspaso de la que se hicieron eco los medios de comunicación fue al Wolverhampton Wanderers Football de la Premier League inglesa, otro conjunto propulsado por las chequeras de un conglomerado chino, Fosun International.

 

Chen Yansheng le ganó el pulso a su compatriota Jeff Shi, presidente de “los lobos”, y Wu Lei terminó empacando su talento rumbo a España, como nuevo miembro de un equipo necesitado de aires renovadores para escalar posiciones desde la sombría mitad de la tabla. Según fuentes cercanas al acuerdo, 2 millones de euros recibirá el delantero por un par de temporadas, con la opción de renovar por una tercera.

 

Se esperaba que su debut se retrasase por una lesión sufrida en el hombro izquierdo en la Copa Asiática, torneo en el que marcó dos dianas y del que China se despidió en cuartos de final, eliminada por Irán. Pero Wu, siguiendo los consejos del cuerpo médico del Espanyol, pospuso para el verano el paso por el quirófano y se estrenó más temprano de lo previsto. Fue el 3 de febrero, en un partido en el Estadio de la Cerámica ante el Villarreal correspondiente a la vigésima segunda jornada liguera.

 

Una teleaudiencia sin precedentes, que en China rebasó los 40 millones de personas (177.000 en España), sintonizó un encuentro en el que los dirigidos por Rubi firmaron tablas a 2 con el Submarino Amarillo. Wu salió a la cancha como suplente en el minuto 78, portando el dorsal 24 y no el 7 que lo identificara en su paso por el SIPG. Vale apuntar, a propósito de su nueva elástica blanca y azul, que tan solo en las 48 horas posteriores a su presentación cono futbolista del club catalán, se vendió la friolera de 2000 réplicas de la misma.

 

Un fin de semana después, en el debut en su nueva casa, el RCDE Stadium –Corneprat, como se le conoce popularmente–, el delantero chino vio más minutos (57’) y fue instrumental en la espectacular remontada (2-1) de su once ante el Rayo Vallecano, provocando un penalti que supuso el empate.
Wu Lei y sus seguidores.

 

 

Otra luz de esperanza para China

 

Sin ánimo de menospreciar el virtuosismo de Wu Lei, sin duda el mejor futbolista de su generación en la nación más poblada del mundo, sería injusto que los aficionados de su país se crearan demasiadas expectativas con esta suerte de experimento. Tal postura conduciría irremediablemente a una monumental decepción, como tantas otras previas en este y otros deportes en los que ligas foráneas han intentado imitar el éxito del binomio Yao Ming-NBA dentro y, sobre todo, fuera de las canchas en términos económicos.

 

¿Tiene calidad Wu para medirse a este nivel de fútbol? ¿Podrá disponer de minutos de juego suficientes para continuar creciendo como futbolista? La respuesta a ambas interrogantes es afirmativa: el exariete estrella del SIPG llega al conjunto barcelonés con la madurez y las millas recorridas necesarias para hacerse de un puesto en el once inicial de Rubi, y prueba de ello es que tan solo en el tercer partido de la Liga al que fue convocado, el pasado 17 de febrero, estrenó titularidad frente al Valencia en Mestalla (0-0). Pero Wu no es Yao, y eso debe subrayarse.

 

Representa su traspaso el último de los contactos directos entre la Superliga China y su par de España. Poco más de dos semanas antes de convertirse en perico, los máximos directivos de ambos torneos se reunieron en las oficinas centrales de la Liga Española, en Madrid, para firmar un acuerdo estratégico de colaboración que buscará potenciar el desarrollo del fútbol base en el gigante asiático e implementar mecanismos de control financiero en los clubes chinos siguiendo el modelo implementado en la competición española.

 

La aventura de Wu en Cataluña no puede verse entonces como una acción aislada. De hecho, su compatriota Zhang Chengdong fue realmente el primero en asumir el reto con un fugaz paso por el Rayo Vallecano en la campaña 2015-2016.

 

Que Wu abrirá el camino para nuevos fichajes de sus coterráneos en Europa puede ser un vaticinio realista, como también sensato es descartar de antemano que un día ganará el Trofeo Pichichi y que hará honor a ese exagerado apodo del “Maradona chino” con el que algunos comienzan a etiquetarlo.

 

Probándose en campeonatos de fútbol más rigurosos, los jugadores de China conseguirán dar el gran salto cualitativo por el que su afición ha aguardado durante tantos años, clasificarse a un Mundial y, más adelante, codearse con las selecciones que históricamente han dominado en la arena internacional.

 

 
 
*Jorge Ramírez Calzadilla es un periodista cubano que reside en Beijing. Ha colaborado con publicaciones y medios audiovisuales nacionales y extranjeros por más de una década.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号