Primera página>En Portada

Un trabajo en equipo contra la pobreza

Source:China Hoy Author:ZHOU LIN
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

 

La reducción de la pobreza ha sido siempre el foco de la labor de la oficina de representación en China del PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) y personalmente he sido testigo del éxito sin precedentes de China en el alivio de la pobreza”, señala Beate Trankmann, representante residente del PNUD en China, quien ha tenido una carrera diversa en el PNUD desde finales de la década de 1990, particularmente en la región Asia-Pacífico.

 

El PNUD está comprometido con el aumento de los ingresos de la población de minorías étnicas.

 

Un increíble logro

 

Este 2020 China espera alcanzar integralmente una sociedad modestamente acomodada y lograr el objetivo clave de su XIII Plan Quinquenal (2016-2020): erradicar la pobreza extrema. Según las estadísticas del Banco Mundial, desde 1978, China ha sacado de la pobreza a más de 750 millones de personas, que representan cuatro quintas partes de la población extremadamente pobre del mundo, lo que constituye un logro sin precedentes en la historia de la humanidad.

 

Con ocasión del 40.° aniversario de la presencia del PNUD en China, el año pasado la organización publicó el Informe sobre Desarrollo Humano 2019, en el que China es el único país que escaló de la categoría baja a la alta en el índice de desarrollo humano del PNUD desde su introducción en 1990. La proporción de la población china que vive bajo la línea de pobreza se ha reducido del 97,5 % en 1978 al 1,7 % en la actualidad, mientras que el ingreso per cápita se ha multiplicado por 20.

 

“La transformación de China se debe a la política macroeconómica continua, a las medidas efectivas desde el lanzamiento de la política de Reforma y Apertura, y a los esfuerzos de los gobiernos de todos los niveles, desde las provincias hasta las aldeas, para erradicar la pobreza. Esto permitió al Gobierno llevar a cabo proyectos piloto de manera selectiva y resolver específicamente problemas locales, así como lograr éxitos en amplias zonas”, sostiene Trankmann.

 

La asignación de recursos humanos y financieros suficientes también ha sido fundamental para la reducción de la pobreza en China. Las inversiones masivas en infraestructura han conectado regiones remotas y empobrecidas con el resto del país, brindando a los residentes un mejor acceso a servicios, mercados y otras oportunidades para mejorar sus vidas. Solo en 2019, el Gobierno central invirtió 126.000 millones de yuanes (18.000 millones de dólares) en la reducción de la pobreza. Desde 2017 se designaron alrededor de 775.000 funcionarios a las aldeas empobrecidas registradas para ayudar a las autoridades locales a llevar a cabo un conjunto de medidas específicas, con el fin de reducir la pobreza familiar y monitorear el progreso en cada paso de la ejecución.

 

China ha estado implementando la estrategia de “alivio focalizado de la pobreza” para ayudar a más personas a salir de la miseria según las condiciones específicas de cada región. La estrategia incluye tácticas tales como implementar un mecanismo de apoyo de emparejamiento entre regiones desarrolladas y regiones afectadas por la pobreza, y ayudar a desarrollar negocios e industrias con características regionales.

 

Esta estrategia ha demostrado ser eficaz. China es un país extenso, y cada distrito y aldea tiene sus propios recursos, entornos y culturas. La intervención debe ser innovadora y específica sobre la base de evaluaciones exhaustivas de las condiciones locales. En este sentido, el mecanismo de apoyo de emparejamiento puede movilizar eficazmente los recursos, aprovechar las experiencias y fondos de apoyo de las zonas desarrolladas, y conectar las zonas apartadas con el mercado, a fin de promover la venta de los productos locales y el desarrollo industrial.

 

A pesar del significativo progreso de China en la reducción de la pobreza, persisten desafíos. El crecimiento económico mundial más lento, una brecha cada vez mayor entre las áreas rurales y urbanas, y la transmisión intergeneracional de la miseria agregan tensiones para el alivio de la pobreza. Tampoco se pueden pasar por alto los efectos de la pandemia de COVID-19. China está realizando el alivio focalizado de la pobreza mientras se compromete a reducir la pobreza relativa. La Oficina del Grupo Dirigente de Alivio de la Pobreza y Desarrollo del Consejo de Estado, en colaboración con los departamentos pertinentes, ha anunciado una serie de acciones para asegurar los esfuerzos continuos en la erradicación de la pobreza. Estas incluyen priorizar la asignación de fondos a las industrias de las zonas más afectadas por la miseria, mejorar los servicios de empleo y ayudar a los trabajadores migrantes a regresar a sus labores. Además, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma ha asignado 5600 millones de yuanes (unos 790 millones de dólares) para ayudar a crear empleos para las personas necesitadas.
20 de junio de 2019. Lanzamiento en Beijing del Proyecto de Demostración para la Participación de los Jóvenes en el Desarrollo Sostenible y la Construcción de una Comunidad de Destino de la Humanidad, copatrocinado por la Fundación Soong Ching-Ling de China y el PNUD. Foto cortesía del PNUD

 

 

La clave para el desarrollo sostenible

 

Desde 1979, el PNUD ha sido un organismo asociado al desarrollo de China y el alivio de la pobreza es un aspecto fundamental en la cooperación entre ambas partes. “Una de las prioridades del PNUD ha sido asistir a China con su papel cada vez más importante en el desarrollo global y ayudar a compartir las experiencias de desarrollo de China con todos los países”, afirma Trankmann, quien agrega: “La idea de colocar al ser humano en primer lugar y enfocarse en la mejora de las capacidades y oportunidades de las personas también se alinea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para 2030: poner fin a la pobreza y reducir la desigualdad”.

 

En 2005, el PNUD apoyó el establecimiento del Centro Internacional para la Reducción de la Pobreza en China (IPRCC, por sus siglas en inglés), destinado a crear un centro mundial de conocimientos sobre la reducción de la miseria y compartir así la exitosa experiencia de China. Desde entonces, el IPRCC ha proporcionado a funcionarios gubernamentales y expertos de países en desarrollo de todo el mundo una formación en materia de reducción de la pobreza y desarrollo sostenible.

 

En 2006, el PNUD y el Ministerio de Ciencia y Tecnología de China lanzaron el Programa de Corresponsales de Ciencia y Tecnología, que apoya el envío de corresponsales de estas especialidades a las zonas rurales, para ofrecer a los agricultores tecnologías innovadoras, apropiadas y respetuosas con el medio ambiente, y garantizar así el aumento de sus ingresos y el desarrollo sostenible. El programa también introdujo el mecanismo de mercado en la agricultura tradicional. Entre 2012 y 2014, el programa cubrió 31 provincias, regiones autónomas y municipios bajo jurisdicción central, y se enviaron 75.000 corresponsales de ciencia y tecnología a todas partes del país. Como resultado, desde 2008, cada año un millón de agricultores se han beneficiado del programa, con un aumento de ingresos anual promedio del 10 %. Por ello, el PNUD también ha obtenido el Premio a la Erradicación de la Pobreza de China.

 

En 2015, el PNUD, el IPRCC y otras instituciones organizaron el Foro Global para la Reducción de la Pobreza y el Desarrollo, el cual se celebra cada dos años para promover el intercambio de experiencias en esta ardua tarea. El presidente chino, Xi Jinping, pronunció un discurso en el foro sobre las estrategias y objetivos de la reducción de la pobreza en China. El entonces secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, reconoció el magno objetivo de China de liberarse integralmente de la pobreza para 2020 en un videomensaje. Helen Clark, entonces administradora del PNUD, valoró el compromiso de China para lograr el desarrollo sostenible a escala mundial y destacó que el país hubiese incluido el primer objetivo de desarrollo sostenible de la ONU para 2030 (poner fin a la pobreza) en su plan quinquenal 2016-2020.

 

Ese mismo año de 2015, sobre la base de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, surgieron los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, que buscan resolver de manera integral los problemas de desarrollo desde las tres dimensiones de la sociedad, la economía y el medio ambiente, y encaminarse hacia el desarrollo sostenible.

 

El PNUD está trabajando arduamente para aunar el esfuerzo de los gobiernos, las empresas privadas, las organizaciones benéficas y la sociedad civil en la consecución de estos objetivos. China había incorporado el desarrollo sostenible en su plan nacional de desarrollo mucho antes de que se adoptaran formalmente los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

 

El tamaño de la población y la economía de China determinan que sus logros tengan también un impacto global. A pesar de los diferentes contextos nacionales, la experiencia de China puede servir a otros países en desarrollo a través de la plataforma de Cooperación Sur-Sur. En particular, la cooperación trilateral ofrece una oportunidad única para maximizar el efecto de las prácticas exitosas al combinar las fuerzas de China, de los países socios y del PNUD.

 

La Iniciativa de la Franja y la Ruta también contribuye a la construcción de infraestructura en los países en desarrollo, lo que concuerda con las necesidades de estas naciones y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. De hecho, puede generar más empleos en los países socios y ayudar a alcanzar un desarrollo sostenible e inclusivo.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号