Primera página>En Portada

China y la ONU: un camino hacia el desarrollo

Source:China Hoy Author:REN YUANZHE*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

Al ser la organización internacional e intergubernamental que cuenta con la mayor autoridad, influencia y representación en el mundo, la ONU siempre ha jugado un papel primordial en salvaguardar la paz y la seguridad mundiales, prevenir y frenar las guerras, y promover la prosperidad económica, sobre todo en los países en vías de desarrollo. En sus 75 años de actividades, la ONU ha desempeñado un rol insustituible en temas de interés internacional relativos al cambio climático, el desarrollo sostenible, los derechos humanos, la reducción de armamento, las acciones contra el terrorismo, el humanitarismo, la salud pública, la igualdad de género, entre otros. Además, es el ámbito en el que se resuelven las diferencias entre los países, se estrechan los lazos, se defienden los intereses y se intercambian opiniones en pos de un orden internacional basado en la paz, la estabilidad, la justicia y la razón.

El presidente chino, Xi Jinping, en una videoconferencia con el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres. Xinhua

 

 

Apoyo y contribuciones

 

China fue el primer país en estampar su firma en la Carta de las Naciones Unidas, uno de sus miembros fundadores y el único país en vías de desarrollo entre los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad. China respalda los principios de la Carta de las Naciones Unidas, el multilateralismo y el importante papel que esta organización desempeña. Por ello, en su discurso ante la 70.ª Asamblea General de la ONU en 2015, el presidente chino, Xi Jinping, expresó la necesidad de heredar y promover los objetivos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, reestructurar las relaciones internacionales en el marco de la cooperación y la ganancia compartida, y crear una comunidad de destino de la humanidad. Recientemente, en la celebración con motivo del 75.° aniversario de la fundación de la ONU, el presidente volvió a enfatizar el firme respaldo de China hacia la organización y su apego al multilateralismo, además del compromiso de participar activamente en pos de la reforma de un sistema de gobernanza mundial.

 

En los últimos años, China ha participado en las iniciativas de la ONU, ya sea aumentando sus aportes monetarios, presentando activamente mociones y propuestas, así como respaldando su autoridad y el papel que ejerce en los asuntos internacionales. En materia de seguridad mundial, China asiste en las misiones de mantenimiento de la paz y es el segundo país en reparto de gastos y pago de cuotas, además de ser la nación que envía la mayor cantidad de tropas entre los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad. En los últimos 30 años, China ha participado en 25 misiones de mantenimiento de la paz de la ONU y ha enviado más de 40.000 oficiales y soldados. De este modo, se ha convertido en el país con la mayor cantidad y tipos de tropas entre todos los ejércitos de los países en operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU. Por otro lado, el Fondo de Paz y Desarrollo China-Naciones Unidas ha llevado a cabo más de 80 proyectos e invertido 67,7 millones de dólares, otorgándole así un fuerte respaldo a la ONU para el mantenimiento de la paz y la lucha contra el terrorismo, así como a iniciativas ligadas con la energía, la agricultura, la infraestructura y la educación.

 

Respecto al desarrollo global, China ha apoyado el trabajo de la ONU en materia de reducción de la pobreza y se ha unido a otros países para impulsar acciones conjuntas. A lo largo de las cuatro décadas del proceso de Reforma y Apertura, China ha resuelto dos de las necesidades básicas –abrigo y alimentación– de sus 1400 millones de habitantes. Asimismo, este año cumplirá con el objetivo de liberar de la pobreza a la totalidad de su población rural y de crear una sociedad modestamente acomodada, lo cual ha sido uno de sus mayores sueños durante años y también un gran aporte para el desarrollo del resto de la humanidad. China ha adoptado de manera cabal los nuevos ejes para el desarrollo –innovación, coordinación, ecología, apertura y compartición– y ha promovido la puesta en marcha de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU, profundizando la articulación entre la Iniciativa de la Franja y la Ruta con dicha Agenda. En los últimos cinco años, ha estado detrás de 180 proyectos para la reducción de la pobreza en países en desarrollo, 118 iniciativas para la cooperación agrícola, 178 proyectos de asistencia en promoción de negocios, 103 proyectos para la protección ecológica y la lucha contra el cambio climático, 134 hospitales y clínicas, y 123 escuelas y centros de formación profesional, toda vez que el Fondo de las Naciones Unidas para la Cooperación Sur-Sur ha puesto en marcha más de 80 proyectos en una treintena de países en desarrollo. China, además, ha donado 10 millones de dólares a ONU Mujeres, lo cual representa el mayor aporte entre los países en desarrollo, ha terminado 133 obras de salud materno-infantil y ha invitado a más de 30.000 mujeres de países en desarrollo a capacitarse.

 

Ante la repentina pandemia de COVID-19, China entregó 50 millones de dólares en ayuda, envió material médico a más de 150 países y organizaciones internacionales, y exportó suministros a más de 200 países y regiones.

 

En la inauguración de la 73.ª Asamblea Mundial de la Salud, el presidente chino, Xi Jinping, dio a conocer los compromisos adoptados por el Gobierno de aquí a dos años, como 2000 millones de dólares en asistencia internacional, la creación de almacenes de emergencia en el país, el establecimiento de 30 mecanismos de cooperación de hospitales China-África, el acceso universal a la vacuna contra el nuevo coronavirus para que sea un bien público mundial, entre otros.

 

Ban Ki-moon, ex secretario general de las Naciones Unidas, valoró profundamente dichas contribuciones. “China es un miembro importante de la comunidad internacional y un socio imprescindible para la agenda de la ONU”, señaló. Por su parte, António Guterres, actual secretario general de la organización, también ha aplaudido el apoyo y la participación de China en las causas de la ONU y ha destacado, asimismo, su rol como pilar en la cooperación internacional y el multilateralismo.

 

29 de septiembre de 2020. Concluye el Debate General del 75.º periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU, en la sede de dicha organización en Nueva York.

 

Mociones chinas para la reforma de la ONU

 

El mundo viene atravesando cambios jamás vistos en cien años. La amenaza generada por el COVID-19, entre otros desafíos, ha demostrado que tanto los intereses como los destinos de los países están estrechamente unidos. Por eso, es clave una respuesta global. Como principal plataforma para la gobernanza internacional, la ONU también está llamada a reformarse con el fin de perfeccionar su labor y las responsabilidades delineadas en su Carta, así como continuar siendo el asidero para la construcción de la paz mundial, el desarrollo global y el orden internacional, sobre todo en la pospandemia.

 

De este modo, en el marco del 75.° aniversario de la ONU, el presidente Xi Jinping expuso las valiosas mociones chinas. En la pospandemia, la ONU debe defender la justicia, persistir en la deliberación en común, la construcción conjunta y el disfrute universal, a la vez que todos los países deben velar por la seguridad mundial, compartir los frutos del desarrollo y manejar el destino del mundo en conjunto. En ese sentido, se debe dar más importancia a la representación y voz de los países en vías de desarrollo, con el fin de que los intereses y la voluntad de la mayoría de las naciones estén reflejados de forma equilibrada.

 

En segundo lugar, se deben salvaguardar los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, con sistemas y normas que ayuden a coordinar la relación entre países. En ese sentido, los países más grandes deben facilitar y salvaguardar el sistema de gobernanza, respetar los compromisos asumidos, no aplicar un doble estándar y ceñirse a las normas internacionales.

 

En tercer lugar, se debe impulsar la cooperación para que los conflictos sean sustituidos por el diálogo, las amenazas por las consultas y el juego de suma cero por ganancias compartidas, construyendo una armoniosa familia internacional.

 

En cuarto lugar, se deben transformar los compromisos en acciones concretas para impulsar el multilateralismo, la seguridad, el desarrollo y los derechos humanos. Asimismo, es vital poner en marcha la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, prestando más importancia a la protección del derecho de subsistencia y desarrollo.

 

La repentina pandemia de COVID-19 ha dejado en evidencia la necesidad de una comunidad de destino de la humanidad. Es por eso que China ha asumido un compromiso férreo de cara al futuro para contribuir al desarrollo y reforma de la ONU, así como impulsar el sistema de gobernanza internacional hacia un mayor grado de justicia y entendimiento, ofreciendo sus planes al resto del mundo.

 

 
 
*Ren Yuanzhe es profesor adjunto de la Facultad de Diplomacia y Administración de Asuntos Exteriores de la Universidad de Asuntos Exteriores de China, e investigador del Centro de Estudios sobre Intercambios Internacionales y Administración de Asuntos Exteriores de Beijing.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号