Primera página>En Portada

El puente aéreo México-China

Source:China Hoy Author:JUAN CARLOS AGUILAR
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

 

En estos últimos tres meses, desde el pasado 8 de abril, 20 aviones arribaron al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, provenientes de Shanghai, con insumos sanitarios para enfrentar la pandemia del nuevo coronavirus. En total, fueron alrededor de 200 toneladas de material, que fueron distribuidas entre el personal médico de las instituciones públicas de todo el país.

 

La inédita operación fue denominada “puente aéreo México-China”, con la cual México se preparó para abastecerse de suministros y equipo hospitalario para enfrentar el COVID-19. Los vuelos llegaron a nuestro país a un ritmo de dos por semana, con cargamentos de 10 toneladas cada uno aproximadamente, que incluyeron mascarillas KN95, cubrebocas quirúrgicos, caretas, gafas protectoras, pruebas para COVID-19, kits de recolección y transporte de pruebas, y ventiladores.

 

Se trata de una proeza que no solo ha implicado agilizar un complejo entramado diplomático, sino que también ha significado resolver detalles técnicos que permitieran que 20 aviones, todos de Aeroméxico, atravesasen seguros 40 veces el océano Pacífico en 10 semanas, en una travesía que se tradujo en más de 600 horas de vuelo. La tripulación en el aire estuvo conformada por 100 miembros, entre pilotos y técnicos.

 

Los insumos fueron “de la más alta calidad” y cumplieron todas las normas comerciales, aseguró Ricardo Cárdenas Orozco, coordinador ejecutivo de Supervisión y Vigilancia Sanitaria de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios.

 

El embajador de China en México, Zhu Qingqiao, brinda detalles sobre el corredor aéreo entre ambos países.

 

Pueblos solidarios

 

Pero acaso lo más relevante es que esta compleja operación fue motivada por un factor clave: la profunda amistad que ambas naciones se profesan desde que se restablecieron las relaciones diplomáticas el 14 de febrero de 1972, durante el gobierno de Luis Echeverría Álvarez (1970-1976). Han sido 48 años de una estrecha amistad que hoy, en medio de esta emergencia, se ha refrendado con hechos concretos.

 

En esto ha sido claro el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard: “Hemos tendido este puente aéreo porque tenemos una muy buena relación con China”. Y la prueba, dijo, es el apoyo incondicional que nos hemos brindado en estos momentos de crisis y zozobra mundial. “Nunca olvidaremos que México estuvo cerca de China cuando empezó esta pandemia, y ahora les decimos que tampoco olvidaremos que cuando necesitamos de su apoyo, ustedes estuvieron cerca. Eso sí cuenta: las relaciones entre los pueblos”, expresó el canciller mexicano ante los medios de comunicación, en el hangar del Sexto Grupo Aéreo de la Secretaría de la Defensa Nacional, durante la llegada del décimo vuelo a la capital mexicana, el pasado 12 de mayo.

 

Con ese décimo vuelo –que trajo los primeros ventiladores, 48 en ese envío– quedó inaugurada la segunda etapa de esta cooperación internacional. “Coincidimos en que tiene que haber una respuesta global, multilateral, frente a esta pandemia. China fue uno de los países que nos apoyó en la reciente resolución de la ONU para garantizar el acceso universal a medicamentos, equipo y la posible vacuna en la que ya se trabaja”, agradeció Ebrard.

 

A su turno, el embajador de China en México, Zhu Qingqiao, apreció la solidaridad que ambos países han mostrado en estos momentos críticos. “China y México son buenos amigos y socios. El Gobierno y la sociedad nos brindaron su valioso apoyo de solidaridad, lo que jamás olvidaremos. Hoy en día, el país enfrenta amenazas provocadas por el virus. Lo comprendemos y por eso hacemos todo lo posible por apoyarlo”.

 

Y vaticinó: “Ambos países no pararán sus pasos y juntos vencerán esta dificultad”. Para hacerlo, detalló, “las dependencias gubernamentales y las empresas, tanto de China como de México, han colaborado estrechamente y trabajado contra reloj para cumplir con el importante consenso alcanzado por el presidente chino, Xi Jinping, y su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, respecto a fortalecer la cooperación bilateral frente a la pandemia e incrementar el nivel de los lazos chino-mexicanos”.

 

Zhu recordó que China, plenamente comprometida con la idea de una comunidad de destino de la humanidad, intensificará la cooperación con México y el resto del mundo, y unirá sus fuerzas para hacer frente la pandemia, a fin de defender el hogar común de la humanidad.
El secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, en el hangar del Sexto Grupo Aéreo de la Secretaría de la Defensa Nacional.

 

“La ayuda cayó del cielo”

 

Pese a la alta demanda en los mercados local y global, en estos meses China ha logrado cumplir en tiempo récord con la urgente necesidad que tiene México de insumos médicos. El pasado 25 de marzo, a solicitud de la Secretaría de Relaciones Exteriores, el país asiático asignó a la empresa Meheco Corporation como proveedora. Apenas un día después, la Cancillería obtuvo una cotización para la adquisición de equipos de protección personal, de acuerdo con los lineamientos enviados por el Instituto de Salud para el Bienestar para todo el sector salud. La inversión del Gobierno mexicano fue de 56,48 millones de dólares.

 

Para el 8 de abril aterrizaba en la Ciudad de México el primer embarque con el cual se estableció el puente aéreo México-China. Se trató de un avión Boeing 787, bautizado con el nombre de “Misionero de paz”, el mismo que en 2016 llevó al papa Francisco a Roma.

 

Los insumos médicos en los 20 vuelos superaron los 18 millones de piezas: 16,37 millones de tapabocas quirúrgicos, 1,49 millones de mascarillas KN95, 1,22 millones de guantes, 528.500 caretas, 416.000 gafas protectoras, 811 ventiladores, 300.000 pruebas para COVID-19, 47.000 kits de recolección y transporte de pruebas, así como 9 metros cúbicos de rollos de microfibra meltblown para cubrebocas KN95, que fueron elaborados por personal de la Universidad Nacional Autónoma de México.

 

En opinión del diputado Alberto Villa Villegas (de Morena, el partido en el poder), quien es presidente del Grupo de Amistad México-China de la Cámara de Diputados, el puente aéreo ha sido esencial para poder enfrentar estos días de contingencia sanitaria. Hasta el 26 de junio, México contabilizaba 208.392 infectados y más de 25.779 defunciones. “Es una ayuda que nos viene como caída del cielo en estos momentos de crisis mundial”, afirmó Villa Villegas en entrevista con China Hoy. “Sin duda, ha sido muy significativo para nosotros como país porque muestra la gran solidaridad que China siempre ha tenido con el pueblo mexicano”.
Insumos médicos provenientes de Shanghai son desembarcados del décimo avión del puente aéreo México-China, el cual aterrizó el pasado 12 de mayo en la Ciudad de México.

 

 

 

Desde el otro lado del teléfono, evocó una frase muy popular en México que afirma que los verdaderos amigos se conocen en la enfermedad. “Es un dicho muy bien dicho porque en estos momentos los verdaderos amigos salen a flote. En este caso, China nos ha demostrado una vez más que podemos contar con ella, que la amistad trasciende fronteras, distancias e idiomas. Nosotros, a su vez, queremos ser recíprocos y hacerle ver que siempre podremos extenderle una mano amiga”.

 

Recordó que, además de la ayuda del Gobierno chino –“la cual llevamos en la mente y el corazón”–, también ha habido un apoyo de la iniciativa privada china que está establecida en México. “Nos han donado cubrebocas en la Cámara de Diputados y no tenemos cómo agradecerles toda esa ayuda”, expresó Villa Villegas. En nombre del grupo que preside, dijo que es sustancial, una vez que termine la emergencia, retomar los trabajos que venían realizando para estrechar aún más los lazos comerciales que beneficien a ambos países.

 

Uno de los objetivos del grupo es, precisamente, fortalecer el intercambio diplomático, tecnológico y cultural, y trabajar a favor de iniciativas legislativas que propicien el comercio exterior y el intercambio científico, tecnológico, cultural y turístico.

 

Al respecto, el embajador Zhu ha externado su interés en que China coopere con México en su recuperación económica. “Somos socios y la cooperación ayudaría a superar la crisis económica y lograr nuevos desarrollos. Pensamos que las relaciones con México deben subir a un nuevo nivel tras la pandemia. China está dispuesta a fortalecer la cooperación”, precisó el embajador en una nota publicada por la agencia Notimex.

 

Otro punto clave que destaca el diputado Villa Villegas es la empatía política que el actual Gobierno de López Obrador tiene con China. “Morena es un partido de izquierda que se identifica en muchos sentidos con el tipo de política que aplica el gigante de Asia”, celebró.

 

Así, con una profunda amistad, con deseos por fortalecer los lazos comerciales en el futuro próximo y con una afinidad en la forma de hacer política, México y China se unieron aún más gracias a este puente construido con esperanza y afecto.

 

La pandemia ha traído consigo tiempos difíciles, pero también ha mostrado el rostro más solidario y fraternal de China. Resultó cierto el viejo adagio mexicano: los verdaderos amigos se conocen en la enfermedad.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号