Primera página>Actualidad

El papel de las escuelas vocacionales

2018-10-30 15:58:00 Source: Author:ZHOU LIN, MA LI y DANG XIAOFEI
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
 
Un estudiante pobre tendrá mayores oportunidades después de recibir una capacitación vocacional”, señala Zhou Zhu, rector de la Escuela Vocacional Secundaria del Distrito de Qianxi, en la ciudad de Bijie (provincia de Guizhou). En los últimos años, Guizhou ha seguido una actuación afinada en la liberación de la pobreza a través de la capacitación vocacional, con la idea puesta en que los estudiantes capacitados que vienen de hogares pobres pueden ayudar a sus familiares a salir de la miseria. Con este motivo, se han establecido una serie de escuelas vocacionales en la provincia, como la que Zhou Zhu dirige y la cual cuenta hoy con cinco facultades (tecnología informática, turismo, educación preescolar, medicina y transporte) y 12 especialidades.

 

Escuela Vocacional Secundaria del Distrito de Qianxi, en la ciudad de Bijie.

 

La educación como prioridad

 

China Hoy tuvo la oportunidad de visitar la Escuela Vocacional Secundaria del Distrito de Qianxi, justo cuando 35 estudiantes de la facultad de transporte recibían una clase del profesor He Weijun en la especialidad de reparación y mantenimiento automotriz. “Después de seis meses de estudio, los alumnos tendrán que pasar una prueba que consistirá en montar y desmontar un motor”, explica He.

 

Uno de sus estudiantes es Zhang Mengxian, quien tiene 16 años y viene de una familia de cinco miembros de un pueblo de Qianxi. Su introversión permite apreciar en él la preocupación causada por la pobreza. Zhang nos cuenta que su padre murió cuando él solo tenía tres años, y que su hermano mayor trabajaba como mecánico automotriz en Guiyang, la capital de la provincia de Guizhou. Por ello, sus familiares le sugirieron elegir la especialidad de reparación y mantenimiento automotriz, algo en lo que él estuvo de acuerdo pues espera así poder ayudar en el futuro a su hogar.

 

En esta escuela vocacional secundaria, Zhang Mengxian no solo tiene que estudiar materias básicas, como chino, matemáticas e inglés, sino también cursos teóricos y prácticos relacionados con su especialidad. “Los cursos prácticos nos brindan una mejor capacitación para nuestro futuro profesional”, declara Zhang.

 

Muchos jóvenes como Zhang Mengxian desean mejorar sus condiciones de vida a través del aprendizaje de una habilidad. Pero muchos tienen que superar grandes dificultades. Por ejemplo, Zhao Xiaochao, compañero de clases de Zhang, tuvo una vez que abandonar la escuela y meterse a trabajar para sostener a su familia. Aún así, él nunca renunció a la idea de volver.

 

El Plan de Actuación Afinada en la Prestación de Ayuda Educacional contra la Pobreza de la Provincia de Guizhou hizo realidad el sueño de Zhao Xiaochao. En abril pasado, después de llevar una vida inestable durante dos años, el joven logró regresar a la escuela.

 

Capacitación profesional

 

La provincia de Guizhou viene aplicando eficientemente la política de actuación afinada en la prestación de ayuda educacional contra la pobreza y de financiamiento a estudiantes, con miras a asegurar el ingreso a la escuela de niños y jóvenes procedentes de familias pobres.

 

Un buen aporte son los cursos gratuitos de capacitación vocacional abiertos por la Escuela Vocacional Secundaria del Distrito de Qianxi. Esto forma parte de un esfuerzo más amplio, pues las escuelas vocacionales de nivel provincial y las bases de prestación de ayuda en cien universidades han organizado también cursos gratuitos que admiten anualmente a más de 10.000 estudiantes de 14 distritos y 20 aldeas y poblados de Guizhou afectados por la pobreza extrema. Después de tres años de educación vocacional, los jóvenes se vuelven personal cualificado.

 

“Durante la Fiesta de la Primavera de este año, un funcionario llegó a mi casa para proponerme regresar a la escuela, y me dijo que todo sería gratis”, recuerda Zhao Xiaochao, el joven que debió abandonar las aulas para ayudar a su familia. Tanto él como sus padres se pusieron muy contentos.

 

Los estudiantes están muy interesados en su futuro laboral. El profesor He Weijun explica que en su especialidad de reparación y mantenimiento automotriz, los cursos prácticos abarcan contenidos sobre motocicletas, automóviles, autobuses, e incluso sobre vehículos de nuevas energías.
Estudiantes de la especialidad de reparación y mantenimiento automotriz durante una clase práctica. Fotos de Yu Jie

 

 

El Grupo Lifan, fabricante de motocicletas y automóviles, establecerá una planta en el distrito de Qianxi, lo que es una muy buena noticia para los estudiantes. “Los de la especialidad de reparación automotriz podrán conseguir un buen trabajo cuando se gradúen”, sostiene Zhou Zhu, rector de la Escuela Vocacional Secundaria del Distrito de Qianxi. “Una de nuestras principales tareas es establecer programas de cooperación con las empresas para que nuestros estudiantes puedan trabajar como practicantes y, de esta manera, permitir que también ganen mensualmente más de 3000 yuanes (alrededor de 440 dólares)”.

 

Jóvenes como Zhang Mengxian y Zhao Xiaochao se convertirán en mecánicos o trabajarán en fábricas o talleres automotrices después de un año y medio de estudios y un año de prácticas. Sin embargo, ambos tienen un sueño más grande: “Cuando ahorre más dinero, voy a abrir mi propio taller. Con el dinero que gane, mandaré a mis hermanos a la escuela”, manifiestan los dos, quienes forman parte de ese grupo de estudiantes decididos a cambiar su destino a través de la capacitación profesional.

 

Con el fin de garantizar la empleabilidad de sus estudiantes, la Escuela Vocacional Secundaria del Distrito de Qianxi abrió especialidades con mucha demanda en el mercado como reparación automotriz, cosmética, diseño de moda, hotelería, servicio de llamadas telefónicas, comercio electrónico, y últimamente ha incluido las de robótica industrial y tránsito ferroviario urbano. Los graduados no solo estarán capacitados para laborar en Qianxi, sino también en otras ciudades chinas como Shanghai o Dongguan.

 

En la base de la especialidad de servicios de llamadas telefónicas, uno de sus responsables asegura que los estudiantes consiguen fácilmente trabajo. De hecho, la Escuela Vocacional Secundaria del Distrito de Qianxi tiene un programa de cooperación con una empresa del sector, con quien ha establecido además un centro de llamadas, como parte también de un programa de macrodatos del distrito de Qianxi y de la ciudad de Bijie.

 

El responsable de la base manifiesta que, aunque no lo parezca, el trabajo en esta especialidad es complejo porque abarca muchos aspectos: hay que enseñarles a los estudiantes a mejorar su forma de hablar y, a la vez, capacitarles en el manejo de emociones. “Cuando se está en la adolescencia es muy difícil manejar las emociones. Sin embargo, quien trabaje en esta especialidad debe siempre transmitir entusiasmo y profesionalidad al cliente al otro extremo de la línea. Esto implica tener una destreza en el campo de la psicología, lo que es bastante difícil incluso para un adulto”.

 

Para que los estudiantes puedan estar bien capacitados, la escuela aplica el modelo de administración “6+1+1”. El “6” se refiere a seis certificados. El “1” significa que solo los que obtienen estos seis certificados pueden empezar a tramitar su diploma. El último “1” quiere decir que también se puede obtener un diploma universitario mediante una educación superior recibida por correspondencia o de otras maneras.

 

Con tales medidas, las escuelas vocacionales buscan seguir la idea de que “cuando uno en la familia consigue trabajo, todo el hogar sale de la pobreza”.

 

Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号