Primera página>Actualidad

Jóvenes en la primera línea de lucha

2018-10-30 15:51:00 Source: Author:DANG XIAOFEI, MA LI y ZHOU LIN
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
En la ciudad de Bijie, provincia de Guizhou, 2108 jóvenes provenientes de todo el país forman una primera línea en la política de lucha contra la pobreza. Tienen entre 20 y 30 años de edad, pero han estado trabajando durante varios años, por lo que cuentan ya con una gran experiencia en esta materia.

 

En los últimos tres años, estos jóvenes han recorrido en total más de 2 millones de km compartiendo su calidez con 280.000 familias pobres y colaborando en la aplicación de miles de medidas de asistencia. Este grupo tiene como valores el trabajo duro, la fe y la decisión de no retroceder hasta que se reduzca la pobreza, lo que les ha granjeado mucho respeto.

 

Voluntarios en una zona de construcción.

 

Llegada a Bijie

 

Qin Shaoshuai, de 24 años, ingresó al Grupo Evergrande después de graduarse de la universidad en 2016. “Tenía un trabajo cómodo y de buenos ingresos, por lo que muchos de mis compañeros de clase me envidiaban”, recuerda. Sin embargo, cuando supo que en su departamento había un puesto vacante de ayuda a los pobres, no dudó en inscribirse. “En ese momento no sabía dónde quedaba la ciudad de Bijie o el distrito de Dafang”, admite.

 

El Grupo Evergrande es una empresa privada dedicada al desarrollo inmobiliario, el turismo cultural, la salud, la alta tecnología, entre otros sectores. En diciembre de 2015, el Grupo Evergrande y el gobierno de Bijie firmaron un acuerdo preferencial sobre reducción de la pobreza, mediante el cual se han enviado a 2108 jóvenes voluntarios a la zona montañosa de Wumeng, se han donado 1100 millones de yuanes para la creación de industrias, se ha trasladado de sitio a muchos residentes necesitados de ayuda, se ha generado empleo, se ha fomentado la educación y se ha apoyado a las familias más necesitadas. Dichas medidas han contribuido a sacar de la pobreza a más de un millón de personas.

 

En mayo de 2017, Qin Shaoshuai comenzó a trabajar como parte del tercer grupo de voluntarios del Grupo Evergrande para el alivio de la pobreza. Le acompañó la joven Yang Liyuan, de 27 años, quien pensó en todas las dificultades que enfrentarían porque a donde iban a trabajar no había agua, electricidad ni manera de bañarse. Antes de partir, Yang recordó lo que decían los miembros más antiguos del equipo: “Luchar contra la pobreza hará más memorable tu vida”.

 

Wan Huakun llegó a Bijie un año antes que Qin Shaoshuai y Yang Liyuan. En 2016 comenzó a trabajar en la primera línea de lucha contra la pobreza, como parte del equipo del Grupo Evergrande. Con su cámara en las manos, ha dado a conocer los cambios en la vida de la población local. Ha ayudado a personas pobres desde la provincia de Hunan hasta la de Guizhou y ha contado también con el apoyo de sus padres.

 

La labor del voluntario

 

Wan recuerda que en su segundo día en Bijie se dirigió, junto con sus colegas, a la casa de Zhang Zhengying, una familia pobre de la aldea de Yinchuan, en el cantón de Fengshan. “La familia de la abuela Zhang era realmente muy pobre. Casi no tenían arroz para cocinar y les quedaba aceite en el fondo de una botella. Nada más. Vivía con su nieto en una casa con goteras y una estufa de barro”, menciona Wan. Al ver esto se conmovió. “En esa oscura casa de menos de 10 m², tres generaciones habían vivido doce años”.

 

Ese día grabó con su cámara la vida de aquella familia. “No puedo olvidar sus ojos indefensos, aquella familia sumergida en la pobreza. Afortunadamente se les ayudó al trasladarlos a un lugar más conveniente para su manutención”. Tiempo después, Wan volvió varias veces donde la abuela Zhang para charlar con ella y hacerle algunas fotos. Durante más de dos años, Wan trabajó yendo de un lado a otro en las montañas. Este joven de la provincia de Hunan aprendió varios dialectos para comunicarse mejor con la población local.

 

Después de que Qin Shaoshuai llegó a Bijie, fue enviado al cantón de Fengshan. Aquella vez condujo una moto por una angosta carretera de un metro de ancho al borde del acantilado, lo que le hizo temblar. Cada poblado de Bijie cuenta hoy con un equipo de voluntarios que coordina las medidas de ayuda contra la pobreza.
Jóvenes voluntarios investigan la situación de un hogar pobre.

 

 

Después de andar una hora y media en moto, de caminar 30 minutos y de cruzar cuatro o cinco montañas, Qin llegó a la casa del abuelo Wang. “Aunque era de día, la casa estaba muy oscura y no se veía nada”, recuerda Qin, quien encendió la linterna y vio una estufa, un armario y una cama.

 

El abuelo Wang, de unos 70 años, se emocionó al saber que iba a recibir ayuda. Sacó una manzana de su armario y se la entregó. “Mi corazón se siente agradecido”, le dijo a Qin Shaoshuai, quien indica que después de hacer un trabajo de investigación, se determinó que la familia del abuelo Wang cumplía con los estándares para ser trasladada a otro lugar más conveniente para su vida. En un año y medio en Bijie, Qin ayudó a trasladar a más de 600 hogares pobres, a los cuales se les brindó nuevos empleos y apoyo industrial.

 

Yang Liyuan, por su parte, fue asignada al Departamento de Desarrollo Educativo, encargado de la reducción de la pobreza “uno por uno”, que busca ayudar a los niños que se quedan solos en el campo porque sus padres trabajan en la ciudad. De este modo, comenzó a establecer medidas de apoyo personalizadas a través de donaciones de materiales, dinero en efectivo y asistencia espiritual. “Visitaba entre siete y ocho hogares cada día y verificaba sus niveles de pobreza. Aunque era difícil, resultó muy satisfactorio”, manifiesta.

 

La emoción de la nueva vida

 

El 28 de septiembre de 2016 fue un día inolvidable para Wan Huakun y la abuela Zhang Zhengying. “Ese día ella se mudó a la aldea de Xingfu Evergrande que habíamos ayudado a construir. Cuando abrió la puerta de su nueva casa de 120 m², en su rostro se dibujó la más hermosa sonrisa”, recuerda Wan, quien señala que solo pasaron 280 días para que la abuela Zhang fuera trasladada. “Ver estos cambios en sus vidas me hace sentir muy feliz, como si fuera parte también de aquellas familias”.

 

En su nueva casa, la familia de la abuela Zhang tenía muebles y equipos electrodomésticos. Qin Shaoshuai recuerda que antes de que la abuela Zhang se mudara, su yerno tenía que alquilar una casa en la ciudad porque su hijo iba a la escuela. “Hoy la escuela está cerca de la casa y todos en la familia están juntos otra vez”, dice la abuela Zhang.

 

Al ver que la familia vive feliz, Qin se siente satisfecho. No es fácil convencer a las personas a que dejen sus hogares para mudarse a mejores lugares. Uno de los más reacios a hacerlo fue el tío Liu, de unos 50 años, quien no quería abandonar el camino de tierra que venía reparando durante más de 10 años. Después de dos horas, los jóvenes voluntarios acabaron convenciéndolo de que era mejor irse de las montañas.

 

Yang Liyuan, quien se ha dedicado a la ayuda contra la pobreza mediante la educación, también logró que 4995 niños y jóvenes necesitados (desde estudiantes de preescolar hasta alumnos de secundaria) mantuvieran un contacto con los empleados del Grupo Evergrande.
(De izq. a der.) Los jóvenes Qin Shaoshuai, Zheng Jiancheng, Yang Liyuan, Cai Shaozhong y Wan Huakun.

 

 

La juventud escribe su historia

 

Ha recorrido más de 10.000 km de caminos entre montañas en 800 días, ha visitado 24 pueblos y aldeas indigentes, se ha encontrado con más de 5000 personas y ha tomado 256.000 fotos de hogares sumidos en la pobreza. Tales cifras registran la jornada de trabajo de Wan Huakun en Bijie.

 

Después de más de dos años de ardua labor, Wan pudo encontrar el amor. “Mi novia ahora colabora también en la lucha contra la pobreza. Estamos muy ocupados, pero tratamos de estar juntos en nuestro tiempo libre”. La piel de Wan luce hoy mucho más oscura. Nacido en 1994, este joven se sorprendió al saber que había sido promovido a un liderazgo de nivel medio por sus logros profesionales.

 

Todas estas experiencias le han permitido también a Yang Liyuan abrir una nueva ventana para su futuro. “He cumplido un sueño de juventud al lado de jóvenes con ideas afines a las mías”, recalca.

 

Como miembros del equipo de Evergrande para el alivio de la pobreza, estos jóvenes han ido a contribuir con su esfuerzo en distritos, cantones y aldeas. Hasta la fecha, el Grupo Evergrande ha cooperado con los gobiernos de los diversos niveles de Bijie para librar de la pobreza a 306.700 personas y planea ayudar a otras 724.600 a realizarlo en 2020. De hecho, más empleados de Evergrande están dispuestos a participar en esta misión, lo que dejará una gran huella en el país.

 

Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号