Primera página>Actualidad

Viaje hacia el este

2018-09-03 14:54:00 Source:China Hoy Author:GISELA CONDE*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
 
Un dato imprescindible a tener en cuenta cuando se habla de China, se trate el campo que se trate, es la dimensión del país, en términos tanto geográficos como demográficos. Por dar algunos ejemplos en el ámbito de la educación, nos encontramos con que el pasado mes de junio más de 9 millones de estudiantes se presentaron al examen de Gaokao (el equivalente a las Pruebas de Acceso a la Universidad de España) y se calcula que cada año se gradúan unos 7 millones de estudiantes, resultando una imponente cifra de personas formadas que cada año se incorporan al mundo laboral. De acuerdo con la OCDE, el país asiático cuenta con el sistema público más grande del mundo: número de guarderías (223.683), escuelas de secundaria (65.645), centros de formación profesional (11.202) y universidades (2560 y con perspectivas de crecimiento). Dada la importancia que la sociedad china confiere a la educación, así como a las políticas del Gobierno en este ámbito, es de prever un crecimiento sostenido en los próximos años.

 

Gisela Conde, consejera de educación de la Embajada de España en China. Foto cortesía de la autora

 

Una gran ocasión para España

 

A ese crecimiento sostenido cabe añadir que el sistema educativo chino se encuentra en un momento de reforma. De las múltiples iniciativas puestas en marcha recientemente, España puede verse positivamente implicada por dos en particular. La primera, el pasado 21 de septiembre de 2017, el Gobierno chino publicó un documento en el que se presentaba un plan para que sus universidades figuren entre las 200 primeras del mundo en los ránquines internacionales. El programa se llama “Doble Primera Clase” y se calcula que costará unos 40 billones de yuanes (unos 6,04 billones de dólares).

 

La segunda iniciativa se trata de la reforma del currículo de educación secundaria. La parte continental de China ofrecerá, a partir del curso 2018-2019, la opción de cursar como asignatura optativa en este nivel educativo los idiomas francés, alemán o español, así como, a medio plazo, la posibilidad de ser asignatura de examen en el mencionado Gaokao. Esto puede representar un impulso sin precedentes para la enseñanza del español en el país asiático y, previsiblemente, generará una alta demanda de servicios: profesores nativos de esta lengua, formación de profesores, consultoría educativa, empresas de organización de eventos multiculturales, desarrollo de materiales, etc. De hecho, esta demanda ya ha comenzado desde que en enero del presente año se anunció la inmediata implantación de esta medida.

 

Ambas iniciativas son parte de las medidas del Gobierno chino en materia educativa para hacer realidad un proyecto mayor, el de la Franja y la Ruta, que busca conectar a más de 60 países de Asia, Europa, África y América Latina mediante la coordinación de políticas e infraestructuras físicas. Este proyecto pasa necesariamente por una internacionalización del sistema educativo. España debería aprovechar este impulso de internacionalización tanto por medio de la búsqueda de oportunidades por parte de sus instituciones de educación superior, en el programa “Doble Primera Clase”, como en una participación activa en la implantación del español en las escuelas.

 

Pasado, presente y oportunidad

 

La Consejería de Educación de la Embajada de España en Beijing abrió sus puertas en 2005. En ese año se calculaba que había unos 4236 estudiantes de español en toda China; desde entonces, ese número ha evolucionado hasta superar los 40.000 de la actualidad. Diversas fuentes oficiales mencionan la existencia de 34.800 estudiantes universitarios que cursan estudios superiores de español. A ello se suma la pujante oferta privada de la enseñanza del español en colegios, así como la labor del Instituto Cervantes.

 

El español está creciendo en todos los niveles educativos. En el próximo curso se abrirán 9 nuevos departamentos de español en las universidades chinas, que se suman a las 98 universidades con un Bachelor Degree, o a las 120 que ofrecen algún tipo de enseñanza del español. Por tanto, dentro de la aún moderada situación y la condición de lengua minoritaria, el español es un valor en alza en China y se prevén tiempos de expansión.

 

El Ministerio de Educación y Formación Profesional, consciente del potencial de la actual coyuntura, a través de la Consejería de Educación adscrita a la Embajada de España en Beijing, desarrolla diversas acciones: más allá de los acuerdos y participación en eventos organizados por autoridades educativas locales o regionales y la representación institucional, cabe destacar la implantación, coordinación y seguimiento del Programa de Secciones Bilingües en China, así como la oferta de recursos didácticos para la enseñanza del español por medio del Centro de Recursos. Además, se organizan cursos de formación de profesorado –las Jornadas de Formación del Profesorado de Español como Lengua Extranjera (ELE), en coordinación con el Instituto Cervantes– y, en colaboración con empresas y otras instituciones españolas y chinas, diversos talleres metodológicos y concursos a los que concurren alumnos chinos de español de diversos niveles.

 

Asimismo, la Consejería participa activamente en las ferias de educación superior que se celebran anualmente en diversas ciudades de China, con el objetivo de promocionar el sistema universitario español y de fomentar los contactos institucionales bajo la campaña “La educación, nuestro arte/ Study in Spain”. Por otra parte, no hay que olvidar la producción y edición de contenidos, como la revista digital Tinta China, dirigida a profesores, estudiantes y a todas las personas vinculadas con el español. Por último, el pasado octubre de 2017 se inició la publicación de un complemento sonoro a la revista en forma de podcast con entrevistas en español a personalidades relevantes, tanto españolas, de países de habla hispana como chinas. Estos podcasts recogen experiencias de personas en uno u otro ámbito geográfico en las que el español es la lengua que actúa como elemento de amalgama de las mismas.
 
La interacción entre maestro y estudiantes en un aula del Instituto Cervantes en Beijing. Dong Ning

 

 

Tres vías en la nueva ruta del conocimiento

 

El potencial generado por las iniciativas antes mencionadas y el impulso por parte de las autoridades chinas de la enseñanza del español en los distintos niveles del sistema educativo se canalizarán a través de tres vías con sus pertinentes derivadas: internacionalización, currículum y metodología. La internacionalización conlleva ampliar el diálogo del sistema chino con aquellos países que lideren o coordinen la implantación de programas educativos o al establecimiento de vínculos y alianzas entre naciones, hispanohablantes en el caso del español. Dados los vínculos tradicionalmente establecidos entre China y algunos países de Hispanoamérica, la aventura de la lengua de Cervantes en China necesariamente implicará a los países del otro lado del Atlántico, haciendo realidad el planteamiento panhispánico que distintos pensadores y académicos han sostenido en recientes debates. Tanto los manuales didácticos como las múltiples producciones culturales del alumnado reflejarán el crisol, la riqueza y los matices de un idioma tan diverso como el español.

 

Precisamente, la concreción del punto anterior tiene lugar en un currículum donde se regulan y plantean los objetivos, contenidos, criterios y mecanismos de evaluación de las competencias del alumnado. En este sentido, dos prestigiosas universidades como la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing (BFSU, siglas en inglés) y la Universidad de Estudios Internacionales de Shanghai (SISU, siglas en inglés) han elaborado ya los primeros documentos. Además de la publicación –con el apoyo del Gobierno–, ambas instituciones colaboran con el Ministerio de Educación y Formación Profesional a través de la Consejería en la creación de talleres metodológicos y encuentros de profesores de español, tanto chinos como de cualquier país hispanohablante.

 

La metodología, la tercera y última de las variables, es uno de los pilares clave del futuro de la enseñanza del español en China. Los grupos de trabajo conjuntos, de composición de profesionales tanto nativos como locales, y la cada vez más numerosa comunidad educativa de español en el país buscan maximizar su impacto en las aulas a través de una metodología innovadora: aprendizaje significativo, enfoque por tareas, uso de modelos competenciales, etc. El valor añadido que pueden aportar los distintos agentes del sector educativo, tanto públicos como privados, es una formación del profesorado y del alumnado que apueste por la creatividad, el uso de la lengua en situaciones reales como vía para su aprendizaje y la utilización de producciones culturales en español: literatura, cine, música, cómic y arte.

 

En definitiva, son tiempos de celebración de los resultados de iniciativas pasadas, pero también de oportunidad, planificación y trabajo como respuesta a las demandas que pueden derivar de una presencia del español cada vez más visible en el sistema educativo chino. Las dimensiones de este sistema educativo plantean un desafío que, con ilusión, esfuerzo y trabajo conjunto, puede resultar en el enriquecimiento de la didáctica del español en el país asiático, así como en una mejor comprensión entre ambas culturas.

 

 
 
*Gisela Conde es consejera de educación en la Embajada de España en China.

 

Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号