Primera página>Actualidad

El “espíritu del artesano” en la industria nuclear

2018-06-05 15:01:00 Source:China Hoy Author:TU TIAN*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
 
La tecnología de electricidad nuclear de tercera generación de China es una importante carta de presentación para que la producción del país en esta materia se internacionalice. Desde la I+D en sus inicios hasta su puesta en práctica, este proceso ha reunido los esfuerzos y la sabiduría de muchos ingenieros, como Wang Guangjin y su equipo “Unión y Energía” del Instituto de Energía Nuclear de China.

 

Wang Guangjin con los miembros de su equipo.

 

A partir de cero

 

Wang Guangjin es el subdirector del Departamento n.°2 de dicho instituto. Después de doctorarse en 2005, se incorporó al Instituto de Ingeniería de Reactores, subordinado al Instituto de Energía Nuclear de China, y se convirtió en miembro del equipo de I+D en montajes eléctricos penetrantes (electrical penetration assemblies, en inglés).

 

“Mi carrera universitaria fue maquinaria química. Antes de venir aquí, me enteré por casualidad que teníamos que importar un equipo del extranjero debido al monopolio tecnológico. En aquel momento, decidí que mi dirección de desarrollo profesional apuntaría a este aspecto y mi primer trabajo fue el hacer montajes eléctricos penetrantes”, recuerda Wang. “Mi tesis de doctorado fue la utilización de material de macromoléculas. Precisamente este equipo urgía romper barreras en selección y uso de material, es decir, mi tema de análisis coincidía con la resolución de aquel problema”.

 

Como no había experiencias anteriores para tomarlas como referencias, y además se venía aplicando un bloqueo tecnológico en el extranjero, el equipo de Wang Guangjin no tuvo más remedio que tantear desde cero.

 

Durante dos meses del verano de 2007, Wang Guangjin hizo pruebas por la noche en un taller de producción de una fábrica de cables eléctricos. Durante el día diseñaba y por la noche hacía las pruebas. Para no dejar restos del material empaquetado después de que se enfriaba el eje de la máquina, necesitaba limpiarlos y molerlos a mano bajo altas temperaturas. Una vez, al ver que un eje estaba por caerse de la mesa, sin pensarlo mucho, Wang Guangjin lo recogió con la mano derecha. El eje, de 100 °C de temperatura, quedó en buen estado, pero provocó una grave y permanente quemadura en su mano.

 

Tras numerosos fracasos, experimentos y mejoras, en 2008, el tercer año desde que Wang Guangjin comenzó a dedicarse a los montajes eléctricos penetrantes, su equipo consiguió seis tecnologías claves, lo que significó un desarrollo nacional desde cero y rompió el bloqueo tecnológico extranjero. Mediante innovaciones y cambio de generaciones, actualmente la tecnología de estas piezas ha sobrepasado a la de similares productos del extranjero. Se trata de un desarrollo trascendental y juega un papel sumamente importante para el desarrollo autónomo de la tecnología de electricidad nuclear de la tercera y cuarta generación de China.

 

En junio de 2010 se llevó a cabo la producción masiva de montajes eléctricos penetrantes y el primer suministro de unidades de electricidad nuclear. Wang Guangjin fue el ingeniero en jefe de este proceso. En 2015, China suscribió con la compañía española Technotom un contrato de suministro de módulos de conductores de montajes eléctricos penetrantes. China comenzó así a ofrecer estos productos al mercado europeo. En marzo de 2017, el montaje eléctrico penetrante de tercera generación Hualong ONE fue actualizado.

 

Investigación y producción simultánea

 

Para los investigadores, desarrollar muestras calificadas es más fácil que producir en serie. Después de lograr éxitos en I+D, Wang Guangjin empezó a dedicarse a la producción en grandes cantidades para garantizar la tecnología y calidad de los montajes eléctricos penetrantes.

 

Wang resumió la experiencia sacada del proceso de elaboración y la estandarizó. Gracias a una planificación general y técnica, se ha llevado a cabo todo el proceso estandarizado de diseño, fabricación y examinación. Además, Wang dirige la elaboración del plan de capacitación, redacta los materiales e imparte clases a fin de que los operadores conozcan plenamente el concepto de diseño, las experiencias y lecciones sacadas en el desarrollo de las muestras, y garantizar así la producción. Al mismo tiempo, Wang intercambia ampliamente opiniones, ha editado más de 90 documentos técnicos y ha elaborado ocho criterios en torno al diseño, la fabricación, la revisión, la verificación, las pruebas, así como a las materias primas, lo que le ha permitido alcanzar el pleno control de todo el proceso.

 

Durante la fase de ensayo, Wang Guangjin acudía al taller para conocer la situación de la producción y resolver los problemas difíciles. Analizaba cada detalle para evitar la repetición de los problemas vistos en la producción masiva. En apenas un año, se pasó exitosamente de la I+D a la producción en serie, con el primer suministro de montajes eléctricos penetrantes.

 

Wang Guangjin (centro) ensaya el funcionamiento de montajes eléctricos penetrantes.

 

Alcanzar lo imposible

 

Wang Guangjin se estimula a sí mismo pensando en que está disputando una maratón, y cree que el proceso es el verdadero retrato del desarrollo nacional en materia de montajes eléctricos penetrantes. De hecho, fundó el equipo de maratón “Unión y Energía”, cuyo espíritu de competencia espera que le permita alcanzar lo imposible.

 

“La maratón es una carrera de larga distancia para la cual se necesita resistencia. A pesar de que parece un deporte monótono, pues solo son dos pies corriendo, se trata de un deporte científico que demanda ejercicios serios, esmerados y científicos”, asegura Wang Guangjin. “Es esta filosofía la que se adopta en el trabajo. Sin la unión de la fuerza y la resistencia, sin una planificación científica y una actitud seria, no podremos hacer nada ni conseguir un buen resultado”.

 

Zheng Lanjiang es miembro de “Unión y Energía” y es considerado el primer discípulo de Wang Guangjin. Al referirse al proceso de superación de las dificultades técnicas, Zheng señala que lo que más le impresiona de su maestro es su espíritu persistente y concienzudo.

 

“Recuerdo mucho que una vez nos encargamos de redactar una carta en la que debíamos poner detalladamente los requisitos técnicos. Para facilitarle la revisión, se la entregué a mi maestro Wang después de modificarla unas ocho veces, y así evitar que me hiciese unas preguntas que no supiese cómo responder”, confiesa Zheng Lanjiang.

 

El espíritu de la maratón incentiva al equipo de Wang Guangjin. Bajo su dirección, el equipo ha cumplido la I+D, la industrialización y el suministro de los equipos clave de una serie de reactores nucleares como montajes eléctricos penetrantes, el sistema de monitoreo de fugas, el sistema de monitoreo de concentración de hidrógeno, el sistema de monitoreo de partes sueltas y de vibraciones, y el sistema de alimentación de CRDM, instrumentos de temperatura y humedad, entre otros equipos. Por otro lado, el equipo ha llevado a cabo la actualización de los productos, ha explotado la utilización de nuevos materiales y nueva tecnología, y ha logrado innovaciones tecnológicas, algunas de ellas pioneras en el país. Ha obtenido cinco patentes de invención y cinco patentes de invención sobre la defensa nacional, así como 16 patentes de tipo nuevo y práctico.

 

El “artesano de Sichuan”

 

Al ser consultado sobre su apelativo de “artesano de Sichuan”, Wang Guangjin tiene una explicación. “Antes hablábamos de la herencia del ‘espíritu del artesano’. Entendíamos que era una herencia espiritual y una enseñanza”, indica. Sin embargo, para una empresa de tal envergadura, se necesita dar instrucciones sobre el proceso y sobre la restricción del sistema, así como la creación de un entorno que aspire a la perfección constante, a fin de asegurar un nivel uniforme y un espíritu de equipo.

 

Wang Guangjin enfatiza que además de enseñar tanto con su propio ejemplo como con instrucciones verbales, hace falta añadir instrucciones de proceso y control institucional, de modo que se materialice la herencia del ‘espíritu del artesano’.

 

“El carácter de la industria nuclear y el antecedente sectorial señalan que no podemos depender solamente de las experiencias”, resume Wang. “Los puntos clave tecnológicos no deben pasar de boca en boca, por eso urgen una instrucción y un control institucional”.

 

Wang expresa que por el momento su equipo también está haciendo innovaciones en cuanto al proceso y la restricción institucional. Este año Wang Guangjin y su equipo vienen aplicando una realimentación de experiencias; es decir, si se producen problemas en tal producto, deben darlo a conocer a otros grupos para asegurar que no vuelva a aparecer el problema y comunicarles métodos para la mejora del proceso.

 

 
 
*Tu Tian es periodista de China Daily.

 

Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号