Primera página>Sociedad

Sabores de Lhasa

Source:China Hoy Author:DANG XIAOFEI
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

Ubicada en la parte central de la meseta Qinghai-Tíbet, al lado norte de la cordillera del Himalaya, Lhasa es la capital de la región autónoma del Tíbet y un lugar sagrado para el budismo tibetano. La ciudad se encuentra a 3650 msnm y goza de cielos despejados durante todo el año, por lo que es llamada la “ciudad soleada”, por contar con más de 3000 horas de luz solar al año. Además, la lluvia es escasa y el clima es templado, ya que no hace ni demasiado frío en invierno ni demasiado calor en verano. Todo esto la ha convertido en un destino turístico internacional donde las cumbres nevadas y las tradiciones locales se mezclan con una gastronomía que también es única.

 

Té de mantequilla.

 

Tsampa

 

Se trata de uno de los alimentos tradicionales que forman parte de la dieta básica de los pastores tibetanos. También se le conoce como “harina de qingke” (el qingke es una cebada de la meseta), la cual se obtiene tras lavar, secar y tostar dicho cereal.

 

La tsampa que se come es, en realidad, una mezcla de fideos fritos de qingke, mantequilla, azúcar, quark, té de mantequilla, entre otros ingredientes. Para la preparación, se deben colocar fideos fritos de qingke y mantequilla en un tazón, verter té de mantequilla y luego añadir más fideos. Después, se gira el tazón con la mano izquierda y se mezclan los tres ingredientes con el dedo índice de la mano derecha. Para terminar, se hacen pequeñas bolitas del tamaño de un huevo de codorniz con la mezcla. Ya que no se usan palillos para comer la tsampa, sino las propias manos, es llamada la “tsampa capturada a mano”.

 

La mejor tsampa es aquella hecha con qingke blanco, proveniente del distrito de Nyemo en Lhasa. La tsampa de Nyemo es blanca y lustrosa, así como más delicada y fragante que aquella producida en otros lugares.

 

Al ser fácil de elaborar y transportar, la tsampa es una de las comidas predilectas de las poblaciones nómadas. También es rica en nutrientes y calorías, ya que se mezcla con mantequilla, quark y otros ingredientes ricos en proteínas y grasas, por lo que es ideal para satisfacer el hambre en las regiones montañosas frías.

 

Té de mantequilla

 

Se trata de una bebida característica del Tíbet, con un fuerte aroma y un peculiar gusto, que normalmente se bebe al comer la tsampa.

 

Se hace con mantequilla y té bien cargado. La mantequilla se elabora de forma artesanal con leche de yak o cabra. En el primer caso, es de color dorado y considerada de mejor calidad, y en el segundo, de color blanco. Para su elaboración, se requiere colocar mantequilla en un recipiente especial y sal. Luego se debe añadir el té y revolver con una cuchara de madera hasta que la mezcla adquiera una textura cremosa.

 

Según la medicina tibetana, beber té de mantequilla en lugares montañosos –caracterizados por el frío y una menor cantidad de oxígeno– puede mejorar el estado físico, combatir el dolor de cabeza, ayudar a producir saliva y saciar la sed. Además, gracias a su alto nivel calórico es una buena fuente de energía y puede combatir el mal de altura.

 

Fideos tibetanos.

 

Fideos tibetanos

 

Los fideos tibetanos son un tentempié imprescindible dentro de la comida tradicional y se deben comer al dente.

 

Generalmente están hechos con harina de qingke, pero también los hay de harina de trigo. Los fideos tibetanos se suelen preparar con anticipación. Después de cocinarlos bien, son secados para su posterior uso. Cuando tienen ganas de comer los fideos, los tibetanos los ponen en caldo de yak y los calientan nuevamente. Muchos comen los fideos tibetanos en el desayuno.

 

Su esencia está justamente en el caldo, el mayor atractivo para muchos. Este se prepara únicamente con huesos de yak, sin ningún tipo de aditivo más allá de un poco de sal y cebolla verde picada. Además se le agrega salsa de chile tibetana y carne de yak en pedacitos cuadrados, y se suele acompañar con rábanos curtidos.

 

Yogur.

 

Yogur

 

El yogur tibetano está hecho de leche de yak, por lo que tiene un sabor más agrio que el yogur tradicional, y es uno de los alimentos favoritos de la población local.

 

Una gran cantidad de tibetanos son nómades dedicados al pastoreo y viven en las praderas durante todo el año. Obtienen leche de yak y cabra, que beben directamente, pero hay una gran cantidad que no se puede conservar, por lo que hacen yogures. Ordeñar, hervir y fermentar son los tres pasos básicos detrás de su elaboración.

 

Uno de los puntos más importantes es hervir la leche a la temperatura correcta, lo cual solo se logra con la experiencia. Si la temperatura es demasiado alta, el yogur resultará muy ácido, mientras que si la temperatura es más baja, este será más dulce. Por ello, su sabor varía entre un hogar y otro, pero una capa ligeramente amarilla, un tono blanco y una superficie lisa son las tres características principales que un excelente yogur artesanal debe tener.

 

En tibetano se le dice “nieve” al yogur y su importancia es tal que, incluso, hay un famoso festival del yogur todos los años llamado Sho Dun. Durante la celebración, la gente suele escuchar ópera tibetana y sale al jardín a comer yogur.
 
Receta simple de la tsampa

 

Ingredientes:

 

Harina de qingke (250 gramos), azúcar (30 gramos), levadura en polvo (3 gramos), agua tibia (180 mililitros), sésamo negro (una cantidad adecuada) y aceite (un poco).

 

Preparación:

 

1. Colocar levadura en un tazón pequeño y disolverla con agua tibia.

 

2. Colocar harina de qingke en un recipiente, verter la levadura y agregar azúcar. Mezclar los tres ingredientes. Si la levadura no es suficiente, añadir agua tibia hasta que la harina se convierta en una masa suave.

 

3. Colocar la masa en un lugar cálido y dejarla fermentar durante una hora.

 

4. Dividir la masa en tres partes del mismo tamaño. Amasar, aplanar y añadir sésamo negro en el centro de cada una.

 

5. Verter un poco de aceite en la sartén, colocar las masas y freírlas. Darles la vuelta luego de dos minutos y esperar otros dos minutos a que estén listas.

 

6. Colocar las masas en el horno, ajustar la temperatura a 200 grados y esperar 15 minutos hasta que se cocinen.

 

 

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号