Primera página>Sociedad

El padre de la óptica china

Source:China Hoy Author:DANG XIAOFEI
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
 
A comienzos de la República Popular China, el terreno de la óptica aún no había despegado. Sin embargo, este era un objetivo crucial en el país, pues sin óptica ni vidrios ópticos, China no podía aspirar a elaborar instrumentos de medición de alto nivel de precisión y menos aún a aumentar su poder integral. Fue por eso que el Gobierno central se abocó al desarrollo de este campo.

 

“Que la óptica se arraigue en China” fue también el sueño de Wang Daheng, quien, durante toda su vida, se dedicó de lleno a su desarrollo. El primer vidrio óptico del país, el primer microscopio electrónico, el primer láser e incluso el establecimiento de la Academia China de Ingeniería se deben a su infatigable esfuerzo.

 

Wang Daheng, el padre de la óptica china.

 

El primer horno de vidrio óptico

 

Wang Daheng nació en Japón en 1915. Su familia provenía del distrito de Wuxian, en la provincia china de Jiangsu. Su padre, Wang Yingwei, era astrónomo y meteorólogo. Tras regresar de Japón, Wang Yingwei trabajó en los observatorios de Beijing y de Qingdao.

 

Cuando Wang Daheng cursaba la secundaria, solía acompañar a su padre a observar el cielo. En ese momento empezó su interés por los instrumentos de alta tecnología. Gracias a su curiosidad innata, los experimentos que llevó a cabo durante su adolescencia prepararon el terreno para sus futuros análisis en los campos de la óptica aplicada y el vidrio óptico, además de la fabricación de aparatos.

 

En 1936, Wang Daheng se graduó de la Facultad de Física de la Universidad Tsinghua. Dos años después, fruto de su excelencia académica, fue becado por el Estado para continuar sus estudios en el Reino Unido. Se inscribió en el Colegio Imperial de Ciencia, Tecnología y Medicina (Imperial College of Science, Technology and Medicine) en Londres, donde estudió óptica aplicada. Más tarde, ingresó a la Universidad de Sheffield, donde se adentró por completo en este campo bajo la instrucción de W.E.S. Turner, renombrado experto en la tecnología científica del vidrio. En 1942, ya habiendo comenzado su doctorado, se dio cuenta de que la patria se encontraba en un momento crucial, en el que era de suma importancia el desarrollo científico y tecnológico y, por extensión, el del campo de la óptica. Fue así que Wang Daheng abandonó sus estudios y decidió incorporarse a la compañía Chance en el Reino Unido para aprender la elaboración de vidrios ópticos.

 

En 1948, en vísperas de la fundación de la República Popular China, Wang Daheng dejó su tranquila y cómoda vida en el extranjero para volver a China, con el fin de trabajar en pos del fortalecimiento del sector de la ciencia y tecnología en el país.

 

En los primeros años de la República Popular China, los aparatos ópticos de medición prácticamente no existían. Ante esta situación, en 1951 se le confió a Wang Daheng la tarea de establecer el Instituto de Instrumentos de la Academia China de Ciencias (después llamado Instituto de Óptica, Mecánica de Precisión y Física de Changchun). Al año siguiente, el instituto entró en funcionamiento y Wang Daheng asumió el cargo de director.

 

A fines de 1953 y pese a las condiciones limitadas, Wang Daheng, a la cabeza de un hábil equipo de científicos, elaboró el primer horno de vidrio óptico, abriendo así un nuevo capítulo en el desarrollo del campo óptico en China.

 

Al cabo de seis años, ya habían desarrollado el primer microscopio electrónico, el primer aparato de alta precisión longitudinal y latitudinal, y el primer instrumento para medir la distancia de la fotoelectricidad del país, entre un total de ocho aparatos ópticos y el vidrio óptico descongelado. Estos valiosos avances dieron paso al futuro desarrollo del campo de la óptica y, a la vez, sentaron las bases de los aparatos ópticos de alta precisión fabricados en China. Luego elaboraron el primer láser de rubí chino, tan solo diez meses después de que fuera creado el primero de su género en el mundo.

 

Una vez que regresó a China, Wang Daheng se dedicó también a promover con ahínco la carrera de óptica en las universidades chinas. En 1958 creó el Instituto de Maquinarias Ópticas de Precisión de Changchun (actualmente Universidad de Ciencia y Tecnología de Changchun), que se dedica a formar profesionales especialmente en ingeniería óptica. Además de ser el rector, él mismo impartía clases, toda vez que había colaborado en la fundación de los Institutos de Maquinarias Ópticas de Precisión de Xi’an, Shanghai, Hefei y Chengdu, estableciendo así una sólida base de los estudios ópticos en China.
Wang Daheng (izq.) y su discípulo Jiang Zhuying.

 

 

Aplicación exitosa de la óptica

 

A partir de la década de 1960, Wang Daheng y sus hombres se abocaron al proyecto “dos misiles y un satélite”, mediante la fabricación de grandes equipamientos de medición óptica, además de realizar enormes contribuciones en la detonación de la bomba atómica, el lanzamiento de misiles guiados, ensayos de la bomba de hidrógeno y el envío de satélites artificiales. Dentro del proyecto “dos misiles y un satélite”, la óptica desempeñó un rol insustituible en sondeo, medición, observación, anotación y comunicación.

 

En 1964, China detonó su primera bomba atómica, la cual acaparó la atención mundial, en especial las fotos de la nube de hongo. En aquel momento, para no exponerse a los efectos adversos generados por la radiación y las ondas de choque nucleares, además de los radioelementos, se le advirtió a la gente que no se acercara a un radio menor de 60 km y menos aún tomar fotografías de cerca. De modo que aquellas imágenes fueron sacadas gracias a los aparatos fotográficos especiales que se habían dispuesto en el lugar, desarrollados por Wang Daheng y su equipo. Además, el uso de estos fue especialmente útil en la acumulación de valiosos datos para futuros ensayos.

 

En 1970, China lanzó con éxito el satélite artificial Dongfanghong-1. Wang Daheng había asumido el cargo de subjefe del grupo de diseño. Conforme avanzaba el desarrollo del proyecto espacial chino, se requerían cada vez más y mejores aparatos ópticos. Por ejemplo, la cámara para que el equipo del satélite de retorno observara la Tierra precisaba un sistema óptico de alta resolución. Además, al ser operada de forma remota, debía soportar fuertes vibraciones y poseer una larga capacidad de duración. Tras días y noches trabajando sin tregua, Wang y el resto del grupo científico lograron cumplir a tiempo las tareas que se habían trazado. De esta forma, cuando el satélite retornó al planeta, se sintieron profundamente emocionados, pues era la primera vez que los chinos veían imágenes claras de la Tierra.

 

En el lanzamiento de la serie de aeronaves Shenzhou y hasta el día de hoy, el aparato de longitud y latitud de filmación óptica, desarrollado por este selecto grupo de científicos, sigue desempeñando un papel crucial.

 

Asimismo, Wang elaboró una serie de aparatos de ensayo utilizados en campos de tiro, en lo que fue una gran contribución a la defensa nacional. Conquistó también notables éxitos en materia de tecnología láser, televisión a color y aparatos ópticos de medición. Por todo ello, Wang Daheng es considerado el “padre de la óptica china”, y gracias a sus grandes logros y contribuciones, la Asociación Internacional de Astronomía nombró en 2010 a la estrella n.° 17.693 como la “estrella Wang Daheng”.

 

Acortando la brecha con el mundo

 

En 1983, Wang Daheng dejó el Instituto de Investigación de Maquinarias Ópticas de Precisión de Changchun, donde había trabajado 30 años, y asumió el cargo de jefe del Departamento de Ciencia y Tecnología de la Academia China de Ciencias. Con el fin de acortar la brecha con los países desarrollados en materia de ciencia y tecnología, Wang Daheng y otros tres científicos elaboraron el Programa del Plan sobre el Estudio y Desarrollo de la Tecnología Punta del Estado, que fue aprobado por el Consejo de Estado y el Comité Central del Partido Comunista de China. Se trata del famoso “Plan 863”.

 

Dicho plan impulsó el desarrollo de la alta ciencia y tecnología y catapultó a China en la modernización científica, permitiéndole competir de igual a igual con el resto del mundo. Más del 60 % de las tecnologías que antes ni siquiera existían fueron dominadas y, a su vez, generaron un beneficio económico para el país de cientos de miles de millones de yuanes.

 

En 1992, Wang Daheng y otros científicos propusieron la fundación de la Academia China de Ingeniería, el organismo académico y consultivo de mayor prestigio en el campo de la ingeniería. Más adelante, le fue otorgado el premio de progresos científicos y tecnológicos del Estado, en la categoría especial, así como la medalla de hazañas “Dos misiles y un satélite”, entre otros premios.

 

Wang Daheng falleció el 21 de julio de 2011, a los 96 años de edad. Durante toda su vida estuvo abocado a la causa científica y tecnológica del país, e incluso, en sus años de convalecencia, se dio el tiempo de escribir el borrador sobre la revisión de los términos ópticos y una carta a los dirigentes del Estado en la que daba a conocer sus opiniones y sugerencias con relación a esta área.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号