Primera página>Sociedad

El padre de la virología molecular en China

Source: Author:DANG XIAOFEI
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
 
En los primeros años de la República Popular China, la virología aún estaba en pañales. Algunas enfermedades como el sarampión, la poliomielitis y la encefalitis epidémica tipo B eran una grave amenaza. El Gobierno le fue dando una gran importancia a este tema y se centró en capacitar a personal de alto nivel que se dedicara a la investigación en virología, a fin de llevar a cabo investigaciones científicas y tecnológicas para el diagnóstico, prevención y control de virus epidémicos.

 

Hou Yunde ha sido uno de los que han luchado contra varios tipos de virus durante los últimos 60 años. Es, además, el fundador de la virología molecular en China y de los medicamentos sobre la base de organismos modificados genéticamente.

 

Hou Yunde.

 

Decidido a estudiar medicina

 

Hou Yunde nació en la ciudad de Changzhou, provincia de Jiangsu, en 1929. De joven no pudo hacer nada frente a la muerte de su hermano mayor por una enfermedad infecciosa. Fue entonces cuando decidió estudiar medicina. En 1948 fue admitido con honores en la Escuela de Medicina de la Universidad de Tongji.

 

En 1958, Hou fue enviado al Instituto Ivanovsky, en Moscú, como doctor asociado en el campo de los virus parainfluenza humanos. La investigación en China sobre virología era todavía muy pobre. Hou se esforzó mucho durante sus tres años y medio de estudios. Solía permanecer en el laboratorio y la biblioteca hasta la medianoche. Con el tiempo, se volvió la última persona en salir del lugar, lo que impresionó al guardia de seguridad, quien llegó incluso a darle las llaves.

 

Un día, el instituto vio como de repente habían muerto todos sus ratones de laboratorio. Los síntomas no eran familiares. Se trataba de un virus desconocido, lo que frustró mucho a los especialistas de la entonces Unión Soviética. Hou Yunde, entonces, se puso a reflexionar en silencio. Después de varias búsquedas en libros, notó que las características de la infección y la muerte de los ratones coincidían con un extraño patógeno: el virus de la encefalitis japonesa. Sacó una muestra de un ratón, realizó experimentos y finalmente logró aislar con éxito el virus en el laboratorio. Su hallazgo asombró a todo el instituto.

 

Los síntomas en los ratones le hicieron sospechar que el virus podría ser también perjudicial para los humanos. En 1961, Hou descubrió que el virus podía fusionar células de una sola capa y promovió la técnica de preparación de anticuerpos monoclonales. Estos hallazgos le permitieron a Hou publicar 17 artículos durante su estancia.

 

En vista de su excelente desempeño, el Ministerio de Educación Superior soviético hizo en 1962 una excepción con el doctor asociado y le otorgó directamente un doctorado en ciencias médicas, una decisión sin precedentes en el Instituto Ivanovsky.

 

Durante el banquete de celebración por su doctorado, el director del Instituto Ivanovsky le insistió a Hou para que permaneciera con ellos, pero el virólogo chino decidió regresar al país.

 

Hou Yunde mientras realizaba sus estudios en el Instituto Ivanovsky en Moscú.

 

La primera medicina genéticamente modificada

 

Tras su retorno a China en 1962, Hou se dedicó de inmediato a la especialidad de virología médica. Se embarcó en el estudio de la etiología de la infección del virus respiratorio y encontró las causas de las enfermedades respiratorias. En el lapso de un año, clasificó tres virus parainfluenza humanos de tipos I, II y IV, y dio luces sobre la prevalencia de importantes virus en las enfermedades respiratorias en Beijing entre 1962 y 1964.

 

A principios de la década de 1970, en el estudio antiviral de la medicina china Astragalus mongholicus, Hou Yunde descubrió que se podía inducir una sustancia antiviral de amplio espectro, el interferón, el cual había sido descubierto por científicos extranjeros en la década de 1950. La proteína ya se empleaba en medicamentos antivirales, pero su precio de importación era elevado y, además, era extremadamente escaso.

 

Hou eligió usar leucocitos del cordón umbilical para inducir interferón. Sin embargo, 8000 ml de sangre humana pueden producir 1 mg de interferón. ¿Cómo podría promover un medicamento así en un país con mil millones de habitantes?

 

En 1977, Estados Unidos declaró exitosa la ingeniería genética de somatostatina (GHIF, siglas en inglés). La noticia sorprendió al mundo y también a él. De este modo, Hou previó el uso de métodos de la ingeniería genética para permitir que las bacterias produjeran grandes cantidades de interferón.

 

En 1979, la ingeniería genética era desconocida para la mayoría de gente, sin mencionar la biotecnología. El uso de la ingeniería genética para preparar interferones requiere ovocitos de Xenopus laevis, pero ¿dónde podían ser hallados? Hou no quiso rendirse y realizó una serie de experimentos. Finalmente, los encontró en una carpa africana (Oreochroms mossambcus) en Beijing, que se convirtió en un sustituto ideal. Hou Yunde publicó el método simple para la preparación de interferón en la Conferencia Internacional del Interferón celebrada en Nueva York. Lo simple de la operación generó numerosos elogios por parte de especialistas internacionales.

 

El trabajo arduo tuvo su recompensa. En 1982, Hou, de 53 años, clonó por primera vez el gen de interferón de tipo a1b humano, con derechos de propiedad intelectual independientes de China, y desarrolló con éxito el nuevo fármaco de clase I nacional, reconocido internacionalmente como interferón alfa-1b humano recombinante. Clínicamente tuvo un efecto curativo sobre las hepatitis B y C y la leucemia de células pilosas. Presentaba mucho menos efectos secundarios. Asimismo, se trataba de la primera medicina genéticamente modificada de China que lograba un gran avance desde cero.
Hou trabajando en el laboratorio en la década de 1990.

 

 

Sistema de prevención y control

 

En 2008, a la edad de 79 años, el Consejo de Estado de China nombró a Hou Yunde como maestro principal en ciencia y tecnología para la prevención y tratamiento de enfermedades infecciosas como el sida y la hepatitis. Hou condujo a su equipo de especialistas en el diseño de un importante proyecto (2008-2020), con miras a que se redujera la incidencia y mortalidad del sida, la tuberculosis y la hepatitis. Del mismo modo, elaboró un plan general de respuesta ante brotes importantes y planteó un sistema de red integral para el tratamiento de enfermedades infecciosas. La idea era la integración de diversas tecnologías para enfrentar la aparición de nuevas enfermedades infecciosas y el establecimiento de mecanismos conjuntos.

 

Hou lideró el establecimiento de un sistema de red integral de prevención y control que cubriese todas las enfermedades infecciosas emergentes en las provincias de China. Fue así como promovió la identificación rápida de más de 300 patógenos de cinco síndromes principales en 72 horas, y la detección e identificación de patógenos desconocidos.

 

En marzo de 2009 se desató en México y Estados Unidos la influenza A (H1N1). Tres meses después, la Organización Mundial de la Salud elevó a la pandemia al nivel de alerta 6. Se trataba de una nueva enfermedad infecciosa sin reactivos de diagnóstico y sin vacuna.

 

Bajo el liderazgo de Hou, dentro de las 72 horas posteriores a la obtención de la cepa del virus, su equipo verificó la reacción cruzada con 17 subtipos en más de 1000 exámenes, y estableció un método rápido y sensible para detectarlo. En solo 87 días, China desarrolló con éxito una vacuna y fue el primer país en aprobarla para su mercado, muchos meses antes que en Europa y Estados Unidos.

 

Después de usarla en el país, China estableció rápidamente una base de datos de monitoreo de reacciones adversas para casos numerosos en el mundo (70 millones de casos), lo que proporcionó una base de datos para la vacunación global.

 

En 2013, China descubrió que el virus H7N9 podía infectar a las personas. Su tasa de infección era 100 veces mayor a la del H5N1, y la tasa de mortalidad era del 40 %. Menos de un mes estuvo bajo controles.

 

En 2014, el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) se extendió nuevamente por el mundo. El sistema de red integral descubrió rápidamente el caso de surcoreanos infectados después de ingresar al país. El diagnóstico fue aislado en el acto. No se registraron otros casos en China.

 

Debido a sus sobresalientes logros en el campo de la virología, el 8 de enero de 2018, Hou Yunde, de 89 años, se adjudicó el Premio Más Alto de Ciencia y Tecnología 2017.

 

“El propósito de conocer el mundo es también transformarlo”. Esta frase es la favorita de Hou, quien ha dedicado su vida a entender la naturaleza de los virus y combatirlos.

 

 
 
 
Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号