Primera página>Sociedad

El triunfo de la fusión

Source: Author:CARMEN GONZÁLEZ
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
 
Eran mediados de 2018. Luego de haber concluido sus estudios de hotelería y turismo en San Francisco (Estados Unidos), el joven Ismael Zhu regresó a México esperanzado en comenzar su propio negocio. Pero las cosas no salieron bien.

 

Defraudado financieramente, Zhu se quedó al final sin negocio y con deudas. Esa tragedia personal le impulsó a tomar una decisión: participar en el concurso de cocina MasterChef México. “Desde chiquito siempre me gustó cocinar. Todo mundo en mi casa siempre ha cocinado. Es algo de familia. Todos nos metemos a la cocina, pero lo hacemos de manera muy casera, jamás pensamos en entrar a una competencia”, recuerda.

 

De padres chinos, específicamente de la provincia de Guangdong, Ismael Zhu nació en la Ciudad de México, y pasó toda su infancia y parte de su adolescencia en la capital del país. Luego cursó la preparatoria en Canadá y, finalmente, estudió su carrera en San Francisco.

 

La competencia comenzó el 14 de octubre del año pasado. Cada domingo, durante 17 semanas, se transmitía por televisión el programa, donde los 18 participantes hacían gala de sus conocimientos culinarios para pasar a la siguiente etapa.

 

Ismael Zhu está orgulloso de haber representado a China en la competencia de MasterChef México.

 

“El chino” de MasterChef

 

Desde el comienzo, tanto los jueces, tres de los mejores chefs de México, como los televidentes, se encariñaron con “el chino”, como llamaban cariñosamente a Ismael Zhu. Uno de los jueces, el chef Adrián Herrera, le recomendó al joven cocinero combinar sus conocimientos de gastronomía china y mexicana, para crear platos innovadores. “El consejo que me dio el chef Herrera de combinar las dos gastronomías era algo que yo ya traía en mente. Pero cuando él me dijo eso, me dio confianza para seguir por ese camino”, cuenta.

 

Así, semana a semana, Zhu se fue ganando el paladar de los jueces y el corazón de los mexicanos. Uno a uno, los participantes iban saliendo de la competencia. De los 18 originales solo tres llegaron al último programa, la gran final, el domingo 10 de febrero. “Cuando entré no pensé llegar tan lejos. Para mí lo más importante era disfrutar la competencia y dejarme llevar”, dice el joven cocinero sobre su ascenso.

 

En ese último programa, Ismael Zhu compitió con dos mujeres de estilos gastronómicos muy diferentes al suyo: por un lado estaba Geny, una experimentada cocinera del estado de Yucatán, experta en moles y platillos típicos de su región; y por el otro estaba Regina, una joven estudiante de gastronomía, creativa e innovadora.

 

Ismael, Geny y Regina prepararon cuatro platillos cada uno. Los jueces los probaron y quedaron fascinados por las innovadoras creaciones del “chino”: pescado al vapor con jengibre, soya y cebollín; ramen de mole de olla; jiaozi con relleno de cerdo y flor de calabaza, y bolas de arroz glutinoso rellenas de sésamo negro en ponche de jengibre, flor de crisantemo y manzanilla.

 

El veredicto fue unánime: el ganador de MasterChef México 2018 fue Ismael Zhu Li. “Jamás esperé ganar, aunque nunca perdí la esperanza”, comenta alegre ante su triunfo. Pese a no ser un cocinero experimentado, (él se considera más bien un aficionado a la cocina), Ismael Zhu logró sobresalir gracias a que desde su primer platillo, incorporó sus conocimientos de cocina china y mexicana.

 

“De mi infancia recuerdo la comida china casera que se hacía en casa. Mis padres son excelentes cocineros. Mi abuelo hacía sopas de cocción lenta, en ollas al fuego hasta por 4 horas”, relata el joven ganador, quien nos revela un secreto: “Mis ingredientes chinos favoritos son el jengibre, la soya y el ostión, y el vino chino de cocina, que le da un toque impresionante a la comida”.
Durante toda la competencia, Ismael Zhu se caracterizó por su disciplina y esfuerzo, además de su creatividad. Fotos de Juan Carlos Aguilar

 

 

Un sueño cumplido

 

Con el dinero que obtuvo como premio por ganar MasterChef México, Ismael Zhu logró saldar sus deudas y, además, cumplir uno de sus sueños: su propio restaurante. “Va a ser un ramen bar. Voy a empezar haciendo cocina asiática, pero poco a poco iré incorporando más fusión de cocina china y mexicana”.

 

Sin embargo, Zhu no considera su triunfo en MasterChef México como el objetivo final de su carrera. Por el contrario, para este joven chino-mexicano es tan solo el principio, pues desea seguir preparándose y continuar en la senda de la gastronomía. “Conocí a algunos de los mejores chefs de México, quienes se han puesto en contacto conmigo. Es un honor para mí representar a los chinos aquí en México. No hay mucha gente que se anime a hacer cosas como estas. Estoy superorgulloso de representar a la cultura china”.

 

Ismael Zhu, “el chino” de MasterChef, concluye su conversación con China Hoy con un consejo. “Yo, de pequeño, me llegué a sentir un poco excluido por ser chino. Conforme fui creciendo, me di cuenta de que ser diferente es bueno, es algo que me hace especial. Me gustaría darle un mensaje a los extranjeros que a veces se sienten así: ser diferente es mejor de lo que creemos”.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号