Primera página>Sociedad

Un río Amarillo limpio y claro

Source: Author:DANG XIAOFEI
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
 
El río Amarillo, el segundo más largo del país, es considerado “el río madre” de la civilización china. Con una longitud de 5464 km, fluye de noroeste a sureste a través de siete provincias (Qinghai, Sichuan, Gansu, Shaanxi, Shanxi, Henan y Shandong) y dos regiones autónomas (Ningxia y Mongolia Interior) para finalmente desembocar en el mar de Bohai. El río Amarillo, cuya cuenca drena unos 750.000 km², ha sido testigo del cambio de dinastías y ha registrado la milenaria historia y cultura de la nación china.

 

Sin embargo, a partir del siglo VIII, debido a la erosión del suelo de la meseta de Loess en el curso medio y superior del río, han ocurrido con frecuencia desastres como inundaciones y aluviones. Según los registros históricos, en los últimos 2000 años han tenido lugar más de 1500 inundaciones en el curso inferior del río Amarillo y 26 aluviones graves. Cada inundación ha causado decenas de miles de desplazados y refugiados. Por lo tanto, el tratamiento del río Amarillo fue siempre una gran preocupación en todas las dinastías. Después de la fundación de la República Popular China en 1949, el Gobierno central ha prestado una gran importancia al tema. Sin embargo, las inundaciones siguen amenazando la producción y la vida de los habitantes de los cursos medio e inferior del río, y han causado graves pérdidas económicas al Estado.

 

Controlar adecuadamente el río Amarillo y lograr que sea “limpio y claro” fue el sueño de Zhu Xianmo, destacado miembro de la Academia China de Ciencias, renombrado edafólogo y experto en conservación del suelo y el agua. Zhu se pasó más de medio siglo trabajando en la vasta meseta de Loess.

 

Zhu Xianmo.

 

Al servicio del país

 

Nacido en 1915, Zhu Xianmo creció en las zonas rurales de Chongming, en Shanghai, donde experimentó la vida dura de los labradores. Después de terminar sus estudios secundarios, Zhu ingresó en la Facultad de Química Agrícola de la Universidad Central de Agricultura, donde se especializó en suelos y fertilizantes.

 

En 1959, con el fin de apoyar el desarrollo del noroeste del país y estudiar la meseta de Loess, Zhu dejó sus buenas condiciones de trabajo y de vida en la ciudad de Nanjing para mudarse con toda su familia al Instituto de Investigación de Suelos Biológicos del Noroeste de la Academia China de Ciencias (que luego se convirtió en el Instituto de Investigación de Conservación de Aguas y Suelos del Ministerio de Obras Hidráulicas de la Academia China de Ciencias).

 

Pese a la gran escasez de productos de la vida diaria y a las pobres condiciones en materia de salud, Zhu Xianmo se concentró en las labores de tratamiento del río Amarillo y en la conservación de aguas y suelos. Después de visitar diversos lugares, Zhu propuso el establecimiento de una estación de observación de erosión de suelos en Ziwuling, en el límite entre las provincias de Shaanxi y Gansu. Ziwuling es un lugar ideal para estudiar la evolución y el proceso de restauración de la meseta de Loess, así como la erosión de los suelos.

 

La recuperación de la vegetación de Ziwuling, tras las guerras desatadas durante las dinastías Ming y Qing, puede proporcionar datos científicos respecto al estudio de la erosión de los suelos en la meseta de Loess y de la sedimentación en el embalse de Sanmenxia, señalaba Zhu Xianmo.

 

Por aquel entonces Ziwuling estaba muy apartado y las condiciones del transporte eran muy peligrosas. Sin embargo, esto no detuvo a Zhu Xianmo, quien dirigió a 30 inspectores para llevar a cabo experimentos en la zona. A lo largo de 50 años, Zhu visitó en muchas ocasiones los diversos puntos de la meseta y aprendió de la experiencia de los campesinos. Tres veces fue a las montañas Kunlun y en dos oportunidades llegó a la región autónoma uigur de Xinjiang.
Primera curva de las nueve que presenta el río Amarillo.

 

 

El tratamiento de la meseta de Loess

 

Sobre la base de innumerables visitas de campo y extensas investigaciones, así como de la acumulación de conocimientos en erosión de suelos, Zhu Xianmo propuso en la década de 1980 una estrategia para el tratamiento de la meseta de Loess. Esta consistía en la mejora de la capacidad del suelo en la filtración del agua de lluvia, el almacenamiento de dicha agua, y la siembra de cultivos en las cuencas y de árboles frutales en los valles.

 

Zhu consideró que la grave pérdida del suelo y agua de la meseta de Loess se debía a que la intensidad de la lluvia superaba la capacidad de filtración. Ante esta situación, se planificó de forma científica y razonable una industria de siembra de acuerdo con la demanda de agua del cultivo, así como de las diversas topografías de la meseta. Las tierras altas y las cuencas –la topografía principal de la meseta– pueden absorber fácilmente las precipitaciones y filtrarlas en los depósitos, por lo que eran adecuadas para los cultivos y generaban un alto y estable rendimiento. Los árboles frutales requieren suficiente agua para su crecimiento y solo pueden ser plantados en los valles con buenas condiciones hidrológicas. En las laderas, de extensas superficies en la meseta y donde la grave erosión del suelo genera malas condiciones para el cultivo, se debe sembrar pasto para favorecer la conservación del suelo.

 

Este principio fue adoptado de forma amplia en el Comando de Rehabilitación de la Cuenca de Huangpuchuan del Río Wuding y en las 11 zonas de experimentación del Proyecto de Rehabilitación General de la Meseta de Loess, durante los períodos del VII y el VIII Plan Quinquenal. El resultado ha servido para orientar la rehabilitación general de la meseta de Loess.

 

En 1997, Jiang Chunyun, entonces vice primer ministro del Consejo de Estado, se reunió con Zhu Xianmo para escuchar su informe sobre la estrategia de tratamiento de la meseta de Loess. Jiang le dio el visto bueno al plan y ordenó su inmediata implementación.

 

Para llevar a cabo esta estrategia de manera completa y concreta, Zhu Xianmo, quien ya tenía una edad avanzada, nunca dejó de investigar. A sus 91 años de edad, todavía publicaba artículos en la Revista de Actas de la Academia China de Ciencias y propuso tres sugerencias para la rehabilitación de una meseta de Loess hermosa y un río Amarillo limpio y claro.

 

En 2015, después de que el Estado implementara el proyecto de devolución de tierras de cultivo a la silvicultura y la praticultura, la meseta de Loess se volvió verde y los sedimentos del suelo que se perdían en el río Amarillo disminuyeron de 1300 millones de toneladas a 300 millones. Según reportes nacionales y extranjeros sobre el flujo y transporte de 800 millones de toneladas de sedimentos, el río Amarillo ya se ha vuelto claro.

 

Dos años más tarde, un semanario de la Agencia de Noticias Xinhua publicó una investigación sobre el río Amarillo. En la temporada en la que no había inundaciones, más del 80 % del río seguía despejado. De acuerdo con datos de mayo de 2017, la concentración de sedimento del río Amarillo no supera los 0,8 kg por metro cúbico. Esta noticia hizo que Zhu Xianmo se sintiera muy satisfecho. “Las aguas del río Amarillo son claras, ya me puedo ir con tranquilidad”, dijo. El experimentado especialista, luego de ver cumplido su sueño, falleció a los 102 años en 2017. Solo así se fue de la meseta de Loess, donde había trabajado toda la vida.
La cascada Hukou en el río Amarillo. Fotos de Cnsphoto

 

 

Una gran dedicación

 

Zhu Xianmo siempre insistió en seguir el espíritu científico del pensamiento independiente. No era supersticioso y tenía la costumbre de averiguar el porqué de tantas cosas en el campo de la investigación.

 

Respecto a los suelos rojos en Jiangxi, propuso un nuevo punto de vista en 1948 que tuvo un gran eco. A pesar de que su planteamiento fue cuestionado, Zhu insistió en su punto de vista hasta que en 1983 llegó a ser comprobado.

 

El hecho de haber crecido en las zonas rurales desde una edad temprana, hizo que Zhu sintiera un gran afecto por la tierra y los agricultores. Zhu Xianmo fue capaz de renunciar a las condiciones de vida de las grandes ciudades, para irse vivir y trabajar por más de 50 años en la árida meseta de Loess. Lo que le dio fuerzas para continuar fue el amor y el espíritu de sacrificio por el país. Zhu nunca se quejó de las sencillas viviendas, la escasez de productos para la vida diaria, así como de las malas condiciones laborales.

 

Al recordar la reubicación de la familia de Zhu Xianmo, el académico Li Zhensheng, ganador del más distinguido Premio Nacional de Ciencia y Tecnología 2006, expresó con emoción: “Cuando era joven, me conmovió profundamente que Zhu Xianmo se fuera a trabajar a un remoto poblado de la provincia de Shaanxi. Zhu estaba determinado en hacer sacrificios para alcanzar éxitos en las investigaciones científicas”. Gracias a personas como Zhu Xianmo, se viene mejorando el desarrollo y despegue de la República Popular China.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号