Primera página>Sociedad

La medicina tradicional china en Sudáfrica

Source: Author:MA LI, HOU FENG y ZHENG QINGTING*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
Esto es corteza de naranja seca, este es un tubérculo, esto es raíz de astrágalo...”. Es así como, en un chino fluido, el empleado Malung presenta la medicina tradicional china a los clientes en una de las farmacias Tongrentang de Johannesburgo, Sudáfrica. Malung tiene apenas 20 años y ha trabajado en esta farmacia durante un año y medio. No solo conoce los términos de la medicina tradicional china, sino también cómo preparar un medicamento y sabe cocer hierbas medicinales.

 

“No solo deseo aprender, sino también ayudar aquí a los pacientes”, dice Malung, quien confía en que el próximo fin de semana la farmacia estará llena de clientes.

 

En 2016, Tongrentang, una compañía farmacéutica de Beijing, abrió seis sucursales en las ciudades de Johannesburgo, Pretoria y Durban. En ellas no solo vende medicina tradicional china, sino que también ofrece servicios de medicina china, como consultas, acupuntura y masaje.

 

La farmacia Tongrentang (antes conocida como la botica Tongrentang) fue fundada por Le Xianyang en Beijing en 1669, durante el reinado del emperador Kangxi de la dinastía Qing. Tiene casi 350 años de historia y es un patrimonio cultural inmaterial de China.

 

Medicamentos tradicionales de Tongrentang.

 

Arraigado en Sudáfrica

 

Ma Tower se rompió el tobillo en un accidente de tránsito y apenas podía andar después de que le pusieran uno postizo. En ese momento, un colega le presentó la farmacia Tongrentang y después de recibir un tratamiento de acupuntura, se sintió muy aliviado, por lo que decidió continuar con la terapia. “La aguja en la mano del médico es muy mágica. Antes no podía caminar con normalidad, pero ahora no tengo problemas”, asegura Ma Tower, cuya dolencia ha sido resuelta por la medicina tradicional china.

 

A la vez de tratar enfermedades en África, la medicina tradicional china también viene difundiendo la cultura china, lo que permite que las tradiciones de nuestro país sean cada vez más aceptadas por los sudafricanos. Según el responsable del local de Tongrentang, el 70 % de sus pacientes son sudafricanos. Hoy en día, la medicina tradicional china no solo es reconocida por la población local, sino que también ha sido aprobada por el Ministerio de Salud de Sudáfrica.

 

“Obviamente la medicina tradicional china es muy importante porque muchos chinos la usan. Estamos muy interesados en ella. Muchos sudafricanos también la emplean, especialmente los medicamentos naturales de plantas, por lo que estamos muy dispuestos a aprender bien su uso. La Asociación Médica de Sudáfrica aprende cada vez más de ella”, señala Ville, director del Departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad del Witwatersrand.

 

Para promover la medicina tradicional china en el exterior, la farmacia Tongrentang y la Universidad de Johannesburgo firmaron un memorando de cooperación para capacitar personal en acupuntura en Sudáfrica. Este programa ha sido aprobado por las autoridades educativas sudafricanas y se espera que entre en vigor a fines de 2019.

 

En Johannesburgo hay un pequeño patio con linternas rojas, lo que hace pensar que el dueño es chino. Al entrar nos percatamos de que la dueña es Annette, una sudafricana que siente una inclinación por la acupuntura china y la práctica del taijiquan.

 

En Sudáfrica es necesario sacar una cita para obtener los servicios de medicina tradicional china. “Por lo general tenemos de 15 a 20 pacientes por día, y la mayoría viene de Pretoria y áreas circundantes. Los pacientes suelen conducir en coche entre 30 y 40 minutos para verme, incluso algunos vienen desde Nelspruit, a algunas horas de distancia”, cuenta Annette, quien nunca ha pagado anuncios publicitarios y se ha valido solo de la promoción de boca en boca de sus pacientes.

 

“Mi consultorio está lleno todos los días. Trabajo los siete días de la semana. Muchas veces no puedo salir del trabajo porque no puedo terminarlo”. Annette dice que Sarah, la primera paciente de esta tarde, ha recibido tratamiento de acupuntura durante más de un año. Hoy las dos son buenas amigas.
Farmacia Tongrentang en Sudáfrica.

 

 

“Creo que la medicina tradicional china es algo muy bueno. Debe ser promovida a nivel mundial para que más pacientes puedan descubrir sus efectos mágicos”, expresa Annette, quien comenzó a dedicarse a la medicina tradicional china hace 20 años.

 

Annette sufrió una apoplejía cuando era veinteañera y su lado izquierdo quedó paralizado. “Mi médico occidental me dijo que no podía hacer nada, solo vivir con esta enfermedad. No quería continuar de esa manera, así que comencé a buscar otros tratamientos. Accidentalmente vi un artículo sobre la acupuntura china en un libro. Confié en que me iba a ayudar”. Esperanzada, finalmente encontró a un experto en acupuntura en Durban, quien rápidamente la ayudó a curarse. Fue así como Annette decidió especializarse en medicina tradicional china.

 

“Durante más de 20 años, la medicina tradicional china no solo me ha dado ingresos estables. Lo más importante es que, a través de ella, he conocido a diferentes pacientes y situaciones que han enriquecido mi vida”. Annette asegura que la medicina tradicional china le ha aportado más riqueza espiritual que material, un beneficio para toda la vida.

 

El camino hacia la esperanza

 

Al ingresar al centro de la ciudad de Pretoria, la capital administrativa de Sudáfrica, se puede ver un gran letrero en inglés que dice: “Medicina tradicional china”. Cuando entras a la farmacia, uno observa términos familiares de la medicina china escritos en algunos armarios.

 

En la farmacia, un nigeriano de unos 30 años les cuenta a los periodistas que hace tres meses se había resfriado, por lo que compró una cajita de ingredientes de medicina china. Luego de consumirla, los síntomas se aliviaron significativamente. Ahora ha ido a la farmacia con su hermana para comprarle medicamentos para la hipertensión.

 

Zhong Peng, representante general de la farmacia Tongrentang en África, dice que la medicina tradicional china tiene un gran potencial en dicho continente. Debido a la tradición en el uso de hierbas, la confianza de la gente es superior a la que hay en Europa y América. “Establecer un estándar internacional para la medicina tradicional china en África la ayudará a desarrollarse en el mundo”.

 

Sudáfrica, la locomotora de la economía africana, tiene la infraestructura más desarrollada y los sistemas legales y financieros mejores establecidos del continente. En 2000, el Gobierno sudafricano legalizó la medicina tradicional china y brindó así una sólida garantía para su desarrollo en el país y en África. Hoy en día, el objetivo de Tongrentang es que la medicina china se extienda por todo el continente.
Clientes en la farmacia Tongrentang en Sudáfrica.

 

 

Zhong Peng anuncia que Tongrentang continuará profundizando el potencial del mercado sudafricano. Además de organizar cursos de acupuntura con la Universidad de Johannesburgo, la compañía también considerará establecer una fábrica local, desarrollar plantaciones de hierbas y abrir un hospital de medicina tradicional china. “Además de tratar enfermedades, también esperamos convertirnos en mensajeros de la cultura china y contribuir a la implementación del proyecto de cooperación de salud pública China-África”.

 

Promover la medicina tradicional china en África tiene la ventaja de que su precio es menor que la occidental. África es la región con el mayor número de países en vías de desarrollo. “En Sudáfrica, la mayoría de las personas de bajos ingresos no tienen seguro médico y cuando se enferman, van a la farmacia a comprar medicamentos. La medicina china es ligeramente más barata que la occidental. Si la producción local en Sudáfrica crece en el futuro, las ventajas de la medicina tradicional china en su costo serán más obvias”, explica Zhong Peng.

 

En comparación con la medicina tradicional china, los gastos de tratamiento con la medicina occidental son mayores. En Pretoria, los precios de registro, masaje y acupuntura en Tongrentang son de 200, 200 y 400 rand, respectivamente (el equivalente a 13, 13 y 26 dólares). Zhong agrega que el precio es más bajo que en otras ciudades, por lo que muchos pacientes han anulado sus registros para ir a Pretoria. Además, detalla que el 90 % de los pacientes son locales, la mitad de los cuales son personas de ingresos bajo-medios y la otra mitad, de ingresos altos. En la actualidad, la acupuntura y el masaje están incluidos en el seguro médico de la gente de mayores ingresos.

 

Hoy existen menos de 200 especialistas en medicina tradicional china y acupunturistas en Sudáfrica con licencias permanentes. Menos de la mitad son chinos, pues también figuran indios, pakistaníes, sudafricanos, entre otras nacionalidades. Sudáfrica tiene una gran demanda de especialistas en medicina tradicional china.

 

Con el fin de satisfacer tal demanda, Tongrentang coopera con la Escuela de Salud de la Universidad de Johannesburgo para crear un programa de capacitación en acupuntura. Además, se establecerá un departamento de acupuntura y un museo en el hospital anexo a dicha escuela.

 

Al referirse a la idea de establecer una fábrica en Sudáfrica y elaborar productos adecuados para la población local, Zhong Peng manifiesta que esto no solo satisfará las necesidades de los países africanos, sino que también reducirá más los precios de los medicamentos. “Será una buena oportunidad también para exportarlos al mercado chino y a otros mercados, a fin de fortalecer la cadena industrial de la medicina tradicional china”.

 

 
 
*Hou Feng es periodista de CGTN y Zheng Qingting, de 21st Century Business Herald.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号