Primera página>Sociedad

Los “conocimientos de pago” en China

2018-10-19 10:19:00 Source: Author:SHI XUN*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
 
A medida que decaen las ventas de las publicaciones impresas, los servicios de pago en Internet se vienen convirtiendo en una importante vía de difusión de conocimientos. Ya sea a través de la suscripción de periódicos, la compra de libros electrónicos o los estudios a través de Internet, estamos ante una transformación que exige un alto nivel profesional por parte de quienes imparten clases en línea, y una precaución y reflexión en los usuarios y en los organismos o plataformas culturales que difunden un contenido de alta calidad.

 

-La redacción

 

15 de junio de 2018. Presentación del libro de Xue Zhaofeng Cuando el mercado de verduras se encuentra con la economía. VCG

 

La presentación del nuevo libro del economista Xue Zhaofeng, titulado Cuando el mercado de verduras se encuentra con la economía, tuvo lugar el 15 de junio pasado en el famoso mercado de Sanyuanli en Beijing. El texto permite a la gente conocer cómo es la economía de la vida cotidiana. Cabe mencionar que este libro nació como un material de enseñanza que Xue utilizó en la plataforma www.igetget.com, donde más de 27.000 personas pagaron 199 yuanes al año para participar en sus clases. Sin duda, este nuevo fenómeno, conocido en China como “conocimientos de pago”, ha llamado la atención de la gente, incluso de las amas de casa.

 

Según el Departamento de Estudios del Centro Estatal de Información, el concepto de “pagar para obtener conocimientos” se refiere al uso que la gente le da a Internet para difundir conocimientos, convirtiéndolos así en productos comerciales o de servicios. Normalmente las personas que comparten conocimientos tienen algún ingreso económico y las plataformas tienen ya su círculo comercial. El 2016 es considerado el año de inicio de este tipo de servicio de pago en China. Una encuesta realizada en 2016 por el Instituto MOOC de Guokr.com, study.163.com, www.icourse163.org y open.163.com, reveló que un 70 % de los estudiantes sondeados pagaron ese año por estudiar en línea, un porcentaje muy superior al 26 % registrado en 2015.

 

En mayo de 2016, solo tres días después de que el sitio web chino Zhihu lanzara Zhihulive y www.laixp.com, sus usuarios sumaron más de un millón. En agosto, Lenovo lanzó la plataforma Zhiliaowenda, mientras que en septiembre, www.huxiu.como admitió la incorporación de miembros que pagasen por reportajes profundos. Al mismo tiempo, plataformas de pago, como FM www.ximalaya.com, FM www.douban.com, FM www.qingting.com, www.xiaomiquan.com, www.qichat.com y www.lizhiweike.com, se han desarrollado vigorosamente.

 

Entre los beneficiados con esta forma de ofrecer conocimientos figuran empleados de alto nivel de empresas transnacionales como Google, profesionales de élite en el campo de las finanzas, graduados de universidades nacionales de primera categoría y expertos en psicología, quienes ganan fama y fortuna con las asignaturas que imparten en línea. También la gente común tiene la oportunidad de acceder a un pedazo del pastel. Por ejemplo, un profesional especializado en la preparación del café, una joven que viaja por el mundo, una persona que tonifica su cuerpo y hasta un estudiante licenciado pueden abrir su propio curso en línea tras obtener una certificación. Con 100 minutos de material fonético a un precio de 19,9 yuanes podrían atraer a miles de personas obteniendo ingresos considerables.

 

El “Reporte 2017 sobre el desarrollo de la economía compartida de China”, emitido por el Centro Nacional de Información, indica que el volumen de transacciones del mercado intelectual de China en dicho año fue de alrededor de 61.000 millones de yuanes, con un incremento del 205 % comparado con el mismo periodo de 2016. Los usuarios suman 300 millones, la mitad del total de internautas chinos. Según la investigación, el sexo masculino es el principal grupo de consumo, ocupando casi el 60 %. El rango etario de dicho grupo se concentra entre los 25 y 35 años, un 59,3 % del total. Un 63 % de los usuarios tiene título académico universitario y un 53,9 % recibe un salario mensual de entre 3000 y 8000 yuanes. La mayoría de estos consumidores son empleados y administradores de nivel básico. Un 63 % proviene de ciudades de primer y segundo nivel en China, las zonas desarrolladas. De ellos, los primeros representan un 47 %, y los segundos, un 26 %. Existe una diferencia en cuanto al pago con los usuarios de ciudades de tercera y cuarta categoría.

 

A diferencia de la difusión tradicional de contenido de alta calidad o de ámbito limitado, Internet ha logrado disminuir en gran medida la brecha de conocimientos. Luo Zhenyu, fundador de Logic Show, expresa que lo que más orgullo le daba cuando vendía libros electrónicos era recibir pedidos como el de una persona que trabajaba en una pequeña tienda de un poblado de la prefectura autónoma de Guizhou, quien quería comprar un libro sobre economía. “Si no llega a ser por nuestra labor de difusión, posiblemente él no habría sabido en su vida qué es la economía. Seguramente apreciaba mi forma de presentar la economía y quiso comprar un ejemplar. Posiblemente no ha acabado de leerlo, posiblemente ese libro no le haya servido para nada, pero, ¿no crees que su vida se iluminó? Esta es la fuerza que nos empuja a seguir dedicándonos a esta causa”. Las palabras de Luo Zhenyu pueden ser consideradas como una consigna o una aspiración inicial. De todas formas, la fuerza de Internet y su potente llegada a distintos estratos sociales pueden desplegar a plenitud la capacidad de compartir conocimientos.

 

En junio de 2016, la plataforma china de intercambios de audio Ximalaya lanzó un canal de pago. En diciembre de 2017, la FM www.ximalaya.com organizó el “Festival de Conocimientos 123”, que atrajo a 850 personajes influyentes en Internet y a participantes en más de 2000 cursos de pago sobre fonética. El evento se inspiró en el modelo de marketing de Taobao del “11 de noviembre” y buscó mayores ventas en las plataformas. Finalmente, obtuvieron 50 millones de yuanes de ingresos por ventas el día del festival. No es fácil ganar dinero en Internet. En aquel ambiente gratuito, fácil y abierto de la red, hay que saber persuadir a la gente para que gaste.
En el mercado de Sanyuanli en Beijing hay una librería en la que solo se vende un libro: Material de enseñanza económica.

 

 

Preocuparse no solo por los conocimientos

 

En la sociedad actual que experimenta cambios de modelo y en la que la gente está agitada y preocupada, el acelerado despegue económico y la rápida evolución de la información impulsan a muchas personas a pagar para obtener conocimientos en Internet. En toda esa gran nube se mezcla numerosa información inútil, lo cual demanda cada día una depuración más estricta. La gente está dispuesta a pagar con tal de obtener la parte que verdaderamente necesita dentro de todo ese mar de datos, lo que favorece el desarrollo de los “conocimientos de pago”. Comparado con el alto gasto escolar y de inversión de tiempo en los institutos, la gente en este caso solo debe pagar un precio equivalente a menos de 10 tazas de café para obtener un modelo de estudio que le interese. Además, ese plan de estudios puede detenerse cuando el cliente lo desee, lo cual se adapta plenamente al actual ritmo de vida.

 

Los novatos que recién entran a trabajar en la sociedad sienten una gran presión ante las tensas jornadas laborales, así como ante el espinoso tema del matrimonio. Para resolver estos problemas que no les enseñan en las escuelas, urge buscar una solución en manos de profesionales expertos. Así una serie de cursos sobre cómo administrar bien tu propiedad y planear bien el trabajo y la vida están relacionados estrechamente con nuestro día a día. La gente confía en que estos cursos, ni muy baratos ni muy caros, pueden mejorar sus conocimientos, incrementar su competitividad social y ayudarlos a destacar más. Por otro lado, los chinos respetan cada día más los derechos de autor. La piratería en la música y el cine está decayendo. La gente prefiere pagar por la versión oficial. Vale la pena mencionar el apoyo técnico que significa el pago fácil a través de WeChat y Alipay.

 

El informe titulado “El desarrollo de los conocimientos de pago en China”, emitido por Analysys, revela que el concepto de los usuarios sobre la voluntad de pago y de consumo está cambiando, “desde no querer sacar dinero del bolsillo hasta desear pagar por productos de alta calidad y buenos servicios”. Además, el modelo para obtener información también está cambiando, “desde recibir datos sin motivo a adquirirlos voluntariamente”. O sea, la opción de informarse se ha vuelto más racional. Todo esto ha promovido una explosión en el sector.

 

Cómo ofrecer mejores servicios

 

Aunque el pago por conocimientos se viene incrementando cada vez más, muchos internautas se quejan por su fragmentación, porque a pesar del beneficio material y su carácter divertido, no han conseguido mucho después de pagar unos miles de yuanes. Por lo tanto, para que este sector tenga un sano desarrollo, urge garantizar la calidad de su contenido. Los modelos de pago son por programas y cursos, por grupos compartidos, por preguntas y consultas y por lectura intensiva. Este último, también denominado “deshacer el libro”, conlleva un carácter material. La gente termina de leer un libro de 200.000 caracteres mediante un esquema de 5000 caracteres, y así pueden leer cien libros cada año. Parece eficaz, pero surgen estudios fragmentados e insustanciales y un fenómeno absurdo: la gente gasta dinero para obtener conocimientos, pero empieza ya a preocuparse por su modelo y concepto.

 

“No tiene sentido esa preocupación, pues solo tienes que entender qué tipo de vida necesitas y cómo vivir mejor”, dijo el especialista Yang Zhao en una conferencia. Su punto de vista es representativo. De hecho, el proceso de lectura debe ser animado. La gente no debe ser tan materialista para obtener conocimientos, no debe pensar siempre en por qué debe leer libros y para qué sirve la lectura. Leer es darse uno mismo la capacidad de desplegar lo que nos pertenece. Yang considera que la gente debe invertir más tiempo en convertir los datos en conocimientos y en compartir información pública.

 

Yang explica que las plataformas de “conocimientos de pago” incluyen un sinfín de datos que producen distintos efectos por sus diversas características. “Para mí, los conocimientos de pago significan ampliar mi visión. Por ejemplo, puedes contemplar la música clásica occidental de una manera sencilla. Así la vida te abre otra puerta, pero sin estos cursos, posiblemente muchos no escucharían esa música en su vida”. El conocido estudioso Liang Wendao explicó que estas acciones exploratorias en tales plataformas son como “empujar al público hacia una apertura de conocimientos que cuestan entender”. Mediante un intermediario, estos datos se transforman en explicaciones y lecturas para que los clientes puedan adentrarse fácilmente en los conocimientos. Es tal vez como el proceso de subir una montaña. En comparación con modelos tradicionales, Internet, sin duda, ofrece más oportunidades que ayudan a disminuir la brecha de conocimientos, ampliar la visión y enriquecerse.

 

Tanto estas plataformas como sus usuarios están reflexionando y corrigiendo errores, a fin de que este sector avance hacia una alta calidad. El nacimiento de un contenido plural y de primera calidad hará que la gente tenga más oportunidades en la vida cotidiana.

 

 
 
*Shi Xun es un prestigioso profesional de los medios de comunicación.

 

Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号