Primera página>Sociedad

El rey de la montaña

2018-09-04 09:41:00 Source:China Hoy Author:JIANG FUMEI*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
 
Tigres del sur de China.

 

 

El Panthera tigris amoyensis, también conocido como el tigre del sur de China, fue descubierto por un naturalista estadounidense a finales del siglo XIX en la isla de Xiamen, por lo que le denominó “tigre de Xiamen”. En 1905, el zoólogo alemán Max Hilzheimer analizó 5 cráneos provenientes de la ciudad de Hankou y llegó a la conclusión de que el tigre del sur de China era una subespecie de tigre.

 

El tigre es uno de los símbolos de la cultura tradicional china. Las estatuas de este animal más antiguas del país datan de hace 7000 años. Más aún, el sello de tigre es considerado como símbolo de poder.

 

El tigre del sur de China, también llamado “tigre de China”, es una de las diez especies más amenazadas en el país, por lo que ha sido incluido en el primer nivel de la lista de animales protegidos. Asimismo, en 1981 fue considerado en el apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, por sus siglas en inglés) firmada en Washington. En 2012 fue catalogado en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

 

Hábitos y características

 

El tigre del sur de China habita principalmente en las selvas tropicales y las laurisilvas del sur del país. Anteriormente vivía en las montañas meridionales de la península de Shandong y, sobre todo, en las provincias de Hunan, Guangdong, Jiangxi y Fujian. Sus huellas también han sido descubiertas en las provincias chinas de Shaanxi, Sichuan, Henan, Hubei y Zhejiang.

 

El tigre del sur de China tiene la cabeza redonda, las orejas cortas, las extremidades robustas y fuertes, y la cola larga. Las rayas que asoman en su cabeza se parecen al carácter wang (王). Su pelo es oscuro y denso, el de su pecho y abdomen es de color marfil y el de su cuerpo, anaranjado. Tiene manchas negras, cortas y estrechas, y la distancia entre cada una de ellas es más larga que la del tigre de Bengala y la del tigre siberiano. Muchos tigres tienen manchas en forma de rombo a ambos lados de su cuerpo. Las almohadillas en sus patas le ayudan a acercarse en silencio a su presa. De todas las subespecies de tigre, el tigre del sur de China es el segundo más pequeño en cuanto al tamaño de cuerpo. Un macho maduro mide alrededor de 2,5 metros desde su cabeza hasta su cola, y pesa cerca de 150 kg. Una hembra mide 2,3 metros de largo y pesa casi 110 kg.

 

El tigre del sur de China no tiene nidos ni hábitat fijos. Prefiere vivir solo. Un ejemplar maduro tiene mucha fuerza. Con sus pezuñas y puntiagudos dientes, su desarrollado olfato, sus ágiles movimientos y sus habilidades acuáticas, puede cazar por sí solo a grandes animales.

 

La mayoría de los tigres del sur de China son activos de noche y descansan de día. Les gusta pasear por los senderos de las montañas y dejar huellas con sus pezuñas. De hecho, orinan en tales huellas y defecan en los lugares más elevados. Es una de las maneras de declarar su dominio. Cuando un tigre ocupa un sitio, otras especies carnívoras de gran tamaño optan por retirarse. Fue así como el tigre del sur de China se convirtió en “el rey de la montaña”.

 

Esta subespecie se alimenta de ungulados como el jabalí, el ciervo, el corzo, la cabra, entre otros. Se agazapa antes de emprender el ataque desde atrás de su presa. Cuando le falta el alimento, ataca también a la gente o a su ganado. El tigre tiene una ruta fija para la caza, la cual realiza en un área de entre 100 y 200 km2.

 

La leyenda dice que el tigre del sur de China suele asentarse en lugares frondosos. Cuando se tiende o revuelca en el pasto, muchas hierbas se quiebran.

 

Cachorro del tigre del sur de China. Fotos de Cnsphoto

 

Reproducción y protección

 

Los tigres del sur de China se aparean todo el año. Sin embargo, la hembra generalmente entra en celo en primavera. Un tigre puede vivir entre 20 y 25 años. A los dos años alcanza la madurez sexual. Una hembra en celo produce rugidos para atraer al macho, con quien copula muchas veces al día. Luego el macho la deja y la hembra se queda sola para parir y criar a los cachorros. La gestación dura unos 100 días, y en un solo parto puede engendrar entre 2 y 4 crías. Antes de parir, la hembra busca refugio en lugares elevados e inaccesibles, donde se cubre con maleza o rocas para así protegerse de la lluvia y otros peligros.

 

El pelo del cachorro se tornará de amarillo grisáceo a amarillo pálido, mientras sus manchas se volverán más oscuras. La hembra amamanta a sus crías regularmente y les da lengüetadas también con frecuencia. El cachorro empezará a abrir los ojos a las 2 semanas y saldrá del refugio después de cumplir un mes. Durante la crianza, la hembra no abandona su asentamiento para buscar comida. Solo se lanza al ataque si percibe alguna invasión. Una vez que se sienta realmente amenazada, se desplazará con sus cachorros a un lugar más seguro.

 

La cría se desteta y aprende a cazar después de cumplir los seis meses. Cuando tiene un año y medio o dos años, su peso alcanza entre los 40 y 50 kg, lo cual significa que ha llegado a su madurez. La hembra y sus crías se dividirán nuevamente el territorio.

 

Como el tigre del sur de China vive solo, se han encontrado pocos registros históricos sobre sus actividades. Sin embargo, a mediados del siglo XIX se suscitaron numerosos ataques de tigres. En aquel entonces, la población china aumentó en gran medida y transformó bosques y montañas en campos agrícolas. Al verse sin hábitat, los tigres empezaron a invadir aldeas para buscar alimento, lo cual generó un movimiento nacional que quería acabar con ellos. En pocos años, el número de tigres cazados aumentó en miles. En 1979, cuando el Gobierno chino prohibió su caza indiscriminada, ya casi no se hallaba huella alguna del tigre del sur de China.

 

Una investigación científica en la década de 1990 estimó que solo sobrevivían entre 20 y 30 tigres del sur de China en estado salvaje. Hoy día es casi imposible encontrar algún ejemplar en esa condición. Los 200 tigres del sur de China que se encuentran actualmente en cautiverio descienden de los 6 ejemplares capturados en la década de 1950.

 

El país posee 4 reservas de tigres del sur de China en las provincias de Jiangxi, Guangdong, Hunan y Fujian. Desde el establecimiento de la reserva de Fujian en 1998, los trabajadores han ayudado a criar más de 20 tigres y han establecido un área en donde son liberados. Con el tiempo, se espera que esta especie preciosa vuelva a las montañas.

 

 
 
*Jiang Fumei es una escritora independiente de Beijing.

 

Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号