Primera página>Sociedad

Una vida dedicada al budismo tibetano

2018-03-02 17:08:00 Source:China Hoy Author:TSE YANG
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
Una mañana de junio de 1988, se llevó a cabo en el Templo Xihuang de Beijing la ceremonia de graduación de la primera clase de estudiantes del Colegio de Budismo Tibetano de Alto Nivel. Su entonces rector, el 10.0 Panchen Lama, le entregó personalmente el primer certificado de graduación a Nagtsang Jampa Ngawang, quien tenía entonces 48 años.

 

Nagtsang ha vivido bajo varias identidades. Poco después de nacer, fue proclamado como niño espiritual reencarnado y creció como un Buda Viviente. Después de ser acusado ignominiosamente de “contrarrevolucionario”, fue rehabilitado y nombrado presidente de la Asociación Budista del distrito de Garze (provincia de Sichuan). Luego de graduarse en 1988 del Colegio de Budismo Tibetano de Alto Nivel de China, asumió el cargo de vicerrector de dicho colegio, puesto que ocupó durante 30 años hasta su hoy jubilación.

 

Debido al prolongado tiempo que pasó en dicho centro de estudios, solían llamarlo “rector Nagtsang”.

 

Nagtsang Jampa Ngawang.

 

Profesar el budismo tibetano en la vida

 

Según Nagtsang, su vida ha pasado por tres etapas. La primera duró hasta los 18 años de edad, y se caracterizó por su percepción y pensamiento sobre la doctrina budista. Nagtsang nació en 1940 en la prefectura autónoma tibetana de Garze, en la provincia de Sichuan, donde en 1943 fue proclamado niño espiritual reencarnado y séptimo Buda Viviente Nagtsang. La ceremonia de entronización tuvo lugar en 1944 en el Monasterio de Nagtsang, en Garze. De acuerdo con la tradición budista tibetana, cada Buda Viviente tiene al menos uno o varios mentores. El mentor de Nagtsang fue Ngawang Chophel, célebre erudito del Monasterio de Garze. Nagtsang empezó a estudiar la obra Lamrim Chenmo a la edad de 12 años, y así comenzó en el estudio y la práctica del budismo tibetano.

 

“Nuestro aislado y tranquilo monasterio era un lugar ideal para el estudio y la práctica del budismo. Cuando era niño, no tenía más compañía que mis mentores y otros monjes. Aquella vida estableció bases sólidas para mi estudio. Desde entonces, he cultivado un mundo interior pacífico. Tengo casi 78 años de edad y todavía me siento agradecido por el tiempo que pasé en ese monasterio. Desde entonces hasta hoy, mi práctica principal ha sido aquella que he aprendido en el Lamrim Chenmo”, indicó Nagtsang.

 

La segunda etapa en su vida comenzó en 1958. Por su identidad de Buda Viviente, durante aquella época especial, Nagtsang fue considerado un “contrarrevolucionario” a la edad de 18 años.

 

Los budistas creen que Samsara significa sufrimiento. Quienes se han librado del ciclo de transmigración y del dolor de los deseos terrenales, pueden encontrar la verdadera felicidad y convertirse en Buda. Nagtsang indicó que él practica lo aprendido en el Lamrim Chenmo en la vida cotidiana y compara los conocimientos que le enseñaron sus mentores con sus sentimientos alcanzados en la vida, precisamente para conocer la esencia de esta.

 

“Creo que la mejor práctica en mi vida ha sido la de ser visto como un ‘contrarrevolucionario’, y es también la mejor práctica en el mundo secular”, dijo Nagtsang, quien considera que aunque no puede estudiar sistemáticamente las doctrinas budistas, dicha época especial le proporcionó grandes oportunidades.

 

Nagtsang fue rehabilitado en 1980 y su etiqueta de “contrarrevolucionario” fue eliminada. Esto marcó una tercera etapa en su vida, es decir, la práctica de las doctrinas budistas conforme a las órdenes del 10.0 Panchen Lama.

 

La Asociación Budista del distrito de Garze se estableció en 1981 y Nagtsang fue elegido como su presidente. “Gracias a nuestro esfuerzo, 36 templos fueron reabiertos”, indicó.

 

En 1985, Nagtsang fue transferido a la Asociación Budista de la prefectura autónoma tibetana de Garze. Durante este período, fue invitado a una reunión organizada por la Asociación Budista de China, en Beijing. Las palabras del entonces presidente de dicha asociación, el 10.0 Panchen Lama, le impresionaron particularmente.

 

“El 10.0 Panchen Lama propuso el establecimiento del Colegio de Budismo Tibetano y explicó por qué: durante unos 30 años no hubo Budas Vivientes en los templos, algunos de edad mayor habían ya fallecido, y los más jóvenes no habían estudiado sistemáticamente ni estaban calificados para trabajar en los templos. Ante ello, sintió la necesidad de establecer un colegio donde ellos pudieran estudiar”, recordó Nagtsang. En mayo de 1987, Nagtsang fue transferido a Beijing para que tomara parte en el establecimiento del colegio de budismo.

 

El Templo Xihuang ha servido como enlace entre el Tíbet y el resto de China, y era el lugar que solía habitar el 5.° Dalai Lama cuando visitaba Beijing. Allí, además, falleció el 6.° Panchen Lama en 1780 y el emperador Qianlong, de la dinastía Qing, ordenó la construcción de un complejo al lado del templo y de una pagoda en donde se preservaran la ropa del 6.° Panchen Lama y las diversas dotaciones del emperador. El Templo Xihuang era el sitio ideal para establecer el Colegio de Budismo Tibetano de Alto Nivel.

 

Nagtsang se encargó de elaborar los materiales didácticos. El grupo incluyó a académicos seleccionados, como Sharu Tong Rinpoche y Setsang Rinpoche, quienes contribuyeron significativamente a la formación de talentos budistas. A través de esfuerzos conjuntos y antes de que se abriera el colegio, se compilaron seis libros de texto que exponen las teorías fundamentales del budismo tibetano, los orígenes de diferentes sectas, la historia del budismo en la región autónoma del Tíbet y Mongolia, la gestión de los templos y las obras clásicas de diferentes sectas. Por su contenido y diseño, los libros de texto son muy apreciados en el sector editorial de la lengua tibetana y en los estudios tibetanos.

 

En julio de 1987, dos meses antes de la inauguración del colegio, Nagtsang regresó a la provincia de Sichuan para reclutar estudiantes.

El Templo Xihuang.

 

El cargo de vicerrector

 

El 1 de septiembre de 1987, el Colegio de Budismo Tibetano de Alto Nivel de China se estableció en el Templo Xihuang. El 10.0 Panchen Lama fue nombrado rector del colegio, y Zhao Puchu, entonces presidente de la Asociación Budista de China, fue designado como consultor superior.

 

El primer grupo de estudiantes estuvo compuesto por 42 Budas Vivientes. Las primeras cuatro clases sobre el Lamrim Chenmo fueron dadas por el 10.0 Panchen Lama, mientras que Sharu Tong Rinpoche continuó enseñando durante unos ocho meses.

 

Después de graduarse, Nagtsang asumió el puesto de vicerrector del colegio. No imaginaba que el 10.0 Panchen Lama fallecería al cabo de seis meses y que él continuaría trabajando por unos 30 años en el colegio. Sin embargo, cuando el 10.0 Panchen Lama le dijo que se quedara en Beijing, Nagtsang sabía que todo lo que debía hacer era seguir sus órdenes, con el fin de contribuir al mejoramiento del sistema educativo.

 

En marzo de 2003, el sexto Buda Viviente Jamyang tomó el cargo de rector del colegio. En 2004 se estableció un nuevo sistema de grado académico en budismo tibetano. El 1 de septiembre de ese mismo año se celebró la ceremonia de apertura del curso de grado avanzado académico. En octubre de 2013, después de pasar una serie de exámenes, se seleccionaron a los 11 primeros estudiantes con el título Tho Ram Pa (el título superior). En 2011, el Colegio de Budismo Tibetano de Alto Nivel estableció un comité de jueces para evaluar las calificaciones de los profesores del budismo tibetano. En octubre de 2013, el colegio organizó el examen para el Nzhing Ram Ba (el título intermedio) y un total de 61 estudiantes de diferentes sectas del budismo tibetano –provenientes del Tíbet y de áreas habitadas por tibetanos en las provincias de Qinghai, Yunnan, Sichuan y Gansu– aprobaron los exámenes y obtuvieron sus títulos.

 

Nagtsang tiene hoy casi 78 años de edad y trabajó en el colegio durante tres décadas, conforme al deseo del 10.0 Panchen Lama. No tiene su propio personal administrativo, y todas sus cosas dependen de él mismo. Nagtsang asigna todas las donaciones recibidas de los creyentes en la construcción y renovación del templo.

 

Nagtsang solicitó la jubilación en 2016. “Es hora de que los eminentes graduados del colegio hagan mi trabajo y asuman sus responsabilidades”, explicó.

 

 
 
*Tse Yang es periodista de www.tibet.cn

 

 

 

Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号