Primera página>Turismo

Los maravillosos jardines de Suzhou

Source:China Hoy Author:ZHAO YANQING*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
La jardinería de Suzhou es una de las muestras más ricas y elegantes de la civilización china. El orgullo que nos hace sentir no solo se debe a su belleza, sino a que es también un minucioso y hermoso registro del paso del tiempo. Entre los grandes jardines destacan Zhuozheng (“Administrador humilde”, en español), Liuyuan (“Persistente”), Shizi (“El jardín de los leones”), el Pabellón Langcang (“El pabellón de las olas azules”), entre otros, así como el pequeño Jardín Wangshi (“El Jardín del Pescador”). Sin embargo, no podemos omitir otros parques exquisitos y pequeños, los cuales se extienden entre los callejones y muros de la ciudad de Suzhou.
Arces en el Jardín Ouyuan.

 

 

El Jardín Ouyuan

 

El Jardín Ouyuan tiene como tema principal el amor, pues en chino ou significa “pareja”. A través de coloridas ventanas y pasillos, los rayos del sol generan sombras sobre los ladrillos dorados. De ahí que la mesa de ladrillos dorados sea uno de los muebles más famosos de Suzhou. De hecho, el ladrillo dorado era utilizado especialmente en la corte durante la antigua China y era fabricado en el horno imperial Lu Mu en Suzhou. Por aquel entonces, circulaba el dicho de que “un ladrillo dorado equivale a un liang (50 gramos) de oro”. En todos los jardines de Suzhou, las mesas de ladrillos dorados son un elemento de decoración imprescindible. En los últimos años, el Jardín Ouyuan, situado en un callejón de la calle Pingjiang, ha ido recuperando la tranquilidad propia de estos lugares.

 

La pareja de antiguos propietarios del Jardín Ouyuan eran amantes del arte: tocaban el guqin (instrumento musical chino de siete cuerdas), jugaban al ajedrez, pintaban y, cuando practicaban la caligrafía, disfrutaban de realizar sus trazos sobre la mesa, dejando así huellas de su profundo amor. Shen Bingcheng (1823-1895), quien obtuvo la más alta puntuación en el examen imperial durante el reinado del emperador Xianfeng (1851-1861) de la dinastía Qing, compró este jardín junto con su talentosa esp-osa Yan Yonghua. Ambos preferían permanecer en su calmado patio y estar alejados del bullicio. De este modo, lograron escribir versos sobre las montañas y el agua. El Jardín Ouyuan está rodeado de agua en tres de sus lados.

 

Shen y Yan cambiaron el anterior nombre del jardín, que era Sheyuan, por el de Ouyuan, y lo ampliaron. La residencia principal se encuentra en el centro, mientras que a sus lados este y oeste se hallan dos parques. El jardín está conectado por pasillos en sus cuatro lados. El Pabellón Tinglu, en el parque del este, fue construido especialmente por Yan Yonghua, quien así lograba contemplar el paisaje fuera del Jardín Ouyuan. Además, el Pabellón Tinglu se encuentra a la misma altura que el Pabellón Kuixing, lo que es un símbolo de la igualdad entre hombres y mujeres, y es hoy uno de los ejemplos arquitectónicos más exquisitos de la jardinería de Suzhou.

 

El Quiosco Wuai (“Mi amor”, en español), construido al lado del agua, está conectado a un precioso pasillo y situado al costado del Pabellón Shuige (“Agua”), lo que forma una hermosa escena. Shen Bingcheng solía crear inscripciones para pabellones acompañado por la melodiosa música del qin (antiguo instrumento chino de cuerda) que su esposa tocaba sentada al lado de la ventana del pabellón.

 

Cuando Yan Yonghua se sentaba en el Pabellón Tinglu, miraba los barcos fuera de la ventana y extrañaba su pueblo natal, aunque siempre aparecía una gran mano que se detenía sobre su hombro para expresarle su profundo amor y consuelo. Era la mano de su esposo.

 

Como una forma de enfatizar el significado de “pareja” del término ou, toda la estructura del Jardín Ouyuan se caracteriza por su simetría. De hecho, los parques del este y el oeste están construidos de manera simétrica. En el parque del este se encuentra el Pabellón Chengqu, y en el del oeste, la Antigua Casa Zhilian (la Antigua Casa de Tejer). En el parque del oeste hay un viejo pozo de la dinastía Song (960-1279), mientras que en el del este se halla la piscina Shouyue. En el parque del oeste están las rocas taihushi (caracterizadas por sus numerosos agujeros y su color gris), las cuales son tan finas como la belleza de las mujeres; mientras que en el parque del este están las rocas huangshi (duras, de colores rojo y amarillo y cuyo origen se remonta a la era mesozoica), las cuales son elevadas y escarpadas, como el carácter fuerte del hombre.

 

Las rocas huangshi del parque del este de Ouyuan han sido incluidas en la lista del Patrimonio Mundial Cultural por la Unesco. Se dice que ambos grupos de rocas son obra de Zhang Nanheng (1578-1671), un reconocido especialista de la dinastía Qing.

 

Montículo artificial de rocas en la Villa Huanxiu.

 

La Villa Huanxiu

 

La Villa Huanxiu, también Patrimonio Mundial Cultural, se ubica dentro del Museo de Bordado de Suzhou. Aunque no es de gran extensión (poco más de 2000 m2), ocupa un lugar preponderante dentro de la jardinería china.

 

El montículo artificial de rocas taihushi es la obra representativa de Ge Yuliang (1764-1830), un gran maestro de la dinastía Qing. En apenas 0,033 hectáreas, Ge recreó el paisaje montañoso del sur de China formado con un acantilado, una cordillera, una cueva, un valle, entre otros elementos. El monte principal da dirección al este y el secundario, al norte. En esta zona, las carpas nadan libremente, mientras que una roca y una grieta parecen complementarse a la perfección, por lo que todo el paisaje puede ser muy bien contemplado tanto de lejos como de cerca. Se trata del más exquisito montículo artificial de rocas existentes en China.

 

Otro tesoro de la Villa Huanxiu es el dibujo de ciruelo pintado por Tang Yin (1470-1524), un eximio representante de la escuela Wu, ubicado en el lado occidental del Salón Yougu. La pintura es preciosa y elegante.

 

En el idioma chino, Huanxiu tiene el sentido de “contemplar el hermoso paisaje por sus cuatro lados”. Esto se debe a que en los cuatro lados del Salón Simian (“Cuatro lados”, en español) se encuentran ventanas rectas y cuadradas, a través de las cuales puede apreciarse el paisaje con un simple vistazo. En el enrejado colocado en las ventanas se lucen preciosos dibujos. Cuando uno está en el Salón Simian puede contemplar el paisaje de los cuatro lados: el arroyo, el hermoso monte, una habitación inspirada en un barco y un pequeño pabellón.

 

En la Biblioteca del Municipio de Suzhou, los libros exhalan un delicado aroma. La villa-jardín Tianxiang Xiaozhu está en el interior de la biblioteca y es un típico jardín de estilo Suzhou. Anteriormente lucía numerosas rocas con formas grotescas de animales, por lo que tenía el nombre de “Parque de los cien animales”. Ahora solo se mantiene una hermosa roca taihushi.

 

El monte y el agua del Jardín Ouyuan.

Yipu, el pequeño jardín Ming

 

Tradicionalmente, el monte y el agua son dos elementos imprescindibles en la jardinería china, de ahí que la jardinería de Suzhou tenga una relación profunda con el agua. Los grandes jardines dan una majestuosa impresión, mientras que los pequeños son exquisitos y finos.

 

Yipu (“Jardín de la cultivación”, en español) es un digno representante de los jardines pequeños de la dinastía Ming (1368-1644). Situado en el corazón de la zona de callejones de Suzhou, toma al agua como su alma. Pocas personas lo visitan, aunque ha sido incluido en la lista del Patrimonio Mundial Cultural.

 

En el centro del complejo hay una piscina, junto a un montículo artificial cuidadosamente diseñado. Los reflejos producen un efecto de ampliación que hace que Yipu parezca mucho más espacioso.

 

Al norte de la piscina se encuentra el edificio principal del complejo y al sur hay dos patios contiguos al montículo artificial. Desde el quiosco de la cima de dicho montículo se pueden apreciar las ventajas de su diseño: la sencillez y la belleza continua.

 

En sus más de 400 años de historia, Yipu ha cambiado varias veces de nombre y ha pasado por varios dueños. De todos ellos, los más famosos fueron los hermanos Wen Zhenmeng y Wen Zhenheng de la dinastía Ming. Wen Zhenmeng (1574-1636), quien llegó a ser primer erudito en el examen imperial, compró el jardín y plantó hierbas medicinales (Yipu es conocido también como Yaopu, pues yao significa “medicina”). En este lugar pasó sus días alejado de los asuntos políticos de la corte. Mientras tanto, Wen Zhenheng escribió un libro sobre la ecología de los jardines y siguió administrando Yipu a la muerte de su hermano.

 

El Quiosco Ruyu (“Dar comida al pez”, en español), que se remonta a la dinastía Ming, es único en su género en la jardinería de Suzhou y se encuentra bien conservado. Su estructura de madera es diferente a la de otros quioscos de la región. Además, en el soporte, en la viga transversal y en el techo se pueden apreciar dibujos de dragones, una muy rara característica dentro de la jardinería de Suzhou. Se dice que los peces se reunían aquí todos los días al amanecer y al anochecer para saludar al rey dragón. La gente creía que lo esperaban para que les diera de comer. De ahí el nombre de “dar comida al pez”.

 

Todos los dueños que ha tenido Yipu han sido eximios eruditos, como lo demuestran sus aficiones e inscripciones vistas en los pabellones y quioscos. Cabe señalar que las inscripciones dejadas por los viejos funcionarios de la dinastía Ming transmitían ideas contra la dinastía Qing (que sucedió a aquella) y el deseo de recuperar el poder.

 

El Pabellón Yanguang (“La luz”) es el complejo arquitectónico más grande que se haya construido sobre un lago o al lado del agua en Suzhou, y hoy es un espacio en el que los visitantes descansan y contemplan el paisaje. A fin de establecer un espacio entre las aguas, se construyó el pequeño patio Yuou (“Gaviotas de la lluvia”). Angosto y largo, el pabellón tiene un lugar preponderante dentro del diseño de la jardinería de Suzhou.

 

 
 
*Zhao Yanqing es una columnista independiente.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号