Primera página>Turismo

El maravilloso paisaje kárstico

Source:China Hoy Author:JIAO FENG*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
Paisaje kárstico en el contado de Dacai, en el distrito autónomo de la etnia maonan de Huanjiang, en Guangxi.

 

Si los granos de arena pueden crear grandes dunas y el agua que gotea constantemente horada la piedra, ¿cuál sería el resultado de miles de millones de gotas de agua cayendo sobre la tierra durante miles de millones de años? La respuesta se puede encontrar en la topografía kárstica de China, con notable preponderancia en su región sur.

 

Formado por la disolución de carbonatos, el paisaje kárstico está ampliamente distribuido en toda la geografía china, aunque su presencia en el sur representa el 55 % del área total cubierta por esta forma de relieve en todo el país.

 

Debido a su relevancia, la 31.ª reunión del Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco incluyó en 2007 a Shilin (provincia de Yunnan), Libo (provincia de Guizhou) y Wulong (municipio de Chongqing) en la prestigiosa Lista del Patrimonio Mundial, bajo el nombre de los “karst de China Meridional”. Posteriormente, en 2014, la 38.a reunión del comité añadió a dicha lista una extensión que comprendió a Guilin y Huanjiang en la región autónoma de la etnia zhuang de Guangxi, Shibing en Guizhou y los montes Jinfo en el municipio de Chongqing.

 

Bosque de piedra

 

Hace miles de millones de años, el sur de China era un océano que albergaba una gran cantidad de criaturas marinas. Por ende, el posterior depósito de sus huesos y otros materiales formaron un grueso estrato de carbonato en el fondo del océano, que más tarde se elevó a la par de los movimientos de la corteza, lo que resultó en la formación de tierra. Debido a este proceso, aunado a la presencia de un clima cálido y húmedo, esta región evidenció altas precipitaciones, provocando así una reacción química en las rocas de carbonato. El resultado son los maravillosos paisajes que vemos hoy.

 

El flujo de agua superficial talló surcos en las rocas y estos surcos se hicieron más profundos con el paso del tiempo, por lo que las secciones intermedias sobresalen como majestuosas columnas, de 30 a 40 metros de altura. Estas columnas a menudo aparecen en grandes cantidades y, por lo tanto, son conocidas como “bosques de piedra”.

 

Los “bosques de piedra” son unos muy desarrollados clints o lapiaz (sección de un pavimento de piedra caliza separada de las secciones adyacentes por fisuras de solución). Si los “árboles” de estos “bosques” están conectados en la parte inferior, forman un grupo de picos kársticos (llamados fengcong). Por el contrario, si la erosión adicional corta su base para formar picos independientes, surgen los bosques de picos (llamados fenglin). En algunos lugares, la erosión continuó hasta el punto de que todos los picos kársticos menos uno se desgastaron, por lo que al único pico se le llama “pico solitario”.

 

Por todo lo previamente citado, la enorme variedad de paisajes kársticos en el sur de China son vívidas ilustraciones de la evolución de la naturaleza.

Bosque de piedra roja de Guzhang

 

Ubicado en la prefectura autónoma de las etnias tujia y miao de Xiangxi, provincia de Hunan, este bosque de piedra posee un tono rojo poco común, causado por el óxido de hierro en las rocas de carbonato. Además de las formaciones rocosas, el área de 20 km2 está colmada de barrancos, arroyos, manantiales y praderas florales. El color del bosque de piedra cambia bajo diferentes condiciones climáticas, de púrpura en días soleados a marrón después de las lluvias.

 

Geoparque Nacional Qibainong de Dahua

 

El geoparque ubicado en el distrito de Dahua, región autónoma de la etnia zhuang de Guangxi, consta de más de 9000 picos kársticos de, por lo menos, 800 metros de altura. Estos están conectados en la parte inferior a la misma altura sobre el nivel del mar, por lo que componen el grupo más típico de picos kársticos. Vistos desde arriba, los picos se asemejan a un imponente mar de cuchillas.

 

Montañas y ríos de Guilin

 

A orillas del río Lijiang en Guilin, Guangxi, se encuentran los emblemáticos bosques kársticos, la mayoría de los cuales coinciden en un tramo del río Lijiang, entre Guilin y Yangshuo, de 80 km de largo. En el noreste de Guilin, un “pico solitario” (el monte Fubo) está erguido a la orilla del río Lijiang, ofreciendo a los visitantes una impresionante vista panorámica desde su cumbre. Las montañas y el río se entrelazan, lo cual permite apreciar un encantador y espectacular paisaje.

Cuevas kársticas

 

A medida que el agua superficial transforma la faz de la Tierra, el agua subterránea también va remodelando el espacio inferior. Las abundantes lluvias en el sur de China se filtran a través de grietas y cuevas, y convergen en ríos subterráneos. Hay más de 2800 ríos con un caudal de al menos 50 litros en el sur de China. Solo en Guangxi miden hasta 13.000 km de largo, lo que equivale a la longitud de dos ríos Yangtsé. Durante milenios, estos ríos han “perforado” un laberinto de cientos de miles de cuevas kársticas, las cuales se distribuyen principalmente en el suroeste de China.

 

Hay una gigantesca caverna llamada Salón Miao en el área escénica del río Getu, en la provincia de Guizhou. Tiene una superficie de 116.000 m2 (el tamaño de 16 campos de fútbol) y una altura de 80 metros. En la temporada de inundaciones, el agua fluye por el “salón” y se precipita por las rocas para crear una notoria agrupación de cascadas.

 

El Salón Miao contiene estalagmitas y estalactitas de varios tamaños y formas. Entre ellas hay una estalactita de 45 metros de alto. Se estima que las estalactitas en el Salón Miao crecen a una velocidad de 11 mm por cada 100 años, por lo que la formación de una estalactita de 45 metros necesita al menos de unos 450.000 años.

 

El Salón del Diamante es una cueva afiliada del Salón Miao. En el centro de esta cámara hay una gran cantidad de estalactitas que brillan bajo la luz. El brillo proviene de la calcita espática, la cual se halla en el carbonato. La estructura cristalina irregular de la roca refleja los rayos luminosos en todas las direcciones, presentando así una vista espléndida. Es un hecho que la magia de la naturaleza a menudo sobrepasa la imaginación humana.

 

Dolinas y puentes naturales

 

Si la disolución de rocas solubles continúa, una cueva kárstica eventualmente se deprime, dejando un pozo en el suelo llamado tiankeng o dolina. La dolina más grande del mundo está en la aldea de Xiaozhai (Xiaozhai Tiankeng), en el municipio de Chongqing. Tiene 622 metros de diámetro en la boca, 522 metros de diámetro en la parte inferior y 666,2 metros de profundidad. En el fondo de la dolina hay un laberinto de ríos subterráneos y cuevas interconectadas. Aventureros de todo el mundo vienen a realizar investigaciones en estas cuevas, donde han descubierto numerosas especies raras y fósiles.

 

La erosión de los elementos no se detiene con la dolina. Si la disolución de rocas sigue corroyendo la pared entre dos dolinas, estas eventualmente se reducirán a una estructura en forma de puente llamada “puente natural”. En el distrito de Wulong, en el municipio de Chongqing, se encuentran tres puentes de ese tipo, llamados Tianlong (Dragón Celestial), Qinglong (Dragón Azul) y Heilong (Dragón Negro). El paisaje kárstico chino es un testimonio vivo de la fascinante evolución de la Tierra que sigue ocurriendo.

 

Caverna Shuanghe

 

Esta caverna kárstica en el distrito de Suiyang, provincia de Guizhou, es un fascinante complejo. Consiste en ocho cuevas principales y más de 200 cuevas laterales en cuatro pisos, algunas secas y otras inundadas, así como en cinco ríos subterráneos y 34 aberturas. Las cuevas están interrelacionadas, interpuestas o superpuestas, las que han formado un gigantesco laberinto. Científicos nacionales y extranjeros la han estado explorando en los últimos 31 años y, según el último estudio realizado este año, su longitud es de 257,4 km, cifra que la ubica en la quinta posición entre las cavernas más largas del mundo.

 

Caverna Shuanghe.

 

Dashiwei Tiankeng

 

Dashiwei, el más representativo del grupo de dolinas (tiankeng) del distrito de Leye, en Guangxi, tiene 600 metros de largo, 420 metros de ancho, 613 metros de profundidad y se asemeja a un cráter volcánico. En su fondo crecen bosques primitivos de 96.000 m2 de extensión, donde no hay actividad humana y son habitados por especies raras y antiguas de animales y plantas.

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号