Primera página>Turismo

La vida hace 530 millones de años

Source: Author:JIAO FENG*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
Un guía explica a los visitantes el lugar del primer descubrimiento de los fósiles en la montaña Maotian.

 

Situada a 50 km al sureste de la ciudad de Kunming, capital de la provincia china de Yunnan, la montaña Maotian tiene la apariencia de un gorro. En la década de 1980, los arqueólogos descubrieron un grupo de fósiles que asombraron a la comunidad científica mundial. El hallazgo fue considerado como uno de los descubrimientos más sorprendentes del siglo XX.

 

Los fósiles fueron encontrados en un área de 20 km de largo y 4,5 km de ancho, a lo largo de la montaña Maotian, a 50 metros bajo el suelo. Se les conoce como los “fósiles de Chengjiang”, ya que la montaña Maotian se encuentra en el distrito de Chengjiang. Los fósiles revelaron claramente cómo era el mundo marino hace 530 millones de años (incluyendo esponjas, vertebrados y especies ya extintas), lo que conforma un valioso testimonio de la evolución de la vida en la época temprana de la Tierra. Estos hallazgos se volvieron una llave dorada para desvelar el secreto de la “explosión de la vida en el periodo cámbrico”. El 1 de julio de 2012, en la 36.ª Reunión del Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco celebrada en San Petersburgo (Rusia), se anunció la inclusión de los “fósiles de Chengjiang” en la Lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad.

 

Museo de Fósiles de la Montaña Maotian.
El enigma del origen de la vida

 

¿De dónde viene el ser humano? Esa pregunta sigue siendo un enigma sobre todo por la “explosión de la vida en el periodo cámbrico”, la cual desconcierta a quienes apoyan la teoría de la evolución de Charles Darwin. Tras una larga investigación, los científicos descubrieron que la Tierra tiene alrededor de 4600 millones de años. Al principio era un desierto sin vida hasta que, 3200 millones de años después, comenzaron a aparecer hongos y algas unicelulares. Al llegar el periodo cámbrico surgieron de repente numerosos seres vivos en un proceso de más de 20 millones de años. Es decir, en un abrir y cerrar de ojos –considerando la historia del planeta– apareció el 90 % de especies animales, sentando así el marco fundamental para la diversidad de la fauna, lo que explica el nombre de “explosión de la vida en el periodo cámbrico”. Sin embargo, ¿de dónde viene la vida? ¿Por qué de pronto aparecieron tantas vidas? Para aclarar este enigma, muchos científicos de distintas partes del mundo se han esforzado por buscar y encontrar nuevas pruebas materiales.

 

En el verano de 1984, Hou Xianguang, recién graduado del Instituto de Paleontología de Nanjing de la Academia China de Ciencias, llegó a la montaña Maotian en busca de fósiles. Una semana después se le presentó la fortuna, pues en una roca que había picado sin muchas expectativas apareció un fósil elíptico del tamaño de una moneda. Su experiencia y amplios conocimientos le permitieron determinar que se trataba del fósil de un invertebrado del periodo cámbrico temprano. Fue entonces cuando el mundo supo de la existencia de los “fósiles de Chengjiang”. Durante los próximos 20 años, paleontólogos chinos y extranjeros realizaron varias visitas a la montaña Maotian para excavar y llevar a cabo estudios sobre la primera etapa de la vida terrestre. Tales labores alcanzaron logros que tuvieron una gran resonancia mundial.

 

En la montaña Maotian comenzaron los trabajos de investigación sobre la “explosión de la vida” de hace 530 millones de años. Gracias al hallazgo de varios miles de fósiles, la gente ha podido conocer la existencia de seres vivos en la primera etapa del periodo cámbrico: desde esponjas y vertebrados hasta especies ya extintas. Se puede decir que, a nivel mundial, los “fósiles de Chengjiang” son los restos mejor conservados y de mayor variedad correspondientes a la primera etapa del periodo cámbrico, lo cual ofrece el mejor testimonio para estudiar el origen y la evolución de las principales especies animales de la actualidad.

 

Un fósil de Fuxianhuia protensa Hou. 

El Parque Geológico de Maotian

 

Hoy día se levanta un museo en el lugar donde el profesor Hou Xianguang descubrió el primer fósil. Su forma exterior es la de un gorro redondo. En el museo se exhiben moldes paleontológicos ampliados a escala original. Los moldes no solo presentan distintos colores, sino también diversos modelados, lo que ayuda a la gente a entrar en el maravilloso mundo marino del periodo cámbrico.

 

En el salón de animaciones 4D hay más de 200 fósiles, mientras que en el suelo hay una serie de informaciones sobre estas especies: su estado de subsistencia, la búsqueda de alimentos, sus estilos de vida, cómo afrontaron las catástrofes en el planeta, etc. Gracias a la tecnología de punta se logra recrear el ambiente prehistórico de los periodos jurásico, cretácico, entre otros, lo que permite a la gente “viajar en el tiempo” y explorar el secreto de la vida.

 

Los “fósiles de Chengjiang” no solo presentan esqueletos intactos, sino también moluscos, en un proceso de fosilización rara vez visto. Entre estas especies figuran el Yunnanozoon, el más antiguo de los notocordios conocidos hasta hoy, así como el Myllokunmingia y el Haikouichthys, los peces más antiguos. Estos no solo se adelantaron 50 millones de años al origen de los vertebrados, sino que también testifican el orden de la evolución de invertebrados a vertebrados, reflejando así la acelerada evolución de la vida y el importante desarrollo de la teoría de la evolución de Darwin. Estos peces, antepasados de todos los vertebrados (incluido el ser humano), aparecen en libros de texto, enciclopedias, diccionarios científicos y museos de China, EE. UU., Reino Unido, Alemania, Francia y Japón, por lo que son un hito en la evolución de la vida en nuestro planeta.

 

Como informan medios de comunicación del extranjero, si el Yunnanozoon no hubiera existido, nunca se habría desarrollado el sistema nervioso de los animales, es decir, nuestro planeta sería como la Luna. Sin exagerar, la montaña Maotian es el lugar de los antepasados de los animales, de aquellas vidas que aparecieron de forma explosiva y que evolucionaron allá. Es el archivo biológico de aquellas especies que habitaron el planeta, lo cual es un valioso aporte para la comunidad científica.

 

Con el fin de conservar y presentar adecuadamente al mundo los “fósiles de Chengjiang”, el gobierno local decidió cerrar las minas de roca fosfática aledañas –una de las principales industrias de Chengjiang– y estableció en 2001 el Parque Geológico Nacional de la Montaña Maotian.

 

En dicho parque hay un área de 18 km2 en donde se preservan los fósiles del periodo cámbrico. La zona principal, de 1,2 km2, está dedicada principalmente a eventos de preservación y a la investigación científica, por lo que no está abierta al público. El Museo de los Fósiles de Chengjiang, que aún está en obras, ocupará una superficie de 42.000 m2. La construcción de la parte principal ha terminado y se vienen levantando partes de la exhibición, así como instalaciones auxiliares. Su inauguración está prevista para octubre de este año.

 

Lagos en la meseta

 

La meseta Yunnan-Guizhou, en la que se ubica la montaña Maotian, fue un mar hace 10.000 años. El diastrofismo causó la elevación de esta zona, lo que formó numerosos lagos. El Fuxian, a 10 km al sudeste de la montaña Maotian, es un lago formado en esa época. Ocupa una superficie de 212 km2 y es el segundo lago más profundo del país (155 metros de profundidad). Es famoso por sus aguas límpidas, a través de las cuales puede verse hasta 12,5 metros de profundidad. En sus apuntes de viajes Xu Xiake (1587-1641), un conocido viajero de las postrimerías de la dinastía Ming, escribió: “La erosión del suelo enturbia los lagos, pero el Fuxian es una excepción. Es muy atractivo por sus límpidas aguas”.

 

Alrededor del lago Fuxian se hallan cuatro zonas paisajísticas: la oriental, con la fuente termal Reshuitang como su centro; la norteña, con hoteles de alta calidad; la occidental, que es la más preciosa de las cuatro; y la sureña Gushan, la primera zona pintoresca de nivel provincial de Yunnan. Luchong es un área atractiva 4A de nivel nacional en donde se hallan los montes Qilin, Bijia, entre otros. Uno no debe perderse de contemplar la salida del sol desde la cima del monte Bijia, así como experimentar la pesca con rueda hidráulica o rueda de noria, el modo antiguo en el que se pescaba. Durante el día, los visitantes pueden tomar un barco en el lago Fuxian o disfrutar del buceo.

 

La pesca con rueda hidráulica es una forma antigua y peculiar propia de la zona. En el lago Fuxian crece un tipo especial de pez, el anabarilius sgrahami, llamado por los lugareños como el “pez resistente a las olas”. La forma de pescarlo es también muy especial: los pescadores no entran en el lago, no usan barcos ni anzuelos ni redes, sino que excavan unas cuevas en las rocas a lo largo del lago donde estos peces ponen sus huevos. Los pescadores conectan esas cuevas del lago con las ruedas hidráulicas fabricadas especialmente para eso. La corriente que se forma corresponde a las características del anabarilius sgrahami, al que le gusta el agua limpia, por lo que se agrupan, nadan hacia las cuevas y entran en las jaulas de bambú puestas con antelación por los pescadores. En la temporada de pesca de cada año, esta especial forma de pescar atrae a numerosos visitantes. Durante el día, los viajeros pueden experimentarla haciendo girar las ruedas hidráulicas, y por la noche pueden probar la deliciosa carne de pescado cocida de distintas formas, sobre todo fritos y al carbón, que son las más sabrosas.

 

El Parque Geológico Nacional de la Montaña Maotian dista a 52 km de Kunming, la capital de la provincia de Yunnan, y a 9 km del distrito de Chengjiang. Los visitantes pueden tomar el autobús n.° 9 en Dongmeng Keshifang (Chengjiang), bajar en Dongjishao y, después de 4 km de camino, llegar al parque. Se recomienda ir en coche. 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号