Primera página>Economía

La protección de la meseta Qinghai-Tíbet

Source:China Hoy Author:LI YUAN y WANG YUANYUAN
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

 Conocido como el “techo del mundo” y el “tercer polo de la Tierra”, el Tíbet es la fuente fluvial y ecológica de China y del sur y sudeste de Asia, así como el “regulador” del cambio climático en el continente asiático y en el hemisferio norte, por lo que su conservación ecológica es extremadamente importante.

 

El Gobierno chino se ha adherido al concepto de desarrollo ecológico para el Tíbet y ha puesto en marcha una serie de planes, como el Plan para la Protección y Construcción de la Barrera de Seguridad Ecológica del Tíbet (2008-2030), el Proyecto de Forestación de Seis Ríos (los ríos Yarlung Zangbo, Nujiang, Lhasa, Nianchu, Yalong y Shiquan), la Estrategia y el Plan de Acción para la Conservación de la Biodiversidad de la Región Autónoma del Tíbet, entre otros. A la vez, el resguardo ecológico se ha convertido en un factor crucial para el bienestar de la gente y está estrechamente ligado al desarrollo económico y social sostenible.

 

Según el seguimiento hecho por la Academia China de Ciencias y otros departamentos, la tasa de cumplimiento en relación con la calidad del agua de los ríos y lagos importantes del Tíbet es del 95,7 % y la de buena calidad del aire es del 97,5 %, toda vez que los bosques, pastizales, humedales, glaciares, nevados y otro tipo de flora y fauna han sido eficazmente protegidos. Así, la mayoría de las zonas en el Tíbet todavía se encuentran en su estado original y la región autónoma es uno de los lugares en el mundo en donde mejor se ha preservado el entorno ecológico.
El Tíbet controla la desertificación a través de la plantación de bosques bajo protección ecológica y bosques industriales, los cuales aumentarán el área de bosques y la cobertura forestal en la región.

 

 

La belleza del lago Pangong

 

Una vez que partimos del distrito de Ritog, en la prefectura de Ngari de la región autónoma del Tíbet, nuestro coche continúa avanzando unos 12 km por la carretera nacional 219. Un azul celeste se asoma entre las montañas. Se trata del lago Pangong.

 

Es un lago típico cuyas aguas nacen de diversos ríos, pero en el este es dulce y en el oeste es salada. Además, alberga la isla a mayor altitud del mundo repleta de aves y hay una docena de animales que se encuentran bajo protección nacional, entre los que destacan la grulla de cuello negro, la gacela tibetana, la gaviota centroasiática y peces del género Schizopygopsis. El agua y el cielo, la hierba verde que crece a orillas del lago y las gaviotas que se elevan en las alturas crean un paisaje único de gran belleza.

 

Con el fin de proteger la flora y fauna del lugar, en 2002 se aprobó la creación de la Reserva Natural de Humedales a nivel de la región autónoma y, dos años más tarde, del Parque Forestal Nacional del Lago Pangong, además de establecer en 2007 una agencia para la reserva natural.

 

La estación de gestión de Pugulalong y otros seis sitios de protección y gestión se encuentran bajo el alero de la Reserva Natural del Humedal del Lago Pangong. Sonam Tawa es uno de los encargados de patrullar el humedal del lago Pangong, con el fin de detener la pesca ilegal y el robo de huevos de aves.

 

No es fácil llevar a cabo los trabajos de patrullaje en una reserva natural que se encuentra a 4240 msnm en promedio y que tiene más de 56.000 hectáreas. “Se necesita un día entero para patrullar una zona así de extensa, incluso si se hace en automóvil”, asegura Sonam Tawa.

 

Sus tareas incluyen recoger la basura, vigilar a las aves cuando están en periodo de reproducción, proteger a los peces migratorios durante el desove, cuidar las plantaciones de árboles, entre muchas otras.

 

“En el pasado no había construcciones en el lago y las aves se encontraban a gran proximidad de los humanos. Sin embargo, a medida que el lugar se ha hecho más popular y ha aumentado el número de turistas, las aves se han ido desplazando. A lo largo de estos años de patrullaje, han vuelto a vivir en paz”, explica Sonam Tawa.

 

Una serie de medidas como los patrullajes diarios y la implementación de proyectos de protección y restauración ecológica han mejorado significativamente la calidad del agua, del aire, del suelo y de la vegetación del lago Pangong y sus alrededores.

 

La mejora del entorno ecológico ha reportado grandes beneficios económicos y turísticos para el lago Pangong. Desde 2011, el gobierno local ha invertido más de 12,2 millones de yuanes (1,81 millones de dólares) en mejorar la infraestructura de la zona. Hasta junio de este año, el número de turistas en el distrito de Ritog había alcanzado los 69.567; los ingresos provenientes del turismo, 97,39 millones de yuanes (14,49 millones de dólares); y el número de empleos ligados al turismo, 652.
El Gobierno chino se adhiere al concepto de desarrollo verde para el Tíbet, toda vez que dicha región es uno de los lugares donde mejor se viene preservando el entorno ecológico en el mundo.

 

 

Vegetación en el río Yarlung Zangbo

 

El río Yarlung Zangbo, uno de los más altos del mundo, es conocido como el “pulso del Tíbet”. Sin embargo, debido a los depósitos de arena en sus tramos medios, la gente de la localidad de Shannan ha debido enfrentar serias dificultades.

 

Cuando el río corre hacia el tramo medio, se ralentiza y deposita una gran cantidad de sedimentos. Después del período de crecida, el nivel del agua cae nuevamente y la arena queda expuesta, la cual es acarreada por el viento hacia las tierras de cultivo y las carreteras, además de formar muchas dunas en movimiento.

 

En la década de 1980, las personas que vivían a lo largo del río Yarlung Zangbo comenzaron a plantar árboles a gran escala, instalar presas en forma de T alrededor del río para retener el agua y fijar la arena con grandes extensiones de pasto. Los habitantes de Shannan han recurrido a estos ejemplos como posibles soluciones.

 

En 2009, el Gobierno chino promulgó el Plan para la Protección y Construcción de la Barrera de Seguridad Ecológica del Tíbet (2008-2030), que considera a la tierra desertificada como foco de las labores de gobernanza, y a la prevención y control de la desertificación como parte importante de la construcción ecológica. Asimismo, se han ido adoptando nuevos modos de inversión que cuentan con múltiples canales y la participación activa de la sociedad.

 

En mayo de 2017, el Grupo Elion, conocido como el líder global en el control de la desertificación, puso en marcha el “modelo Kubuqi” en Shannan e impulsó un proyecto de prevención y control del desierto con una inversión total de 683 millones de yuanes (101,66 millones de dólares), que incluye una serie de obras, como el área de demostración forestal económica, el área de prevención y control del desierto, la base del vivero de Elion y la nueva aldea de Elion.

 

A medida que la prevención y el control de la desertificación han ido tomando fuerza, más actores sociales han comenzado a jugar un rol activo en el Tíbet. En 2017, el gobierno del distrito de Chanang estableció una cooperación con una empresa ecológica de hierbas tibetanas para poner en marcha el mejoramiento de plántulas y la restauración ecológica de 667 hectáreas, a través de una serie de métodos como la introducción, domesticación, investigación y expansión de plantas nativas que protejan la meseta.

 

En el vivero de pasto tibetano de la aldea de Zhamda, en el distrito de Chanang, Choski Drolma, una estudiante universitaria que regresó a su hogar para las vacaciones de verano, está plantando pasto junto con otros vecinos. “Trabajar a tiempo parcial no solo me ha permitido ganar un poco de dinero, sino también adquirir una valiosa experiencia”, dice. Cada vez un mayor número de personas vienen tomando parte en este tipo de tareas.

 

Con el correr del tiempo, también han crecido los árboles. La sección Konggar-Sangri, en el tramo medio del río Yarlung Zangbo, tiene 160 km de longitud, 1,8 km de ancho en promedio y 30.000 hectáreas de bosques bajo protección. Es así como la vegetación envuelve, como un manto, ambas orillas del río, y los días con suspensión de polvo y otras partículas han bajado de 60 a 7 aproximadamente. En 2019, la región autónoma del Tíbet invirtió un total de 11.700 millones de yuanes (1740 millones de dólares) en la construcción de barreras de seguridad ecológicas.

 

De regreso al hábitat

 

El 26 de julio pasado, se publicó un video en el grupo de WeChat del Buró de Silvicultura y Pastizales del Distrito de Gaize, en el que más de 3000 antílopes tibetanos hembras conducían a sus crías a su hábitat natural, luego de haber emigrado al norte a parir.

 

Rigzin Norbu, director del Buró de Silvicultura y Pastizales del Distrito de Gaize, detalló que el video había sido filmado por uno de los trabajadores de la Estación Zhumari de la Reserva Natural Nacional Qiangtang durante sus labores de inspección diaria.

 

Según diversos informes, entre finales de abril y principios de mayo, el antílope tibetano migra desde su hábitat natural hacia el norte para parir. Entre finales de julio y principios de agosto, las hembras regresan con sus crías bajo la protección de un pequeño número de machos.

 

“Actualmente se han intensificado los patrullajes para ‘escoltar’ al antílope tibetano durante su migración. De este modo, aquellos que, por ejemplo, quedan atrapados en cercas, pueden ser rescatados a tiempo y se despeja cualquier objeto que pueda obstaculizar su desplazamiento”, asegura Rigzin Norbu.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号