Primera página>Economía

Los negocios vuelven a florecer

Source:China Hoy Author:JIANG HAOFENG*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

 

A medida que el nuevo coronavirus viene siendo controlado en China, muchas tiendas han extendido sus horas de atención y comienzan a ofrecer sus servicios y productos en zonas al aire libre. De algún modo ha vuelto el bullicio a las calles y a los mercados nocturnos, en un momento en el que nuevas tendencias de consumo surgen con fuerza.

13 de junio de 2020. Turistas pasean por la calle Beijie de Xiangyang, provincia de Hubei.

 

La ayuda de Douyin

 

“¡Hola! Soy el ‘tío Li’. Bienvenidos a la antigua ciudad de Fenghuang”, es la frase con la que el “tío Li”, uno de los primeros en administrar un hostal en esta ciudad de la provincia de Hunan, comenzó una transmisión en directo por Internet para promocionar su establecimiento. “Hoy voy a presentarles un punto de interés, el cual seguramente gustará a las muchachas”. Su video ha obtenido más de 600 comentarios positivos, aunque lo más importante fue que trajo mucha actividad al hostal del “tío Li”.

 

Inicialmente su esposa administraba el hostal, pero tras el nacimiento de su hija, el “tío Li”, un hombre nacido en la década de 1980, regresó a Fenghuang para asumir las riendas del negocio. La situación en el país a raíz del nuevo coronavirus le preocupó mucho: sus gastos por la transferencia del sitio fueron 400.000 yuanes (56.675 dólares), había pagado un millón de yuanes (141.689 dólares) por la decoración de 12 habitaciones, el pago a sus empleados suma unos 150.000 yuanes (21.254 dólares) al año, mientras que el alquiler anual es también de 150.000 yuanes.

 

Si la epidemia no hubiese sido controlada en el país, por más que Fenghuang no hubiera sido afectada por el virus, ningún visitante se habría animado a hospedarse en el hostal de la familia Li, lo cual habría significado una gran pérdida económica para ellos. Afortunadamente, la epidemia comenzó a ser controlada en marzo y algunos viajeros han ido ya a su establecimiento. A pesar de la complicada situación, en todos estos meses el “tío Li” no ha dejado de publicar videos en la aplicación china Douyin (conocida como TikTok en el extranjero), en los que se animaba a contar también la historia de Fenghuang. Todo ello hizo posible que muchos usuarios “viajaran” en línea por esta antigua ciudad.

 

Tras ver los videos, y enterarse de que Fenghuang no estaba afectada por el nuevo coronavirus, una familia de tres miembros se animó a sacar el coche e ir al hostal del “tío Li”, al que contactaron por WeChat. Al llegar a Fenghuang, el “tío Li” les recibió. La familia mostró primero una aplicación en el teléfono celular que aseguraba que sus condiciones de salud eran normales, y luego el “tío Li” les ayudó con sus maletas y los trámites respectivos.

 

Después de preparar la comida, la familia Li acompañó a sus huéspedes a cenar en el patio. En ese momento sonó el celular del “tío Li”, pues otros visitantes habían llegado. Si bien el flujo de turistas no es el mismo que el del año pasado, el “tío Li” ha logrado alcanzar un equilibrio entre sus ingresos y egresos.

 

En Fenghuang, el bar musical Qingba va también recuperando el ambiente de otros años. “Hemos esperado tanto esta copa y esta canción”, menciona con emoción uno de los clientes. Junio fue el mes en el que los dueños de Qingba han podido alcanzar ya un cierto superávit.

 

“Aunque el nuevo coronavirus está bajo control, tenemos que protegernos bien. Por eso, les decimos a los visitantes en qué casos deben usar la mascarilla”, menciona el “tío Li”, quien valora también la contribución de las aplicaciones tecnológicas en el cumplimiento de las medidas de prevención. “Gracias a Douyin podemos atraer a los viajeros, quienes antes de ingresar a Fenghuang deben mostrar su código de salud en el teléfono celular”, dice. Asimismo, el “tío Li” aconseja a los huéspedes mantener una distancia segura.

 

3 de junio de 2020. Un grupo de personas da un paseo en un mercado nocturno de Wuhan, provincia de Hubei.

 

La reapertura de los mercados nocturnos

 

Pingshan es una conocida aldea dentro de la ciudad de Shenzhen, provincia de Guangdong, que tenía la fama de ser sucia y desordenada. Sin embargo, a medida que se fue dando el brote del nuevo coronavirus, Pingshan comenzó a aplicar estrictas medidas. Hoy todavía pueden verse en las puertas de las casas mensajes que dicen: “No visitarse, no reunirse y no encontrarse para comer”. No obstante, debido al buen control del virus, los restaurantes en Pingshan han reabierto ya y trabajan incluso hasta la madrugada.

 

Hoy, en la entrada de la aldea, hay guardias que toman la temperatura a quienes quieren ingresar, aunque las vías entre Shenzhen y Hong Kong todavía permanecen cerradas. Algunos amigos que viven al sur del río Shenzhen no pueden pasar por la ciudad y a través de mensajes en las redes sociales comentan cuánto extrañan los bocadillos de Shenzhen y, particularmente, los de la aldea de Pingshan.

 

La calle Baocheng en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, ofrece un genuino mercado nocturno. Si bien lo peor ya pasó, la gente continúa siendo muy consciente en cuanto a las medidas de prevención. Cada día, a las 6 de la tarde, el señor Chen empieza su labor de inspección y mantenimiento del orden como guardia. “La reapertura del mercado nocturno no ha sido fácil. Tenemos que mantener el orden para que la gente pueda disfrutarlo y pasear por acá”, manifiesta. En cada puesto del mercado, los dueños no solo deben colgar su licencia de negocio, sino también el resultado de la prueba de ácido nucleico de COVID-19. Si alguien se olvida de hacerlo, el señor Chen va y se lo recuerda, pues “mi responsabilidad es la buena salud de todos”.

 

El mercado nocturno de la calle Baocheng atraviesa varias calles y en cada entrada hay mensajes que advierten la necesidad de que los visitantes mantengan una distancia segura, además de ofrecer un código QR para que estos se registren.

 

Después de casi medio año de cuarentena en casa, los wuhaneses están muy deseosos de consumir. “Podemos percibir ya el ambiente de antes”, expresa Chen Fan, quien pasea por el mercado nocturno junto con su novia. Entre los servicios más demandados en el mercado figura el de la manicura, la cual no puede ser ofrecida a través de plataformas de comercio electrónico como Taobao. Sin embargo, tras el embellecimiento de las uñas, ahora hay un paso más que cumplir: la desinfección de las manos con alcohol.

 

Muchos estudiantes universitarios nacidos después del año 2000 se han ido incorporando a los puestos del mercado nocturno. Uno de ellos es Zhang Chao, quien está en el puesto que antes administraba su tío. Junto con otros compañeros, Zhang atrae clientes al pregonar los muñecos de peluche que vende. Cuando no hay personas alrededor, Zhang y sus compañeros se ponen a ver sus celulares.

 

Su tío, quien comenzó el negocio colgando una lámpara y colocando unos palos de bambú sobre una cama de acero, cree que Zhang Chao debe tener ciertas habilidades y técnicas para ser un buen vendedor. Si bien la gente todavía pasea por el mercado nocturno como una forma también de socializar, hoy en día están muy de moda las compras en línea, por lo que los dueños de puestos deben pensar en cómo promover sus productos y servicios en la red. “No puedes divertirte con tu celular, sino pensar en cómo mejorar el negocio”, le dice su tío a Zhang Chao.

 

Prepararse con anticipación

 

A comienzos de marzo, cuando la epidemia todavía atacaba a todo el país, el antiguo poblado de Nanguan, en la ciudad de Zhengding, provincia de Hebei, empezó a preparar la construcción de su infraestructura eléctrica. Abrió una vía verde para tratar los asuntos de este sector y simplificar los trámites, y se anunció una política preferencial de exención y reducción de gastos eléctricos para los usuarios definitivos. Además, en ese momento en el que había muy contada gente en el poblado, el departamento de energía eléctrica aprovechó en instalar nuevos tubos de cableado eléctrico en el sur de Nanguan.

 

Hoy ya ha sido reabierto el mercado nocturno de Nanguan. Liu Xiaoying, dueña de un puesto, señala que gracias a las coordinaciones del gobierno distrital, su negocio ha ido muy bien y a principios de junio alcanzó más de 100 pedidos diarios. Liu, quien lleva muchos años como comerciante, cree que ahora más personas se animarán a gestionar sus negocios en este mercado nocturno. Si el gobierno local no hubiese aumentado y mejorado las instalaciones eléctricas durante la epidemia, el mercado nocturno no estaría hoy en capacidad de recibir a tantos comerciantes y clientes.

 

El “tío Li”, por su parte, valora que el gobierno local de Fenghuang haya aprovechado el “periodo de cuarentena” para reparar las calles de la ciudad en 35 días y desatascar y limpiar las tuberías de cuatro kilómetros en apenas 45 días. Ahora el paisaje nocturno de Fenghuang es más hermoso que el de antes, pues el cableado está debajo del suelo y las líneas de telecomunicación y energía eléctrica están bien distribuidas. Como dice el “tío Li”, las reparaciones le han dado un mayor encanto a esta antigua ciudad.

 

Asimismo, con el fin de impulsar el negocio de los mercados nocturnos de Chengdu, la capital de la provincia de Sichuan, la administración de bienes del Centro Shudu de la calle Tianfu’erjie ha planificado zonas fijas para los comerciantes que firmaron una carta de compromiso sobre el uso de la zona comercial. En dicha carta, que incluye diez cláusulas, figuran también la firma y la huella digital de los propietarios de los puestos.

 

 
 
*Jiang Haofeng es periodista de la revista Xinmin Weekly.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号