Primera página>Economía

Perú en la Franja y la Ruta

Source: Author:MICHAEL ZÁRATE
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
 
El 25 de abril pasado, Perú se convirtió en el decimonoveno país de América Latina y el Caribe en suscribir un memorando de entendimiento para la construcción conjunta de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR). La firma del documento, ocurrida en el marco del segundo Foro de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional celebrado en Beijing, estuvo a cargo del vicepresidente de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China, Ning Jizhe, y el ministro de Comercio Exterior y Turismo de Perú, Edgar Vásquez, quien desde Lima accedió a dialogar con China Hoy.

 

Edgar Vásquez, ministro de Comercio Exterior y Turismo de Perú. Mincetur

 

Para Vásquez, economista de profesión, el memorando de la IFR es importante porque confirma la intención de ambos países de reforzar su relación de asociación estratégica integral –establecida en 2013– y crea un marco que permitirá generar proyectos de cooperación, por ejemplo, en materia de conectividad. “Participar en este proyecto es un paso más en la profunda relación que tienen nuestros países”, señaló el ministro, quien reveló que durante su viaje a China, empresas del sector de tecnología y telecomunicaciones le manifestaron su interés de intensificar su inversión en Perú.

 

De hecho, el 6 de abril, el ministro de Economía y Finanzas peruano, Carlos Oliva, anunció el interés de su Gobierno de que la empresa Huawei instale una planta de ensamblaje en el país sudamericano. Esta intención fue ratificada durante la reunión que el ministro Edgar Vásquez sostuvo en China con el vicepresidente de Relaciones Públicas y Comunicaciones para Latinoamérica de Huawei. En aquella cita se exploró además la posibilidad de que la firma china establezca centros de entrenamiento en Perú. Con tal propósito, Vásquez invitó al representante de Huawei a realizar una visita a su país.

 

“El objetivo del memorando de entendimiento de la Franja y la Ruta no es solo mejorar el desarrollo de los múltiples proyectos ya existentes, sino también crear el marco para atraer mayor inversión china en proyectos prioritarios para Perú”, recalcó a China Hoy su embajador en Beijing, Luis Quesada, quien puso énfasis en la necesidad de invertir en la construcción de centrales hidroeléctricas, líneas de metro, ferrocarriles, túneles trasandinos, carreteras, dragados de ríos y parques industriales.
Luis Quesada, embajador de Perú en China.  Dong Ning

 

 

El megapuerto de Chancay

 

Precisamente, el 13 de mayo, pocos días después de la suscripción del memorando de entendimiento de la IFR, la empresa estatal china Cosco Shipping Ports Limited y la Compañía Minera Volcan firmaron un acuerdo para la construcción del Terminal Portuario Multipropósito de Chancay, ubicado a 80 km al norte de Lima. “Esta importante obra demandará una inversión total de 3000 millones de dólares”, puntualizó el ministro Vásquez.

 

La firma en Lima del acuerdo societario contó con la presencia del propio presidente de Perú, Martín Vizcarra, lo que refleja la importancia que el país sudamericano le viene dando a este proyecto, que no solo busca aliviar la congestión comercial del puerto del Callao, sino que apunta sobre todo a convertir a Chancay en un importante centro logístico portuario en el Pacífico Sur y el principal punto de conexión comercial entre los países del Asia-Pacífico, China y Perú.

 

“Se requería no solamente en Perú, sino en todo el continente, una inversión de otra magnitud, una inversión que se constituya en un hub portuario para toda la demanda del país y de todos los países del continente”, dijo aquel día el presidente Vizcarra.

 

El megapuerto comprenderá dos terminales especializados: uno será un terminal de contenedores, que incluirá 11 muelles para este tipo de cargas, mientras que el otro será destinado a la carga a granel, carga general y carga rodante, que tendrá cuatro muelles. La ejecución del Terminal Portuario Multipropósito de Chancay, que se estima que esté listo dentro de 28 meses, generará 9000 puestos de trabajo.

 

“La participación de Cosco Shipping Ports Limited representa una excepcional oportunidad para el desarrollo económico de Perú”, valoró el embajador Luis Quesada, quien añadió que el megapuerto se convertirá también en un instrumento facilitador de las inversiones de empresas chinas que se asienten en el área de Chancay, las cuales podrían desarrollar actividades en el sector industrial y de manufactura para su posterior exportación hacia los países que tienen tratados de libre comercio con Perú.

 

La construcción del megapuerto de Chancay es vista en Perú como parte del interés chino por ampliar la IFR. “No hay duda de que Perú está en el mapa para el incremento de las inversiones chinas”, apuntó el coordinador del Centro de Estudios Asiáticos de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Carlos Aquino, a la agencia Andina. Aquino recordó también la compra por parte de un consorcio liderado por China Three Gorges Corporation de la central hidroeléctrica de Chaglla, la tercera más grande de Perú, así como el interés de la transnacional China Comunications Construction Company Ltd. en la modernización del terminal portuario de Chimbote.
18 de abril de 2019. El stand de Perú en la Feria Mundial de Turismo de Shanghai (SWTF, siglas en inglés). Cnsphoto

 

 

Mayor comercio bilateral

 

Si bien la construcción de infraestructura es un aspecto de la IFR que genera mucho interés en los países participantes, hay otros objetivos que dicha iniciativa también persigue, como la fluidez del comercio. En efecto, dentro del memorando de entendimiento de la IFR suscrito entre Perú y China hay un rubro dedicado a la cooperación comercial, mediante el cual –precisó el ministro Edgar Vásquez– se busca fomentar a empresas de ambos países a invertir en el otro, así como intercambiar experiencias en programas de apoyo financiero para las pymes.

 

Cabe resaltar que China es, desde 2014 de manera consecutiva, el principal socio comercial de Perú. Más aún, según cifras del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo de ese país, el comercio bilateral se ha triplicado en los últimos diez años al registrar 23.268 millones de dólares en 2018, una cifra récord. Perú es, asimismo, el segundo mayor destino de la inversión china en América Latina, con un monto acumulado de 18.400 millones de dólares.

 

Si bien la mayor parte de las exportaciones peruanas a China corresponden a cobre y harina de pescado, en los últimos años el país asiático ha estado demandando otros productos. En ese sentido, hay un esfuerzo por parte de la Embajada de Perú, junto con la Oficina Comercial de Perú en China, en promocionar al país como una fuente de alimentos de alto valor nutritivo (superfoods), como pudo verse en noviembre del año pasado con la inauguración en Beijing de la “Tienda Casa Perú”. Del mismo modo, el país se viene abriendo paso en la exportación de prendas de vestir y accesorios de alpaca con un exclusivo local en el centro comercial Wangfujing, el cual fue visitado por el ministro Edgar Vásquez durante su paso por la capital china.

 

En aras de diversificar la canasta exportadora, Vásquez detalló a China Hoy que Perú viene realizando los trámites respectivos para el ingreso de la quinua en grano al mercado chino. Además, tras haber logrado el ingreso del arándano peruano en 2017, la siguiente fruta que el país de los incas planea introducir es la granada fresca. “La autoridad sanitaria peruana está gestionando también el acceso de otros productos vegetales, tales como pecanas y nuez de castaña amazónica, a solicitud de los empresarios y tomando en cuenta su potencial de mercado”, agregó el ministro.
Un proyecto de la minera China Minmetals Corporation en Perú.

 

 

Optimización del TLC

 

Un punto a tomar en cuenta es que el ministerio encabezado por Edgar Vásquez es el encargado de llevar adelante las negociaciones para una optimización del tratado de libre comercio con China, vigente desde 2010. Durante la primera ronda de conversaciones, realizada a inicios de abril en Beijing, se tocó el tema del comercio electrónico, que una década atrás no tenía el desarrollo de hoy. Pero no fue el único punto.

 

“En adición al comercio electrónico se está negociando también una política de competencia, a fin de asegurar la no aplicación de prácticas monopólicas en los mercados”, explicó Vásquez, quien detalló que este proceso abarca además la negociación de temas incluidos en capítulos ya existentes en el TLC, como reglas de origen, procedimientos aduaneros y facilitación del comercio, comercio de servicios, inversión y propiedad intelectual.

 

“El TLC con China ha sido fundamental para el crecimiento del comercio exterior de Perú”, resaltó el embajador Luis Quesada. “Por tal motivo, ambos países consideran importante actualizarlo para mejorar los compromisos adoptados e incluir nuevas áreas para maximizar sus beneficios”. En estos diez años no solo el comercio bilateral se ha triplicado, sino que, hasta el momento, más de 170 empresas chinas han invertido capitales y tienen operaciones en Perú. La cifra se ha incrementado en casi siete veces en comparación con la de antes de que el TLC entrara en vigencia.

 

Si bien en la prensa peruana se baraja la posibilidad de que las negociaciones para un TLC optimizado terminen antes de fin de año, el Gobierno peruano aclara que no hay una fecha límite, y que espera concluirlas en el menor plazo posible. Sin embargo, el ministro Edgar Vásquez destaca ya la importancia que tendrá la IFR en el renovado TLC. “Cualquier iniciativa que tenga lugar en el marco de la Franja y la Ruta puede ayudar a impulsar el aprovechamiento de dicho acuerdo comercial”, concluyó.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号