Primera página>Economía

Oportunidades para Latinoamérica

Source: Author:MARÍA OSTERLOH MEJÍA*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
El discurso del presidente chino, Xi Jinping, dado en la inauguración de la primera Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE, por sus siglas en inglés) ha marcado un hito en la historia de las reformas económicas del país asiático. Se ha anunciado el siguiente nivel de apertura del mercado chino. Bajo el lema “Nueva era, futuro compartido”, China abre más sus puertas para que de manera compartida el mundo se beneficie de este océano de oportunidades. En esta ocasión, Latinoamérica tiene una gran oportunidad para desarrollar una canasta de exportaciones más diversificada al país asiático, pues China no solo brinda ahora un mercado más abierto, sino que con la Iniciativa de la Franja y la Ruta China ofrece también la construcción de la infraestructura que la región necesita para tener una base productiva más variada y con una mayor oferta.

 

Dos jóvenes promueven los “superalimentos” peruanos en la CIIE.

 

Un cambio en la economía china

 

Muchos países latinoamericanos se beneficiaron del crecimiento económico de China, especialmente en los últimos 20 años, cuando demandó una gran cantidad de materias primas. Sin embargo, ahora la estructura de la economía china está cambiando y también su preferencia por los sectores de inversión, pues está pasando de invertir en el extranjero mayormente en recursos naturales a hacerlo en sectores como infraestructura, manufactura y servicios.

 

En su discurso, Xi dijo que busca promover una mayor apertura, por ejemplo, a través de la reducción de tarifas arancelarias, de ampliar la diversidad de las importaciones y de reducir los costos institucionales de importación, así como de la implementación de medidas proactivas dirigidas a la población china, a fin de que esta incremente su nivel de ingreso y poder adquisitivo para promover el consumo de bienes y servicios más sofisticados. Asimismo, el presidente chino proyectó que en 15 años las importaciones chinas desde todo el mundo alcanzarán un monto de más de 30 billones de dólares en bienes y 10 billones de dólares en servicios.

 

China es actualmente el segundo socio comercial de Latinoamérica, pero para finales de este año podría convertirse en el principal (exceptuando el caso de México, que comercia mucho con EE. UU.). Según el reciente informe “Perspectivas del comercio internacional de América Latina y el Caribe” de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), las exportaciones de la región latinoamericana hacia sus principales socios comerciales para 2018 estarían lideradas por China con un incremento del 28 %, mientras que con la Unión Europea el crecimiento sería de solo 8,7 % y con Estados Unidos, 7,1 %.

 

El ejemplo de Chile

 

Y aunque es cierto que las exportaciones de la región a China están compuestas en su mayoría por materias primas y manufacturas basadas en recursos naturales (China necesita materias primas para su industria y Latinoamérica las tiene), también es cierto que hay países que han logrado diversificar sus ventas y convertirse en mayores proveedores de productos alimenticios que los consumidores chinos con mayor poder adquisitivo demandan de forma más creciente. En este sentido Chile es un ejemplo, pues ha alcanzado una gran participación en el mercado chino de frutas, vino y productos pesqueros. Chile se convirtió el año pasado en el primer proveedor de aguacate a China, desplazando a México. El aguacate chileno ingresó a China en 2014, aumentando el volumen exportado rápidamente de 5000 toneladas a 13.000.

 

Asimismo, el país latinoamericano que vende más vino a China es Chile, que se encuentra en el puesto tres de los principales proveedores para China de este producto a nivel mundial. En 2017, Chile exportó 74 millones de litros de vino al país asiático por un monto de 267 millones de dólares.

 

De igual manera, también destaca el salmón atlántico chileno, que compite con el del Reino Unido y el de Noruega en el mercado chino. En el primer semestre del presente año, Chile exportó 12.870 toneladas de salmón a China, monto que representó lo que vendieron el segundo y tercer exportador juntos.

 

Chile ha logrado estos hitos en base a producir bienes de buena calidad y adecuados al mercado chino, y especialmente aumentando su oferta (Chile también vende estos productos a países como Japón), haciendo campañas de promoción, participando en ferias con la participación de sus empresas y también de su sector académico. Un ejemplo es el “Chile Week”, que se realiza todos los años en distintas ciudades chinas.

 

Si bien es cierto Latinoamérica debería aumentar su canasta exportadora, también debería llegar a precios competitivos y esto se logra a través de un tratado de libre comercio (TLC). Actualmente los únicos que tienen TLC con China son Chile, Costa Rica y Perú.
Decoración basada en la isla de Pascua en el stand de Chile. Fotos de Yu Xiangjun

 

 

El comercio electrónico

 

Otro esfuerzo anunciado por Xi Jinping es que China promoverá el incremento del comercio electrónico transfronterizo. El comercio electrónico en China es muy popular y está muy desarrollado tecnológicamente, por lo que este país podría compartir sus experiencias o asociarse con empresas latinoamericanas para vender sus productos en China. Ya existen casos latinoamericanos como la uruguaya Zonamerica, que está asociada a la empresa china JD.com, una de las mayores plataformas de comercio electrónico en China, por donde comercializa vinos, guitarras, ropa de lana, etc., o como el gremio empresarial peruano ADEX, por donde se canalizan productos de las pymes para venderlos en el país asiático a través de la plataforma Tmall de Alibaba. El e-commerce es perfecto para las pymes, pues les ayuda a identificar nichos y no requiere de gran inversión.

 

La Iniciativa de la Franja y la Ruta, que también fue mencionada durante el discurso inaugural, es la iniciativa no solo de mayor inversión china al mundo, sino también de cooperación internacional. Xi resaltó que la iniciativa será una oportunidad para que la inversión de compañías chinas en los países participantes mejore la cooperación en áreas como la ciencia y la tecnología. Hasta el momento 13 países de la región (Bolivia, Antigua y Barbuda, Trinidad y Tobago, Guyana, Chile, Panamá, Costa Rica, Venezuela, El Salvador, Surinam, Uruguay, Granada y la República Dominicana) se han unido a esta iniciativa y sería bueno que el resto de los países lo haga.

 

Latinoamérica es una región especializada en la exportación de materias primas. Su estructura exportadora de bienes, según la CEPAL, estuvo compuesta en 2017 por un 37 % de bienes primarios (especialmente de América del Sur), un 15 % en manufacturas basadas en recursos naturales, un 27 % en manufacturas de tecnología media (que básicamente provienen de México) y 12 % de manufactura de alta tecnología (México y, en menor medida, Centroamérica).

 

En general, mientras los países latinoamericanos no promuevan una política industrial y no haya estabilidad política, no se podrán aprovechar las oportunidades que China viene ofreciendo. Por ejemplo, el fondo de 10.000 millones de dólares que China estableció en 2015 para promover el desarrollo industrial de América Latina aún no es plenamente utilizado. En resumen, para aprovechar la mayor apertura expuesta por el presidente Xi, Latinoamérica debe diversificar su canasta exportadora, modernizar su infraestructura (aprovechando la Iniciativa de la Franja y la Ruta) y hacer más competitivos sus productos (firmando TLC con China).

 

 
 
*María Osterloh Mejía es investigadora del Centro de Estudios Asiáticos (CEAS) de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Perú).

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号