Primera página>Economía

De América Latina a la mesa china

Source: Author:MICHAEL ZÁRATE
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

 

 

Un hito dentro de un proceso de transición. Esta fue la conclusión a la que llegaron muchos de los participantes en la primera Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE, por sus siglas en inglés). Como señalara el ministro de Comercio Exterior y Turismo de Perú, Rogers Valencia, la imagen que deja China luego de la CIIE es la de un país que intenta ser no solo un productor de bienes, sino también un relevante comprador en el mundo o, en otras palabras, el paso de una nación exportadora a un país importador, como lo mencionara Jack Ma, el presidente de Alibaba.

 

Como era de esperarse, la CIIE fue aprovechada por los países de América Latina para presentar lo mejor de su oferta exportadora y, en algunos casos, avanzar en el proceso de introducción de sus productos en el apetecible mercado chino. México y Brasil formaron parte del grupo de doce países invitados de honor, mientras que la CIIE contó con la presencia de los presidentes Miguel Díaz-Canel (Cuba), Juan Carlos Varela (Panamá), Danilo Medina (República Dominicana) y Salvador Sánchez Cerén (El Salvador). Con estos tres últimos países, China ha abierto recientemente relaciones diplomáticas, lo que muestra también el interés de que la CIIE ayude a afirmar una cercanía con las regiones de Centroamérica y el Caribe.

 

La carne de res en un stand de México en la CIIE.

 

Invitados de honor

 

Encabezada por el director general de ProMéxico, Paulo Carreño, la delegación mexicana que llegó a la CIIE incluyó a más de 100 empresarios principalmente de los sectores agroalimentario y servicios. Si bien hoy el consumidor chino está muy familiarizado con productos como el aguacate, la cerveza o el tequila, durante la CIIE México buscó incrementar su canasta exportadora, lo que se traducirá próximamente en la firma de dos protocolos sanitarios para la llegada al mercado chino del plátano y el sorgo, lo que beneficiará sobre todo a pequeños productores de Chiapas, Tabasco, Veracruz, Tamaulipas, Sinaloa, Guanajuato, entre otros estados.

 

“Hay mucho interés en el mundo en aprovechar esta apertura de China”, señaló a China Hoy el embajador de México, José Luis Bernal. “Es una apertura muy importante por el tamaño del mercado chino y la demanda del consumidor chino. Y para poder satisfacer esa demanda tenemos que generar más inversiones y una producción compartida que permita la llegada del producto como va a ser consumido en China; por ejemplo, con los alimentos de alta calidad”. Según cifras mexicanas, las exportaciones agroalimentarias de dicho país a China crecieron un 54 % en 2017, a 321 millones de dólares.

 

La participación de México en la CIIE se dio pocos días antes de que Andrés Manuel López Obrador asumiese el cargo de presidente de la República, por lo que la exposición fue tomada también como una oportunidad para que los integrantes del futuro Gobierno mexicano fueran preparando los acercamientos con las autoridades chinas. De ahí que en Shanghai también se hicieran presentes el próximo canciller mexicano, Marcelo Ebrard, y la futura secretaria de Economía, Graciela Márquez.

 

Brasil fue el otro país latinoamericano con el estatus de invitado de honor. La delegación, liderada por la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo, estuvo integrada por 120 empresarios y representantes de compañías de diferentes sectores, desde el procesamiento de alimentos hasta la tecnología aeronáutica. Actualmente la soya es, de lejos, el principal producto brasileño de exportación a China, por lo que la mayor economía de América Latina busca también diversificar su pauta exportadora.

 

En ese sentido, la gran noticia fue la firma del memorando entre la Agencia Brasileña de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Apex-Brasil) y el gigante chino de comercio electrónico Alibaba, con el fin de que los consumidores chinos puedan adquirir productos brasileños en línea. El objetivo trazado para el próximo año es colocar a 500 empresas brasileñas en el mercado de la plataforma de Alibaba.

 

Como en el caso de México, un nuevo presidente tomará las riendas de Brasil. En menos de un mes asumirá el cargo Jair Bolsonaro, quien es todavía una incógnita en materia de política y comercio exterior, aunque el 5 de noviembre calificó a China de “gran socio de cooperación” y aseguró que su gestión ensanchará la cooperación bilateral. Estas palabras fueron bien recibidas en China, pues Bolsonaro había expresado una posición contraria durante la campaña electoral.

 

Representación de una danza tradicional en el stand de Chile. Fotos de Yu Xiangjun
Cuatro presidentes

 

En los últimos 18 meses, Centroamérica y el Caribe han pasado a tener un vínculo mucho mayor con China, impulsado sobre todo por el establecimiento de relaciones diplomáticas con tres países de dichas zonas, cuyos presidentes fueron invitados a la CIIE. Uno de ellos fue Juan Carlos Varela (Panamá), quien en el lapso de un año ha estado ya dos veces en China buscando promover los servicios y las ventajas de su país como centro de conexión hacia América Latina. Panamá participó en la CIIE con 20 empresas exportadoras de las industrias cárnica, avícola, pesca y acuicultura, y próximamente se espera el lanzamiento de una oficina agrocomercial en Shanghai, la cual sería la segunda de Panamá en el mundo y desde donde se buscará impulsar la oferta exportable al mercado chino. Además, Panamá será en octubre de 2019 la sede de la próxima Cumbre Empresarial China-Latinoamérica y el Caribe.

 

Por su parte, los presidentes de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, y de la República Dominicana, Danilo Medina, sostuvieron el 1 y 2 de noviembre, respectivamente, reuniones en Beijing con el jefe de Estado chino, Xi Jinping. En el caso salvadoreño –que llevó a Shanghai una delegación de 25 empresarios–, se espera que sus productos emblemáticos, como el café gourmet y la caña de azúcar, consigan abrirse un espacio entre los consumidores chinos. En la actualidad, El Salvador exporta bienes por unos 50 millones de dólares a China, sobre todo azúcar. En el caso dominicano, la primera visita del presidente Medina a China sirvió también para inaugurar la embajada de su país en Beijing, en una ceremonia que contó con la presencia del canciller chino, Wang Yi.

 

El cuarto presidente invitado fue el cubano Miguel Díaz-Canel, quien venía coincidentemente de celebrar en su país la Feria Internacional de La Habana. Díaz-Canel, quien se reunió con Xi Jinping el 8 de noviembre en Beijing, llegó primero a Shanghai junto con una delegación conformada por 34 firmas cubanas y 40 empresarios de sectores como los de agricultura y alimentación, cultura, construcción, informática, telecomunicaciones, pero especialmente servicios médicos e industria farmacéutica. De hecho, Cuba aprovechó su presencia en la CIIE para exponer novedosos productos biotecnológicos y fármacos como la vacuna terapéutica contra el cáncer de pulmón CimavaxEGF y el Heberprot-P, que es un medicamento contra las úlceras del pie diabético.

 

Mientras tanto, Costa Rica –uno de los tres países latinoamericanos que tiene un tratado de libre comercio con China– empleó el marco de la CIIE para avanzar en las negociaciones para el ingreso de nuevos productos al mercado chino, como la piña congelada y deshidratada, productos tropicales congelados, así como raíces y tubérculos como la yuca, según informó la ministra de Comercio Exterior costarricense, Dyalá Jiménez Figueres.

 

De los Andes a China

 

Perú fue otro de los países que prestó suma importancia a la CIIE. Si bien es cierto el grueso de sus exportaciones a China está constituido por minerales, la idea del país sudamericano es explorar y explotar el potencial de productos agrícolas, pesqueros y textiles (con la fina lana de alpaca como producto representativo). A ello se debe que la delegación peruana en Shanghai estuviera conformada por 16 empresas provenientes principalmente del sector de la alimentación, las cuales presentaron productos como el café especial, las infusiones, el chocolate y los denominados “superalimentos” propios de la zona andina, como la maca, el sacha inchi y la kiwicha.

 

Muchos de estos productos de alta calidad pudieron ser vistos días antes en Beijing, el 3 de noviembre, cuando en el barrio de Sanlitun de la capital china se inauguró la tienda Casa Perú, la primera de su tipo en el mundo. En diálogo con China Hoy, Teresa Mera, directora de Gestión y Monitoreo de las Oficinas Comerciales del Perú en el Exterior, explicó que la decisión de abrir esta tienda en Beijing responde a que el mercado chino se caracteriza hoy en día por tener una demanda cada vez más sofisticada. “El público chino busca productos diferenciados y hay una tendencia que es el regreso hacia los productos naturales, y Perú tiene una oferta muy interesante en ese sentido”, recalcó Mera.

 

Con este objetivo en la mira, el embajador de Perú en China, Luis Quesada, adelantó a China Hoy que ya están a punto de llegar los primeros contenedores con los langostinos peruanos, un producto de gran demanda entre los consumidores chinos. Del mismo modo, Quesada señaló que Perú está esperando el visto bueno de las autoridades chinas para oficializar ya el ingreso de la quinua, uno de los cereales más saludables de la zona andina y cuya fama se ha extendido especialmente por Europa.

 

Chile, por su parte, aprovechó la realización de la CIIE para organizar también en esos días la cuarta edición del “Chile Week”, un evento de promoción que el país sudamericano llevó a cabo esta vez en Beijing y Shanghai. La delegación de alto nivel –encabezada por el canciller chileno, Roberto Ampuero, y el expresidente Eduardo Frei– dejó China con la canasta llena de frutos, pues no solo firmó un memorando de entendimiento con China Eastern Airlines para el transporte en menor tiempo del salmón y otros productos chilenos a China, sino que también suscribió un memorando para impulsar conjuntamente la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号