Primera página>Economía

El Puente Padma y la Franja y la Ruta

2018-09-03 15:34:00 Source:China Hoy Author:ZHOU LIN
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
 
El Puente Padma, construido conjuntamente por China y Bangladés, cumple con un sueño del pueblo bangladesí. Después de su construcción, los habitantes de los 21 distritos del sur de este país y su capital, Daca, han dicho adiós a las idas y venidas en barco. Al mismo tiempo, las redes ferroviarias sur-norte están bien comunicadas. Tras unir la red de tráfico terrestre sur-norte de Bangladés, el paso de China por Myanmar hasta llegar a Bangladés aumentará en gran medida, y los intercambios comerciales entre India y Bangladés se estrecharán. Igualmente se ha acelerado la promoción de la construcción del Corredor Económico Bangladés-China-India-Myanmar.

 

La conexión de infraestructuras es una de las “cinco prioridades de la cooperación” (las cuatro restantes son la comunicación política, el fluido del comercio, la circulación de fondos y la unión de voluntades del pueblo), propuestas por el Gobierno chino en 2013 como parte de la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Durante este lustro las “cinco prioridades de la cooperación” han obtenido extraordinarios éxitos. Gracias a los esfuerzos de varias partes, dicho proyecto ha pasado de la iniciativa a la práctica.

 

Instalación exitosa de la primera viga de acero en el Puente Padma.

 

El “puente soñado” de Bangladés

 

“El río Padma es como el Yangtsé y para los bangladesíes ocupa una posición muy importante”, menciona Liu Ziming, presidente de China Railway Major Bridge Engineering Group, durante una entrevista con China Hoy.

 

Además de ser agua de la vida, el río Padma también es un gran obstáculo en el camino de desarrollo económico de Bangladés. Al ser la zona con más atascos del mundo, los bangladesíes deben tomar un auto, luego abordar un barco y después volver a tomar un auto para llegar a su destino diariamente. Les cuesta casi un día entero poder llegar hasta la otra orilla del río. “El barco se llena de gente, hasta en el techo viajan sentadas muchas personas”, señala Liu.

 

Debido a las dificultades tecnológicas, el capital y la continuidad de políticas del partido en el poder, la construcción de este puente era solo un bonito sueño. El viraje favorable se dio en 2014, cuando China Railway Major Bridge Engineering Group ganó la licitación del proyecto del Puente Padma. La compañía china, en el año 2004, había obtenido también la licitación del entonces mayor puente, el Paksey, un proyecto que mereció el reconocimiento de la parte bangladesí y la empresa de supervisión por haber sido “el más rápido en llevarse a cabo en el mundo” y por su buena calidad. Posteriormente, la empresa china construyó seis puentes pequeños en dicho país.

 

Según K. A. Islam, viceministro de Tráfico y Puentes de Bangladés, China Railway Major Bridge Engineering Group es una empresa china de mucha solidez. El Puente Padma es de dos pisos con vigas de acero y tirantes metálicos para uso de carreteras y ferrocarriles. El puente tiene en total 6,15 km con 21,5 metros de ancho. Debido a la complicada situación geográfica, como cimientos se han usado columnas oblicuas. Su construcción fue la más difícil entre todos los puentes de ese tipo del mundo.

 

El modelo de diseño no es igual a los de nuestro país y, además, la entidad de supervisión mundial también hizo muchas exigencias. Liu Ziming recuerda que durante el proceso de construcción, la parte china encargada de la obra aumentó su tecnología, comunicación y capacidad de hacer frente a cambios inesperados. En la actualidad, la construcción del Puente Padma constituye un punto importante dentro de las líneas ferroviarias de Asia y un centro fundamental de la Franja y la Ruta.
El administrador principal del proyecto bangladesí del Puente Padma contempla con su hija y nieto la construcción del “puente soñado”.

 

 

“Bajo los rayos del sol”

 

La construcción no comenzó viento en popa. Según el proceso de construcción de los puentes en China –indica Liu Ziming–, primero se diseña, luego se dibuja y con ese diseño se empieza a construir. Pero en el caso del Puente Padma, después de terminar el diseño inicial, la entidad de supervisión de ingeniería se encargó de probar y confirmar los parámetros correspondientes. Este periodo duró casi dos años. “Esto incrementó las dificultades de la construcción. Aun así, tuvimos que terminarla según los requisitos del propietario bangladesí y del supervisor”, refiere Liu.

 

En una rueda de prensa el 8 de marzo pasado, el canciller chino, Wang Yi, manifestó que la Franja y la Ruta es una iniciativa “bajo el sol” propuesta por China. La deliberación en común, la construcción conjunta y el codisfrute son leyes de oro, y ponen de manifiesto las claras características de igualdad, apertura y beneficios mutuos. Es decir, cualquier operación será llevada a cabo mediante consultas y todo se gestionará con plena claridad, “bajo los rayos del sol”. China busca mantener el principio de igualdad sin operaciones oscuras, e insistirá en la credibilidad pública y la transparencia.

 

La “conexión de caminos” favorece un enlace geográfico. A medida que se incrementen las construcciones chinas a niveles locales, se estrecharán cada día más los intercambios entre los Gobiernos y pueblos de China y Bangladés, materializándose así la “verdadera unión de voluntades de los pueblos”.

 

Muchos obreros bangladesíes no solo se encargaron de varias fases de la obra, sino que también han participado en otros proyectos de construcción de puentes empleando equipos chinos. Hoy no solo se han convertido en buenos amigos de China, sino también en expertos en la construcción de caminos y puentes.

 

Según Liu Ziming, más de 400 técnicos chinos y más de 2000 trabajadores bangladesíes participaron en el proyecto del Puente Padma. MD Shohel Rana, de 27 años, lleva trabajando cinco años con China Railway Major Bridge Engineering Group. Llegó siendo un recién graduado universitario. Ahora se siente muy agradecido con su maestro chino Yang Pinxiang, quien “me ha enseñado todo”. El Puente Padma fue el segundo proyecto en el que participó MD Shohel Rana al lado de Yang Pinxiang. Su experiencia en la construcción de este puente será un gran aporte para su futuro profesional.

 

Abdul Malek es musulmán y reza cada día en horas fijas. Se ha convertido en un experto en los ensayos de obras del Puente Padma. Estaba muy preocupado cuando se integró a este proyecto. Sin embargo, después se dio cuenta de que el jefe chino no solo dominaba la tecnología moderna de construcción de puentes, sino que también le permitía rezar. “Antes de jubilarme he podido participar en la construcción de este puente soñado, por lo que agradezco a Alá”, dice.

 

Además del Puente Padma, la Iniciativa de la Franja y la Ruta ha conseguido fructíferos resultados: el Ferrocarril Mombasa-Nairobi ya entró en funcionamiento; el Ferrocarril China-Hungría-Serbia, el Ferrocarril China-Laos y el Ferrocarril China-Tailandia están en construcción; el Tren de Alta Velocidad Yakarta-Bandung está en fase de promoción; la línea auxiliar del oleoducto China-Rusia ya terminó de construirse, y el Parque Industrial China-Bielorrusia está desarrollándose de forma estable. Hasta el momento, la Iniciativa de la Franja y la Ruta ha recibido eco y la participación de más de 140 países, mientras que 86 países y organizaciones internacionales han suscrito 101 documentos de cooperación. En total, 6637 trenes han viajado entre China y Europa, de los cuales 3673 lo hicieron en 2017.
China Railway Major Bridge Engineering Group se encargó de la construcción del Puente Padma.

 

 

El potencial del desarrollo global

 

La Iniciativa de la Franja y la Ruta no solo ha cumplido el sueño del pueblo bangladesí, sino también el de un desarrollo próspero de los países a lo largo de ella. Antes de la inauguración de las Dos Sesiones 2018, la revista The Economist sostuvo que “casi no hay país relacionado que no quiera integrarse a la Iniciativa de la Franja y la Ruta”.

 

En marzo pasado, China Hoy entrevistó a varios diplomáticos que presenciaron la I Sesión de la XIII Asamblea Popular Nacional (APN). “Un desarrollo beneficioso de alcance general e inclusivo y una cooperación abierta y pragmática” fue el tema de mayor atención. Mumtaz Zahr Baloch, consejero ministro de la Embajada de Pakistán en China, señaló que el Corredor Económico China-Pakistán –que se está construyendo y parte de Kashgar en el norte de Xinjiang (China) y llega por el sur al puerto de Gwadar (Pakistán)– jugará un papel importante en la interconectividad entre ambos países. Este corredor incluye carreteras, ferrocarril, petróleo-gas y cable de fibra óptica. Por su parte, Leela Mani Paudyal, embajador de Nepal en China, mencionó que el crecimiento económico inclusivo y la política de apertura al mundo son importantes tanto para China como para el mundo.

 

La Iniciativa de la Franja y la Ruta tiene el objetivo de impulsar un nuevo crecimiento económico con ricas experiencias acumuladas, tecnología y capital. En el marco de la I Sesión de la XIII APN, el ministro chino de Comercio, Zhong Shan, precisó que las importaciones y exportaciones totales de China con los países a lo largo de la Franja y la Ruta en 2017 fueron de 1,1 billones de dólares, y que se han establecido cinco zonas de cooperación comercial con inversiones acumuladas de más de 27.000 millones de dólares. Al referirse al próximo paso, Zhong aseguró que China, junto con otros países, va a construir un “camino de paz, de prosperidad, de apertura, de innovación y de civilización”, a fin de profundizar la cooperación con los países a lo largo de la Franja y la Ruta.

 

Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号