Primera página>Economía

Para una mejor cooperación en infraestructura

2018-08-01 10:21:00 Source:China Hoy Author:AN XINZHU
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
La inversión y construcción en infraestructuras es el terreno con mayor potencial en materia de la cooperación comercial chino-latinoamericana. América Latina (AL) se ha convertido en el segundo destino de las inversiones de China en el exterior y en el tercer mercado de sus contratos en el extranjero. Pero todavía existe una gran distancia entre las necesidades de los países latinoamericanos y los deseos de los empresarios chinos y de esa región, a pesar de que China puede ayudar a AL en su carencia de capital y problemas infraestructurales.

 

8 de junio de 2018. Los participantes en el IV Foro de Cooperación en Infraestructura China-América Latina y el Caribe analizan la construcción e interconectividad de la integración infraestructural en dicha región.

 

Demandas y ventajas

 

Cómo actualizar y elevar su calidad bajo el marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta fue un tema candente del IV Foro de Cooperación en Infraestructura China-América Latina y el Caribe, celebrado en junio pasado en Macao. Dicho tema centró los análisis de los representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, el Ministerio de Comercio de China, el Banco de Desarrollo de China, China Railway Construction Corporation (CRCC), de países como Brasil, México y Jamaica, y de instituciones multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

 

La carencia de capital es un tema que muchos países latinoamericanos enfrentan en la construcción de su infraestructura. El vicepresidente del BID, Alexandre Meira da Rosa, señaló que en materia de financiamiento de infraestructura, AL necesitará 100.000 millones de dólares anuales en los próximos diez años, e indicó que tanto la calidad como las inversiones actuales no son suficientes, por lo que existe una demanda de más capital para aumentar la calidad de las inversiones.

 

Según cálculos de la parte china, desde su entrada en el mercado latinoamericano en 2006 hasta finales del primer trimestre de 2018, el Banco de Desarrollo de China había financiado 200 proyectos por un valor de 100.000 millones de dólares en 18 países de AL. Tales inversiones cubren diversas áreas como infraestructura, electricidad, petróleo, agricultura, manufactura y obras de beneficio popular. El importe por préstamos actualmente es de 64.500 millones de dólares. Meira da Rosa también consideró que China ha logrado con éxito un cambio de modelo económico, lo cual se debe a la construcción de infraestructura.

 

Wang Wenzhong, vicepresidente de CRCC, expresó que durante las cuatro décadas de reforma y apertura se han obtenido buenas habilidades y se ha desarrollado la tecnología. “Tenemos empresas de construcción potentes en todo el mundo”. La insuficiencia de infraestructura en la región latinoamericana demanda gran cantidad de capital y la parte china puede ayudar en este aspecto.

 

Karl Samuda, ministro de Crecimiento Económico y Creación de Empleo de Jamaica, indicó que en China se originan las mayores inversiones directas del exterior en su país. En ese sentido mencionó a China Harbour Engineering Company Ltd., JISCO (dedicada al hierro y el acero), entre otras empresas chinas, que en el pasado lustro invirtieron más de 1000 millones de dólares. Gracias a las inversiones de China, Jamaica se ha convertido en un destino del comercio de reexportación, las telecomunicaciones, la industria ligera y la externalización comercial, y ha desarrollado aún más el turismo local.

 

Elevación y actualización de la calidad

 

Todavía existen problemas en la cooperación bilateral en infraestructura que urgen solución. Tian Yunhai, experto del Banco de Desarrollo de China (BDC), reconoce la diferencia existente entre las demandas de los países latinoamericanos y las peticiones y deseos de las empresas chinas, aunque el BDC ha obtenido buenos resultados en los últimos años en esa materia.

 

Primero, los proyectos rectores generalmente tienen al Gobierno como principal prestamista. Es decir, el Gobierno dispone la devolución de préstamos de forma unitaria. En AL a menudo aparecen Gobiernos con debilidad financiera, un déficit financiero de varios años y una falta de capacidad para devolver grandes cantidades de nuevos préstamos. Por esa razón, a los bancos les cuesta proporcionar una autoridad de crédito a tales Gobiernos. Además, los departamentos gubernamentales o sus agentes en AL gestionan los proyectos con permiso especial PPP (Participación Público Privada) o BOT (acrónimo en inglés de Construcción-Operación-Traspaso), las empresas chinas enfrentan altos costes, pocas posibilidades de ganar una licitación, y se desvanecen su confianza y paciencia después de perder dos o tres procesos de licitación.

 

Yang Tianfu, contador general de PowerChina Limited, enumera tres desafíos que las compañías chinas enfrentan en América Latina: “Primero, el riesgo político. El inestable desarrollo político de los países latinoamericanos genera ciertas pérdidas a las empresas chinas, por lo que urge valorar los riesgos políticos. Segundo, el valor de la moneda local. Invertimos en dólares estadounidenses y renminbi (yuan), y cobramos en la moneda local. Los proyectos tienen normalmente un periodo largo de 10, 15 o 25 años, por lo que se debe considerar cómo reducir el riesgo de devaluación monetaria al elaborar el plan. Tercero, ventajas y control de costes. En la región latinoamericana hay muchos contratantes e inversionistas internacionales sólidos, los cuales pueden ser competidores y, al mismo tiempo, posibles socios de cooperación para las empresas chinas. Si no tenemos ventajas en costes, nos cuesta conseguir oportunidades y beneficios de inversión”.

 

7 de junio de 2018. Jornada de trabajo del IV Foro de Cooperación en Infraestructura China-América Latina y el Caribe en Macao.

 

Planificación integral

 

Tian Yunhai cree que se debe establecer y perfeccionar el mecanismo de cooperación chino-latinoamericano en infraestructura bajo el marco del Foro China-CELAC. Es necesario elaborar un plan integral que facilite la interconectividad, el comercio y el turismo. De acuerdo con la capacidad de aplicación y el proceso de desarrollo industrial y económico, se definirá el periodo de uno a tres, de tres a cinco o de cinco a diez años.

 

La Iniciativa de la Franja y la Ruta, como programa general de la reforma y apertura y cooperación económica en el futuro, ofrece posibilidades para la cooperación integral en construcción de infraestructura. En la Segunda Reunión Ministerial del Foro China-CELAC celebrada en enero pasado, China junto con 33 países latinoamericanos y caribeños emitió una declaración tomando la construcción de la Franja y la Ruta como la nueva plataforma de cooperación chino-latinoamericana. La viceministra de Comercio, Gao Yan, propuso, por la parte china, la conexión de infraestructuras como punto de partida para realizar el desarrollo interregional y compartir sus frutos.

 

“La Iniciativa de la Franja y la Ruta ha llegado a ser una nueva energía para el desarrollo bilateral y un estímulo para las empresas que participen en la gestión de la cadena industrial de los proyectos, de modo que ambas partes puedan beneficiarse”, manifestó Wang Wenzhong. Citó como ejemplo a su compañía, China Railway Construction Corporation: “Hemos invertido en una mina de cobre en Ecuador. Aunque solo tenemos el 30 % de acciones, participamos en toda la construcción de infraestructuras y en su gestión, materializando el desarrollo sostenible”.

 

Las empresas también tienen ventajas elaborando integralmente el plan de infraestructura. Yang Tianfu dijo que los logros conseguidos por China en esta materia vienen siendo apreciados por el mundo. PowerChina Limited, primera compañía en la lista de empresas eléctricas del mundo, tiene capacidad para planear proyectos ferroviarios y de energía hidroeléctrica y eólica, y puede participar en planes de energía e infraestructura en los países latinoamericanos.

 

Para elevar la calidad y actualizarse se necesita el empeño de ambas partes. Alejandro Blasco, director de Relación con Inversionistas de Banobras (México), sostiene que aunque su país ha llevado a cabo una serie de reformas desde 2012 a fin de mejorar el ambiente de inversión, no proporciona información suficiente a los departamentos privados, ni ha reservado proyectos con calidad de préstamos, razón por la que se estableció en 2017 la Dirección General Adjunta de Relación con Inversionistas. “Anhelamos la cooperación con empresas chinas y estamos dispuestos a ayudarles a conocer nuestro proceso laboral y de inversión, a conocer nuestras circunstancias y la de otros países latinoamericanos”, explicó.

 

La cooperación chino-latinoamericana en infraestructura promoverá el proceso de integración económica en esa región.

 

Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号