Primera página>Análisis

Una mayor estabilidad para Hong Kong

Source:China Hoy Author:EDUARDO ROLDÁN*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

 

Este 2020, Hong Kong está celebrando el 30.° aniversario de la promulgación de su Ley Básica o Fundamental, la misma que fue promulgada el 4 de abril de 1990 por la Asamblea Popular Nacional de China, aunque entró en vigor el 1 de julio de 1997. Hong Kong es parte de China. El Gobierno central tiene derecho a regular legislativamente a todas las partes de su territorio, en virtud de que Hong Kong es parte de China.

 

1 de julio de 2020. Más de 100 barcos de pesca en el puerto de Victoria celebran el aniversario del retorno de Hong Kong a la patria y la aprobación de la ley de seguridad nacional de Hong Kong.

 

Exitoso desarrollo económico

 

De acuerdo con el principio de “un país, dos sistemas”, se estableció la Región Administrativa Especial de Hong Kong (RAEHK), la cual ha sido muy exitosa en su desarrollo económico. En Hong Kong prevalece el libre mercado y su particular estilo de vida. Tiene un PIB per cápita de 41.000 dólares. Su deuda en relación con el PIB es del 0,05 %, la cual es de solo 162 millones de dólares. Su balanza comercial es de más de 900.000 millones de dólares. En Hong Kong ha prevalecido el sistema capitalista puro, y ha sido y seguirá siendo uno de los centros financieros más importantes del mundo.

 

Por su parte, la economía de la República Popular China se ha mantenido en general estable a pesar de la pandemia de COVID-19. El PIB aumentó un 6,1 % y llegó a 99 billones de yuanes. En 2019 se crearon 13,5 millones de puestos de trabajo y la tasa de desempleo urbano fue inferior al 5,3 %. El índice de precios al consumidor se elevó un 2,9 % y la balanza de pagos se mantuvo equilibrada. La solidez de su economía se refleja en sus reservas mundiales, que son las más grandes del mundo. Todo ello no es más que un reflejo del papel que está desarrollando China como la segunda economía del mundo, y representa también el desarrollo social y económico del país y de sus 1400 millones de ciudadanos.

 

Consecuentemente, esto ha dado la pauta para que el Gobierno chino haya anunciado que “dejará de usar el dólar estadounidense en ciertas transacciones para dar paso a su moneda virtual. Se trata del e-RMB, la cual será una alternativa funcional al sistema de liquidación en dólares, que puede reducir el impacto de sanción o una amenaza de exclusión de otras naciones. La nueva moneda digital no será una criptomoneda, pues será administrada por el Banco Popular de China (el banco central del país), estará vinculada 100 % al yuan y podrá ser usada por distintos medios de pago digitales dentro de China”.

 

30 de junio de 2020. Ciudadanos de Hong Kong salen a la zona de Causeway Bay para apoyar la ley de seguridad nacional y cantar el himno nacional.

 

Una medida esencial

 

Todo lo anterior nos lleva a entender la posición del Gobierno central ante los hechos y acciones acontecidos en los pasados meses en Hong Kong, generados por actores e intereses políticos al interior y al exterior de la RAEHK, bajo la consigna de que la nueva legislación en materia de seguridad “afectaría los derechos y la libertad de los habitantes hongkoneses y la confianza de los inversores en esta región”.

 

Sin embargo, el objetivo es desestabilizar a China y detener su avance exitoso socioeconómico y tecnológico. ¿Qué busca el Gobierno central en su relación con Hong Kong? La respuesta es clara. Dar estabilidad económica, política, jurídica, seguridad y certidumbre a su país, donde Hong Kong es parte de China bajo el principio de “un país, dos sistemas”.

 

En mayo pasado se realizó la XIII Asamblea Popular Nacional (APN) de China. En esta, un tema central abordado fue la discusión y aprobación de la ley de seguridad de Hong Kong, la misma que busca establecer y mejorar el engranaje jurídico para preservar la soberanía de China, la integridad de su territorio y salvaguardar la seguridad de la RAEHK.

 

La Ley Básica de Hong Kong establece en su artículo 23 el establecimiento de una ley de seguridad para la RAEHK. Hubo un intento en 2003 para legislar al respecto, pero diferentes fuerzas políticas se opusieron a ello, curiosamente algunas de esas fuerzas políticas que han estado provocando disturbios y enfrentamientos frente a las fuerzas del orden en Hong Kong en los pasados meses.

 

A partir del 1 de julio de 1997, donde fui testigo de la transferencia de la soberanía de Hong Kong a China en calidad de cónsul general de México, la RAEHK ha estado prácticamente en un estado de indefensión en esa materia. Por ello, la ley sobre seguridad en Hong Kong aprobada por la APN “es una medida imperativa y esencial para cubrir las lagunas en la seguridad nacional para Hong Kong, y así garantizar la implementación de la política de ‘un país, dos sistemas’”. Es decir, el sustento legal de la administración de Hong Kong por parte del Gobierno chino es la Constitución y la Ley Básica. En esta última quedaron integrados los principios de la Declaración Conjunta Chino-Británica del 19 de diciembre de 1984. Consecuentemente, es claro que China ha cumplido con todas las obligaciones internacionales.

 

 
 
*Eduardo Roldán fue presidente de la Asociación del Servicio Exterior Mexicano (ASEM) y presidente de la Asociación Mexicana de Estudios Internacionales (AMEI). Además, fue embajador de México en Argelia, Libia, Mauritania y Túnez, y cónsul general de México en Hong Kong.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号