Primera página>Análisis

Cómo se beneficia Latinoamérica del sueño chino

Source:China Hoy Author:MARIA OSTERLOH*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
Ediciones en diversos idiomas del libro Xi Jinping: La gobernación y administración de China. Dong Ning

 

Con 70 años de la fundación de la República Popular China, sus habitantes y el mundo observan con gran atención y detenimiento las acciones tomadas por Xi Jinping, un líder con mucha visión y determinación que resalta en la historia actual de China y que se ha posicionado como uno de los líderes más poderosos del mundo. Entre sus méritos como jefe de Estado más conocidos resalta el delineamiento del sueño chino, la propuesta de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, su defensa de la globalización y la apertura comercial frente a las crecientes tendencias proteccionistas en el mundo, etc.

 

En 2014 se publicó su libro titulado Xi Jinping: La gobernación y administración de China. El libro de Xi recoge temas importantes que bosquejan la visión y objetivos del futuro desarrollo de la nación china en una compilación de sus discursos, entrevistas y directrices dadas entre noviembre de 2012 a junio de 2014. El objetivo del texto es difundir, para su mejor entendimiento, la filosofía y los conceptos en los que se basa la gobernanza de China para el desarrollo de sus políticas tanto nacionales como las dirigidas hacia su relación con el mundo.

 

El principal tema del libro es el conseguir el sueño chino, que se basa en dos grandes objetivos según Xi: “Duplicar para 2020 el PBI y la renta per cápita de la población urbana y rural de 2010, culminando así la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada en beneficio de los más de mil millones de chinos. La segunda, materializar la transformación de China en un país socialista moderno, próspero, poderoso, democrático, civilizado y armonioso en 2049, año del centenario de la fundación de la Nueva China” (pág. 400). En otras palabras, viene a ser el perfeccionamiento del sistema socialista a través de políticas y planes basados, entre otros pensamientos importantes como los de Mao Zedong o Deng Xiaoping, en el “socialismo con peculiaridades chinas de la nueva era”, introducido en el Estatuto del Partido Comunista de China (PCCh) y en la Constitución del país en 2017 por Xi Jinping. Este se basa en el desarrollo de cinco áreas generales: la económica, la política, la social, la cultural y la civilización ecológica; y en cuatro integralidades: construir una sociedad modestamente acomodada, profundizar la reforma, construir una China regida por la ley, y la gobernación integral y rigurosa del PCCh.

 

Globalización y continua apertura comercial

 

Como se mencionó, uno de los méritos del presidente chino es su expreso apoyo y defensa de la globalización, siendo la apertura comercial y el multilateralismo temas que se mencionan reiteradamente en diferentes capítulos de su libro para el logro del sueño chino. En este caso podemos ver el acercamiento de China a América Latina en los últimos años con la participación activa en bloques económicos como la Alianza del Pacífico, el Mercosur, así como el establecimiento del Foro China-Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), el establecimiento de la asociación estratégica integral entre China y la región en 2014 y la inclusión de América Latina y el Caribe (ALC) en la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR) desde 2017 –y su interés por suscribir memorandos de entendimiento de manera bilateral–, a la que ya 19 países de la región se han sumado.

 

Asimismo, China quiere hacer partícipe a ALC de la apertura de su gran mercado, donde cada vez más su creciente clase media demanda una variedad de productos alimenticios que contribuyan al mejoramiento de su calidad de vida. Así pues, por ejemplo, China hizo una especial invitación a los países que conforman la CELAC para que participaran en la primera Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE, por sus siglas en inglés), que se realizó en 2018 y donde 13 países de la región pudieron promocionar sus mejores productos agroindustriales. Esta feria representó una gran oportunidad para países como Perú, Chile y México, que ya tienen acuerdos con plataformas chinas de comercio electrónico, a fin de incrementar la presencia de sus productos y llegar más rápido al consumidor chino.

 

Stand de Chile en la segunda CIIE. Dong Ning

 

Asimismo, China ha mostrado gran interés en la industrialización, el incremento de la capacidad productiva y el cierre de la brecha de infraestructura de América Latina, destinando fondos de inversión y préstamos especiales, y proponiendo un marco de cooperación para lograrlo en las diferentes iniciativas que ha propuesto a Latinoamérica. Sumado a esto está la IFR, con la que China ya ha estado haciendo grandes inversiones en la región. Tenemos el ejemplo de Perú, donde se construirá un gran puerto en la provincia de Chancay (Lima) y se invertirá la suma de 3000 millones de dólares. Se proyecta que será un hub en América del Sur, donde además se dice que la empresa china Huawei establecería un centro de ensamblaje de sus teléfonos.

 

China quiere hacer partícipe de la concretización del sueño chino a todo el mundo y lo está trabajando arduamente en estos últimos años para llegar a la meta. Esta es una gran oportunidad para que América Latina diversifique más su larga tradición comercial con China, que se ha basado por mucho tiempo en la exportación de materias primas, en la importación de productos manufacturados y en la atracción de inversiones. Desde 2013, la IFR muestra que China está cada vez más abierta a cooperar en diferentes áreas y aquí la región, a través del foro China-CELAC, por ejemplo, o también de manera bilateral, puede proponer acciones de cooperación como en tecnología e innovación. Actualmente China es el segundo mayor socio comercial de ALC y, dentro de esto, Brasil, Chile, Perú y Uruguay tienen al gigante asiático como su primer socio comercial.

 

Asimismo, la evolución de la economía latinoamericana está íntimamente ligada a la de la economía china, especialmente desde la década de 1990, ya que desde entonces China aumentó su comercio y su inversión con la región.

 

El resurgimiento de China como una gran potencia es inminente en el futuro próximo, pues el proteccionismo de Estados Unidos solo hace que China se vuelva más importante para el mundo al abrir más su mercado. Por esta razón, es importante que los países latinoamericanos comprendamos su cultura, idioma e idiosincrasia para así poder negociar desde la perspectiva del mejor entendimiento, y así ser partícipes más activos y mayores beneficiarios del desarrollo de China que es omnidireccional.

 

Xi Jinping ofrece estabilidad al desarrollo económico de China y con esto también estabilidad al mundo, pues, como se sabe, desde hace una década China es el motor de la economía mundial contribuyendo en 30 % a esta.

 

 
 
*María Osterloh es investigadora del Centro de Estudios Asiáticos (CEAS) de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Perú).

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号