Primera página>Análisis

El Foro de Boao, el nuevo espacio de la cooperación en Asia

Source: Author:LIU DONG
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
 
El mundo viene experimentando transformaciones sin precedentes en cien años: el proceso de globalización económica vive profundos cambios, el mecanismo multilateral mundial se está ajustando, y el sistema internacional existente y el orden global deben ser profundamente transformados y remodelados.

 

En 2019, la turbulenta situación económica mundial ha resultado en el aumento de la incertidumbre y la inestabilidad. Asia, como un polo importante en la configuración económica mundial, es la región donde se concentra el mayor número de economías emergentes. Ante la actual situación internacional, la interacción económica entre Asia y el mundo está mostrando una nueva tendencia.

 

La Conferencia Anual del Foro de Boao para Asia 2019, celebrada a fines de marzo, se centró en la cooperación en la región, analizó el impulso que la reforma y apertura de China ha traído a su economía, y divisó sus perspectivas de desarrollo.

 

Coloquio del Foro de Boao para Asia 2019: “Construyendo rutas para la globalización”.

 

Cooperación regional activa

 

A principios de este año, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) redujeron sus expectativas del crecimiento económico mundial de 2019 y 2020, lo que demuestra que el impulso del crecimiento económico mundial es insuficiente y que existen muchas incertidumbres, contradicciones estructurales y desequilibrios de desarrollo.

 

En este caso, Hans-Paul Bürkner, presidente de The Boston Consulting Group, enfatizó que la única solución para lidiar con la incertidumbre es unirse y actuar juntos, y la clave reside en la cooperación.

 

En 2018, las economías asiáticas eligieron la colaboración y tomaron medidas efectivas para promover el proceso de integración. De acuerdo con el Informe sobre el Proceso de la Integración Económica de Asia, de 2017 a 2018 se firmaron 17 nuevos tratados de libre comercio en Asia y cerca de 70 acuerdos bilaterales estaban en negociación. El proceso de los tratados de alto nivel, como el Tratado de Integración Progresista de la Asociación Transpacífico (CPTPP, siglas en inglés) y el de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP, siglas en inglés) se ha acelerado. Asia-Pacífico es, sin duda, la región más activa y su autonomía económica sigue creciendo.

 

“La economía asiática muestra una perspectiva muy buena y se espera que se convierta en la zona más grande de cooperación regional en el mundo”. El Informe Anual de Competitividad Asiática 2019, publicado por el Foro, señala que las economías asiáticas que experimentaron la crisis financiera regional y la internacional han aumentado su capacidad de resistir los riesgos y siguen impulsando la apertura económica y la cooperación, para ser uno de los motores principales del desarrollo económico mundial.

 

Zhang Tao, vicepresidente del FMI, señaló que si se eliminan todas las barreras no arancelarias, la economía asiática se beneficiará de un aumento del 10 % al 15 % del PIB en la próxima década.

 

El Informe también indica que al ser el mayor centro de convergencia del comercio internacional en Asia, la economía china, a pesar de recibir muchos impactos externos y de mostrar una tendencia a la baja, ha logrado un crecimiento estable en general y ha mostrado una fuerte capacidad de resistencia al impacto, actuando como un pilar fundamental de la economía asiática.

 

En respuesta a la amplia y profunda revolución tecnológica y la transformación industrial en el mundo de hoy, la economía asiática está pidiendo un nuevo impulso para mantener el desarrollo sostenible. La cuarta revolución industrial basada en la tecnología digital es un elemento clave que remodelará el panorama económico asiático.

 

Jenny Shipley, ex primera ministra de Nueva Zelanda, señaló que la tecnología 5G tendrá un papel transformador y cambiará permanentemente muchas cosas. En 2050 la economía mundial aumentará, pero la proporción de Estados Unidos en ella disminuirá y la de nuestra región crecerá. Promover una mayor integración de la economía asiática es una tarea importante para los líderes de la región.

 

Muchos trabajadores temen que el progreso tecnológico genere desempleo. Con respecto a este tema, Zhang Yuyan, miembro de la Academia China de Ciencias Sociales y director general del Instituto de Economía y Política Mundial de dicha entidad, manifestó que desde el punto de vista del desarrollo humano, el avance tecnológico no necesariamente conduce al desempleo, sino que promueve el trabajo. El progreso tecnológico y el empleo no son mutuamente excluyentes.

 

Hitoshi Suzuki, miembro del Consejo de Administración del Banco de Japón, también comentó que ciertas personas están creando acordes disonantes con respecto a la tecnología de vanguardia, argumentando que las nuevas tecnologías serán perjudiciales. “La tecnología, sin embargo, avanza lentamente y hace nuestra vida más fácil. Nosotros debemos hacer ajustes durante este largo período de tiempo. Lo más importante es que tenemos que aprender cómo mantener una actitud abierta hacia los próximos cambios y cambiar nosotros mismos”, mencionó.

 

China promueve el desarrollo común de Asia

 

La expresidenta filipina Gloria Macapagal Arroyo tuvo una detenida reflexión sobre el modelo de desarrollo y el futuro de China. “Hemos visto cómo China ha logrado una posición de liderazgo sin precedentes en su historia. La política de reforma y apertura ha liberado a 800 millones de personas de la pobreza, y ahora el país se está convirtiendo en una de las economías más grandes del mundo”. Arroyo cree que la reforma y apertura de China, en las últimas cuatro décadas, ha presentado un nuevo modelo de desarrollo económico para el mundo, un modelo que está ayudando a China a convertirse en un gigantesco mercado económico y en un socio para el desarrollo mundial.

 

El Informe Anual de Competitividad Asiática 2019 evalúa la competitividad integral de 37 economías del continente, tomando en consideración los siguientes indicadores: la eficiencia de la administración empresarial, el estado de la infraestructura, la vitalidad económica general, el nivel de desarrollo social, los recursos humanos y la capacidad de innovación. China ha ocupado el noveno lugar durante seis años consecutivos y su vitalidad económica general llegó al primer puesto.

 

Según dicho informe, en términos de crecimiento económico, de empleo y de precios e ingresos, el desempeño económico de China se ha mantenido en un rango apropiado, se ha optimizado la reestructuración económica, y la calidad y eficiencia del desarrollo están mejorando.

 

El expresidente francés François Hollande señaló que China sobresale hoy en tecnología y tiene conocimientos técnicos en muchas áreas. El país ha fabricado muchos productos de alta calidad en todo el mundo. Lo que China debe hacer ahora es elegir un modelo que esté abierto al mundo. El modelo de China se mantiene en ajuste constante y autodefinición, y ha establecido valiosas relaciones de cooperación con muchos países importantes de la región, lo que ha contribuido a mantener su crecimiento y la garantía de un entorno internacional pacífico.

 

En un contexto de expansión del proteccionismo global, China se ha adherido a la expansión de su apertura, ha apoyado firmemente la liberalización comercial y la globalización económica con una serie de medidas, y los dividendos de esa apertura han beneficiado a la economía mundial, especialmente a los países asiáticos.

 

Li Baodong, secretario general del Foro de Boao para Asia, comentó que la dependencia intrarregional de la inversión comercial directa se ha mantenido por encima del 50 %, y que la integración regional en Asia se ha acelerado. Como una iniciativa importante para construir un nuevo patrón de apertura integral, la Franja y la Ruta ha promovido la integración vigorosa de la economía en Asia y Europa y ha mejorado la competitividad de Asia. Los países a lo largo de la Franja y la Ruta han promovido la formación de un gran mercado en la región asiática, a través de la construcción y la consulta conjunta, la promoción del comercio y la inversión mutuamente beneficiosa.

 

Según el informe anual publicado por el Foro, más de 130 países y organizaciones internacionales, incluidos muchos países asiáticos, han firmado acuerdos de cooperación en el marco de la Franja y la Ruta con China. El volumen comercial de bienes entre China y los países a lo largo de la Franja y la Ruta ha superado los 5 billones de dólares, con una inversión directa en el exterior de más de 60.000 millones de dólares, creando más de 200.000 empleos para los locales.

 

La implementación de la iniciativa también permite a los países concernientes beneficiarse de los intercambios culturales, la cooperación médica, el alivio de la pobreza con el desarrollo educativo, las finanzas inclusivas, el turismo, la protección ecológica y la reducción de la brecha digital.

 

En los últimos seis años se ha ampliado la cooperación regional. La construcción entre todos los países asiáticos de la Franja y la Ruta, abierta, inclusiva, equilibrada y beneficiosa, es un enfoque eficaz para superar la incertidumbre global y crear una comunidad de destino de la humanidad.

 

“China se ha convertido en el motor y amortiguador más grande de la economía global”, comentó David Daokui Li, director del Centro Académico para la Práctica y el Pensamiento de la Economía China de la Universidad Tsinghua. “China debería participar más en la gobernanza global conjunta y trabajar con Europa y Estados Unidos en las reglas del comercio internacional. Participar en la gobernanza global es tarea de China”.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号