Primera página>Análisis

China extiende su mano solidaria

Source: Author:HELMUT MATT*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
 
El año pasado China celebró el 40.o aniversario de su política de reforma y apertura, la cual ha llevado al país a un éxito sin precedentes. En cuatro décadas pasó de ser un país atrasado del tercer mundo a una de las principales economías del globo. Hoy, beneficiándose de esta reforma, una parte considerable de los chinos se han enriquecido y el Gobierno chino, sin duda alguna, logrará su objetivo de construir de manera integral una sociedad modestamente acomodada en 2020.

 

El desarrollo que China ha logrado desde que se inició la reforma y la apertura ha sido impresionante. El camino que ha tomado ha sido único.

 

1 de octubre de 2018. Torre de la isla de Jintang, la cual forma parte del proyecto de interconexión energética de Zhoushan, en la provincia de Zhejiang.

 

Cuarenta años de desarrollo

 

A fines de la década de 1970, el líder chino Deng Xiaoping se dio cuenta de que la situación difícil en la que se encontraba el país requería un cambio fundamental de dirección. En ese momento, un análisis crítico sobre la etapa de desarrollo de China era un requisito previo obligatorio para la exitosa formulación de una nueva estrategia. Era obvio que China, con su inmenso potencial laboral y muy bajos costos de producción según los estándares internacionales, tenía condiciones muy favorables para una rápida recuperación de su economía.

 

“No importa si el gato es blanco o negro, siempre que atrape ratones”. Con este lema poco ortodoxo y pragmático, Deng logró un viraje favorable para el país en poco tiempo. Como resultado de este cambio estratégico, China pudo alcanzar logros considerables en el campo de la consolidación económica y la conexión al mercado mundial en la fase temprana de su reforma y apertura.

 

Así como el pueblo chino se liberó de los invasores extranjeros con su propio esfuerzo y luchó con éxito por su independencia, una vez iniciada la reforma y apertura los chinos se dedicaron a trabajar a fin de tomar el destino de su economía en sus propias manos.

 

La elección de un nuevo y moderno socialismo, en otras palabras, un socialismo con peculiaridades chinas, fue, sin lugar a dudas, una gran aventura. Hasta ese momento no se conocía ninguna experiencia de ese tipo, ni ningún país se había arriesgado en probarla.

 

Mientras el país iba desarrollando un dinamismo impresionante, el Partido Comunista de China (PCCh) se encargaba de sostener los principios básicos importantes y de preparar las condiciones básicas necesarias valiéndose de las políticas internas y externas orientadas hacia el futuro.

 

El modelo de China se hizo particularmente evidente con el establecimiento de las zonas económicas especiales a fines de la década de 1970, y con las zonas piloto de libre comercio de hoy. El concepto de recopilar la experiencia de las zonas piloto y aplicar luego el conocimiento adquirido y las prácticas perfeccionadas a nivel nacional ha sido inteligente, exitoso y único.

 

Durante la implementación de su política de reforma y apertura, China siempre ha mostrado tener una capacidad de adaptación y ha sometido continuamente su estrategia a un proceso de aprendizaje y desarrollo. Esto le ha permitido al país alcanzar una serie de éxitos a lo largo de varias décadas.

 

China se sigue considerando como el mayor país en vías de desarrollo del mundo. Sin embargo, sus sectores económico, científico y tecnológico ya se han convertido en una fuerza motriz para la economía mundial y son considerados una fuente de ideas y pioneros en muchas áreas.

 

Si bien el crecimiento chino inicialmente se basó, en gran medida, en su fortaleza rentable de producción y en los bajos precios resultantes en el mercado mundial, los parámetros económicos globales se han desplazado fuertemente hacia un crecimiento de mejor calidad.
29 de septiembre de 2018. Segunda tienda insignia de la marca LEGO inaugurada en Shanghai.

 

 

Además, la globalización económica en todos los sectores sigue siendo importante. El 28 de enero de 2013, en la tercera sesión de estudio en grupo del Buró Político del XVIII Comité Central del PCCh, el presidente de China, Xi Jinping, expresó la necesidad de adquirir una visión global. “De esta manera podremos promover el desarrollo nacional de China y ampliar la apertura al mundo, promover el desarrollo tanto de China como del mundo, así como los intereses del pueblo chino y de otros pueblos”, dijo Xi en aquella oportunidad.

 

El PCCh, en una etapa temprana, reconoció el cambio del enfoque político global y adoptó sus propios conceptos estratégicos en consecuencia. Vale la pena echar un vistazo minucioso a la “perspectiva global” planteada por el presidente chino.

 

Aquí el segundo concepto central del presidente Xi entra en juego, es decir, la construcción de una comunidad de destino de la humanidad. “Una comunidad de destino común, un hogar compartido por la humanidad” fue el título del discurso que Xi Jinping dio el 28 de septiembre de 2015 en el debate general de la 70.a Sesión de la Asamblea General de la ONU, en Nueva York.

 

Xi hizo un llamado a establecer asociaciones en las que los países se traten como iguales, lleven a cabo consultas conjuntas y demuestren comprensión entre sí; establecer un marco de seguridad caracterizado por la equidad y la justicia; buscar una perspectiva de desarrollo abierta, innovadora, inclusiva e impulsada por la cooperación de beneficio mutuo; abogar por un intercambio de civilizaciones con una armonía incluyente y tolerante frente a los diferentes puntos de vista; y construir un ecosistema en el cual prevalezcan la naturaleza y el desarrollo ecológico.

 

A pesar de que en otras partes se están pidiendo un aislamiento y mayores impuestos aduaneros proteccionistas, China viene extendiendo su mano al mundo para resolver los problemas y las tareas del futuro. La coexistencia pacífica, la cooperación y la cooperación de beneficio mutuo siempre han sido los temas principales del camino socialista de China.

 

En la Conferencia Central de Trabajo Económico, que tuvo lugar entre el 19 y el 21 de diciembre de 2018 en Beijing, se estableció la hoja de ruta para el desarrollo económico de 2019. El objetivo es lograr un desarrollo orientado por la calidad, así como ampliar el mercado interno de China para resistir el proteccionismo en el entorno global.

 

Estos aspectos son necesarios considerar a la hora de entender la Iniciativa de la Franja y la Ruta, la cual demuestra la exitosa apertura de China y subraya la voluntad del país de intensificar la cooperación con otras naciones sobre la base del beneficio mutuo. En este caso, la iniciativa proporciona una nueva fuerza motriz a la economía nacional e internacional. No solo tiene un propósito económico, sino que es también un puente entre diferentes pueblos y culturas, como indicó el jefe de Estado chino.

 

El socialismo chino impulsa una creciente cooperación y la solidaridad internacional. Detrás de esto está la comprensión de que los desafíos de un mundo globalizado cada vez más complejo solo pueden enfrentarse con una actitud pacífica, abierta y cooperativa.
13 de noviembre de 2018. Una imagen muestra la zona financiera de Lujiazui en Shanghai. Fotos de VCG

 

 

Innovación y mejoramiento de la calidad

 

A pesar de que en los inicios de la reforma y apertura China colocó una gran cantidad de productos a precios bajos en el mercado mundial, hoy en día, la tecnología 5G, la inteligencia artificial, la energía solar fotovoltaica y los productos de alta tecnología están determinando la dirección de dicho país.

 

China adoptó rápidamente la tecnología madura de los países desarrollados, y hoy está en una posición en la que no solo proporciona ímpetu, sino que también toma la iniciativa en áreas clave.

 

En solo 40 años, China se ha convertido en la segunda mayor economía del mundo. Hoy representa más del 30 % del crecimiento de la economía mundial.

 

Si se quiere hallar la razón del espectacular éxito de China, queda claro que el liderazgo chino, bajo la guía del PCCh, ha prestado mucha atención a los factores externos en cada fase de su proceso de reforma y apertura, ha respondido bien a los llamados de la era y ha encontrado respuestas inteligentes a preguntas y requisitos respectivos.

 

En lugar de dejar algunos sectores a una tercera parte, China se ha involucrado en gran medida en la expansión masiva de su educación, investigación y enseñanza, y ha comenzado a desarrollar sus propias soluciones en campos altamente desarrollados.

 

Desde el XVIII Congreso Nacional del PCCh, acelerar el desarrollo científico y tecnológico se ha convertido en unos de los pilares esenciales del concepto de desarrollo chino.

 

Asimismo, China está orgullosa de sus logros en el campo de la investigación y la innovación científica y tecnológica. Está expandiendo continuamente su red de trenes de alta velocidad y es una de las naciones líderes en el mundo en el campo de la tecnología informática.

 

Una ganancia para el mundo

 

Como señaló el presidente Xi Jinping en el informe presentado ante el XIX Congreso Nacional del PCCh, “con la entrada del socialismo con peculiaridades chinas en la nueva época, la contradicción principal de la sociedad de nuestro país ha pasado a ser la que existe entre la creciente demanda del pueblo por una vida mejor y el desarrollo desequilibrado e insuficiente”.

 

Los éxitos del desarrollo económico de China en los últimos 40 años se debieron a la aplicación de la política de reforma y apertura, por lo que China abrirá aún más sus puertas al mundo para garantizar un desarrollo de alta calidad.

 

Por esta razón, el Gobierno chino ha tomado una serie de nuevas medidas para promover su apertura. China desea alentar a todos los países a aumentar su inversión en el mercado chino. Un ejemplo es la primera Exposición Internacional de Importaciones de China realizada en noviembre de 2018 en Shanghai.

 

La creciente prosperidad del pueblo chino también aumenta la demanda de bienes importados. Esto abre enormes oportunidades de desarrollo para la economía, no solo para China, sino para todo el mundo.

 

China está extendiendo la mano al mundo y es hora de que los países y sus empresas aprovechen esta oportunidad.

 

 
 
*Helmut Matt es un conocido escritor y sinólogo alemán.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号