Primera página>Análisis

El rumbo de China este 2019

Source: Author:MICHAEL ZÁRATE*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
7 de marzo de 2019. El ministro de Hacienda, Liu Kun, en una conferencia de prensa en el marco de la segunda sesión de la XIII Asamblea Popular Nacional. Cnsphoto

 

Usualmente la llegada de las “Dos Sesiones” genera una gran curiosidad en la comunidad internacional: conocer cuál será la nueva meta del crecimiento económico de China. Sin embargo, las sesiones de este año de la Asamblea Popular Nacional (APN) y del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh) despertaron también interés por la aprobación de la Ley de Inversión Extranjera, en un contexto en el que China busca abrir aún más su apetecible mercado y mantener un crecimiento estable que asegure, por ejemplo, la erradicación de la pobreza absoluta. Por ello, 2019 se presenta como el año decisivo en su camino a convertirse en una sociedad modestamente acomodada.

 

Maniobrar con cautela

 

La decisión del Gobierno chino de rebajar la meta del crecimiento del PIB para este año a un rango del 6 al 6,5 % explica no solo la incertidumbre externa e interna que afronta la economía china, como lo sostuvo Cheng Shi, economista en jefe de ICBC International, sino también esta transición de pasar de tasas de crecimiento de dos dígitos a un desarrollo sostenible y de alta calidad. Días después de que se conociera la meta del PIB chino, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) redujo también su estimación del crecimiento de la economía mundial para 2019 de un 3,5 a un 3,3 % debido a tres aspectos: el aumento de la incertidumbre política, las tensiones comerciales persistentes y una continua disminución de la confianza de las empresas y los consumidores. De ahí que China tenga que maniobrar con cautela ante un panorama aún complicado.

 

En entrevista con China Hoy, Donaji Olivera Reyes, diputada por el partido Morena en el Congreso de la Ciudad de México, destacó el nuevo rango de meta de la economía china. “Sabemos del profundo esfuerzo político, económico y social que ha hecho China desde hace décadas”, puntualizó Olivera, quien aseguró que el Gobierno mexicano de Andrés Manuel López Obrador tiene la voluntad política de llegar a acuerdos comerciales con China que signifiquen un real beneficio mutuo. “Será vital para México aprovechar las buenas condiciones que ha establecido China sobre la facilidad de hacer negocios”.

 

A fin de impulsar la economía china, reducir la presión sobre las pequeñas empresas y continuar con la mejora de la calidad de vida de la población, el Gobierno ha anunciado una considerable reducción de impuestos y tarifas por casi 2 billones de yuanes (298.000 millones de dólares), una medida que será la prioridad de la política fiscal de este año, como lo confirmó el ministro de Hacienda de China, Liu Kun. El país aumentó también su objetivo de déficit fiscal al 2,8 % del PIB para 2019, cifra superior en 0,2 puntos porcentuales a la del año pasado. “La medida fortalecerá el ajuste anticíclico para facilitar un desarrollo económico estable y rápido”, explicó el ministro Liu.

 

Zeng Guang’an, diputado de la XIII Asamblea Popular Nacional y presidente de Guangxi Liugong Group Co., Ltd, señaló que, por ejemplo, la reducción de impuestos y tarifas fue fructífero el año pasado para la ciudad de Liuzhou, en la región autónoma zhuang de Guangxi (al sur de China). “En Liuzhou se redujeron más de 9600 millones de yuanes en impuestos y 470 millones en tarifas”, dijo Zeng a China Hoy. “Además, la tasa del IVA bajó del 17 al 16% y el impuesto por uso de la tierra disminuyó de 3 a 2 yuanes por metro cuadrado. Todo eso fue muy beneficioso para nuestra empresa”.

 

Por su parte, el primer ministro Li Keqiang precisó que China reducirá los costos de financiación para las pequeñas y microempresas en un punto porcentual más este año. El 15 de marzo, en una rueda de prensa tras la clausura de la sesión anual de la APN, el premier Li reiteró que China busca también con estas medidas prevenir los riesgos financieros sistémicos, una de las “tres duras batallas” que el Gobierno chino se ha propuesto librar.

 

“Los recortes de impuestos y tarifas, junto con la reforma administrativa y la regulación imparcial, son medidas importantes para contrarrestar la presión a la baja sobre la economía e impulsar la vitalidad del mercado”, añadió Li Keqiang. “El propósito es garantizar un crecimiento estable y sostenido de la economía china”.

 

Como precisó Ning Jizhe, subdirector de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, con el ánimo de estimular la capacidad de adquisición de su población, China incentivará el consumo de ciertos productos, como vehículos de nuevas energías y electrodomésticos ecológicos (una manera, además, de apuntalar la lucha contra la contaminación, otra de las “tres duras batallas”), pero también impulsará sectores como el turismo, el cine, la atención sanitaria y la asistencia infantil y geriátrica. Debe tenerse en cuenta que el gasto en consumo contribuyó con un 76,2 % al crecimiento del PIB chino en 2018, lo que significó su sexto año consecutivo como principal impulsor del crecimiento económico del país.

 

La Ley de Inversión Extranjera

 

En consonancia con este aliento del consumo, las “Dos Sesiones” mostraron la decisión china de dar un paso más en cuanto a la apertura. La Ley de Inversión Extranjera, aprobada el 15 de marzo, busca atraer más el capital extranjero con la adopción de medidas que generen confianza en el inversionista: una mayor reducción de la “lista negativa” (que señala las áreas fuera del alcance de los inversionistas extranjeros), un trato igualitario en el acceso al mercado, un trato justo en términos de compras gubernamentales, registro y otras actividades posteriores al establecimiento, entre otras disposiciones.

 

“Celebramos que China tenga una ley que favorezca la inversión extranjera en términos de transparencia e igualdad”, mencionó Laura Valdivieso, viceministra de Comercio Exterior de Colombia, quien a mediados de marzo cumplió una visita oficial a China. En diálogo con la cadena CGTN, Valdivieso recordó que Colombia acaba de aprobar una ley de financiamiento que presta mucha atención también a la llegada de inversión extranjera. “Eso es precisamente lo que queremos mostrarles a las empresas chinas: todo el marco regulatorio que también tenemos para promover la inversión”, añadió.

 

En conferencia de prensa, Wang Chen, vicepresidente del Comité Permanente de la APN, destacó que la Ley de Inversión Extranjera sustituya tres leyes anteriores. “La unificación de disposiciones para la entrada, promoción, protección y gestión de la inversión extranjera hace que esta ley tenga un carácter fundamental y sea una innovadora mejoría para la atracción de capital extranjero”, mencionó. Hasta fines de 2018, se habían establecido alrededor de 960.000 empresas de inversión extranjera en China, con una inversión extranjera directa (IED) acumulada de 2,1 billones de dólares. Según la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, siglas en inglés), la IED en China se ha ubicado durante 27 años consecutivos en el primer lugar entre los países en desarrollo.

 

Cabe resaltar, además, que solo en los dos primeros meses de este 2019, la IED en la parte continental de China aumentó un 5,5 % interanual y sumó 147.110 millones de yuanes, según cifras del Ministerio de Comercio.

 

La senadora mexicana Claudia Anaya Mota destacó que con la nueva Ley de Inversión Extranjera se les esté brindando una mayor certeza jurídica a los empresarios extranjeros. “Si el pueblo chino tiene esa disposición de apertura y de dar una certeza jurídica, como lo veo en las acciones del banco ICBC en México, entonces China seguirá creciendo como lo ha venido haciendo hasta ahora”, manifestó Anaya en el marco del foro “Dos Sesiones 2019”, organizado en la Ciudad de México por la Filial Latinoamericana de China Hoy.

 

En el mismo foro se pronunció el destacado académico Enrique Dussel Peters, quien recordó que, después de EE. UU., China es el principal país que atrae IED a nivel global. “China tiene regulaciones muy diferentes al resto del mundo. Mientras que en otros países hay ‘listas positivas’, China tiene ‘listas negativas’. China define según sus estrategias de desarrollo a dónde invita a la inversión extranjera”, señaló Dussel Peters, quien dijo que la nueva ley refleja una creciente maduración económica y política de China en materia de regulaciones y atracción de la IED.

 

Las nuevas políticas en beneficio del capital extranjero y la considerable reducción en impuestos y tarifas fueron también resaltadas por el subsecretario de Turismo de México, Simón Levy Daba. En diálogo con China Hoy, Levy explicó que estas medidas significarán un beneficio directo para las compañías mexicanas dedicadas al sector turístico. De hecho, en los últimos años el turismo chino ha crecido enormemente en México: un 250 % según cifras manejadas por el subsecretario Levy. “Al cierre de 2018 recibimos a más de 135.000 turistas chinos”, sostuvo. “Esto se debe fundamentalmente a los esfuerzos que se vienen haciendo desde hace varios años”.

 

La diputada mexicana Donaji Olivera consideró que con las medidas para estimular el consumo de la población china, se debe fomentar más la llegada del turista de ese país, aprovechando que su perfil ha experimentado ya cambios. “Los chinos buscan ahora lugares más lejanos y México representa un gran mercado. Los jóvenes chinos cada vez más viajan solos, a diferencia de antes, que lo hacían en grupos”. Muchas son las expectativas que genera la nueva Ley de Inversión Extranjera al otro lado del Pacífico.

 

 
 
*Con información de Carmen González, de la Filial Latinoamericana de China Hoy en México.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号