Primera página>Entrevistas

“Uruguay se benefició de la experiencia china”

Source:China Hoy Author:MICHAEL ZÁRATE
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

 

La lucha contra la pandemia no da tregua y América Latina ha superado ya a Europa en número de casos confirmados del nuevo coronavirus. Sin embargo, en medio del sombrío panorama en la región, destaca el caso de Uruguay, un país con un bajo número de contagios y decesos. Para conocer un poco más sobre este tema y las perspectivas de la cooperación en diversos ámbitos con China, dialogamos con el embajador de Uruguay en el país, Fernando Lugris.
El embajador Fernando Lugris en la sede diplomática de Uruguay en China.

 

 

China Hoy (CH): El caso de Uruguay en la contención de la pandemia ha despertado la curiosidad internacional. ¿Ha tomado en cuenta el Gobierno uruguayo algunas de las medidas implementadas en China?

 

Fernando Lugris (FL): Sin duda. Los sucesos de China en enero fueron claramente estudiados y seguidos de cerca por el Gobierno uruguayo, quien no solo expresó su solidaridad con el pueblo y el Gobierno de China enviando donaciones casi inmediatamente en ese momento, sino que también comenzó a analizar la posibilidad de que este nuevo virus llegara a nuestro país. Eso nos permitió tener un cierto tiempo de preparación, que seguramente nuestros amigos en China, y sobre todo en Wuhan, no dispusieron.

 

El primer caso llegó al Uruguay a mediados de marzo, habiendo asumido un nuevo Gobierno, con el presidente Luis Lacalle Pou, el 1 de marzo. En solo quince días, una nueva administración tuvo que enfrentar este enorme desafío. Sin embargo, rápidamente se pasaron a implementar medidas que tuvieron muchas características similares a las que se habían aplicado en China y en otros países. Está claro que el Uruguay se vio beneficiado de la experiencia de China y de otras experiencias.

 

Algunos de nuestros centros de investigación científica, como el Instituto Pasteur de Montevideo, venían realizando investigaciones ya muy profundas muchas semanas antes de que llegara la pandemia al país, y eso le permitió al presidente Lacalle Pou tomar una medida que creo que tiene una gran similitud a lo obrado en China: el apoyarse en la ciencia y en la tecnología.

 

En ese sentido, China ha sido también muy generosa al abrir a la comunidad internacional su caso, y al compartir con los países de América Latina y el Caribe, a través del Foro CELAC-China, sus mejores experiencias y lecciones aprendidas de la crisis en Wuhan. Todas estas instancias le permitieron al nuevo Gobierno uruguayo nutrirse de mucha información para enfrentar con un alto nivel de responsabilidad esta crisis.

 

CH: China se ha comprometido a que la vacuna que aquí se desarrolle sea un bien público global. ¿Cómo observa Uruguay los pasos que viene dando China para hallar una vacuna? ¿Hay la posibilidad de concretar alguna cooperación entre ambos países como viene ocurriendo con Brasil?

 

FL: Nos parece muy importante que los países que tienen un mayor desarrollo científico incrementen sus esfuerzos para encontrar una vacuna, dado que es una necesidad global. Reconocemos los esfuerzos que en China se están dando y tomamos nota con mucho aprecio de los anuncios que ha realizado el presidente Xi Jinping y el Gobierno chino en general sobre su manifestación generosa de ofrecer, en el caso de que se encuentre, una vacuna como bien público global. Es un acto muy importante y lo apoyamos.

 

Del punto de vista de la investigación per se, estamos siguiendo con atención algunas noticias de prensa que indicarían que en Brasil existe una voluntad de trabajar con China en el desarrollo de una vacuna. También hemos escuchado la misma noticia respecto de los hermanos chilenos. El Uruguay tiene una industria farmacéutica muy bien desarrollada. Tiene un desarrollo en biotecnología bien interesante que, por supuesto, está abierto a la cooperación internacional. En este momento no tenemos ningún proyecto concreto, pero sí tenemos excelentes laboratorios que están absolutamente abiertos a trabajar en el futuro y a cooperar.

 

3 de abril de 2020. Un lote de suministros antiepidémicos, donado por el gobierno de la región autónoma de la etnia zhuang de Guangxi, está a punto de ser enviado a Paysandú, Uruguay.

 

CH: ¿Por dónde se tendría que comenzar para recuperar los niveles de comercio entre Uruguay y China que había antes de la pandemia?

 

FL: En este momento estamos trabajando de forma muy activa en restablecer los contactos. Si bien estos no se pueden hacer cara a cara porque hoy las comunicaciones todavía están muy severamente afectadas y porque los dos países tenemos cierre de fronteras, lo que no podemos hacer es tenerle miedo a la tecnología. Somos dos países con una altísima utilización de herramientas tecnológicas, y es por eso que estamos estimulando a las dos partes a entrar en contacto directo a través de teleconferencias, videoconferencias, webinars, para que haya presentaciones de nuestros productos a los supermercados.

 

Un ejemplo de ello ocurrió el 1 julio en Nanning (capital de la región autónoma zhuang de Guangxi), donde se conectaron con productores rurales del departamento uruguayo de Paysandú. A través de las cámaras pudieron ir presentando las oportunidades en comercio. Este es un ejemplo muy concreto que le doy, pero, al mismo tiempo, estamos generando importantes reuniones entre el Ministerio de Agricultura y los ministerios responsables de la inocuidad de los alimentos en el Uruguay, con los ministerios responsables de la cooperación agrícola en China, a fin de continuar nuestro trabajo que es muy fecundo.

 

Quisiera destacar que el Uruguay ha controlado de tal manera la pandemia que no hemos tenido ni un solo caso de contagio en ninguna de las actividades de producción de alimentos. El sector agroexportador uruguayo no registra hasta el momento ni un solo caso de contagios, con lo cual, tomando muchísimas medidas de precaución y siguiendo todas las guías técnicas de la FAO y la OMS, nuestros frigoríficos siguen produciendo, nuestra soja se ha recolectado y está viajando hacia China, nuestra pulpa de celulosa se sigue produciendo, nuestra madera sigue siendo preparada para ser exportada a China; es decir, el comercio continúa a pesar de los desajustes que hubo en materia logística, sobre todo al inicio de la pandemia.

 

CH: ¿Qué expectativas tiene Uruguay de cara a la tercera Exposición Internacional de Importaciones de China?

 

FL: En las dos ediciones anteriores, el Uruguay participó con el más alto nivel de expectativas, siempre con presencia ministerial y grandes delegaciones empresariales. Para esta tercera edición tenemos aun muchas más expectativas. Primero que nada, porque sería la primera gran feria en la cual podríamos participar, si es que las condiciones sanitarias así lo permiten, de forma presencial, con lo cual el nivel de expectativa es mucho mayor que en otros años.

 

Aspiramos a que la Expo de Shanghai nos permita recuperar un poco el tiempo perdido. También nos parece fundamental escuchar el mensaje del Gobierno chino, que sea un mensaje consistente con el que escucharon nuestros ministros en las dos anteriores sesiones, en las que el presidente Xi Jinping transmitió un mensaje muy claro de continuar con la apertura y reforma, apostar por el libre comercio y respaldar a la Organización Mundial del Comercio. Esos son mensajes que el nuevo Gobierno uruguayo necesita, quiere y aspira a escuchar, a fin de poder seguir cooperando en esta área tan importante, que es la de la integración de nuestras economías, y apostar por el libre comercio en un mundo que durante la pandemia puede tener la tentación de volcarse al proteccionismo.

 

El Ministerio de Relaciones Exteriores del Uruguay le ha confirmado su participación al señor ministro de Comercio de China. Queremos invitar a los sectores más diversos, no solamente de las exportaciones de bienes no tradicionales como es la lana, como son los alimentos, como es la carne, como son nuestras frutas que ya llegan a China de forma tradicional, sino también abrir la puerta a mayores sectores, sobre todo en el ámbito de los servicios. Tenemos empresas de software uruguayo que están empezando a dar sus primeros pasos en este mercado.

 

Estamos queriendo promover cada vez más el turismo. Sabemos que el turismo chino pospandemia va a tener que comenzar a mirar al mundo con nuevos ojos y buscar lugares seguros. El Uruguay es un lugar seguro, es un lugar estable desde todo punto de vista y es un país que quiere recibir a los turistas chinos una vez que la conectividad se restablezca.

 

CH: ¿Cuál es su opinión sobre la nueva ley de seguridad en Hong Kong?

 

FL: El Uruguay mantiene con la Región Administrativa Especial de Hong Kong una relación muy cordial. A inicios de la década de 1950, el Uruguay ya tenía una presencia consular allí, con lo cual hay una amistad con el pueblo de Hong Kong.

 

El Uruguay ve con mucha preocupación la situación de falta de armonía que se ha dado en los últimos meses y en el último año, que se ha agravado con situaciones de mucha tensión, y aspira profundamente a que se pueda lograr el orden y que Hong Kong vuelva a cumplir ese rol tan importante que ha tenido en los últimos años, sobre todo en ese proceso de apertura y reforma de la economía china.

 

Respecto a la ley que usted hace mención, consideramos que es un tema estrictamente interno del pueblo chino. Los embajadores uruguayos no tenemos la costumbre de opinar sobre asuntos internos de los países donde estamos acreditados, pero sí podemos decir con gran claridad que aspiramos a que el proceso político en curso pueda conducir a un restablecimiento de la paz, de la armonía y que el crecimiento económico pueda continuar, y no solamente para todo el pueblo chino en general, sino también para que Hong Kong se rencuentre con sus mejores tradiciones y sea un actor muy importante para la economía de China en general.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号