Primera página>Entrevistas

“El control de la epidemia en China merece el reconocimiento de todos”

Source:China Hoy Author:MICHAEL ZÁRATE
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

 

  

José Luis Bernal en una de las salas de la Embajada de México en Beijing. Dong Ning 

A medida que el mundo continúa la lucha contra el COVID-19, se va profundizando también la cooperación bilateral y multilateral. La relación México-China es un ejemplo de ello, pues no solo ha habido un contacto entre los dirigentes del más alto nivel de ambos países, sino que México, en su calidad de presidente pro tempore de la CELAC, ha promovido un diálogo entre China y América Latina y el Caribe para precisamente compartir experiencias y diseñar medidas de cómo será la “nueva normalidad” a la que ya nos aproximamos. De estos y otros temas conversamos con el embajador de México en China, José Luis Bernal. 

  

China Hoy (CH): En medio de la emergencia por el COVID-19, México y China han establecido un puente aéreo de carácter humanitario entre la Ciudad de México y Shanghai para el transporte de suministros médicos. ¿Qué destacaría más de esta cooperación entre ambos gobiernos? 

  

José Luis Bernal (JLB): La cooperación México-China para hacer frente al COVID-19 se empezó a gestar desde el mes de enero, cuando México empezó a recibir la información sobre la evolución del brote epidémico de manera directa y a través de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En un primer momento, manifestamos nuestra solidaridad y apoyo al pueblo y Gobierno de China y, de hecho, México fue uno de los países proveedores de insumos y equipos de protección personal. Una vez que se declaró la pandemia, nuestros dos presidentes iniciaron sus comunicaciones de alto nivel, tanto en el marco de la concertación multilateral en el G20 como en el plano bilateral.  

A principios de abril, después de la llamada entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y el presidente Xi Jinping, se empezó a operar, efectivamente, un puente aéreo China-México para el traslado de insumos y equipos médicos adquiridos por las diversas dependencias del sector salud mexicano. Estamos muy reconocidos por el apoyo que el Gobierno chino ha brindado al Gobierno de México para la adquisición de estos insumos y para el buen desarrollo del puente aéreo.  

Otra gran acción de cooperación entre México y China ha sido el intercambio de experiencias entre especialistas chinos y mexicanos de alto nivel vía videoconferencias ofrecidas por el Instituto Nacional de Salud y por distintos gobiernos locales. No menos importantes han sido las donaciones de insumos médicos por parte de instituciones nacionales, gobiernos locales, empresas privadas y fundaciones. En el momento actual, en el que nuestras sociedades se alistan para la “nueva normalidad”, estamos explorando otras oportunidades de cooperación bilateral relacionadas con la experiencia china para la reanudación escalonada de las labores productivas, turísticas y sociales.   

  

CH: Como usted menciona, los presidentes de México y China se han comunicado durante esta lucha contra la pandemia. ¿Qué importancia le da México a estos diálogos de alto nivel? Además, el presidente López Obrador ha señalado que estudia la posibilidad de visitar China. ¿Hay la intención de que la visita se realice este año? 

  

JLB: México y China otorgan una gran prioridad a los diálogos de alto nivel para el fortalecimiento de su Asociación Estratégica Integral. Es por ello que el presidente Andrés Manuel López Obrador y el presidente Xi Jinping sostuvieron una conversación telefónica en abril pasado en la que refrendaron los lazos de amistad y cooperación que unen a los dos pueblos y gobiernos, y acordaron medidas para apoyar la adquisición de equipos médicos y fortalecer el intercambio de experiencias en materia de contención del COVID-19. En seguimiento a la llamada entre los mandatarios, el canciller Marcelo Ebrard y el consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, sostuvieron otra conversación telefónica para robustecer la colaboración bilateral y asegurar el buen desarrollo del puente aéreo. 

Hay que recordar también que los dos presidentes habían coincidido días antes en la Reunión Virtual de Líderes del G20, donde acordaron sumar esfuerzos a favor de la cooperación internacional para luchar contra el COVID-19. Los dos gobiernos mantenemos también comunicación permanente en el marco de la OMS y la ONU.  

Además de las medidas relacionadas con la atención de la emergencia sanitaria, a lo largo de los últimos meses hemos mantenido abiertos distintos canales de comunicación para impulsar, en lo posible, las relaciones de comercio, inversión, tecnología y cooperación que dan forma y contenido a nuestra Asociación Estratégica Integral. Estamos decididos a seguir impulsando la Hoja de Ruta acordada el año pasado por nuestros cancilleres, que guía las relaciones bilaterales y busca profundizar la cooperación en los campos de educación, ciencia y tecnología, innovación y cultura.  

En este contexto, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha manifestado efectivamente su interés por visitar China cuando las condiciones lo permitan, por lo que seguiremos trabajando con el Gobierno chino para encontrar el momento y las condiciones propicias para este y otros encuentros.  

  

CH: Hace unas semanas, usted pudo participar en un seminario virtual de promoción económica y cooperación entre América Latina y China. En su discurso, usted habló de que habían hecho un seguimiento de las acciones tomadas por China durante la epidemia. ¿Qué acciones podrían ser útiles para la etapa de reactivación económica en México? 

  

JLB: Las medidas extraordinarias instrumentadas por China ante una situación inesperada y en muchos aspectos inédita han mostrado resultados tangibles, por lo que otros países podemos, sin duda, derivar buenas prácticas de políticas públicas en cinco grandes aparatados: (1) en materia de salud y control sanitario, (2) medidas económicas, (3) políticas sociales, (4) impulso tecnológico y (5) en la recuperación de sectores clave como el turismo y las actividades de esparcimiento. 

En el primer apartado, como ya mencionaba, nos hemos beneficiado de conocer de primera mano las medidas de emergencia aplicadas en China, que han permitido gradualmente el reinicio de actividades en empresas, centros de producción, centros de estudios y oficinas en ambientes controlados y seguros que favorecen el cuidado de las personas y, por ende, la protección de la sociedad.  

De manera prioritaria, el presidente López Obrador presta atención a las políticas de protección social, por lo que damos especial seguimiento a este capítulo en que se han canalizado apoyos a los grupos sociales más afectados por la crisis, como son las comunidades alejadas, las poblaciones rurales, las regiones en estado de pobreza, los desempleados, la protección de adultos mayores, niños y mujeres, la educación a distancia, entre muchos otros.   

En el ámbito económico, hemos seguido muy de cerca las políticas públicas destinadas a proteger la producción, incentivar el consumo, apoyar a las industrias más afectadas, promover el comercio internacional y las inversiones. Muchas de estas medidas requieren de la reingeniería de procesos en aspectos productivos, financieros, laborales, fiscales y de comercio internacional. Y en todo ello es fundamental el contacto con otras experiencias nacionales y la cooperación internacional para salir adelante juntos.   

Otras medidas muy relevantes son las que se han puesto en práctica para impulsar la innovación y la tecnología. En este contexto, China aprovechó esta crisis para crear nuevas oportunidades, para cambiar modelos de negocios que requieren una actualización, por ejemplo, el comercio electrónico, los servicios en línea, la economía compartida y las tecnologías avanzadas aplicadas (inteligencia artificial, macrodatos, telecomunicaciones 5G, cadena de bloques, etc.). Este avance no solo obliga a la modernización de la economía, sino a las inversiones en nuevas infraestructuras, lo que, sin duda, dará un mayor impulso a la recuperación del crecimiento. 

Finalmente, advertimos que las estrategias para reactivar el sector de esparcimiento y turismo son las más complicadas. Todas estas medidas exigen un gran compromiso entre el Gobierno, los empresarios y la sociedad, y es posible que sus efectos positivos se materialicen hasta finales de año o el próximo. Sin embargo, vale la pena entender qué y cómo se ha hecho en otros países, como China, para avanzar con pasos firmes hacia la reactivación de estos sectores.  

  

CH: Durante su participación, usted también mencionó que, según los registros de la Embajada de México en China, solo en el mes de abril más de 400 empresas chinas habían mostrado un interés por relanzar actividades en México. ¿Cuáles son los sectores en los que han visto un mayor interés? 

  

JLB: Diversas empresas del sector de manufactura, telecomunicaciones, transporte eléctrico y construcción de infraestructuras, entre las más importantes, son atraídas por cerca de 150 proyectos de infraestructura que fueron anunciados por el presidente López Obrador desde finales del año pasado. Estos proyectos se han determinado como prioritarios e incluyen grandes obras como el sistema aeroportuario de la Ciudad de México; el Tren Maya, en el cual una empresa china es parte del consorcio que ganó la licitación para la construcción del primer tramo en la península de Yucatán, y las oportunidades que se generen por el Corredor Transístmico que atraerá inversiones en vías férreas, logística, puertos y carreteras, entre las más importantes.  

También es importante mencionar que en el mes de abril se completaron los procesos que llevarán a la entrada en vigor del nuevo Tratado México-Estados Unidos-Canadá, con el que se abren enormes posibilidades para el comercio, la inversión, la innovación y el desarrollo social, no solo para los tres países participantes sino para todos nuestros socios económicos –entre ellos muchas empresas chinas–, que ya están mostrando creciente interés por participar activamente en ese renovado escenario, al que también contribuirán los avances registrados los últimos meses en los respectivos acuerdos de México con la Unión Europea (TLCUEM) y en el marco de la Alianza del Pacífico.  

  

CH: China ha celebrado las denominadas “Dos Sesiones”. ¿Cuáles fueron los temas que le concitaron más atención?  

  

JLB: La Embajada de México atiende con gusto e interés las invitaciones que cada año nos hacen para acompañar las sesiones de la Asamblea Popular Nacional y de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino. Asimismo, damos puntual seguimiento a los acuerdos y anuncios que se adoptan. Este mes de mayo fue muy importante atestiguar cómo la celebración de estos magnos eventos demostró que ya se había controlado la epidemia al interior de China; un gran logro, que merece el reconocimiento de todos. 

De las deliberaciones y resultados de este año, varios temas llamaron mi atención. El principal fue el refrendo del compromiso del Gobierno chino de eliminar la pobreza extrema este año para lograr una sociedad moderadamente próspera, a pesar del contexto adverso de la economía global. Al igual que ha hecho el presidente de México, la dirigencia china confirma los compromisos para avanzar en el desarrollo social en un momento de gran incertidumbre sobre la recuperación del crecimiento económico. Estos logros son fundamentales para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. 

En temas más puntales, seguiremos con interés las diversas iniciativas como: los apoyos a las pymes, la inyección de fondos para proyectos de inversión en infraestructura, el desarrollo de redes informáticas de nueva generación, la aplicación de la tecnología 5G y la generación de vehículos alimentados por fuentes renovables; también las iniciativas para impulsar la inversión, como el establecimiento de nuevas zonas de libre comercio y la modificación de reglas a la inversión extranjera; algunos temas internacionales destacados como la eventual firma de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP, siglas en inglés), el futuro de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, entre otros. Sin duda, la materialización de estas iniciativas es importante para México por su impacto en la economía global y por las oportunidades de cooperación económica que pudieran generar.  

Otro tema de interés fue la aprobación del primer Código Civil del país, el cual dará mayor protección legal a los derechos privados y a las familias, bajo un enfoque que prioriza los intereses y derechos de las personas. 

Ante la pandemia del COVID-19 y los esfuerzos para su contención, daremos seguimiento a la revisión y formulación de leyes en materia de salud pública, como la Ley de Bioseguridad, la Ley de Prevención y Control de Enfermedades Infecciosas, y la Ley de Respuesta de Emergencias, con el fin de conocer las mejores prácticas internacionales en la materia para prever futuros riesgos en materia de salud pública. Una agenda rica, sin duda, que da cuenta del gran dinamismo y complejidad de la administración pública en este gran país. 

  

CH: Como economista que es también usted, ¿qué le pareció la decisión de China de no establecer un objetivo específico de crecimiento económico? 

  

JLB: La pandemia ha sido un factor disruptivo del crecimiento y de los planes estratégicos de todos los países. Más aún, hay una gran incertidumbre sobre las perspectivas de recuperación del crecimiento global. Por ello, es entendible que se opte por enfocarse en otras mediciones centradas en el bienestar de las personas y las familias. El no fijar una meta numérica ex ante permite evaluar ex post el cómo se va dando la recuperación y seguramente dará mayor flexibilidad al Gobierno chino para cumplir sus metas sociales de recuperación, regeneración de empleos y cadenas productivas y, sobre todo, de erradicación de la pobreza. 

  

CH: Ante una coyuntura tan complicada para el mundo, cabe pensar ya en cómo será el futuro próximo para las relaciones comerciales entre México y China. ¿Por dónde se tendría que comenzar para recuperar los niveles de comercio e inversión? 

  

JLB: Ante el cambio radical de las circunstancias, es obvio que tenemos que repensar el futuro, pero para ello tenemos que partir de las bases sólidas de relacionamiento que hemos venido construyendo las últimas décadas y aspirar, en primer lugar, a recuperar en un mediano plazo niveles de comercio similares a los de los últimos tres años, cuando llegamos a registrar intercambios cercanos a los 90.000 millones de dólares anuales, de acuerdo con las estadísticas mexicanas. Para ello, vamos a persistir en retomar la Hoja de Ruta que nuestros dos cancilleres propusieron el año pasado. Estamos profundizando el diálogo político para apoyar la recuperación y abrir nuevas áreas de oportunidades en nuestra Asociación Estratégica Integral y, asimismo, fortalecer los mecanismos institucionales de comercio, inversión, tecnología, innovación, turismo, acercamientos culturales y educativos y cooperación para el desarrollo. 

De manera particular, México está listo para participar en la tercera edición de la Exposición Internacional de Importaciones de China del 5 al 10 de noviembre. En esta ocasión, prevemos contar con un pabellón nacional más amplio que en las primeras dos ediciones y se anticipa la participación en tres sectores: agroalimentos, automotriz, y equipo médico y productos para la salud. 

  

CH: En su calidad de presidente pro tempore de la CELAC, México se prepara para organizar la reunión ministerial CELAC-China en los primeros meses del próximo año. En medio de una coyuntura como la del COVID-19, ¿cuáles son los temas que México espera promover de cara a dicha reunión? ¿Qué grandes lecciones podríamos sacar de una emergencia como esta? 

  

JLB: Existen varias lecciones que América Latina, y México en particular, pueden extraer de esta pandemia. En primer lugar, la importancia de compartir información de manera oportuna durante emergencias sanitarias. Y eso me lleva a recordar que desde que México inició su ejercicio de la Presidencia Pro Tempore de la CELAC, el canciller Marcelo Ebrard incluyó a este sector entre las prioridades de la cooperación intrarregional, en enero, antes de que surgiera la emergencia por el COVID-19. 

Los últimos meses, la cooperación regional y extrarregional se ha vuelto fundamental en este sector. A fines de marzo, expertos de la Comisión Nacional de Salud de China compartieron su experiencia en una videoconferencia coordinada por México, en su calidad de presidente pro tempore de la CELAC, con todos los países de la región. Se han llevado a cabo otros intercambios de experiencias e información entre expertos de salud y de políticas públicas entre ambos países. 

Por su parte, el Gobierno de México, a través del presidente López Obrador, el secretario de Relaciones Exteriores y altos funcionarios de la Secretaría de Salud, han expresado su reconocimiento por la voluntad de China para compartir con todos los países la información sobre la evolución del nuevo coronavirus y medidas de control, y los esfuerzos para desarrollar una vacuna contra el SARS-CoV-2. México impulsó en ese sentido, una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en la que todos los países nos comprometemos a compartir los avances científicos, medicamentos, vacunas y experiencias de tratamiento médico con sentido solidario y humanista. Y nos congratulamos de que China haya ofrecido que una vez que desarrolle una vacuna la convertirá en un “bien público global”. 

Respecto a la reunión ministerial CELAC-China, sus preparativos forman parte de la agenda prioritaria que México impulsa en CELAC. Ambas partes siguen trabajando en la agenda temática y para encontrar una fecha mutuamente conveniente para su realización, pues se advierte un futuro promisorio en esta relación birregional. 

Contamos para ello con los antecedentes de encuentros anteriores, así como los nuevos temas propios de la agenda regional de América Latina y el Caribe, que este año han incluido cuestiones de sistemas de salud y combate de epidemias, educación, reducción de la desigualdad y la pobreza, ciencia y tecnología, gestión integral de desastres, combate a la corrupción, turismo, sustentabilidad ambiental, entre otros, así como la coordinación de posiciones coincidentes en organismos internacionales. 

  

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号